Botín, Piano, Goya y las mujeres

Primero fue Bilbao con el Guggenheim de Frank Gehry. Años más tarde lo ha intentado Avilés con su Centro Niemeyer. Y ahora lo repite Santander con el Centro Botín, proyectado maravillosamente por Renzo Piano. Los tres centros coinciden en que su arquitectura prima sobre sus contenidos, en casi todos los casos son pasto para turistas con prisas.

El centro cuiltural de Bilbao ha logrado revitalizar la ría y convertir la ciudad vasca en lugar obligado de peregrinaje estético.

El segundo lo tiene peor. Cuando aún no se cumple una década de su inaguración, el desgaste de la infraestructura es tan evidente como desoladora su programación cultural. Su visita me recordó el Fòrum de les Cultures de Barcelona. No basta con tener un contenedor magnífico. Es necesario también tener una sociedad creativa y organizada capaz de llenarlo de contenido.

El Botín de Santander lo han inaugurado este mes de julio. Aún es pronto para aventurar su recorrido. Desde luego va a tener cola de visitantes interesados por el edificio. Una singular construcción de dos bloques diáfanos, ‘flotantes’, con medio cuerpo suspendido sobre el agua, como dos quillas de barcos adentrándose en el mar… Una masa enorme que literalmente parece suspendida sobre la línia de la bahía y el muelle, interrumpiendo apenas la visión de conjunto que puede verse desde los jardines de Pereda, donde se enclava.

–Un centro cultural suspendido sobre unos jardines, construido en un muelle… ¿Todo legal, eh? –pregunté a una de las guías que nos lo enseñaban. La chica sonrió con complicidad.

–El señor Botín lo podía todo– respondió.

De las tres exposiciones que pueden verse en el Centro Botín, distribuidas caóticamente («somos novatos en esto» me dijeron) vale la pena la dedicada a Goya. Se trata de una colección de dibujos del genial pintor cedidas por el Museo del Prado (todo queda en casa).

Son anotaciones íntimas e informales escritas en cuadernos que en ocasiones sirvieron como primeros apuntes para luego desarrollarlos en un cuadro. Vale la pena leer las explicaciones con las que se acompañan cada uno de los dibujos para entender el universo personal de Goya, el mundo en el que le tocó vivir, y su manera de verlo y sufrirlo.

He seleccionado algunas imágenes, todas referidas a la situación de las mujeres, con la explicación que las acompaña, para incitar el deseo de quienes quizá se decidan estas vacaciones poner rumbo a Santander.

Violencia de género. Una desigual pelea entre un hombre y una mujer. «La sombría atmósfera del dormitorio y las luces de los cuerpos vestidos con camisones muestran el movimiento de la lucha, con el orinal volcado a sus pies, mientras que la brutalidad del hombre se refleja claramente en su rostro»

GOYA
Heroínas «En ocasiones, las mujeres son heroínas que defienden a sus hijos, en otras sujeto de violaciones por los soldados y, por lo general, víctimas inocentes del conflicto. Este dibujo muestra con extraordinaria delicadeza el cuerpo inerte y semidesnudo de una mujer que es cargada en un carro junto a otras víctimas (cadáveres), camino del cementerio.» La disposición de la escena recuerda el ‘Descendiminto de Cristo’
GOYA
La excepción. «Aunque la presencia de la mujer en la Tauromaquia está restringida a su papel de expectadora, Goya incluyó la notable excepción de Nicolasa Escamilla, conocida como La Pajuelera porque de joven vendía paujelas de azufre para la desinfección. Criticada en su tiempo por ir en contra del papel y del caràcter tradicionalmente reservado a la mujer, Goya no emite un juicio negativo sobre ella sino que refleja su valentía en el modo de picar el toro, citando al animal y dejándolo llega sin mover el caballo»
«Los candados como símbolo de cerrazón mental son recurrentes en los dibujos de Goya. Los que cerraban las bocas expresan la falta de juicio crítico o el sometimiento de las mujeres, en muchos casos sexual, mediante el uso de los cinturones de castidad.» Goya tituló este dibujo ‘La confianza’. «Alude a la falsedad de una confianza que no está basada en la sinceridad recíproca, sino en la prohibición mutua»

3 pensaments a “Botín, Piano, Goya y las mujeres”

  1. la cultura es una cosa y la política otra…mezclar ambas cosas es mezquino. En Bilbao la ciudad ha aprovechado un museo para lavar su cara (antes muy a la zaga de San Sebastián) y vino muy bien. Ahora Santander tiene una oportunidad parecida (que no todas aprovechan, cito Aviles)
    Al margen, que abran un museo, aunque sea bajo el patrocinio de un banquero (que todos sabemos lo que son, pero en este caso concreto no se le va a criticar) es una buena noticia para el mundo de la cultura.
    Sobre Goya, pues vivió su tiempo y ahora nos puede parecer tan raro como oír lo que dicen por ejem. los himnos…han escuchado el catalán…pues eso.
    En esta web solo hay un tufo de critica…que cansinos, a ver si alguna vez resaltan una noticia desde el positivismo, la concordia, la alegría, la esperanza,…

  2. Només voldria recordar-vos les infames critiques de El Pais contra la construcció del Guggenheim a Bilbao, sobre el seu cost, sobre si seria rendible, etc. Perquè la cultura havia d’anar a Madrid, com el Guernica. També, recordem que la Thyssen havia d’anar a Barcelona (Maragall va iniciar converses) però a Madrid van donar molts mes diners i facilitats.

  3. Bones vacances! Espero que a la tornada comencin a escriure correctamente la indicació “llegirt”al ….

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *