Yo no soy tan optimista

descarga
Paro en Andalucía durante el primer trimestre de 2013. Fuente: El economista

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez
Asesor en cooperativismo

No seré yo quien le enmiende La plana a Analistas Económicos de Andalucía (AEA) y ojalá acierten. El informe de estos prevé una subida del PIB del 1,1,% para 2014 en Andalucía. Y, además, en contra del axioma de que no se crea empleo hasta que el PIB  crece, al menos, un 2%, este equipo de expertos auguran que en 2014 también se creará empleo.

También señalan, y esto es más sorprendente aún, que en el segundo semestre del 14 aumentará el empleo neto, lo que unido a la disminución de la población activa originará un descenso del paro del 0,8% hasta situar la tasa en el 36,3%, dos décimas por debajo de la previsión para este 2013.

AEA argumentan que para 2014 todos los sectores, excepto la construcción -que seguirá cayendo-, experimentarán un avance. El estudio recoge que la agricultura crecerá un 3% la industria un 2,3% y un 0,9% el sector servicios que representa en la Comunidad Andaluza más de dos tercios del PIB. Incluso se arriesgan a pronosticar que el consumo se estabilizará o que puede crecer un 0,1%.

Se ha de suponer que estos datos no son datos que salen de la bola de un pitoniso, ni de una noche de borrachera y farra. Por lo cual hay que recibir estos pronósticos con optimismo. Como un soplo de aire fresco en esta tórrida situación que Andalucía padece desde hace ya demasiado tiempo. Y todo ello lo prevén partiendo de las cifras actuales. Con un  paro, a pesar del desánimo laboral que lleva a muchos a no buscar trabajo, en este tercer trimestre, de un 36,37%, con una caída del PIB, a fin de año, del 1,3%. Con la construcción cayendo un 5,6%, la industria un 4,7%, la agricultura un 0,7% y los servicios un 0,4%.

Yo no soy tan optimista. Pero yo no soy analista económico ni analista de nada. Con lo cual mi opinión o mi percepción, si quieren ustedes, no es tan halagüeña. Y bien que me gustaría tener que cambiar de opinión.  Veo lo que tenemos hoy. Y el viernes la EPA nos dice que en Andalucía tenemos un 36,37% de paro. Que todos los sectores siguen cayendo. Incluso habiendo tenido un año en el que el turismo se ha salido. Y veo que la deuda sigue subiendo peldaños sin inmutarse y que la devolución anual de la ésta se va a poner por las nubes. La deuda, tal como está montado el circo del dinero en Europa, con un Banco Europeo autónomo y unos bancos nacionales que no pintan una leche en cuanto a política monetaria ni financiera en su país respectivo. La deuda acaba siendo un trasvase de dinero de los ciudadanos a los que prestan dinero al Estado que sobre todo son los bancos, además de otros como compañías de seguros y fondos de inversión y personas con grandes capitales. Con este montaje el Estado ha perdido su soberanía para hacer política monetaria directa pues no tienen capacidad para aumentar o disminuir el dinero que necesita para llevar a cabo la política monetaria. Esto, como recordarán, se rubricó y selló, más aún, cuando los dos grandes partidos Psoe y PP  se pusieron de acuerdo y se cambió la constitución, el agosto pasado, poniendo la atención a la deuda por encima de las circunstancias del país y sus habitantes. El círculo vicioso y maligno, es sencillo como todos sabemos. El Banco Central Europeo (BCE) en vez de prestar a los Estados, presta a los bancos a un interés mínimo y estos compran deuda al Estado añadiendo a lo que le ha costado, 3,4,5 o 6 puntos más, con lo que los bancos, sin dar un palo al agua, van ganando dinero a espuertas. Dinero que, el Estado, saca de los lomos de los ciudadanos a través de variados impuestos, tasas, recortes, etc. y, como es el caso de España, de paso va recortando derechos y capacidad adquisitiva a los ciudadanos para hacerles más pobres y, como consecuencia, más miedosos, más preocupados por su porvenir y más obedientes. Y una vez amansado el rebaño, quitándoles no solo derechos laborales y salariales, sino derechos sindicales, sanitarios, educacionales, civiles y políticos pues se cierra el círculo.

Así cuando el Sr. Montoro dice que ve luz al final del túnel es completamente verdad. Él sabe que queda poco para culminar el plan de amansamiento de la ciudadanía, que están a punto de completar su plan de domesticación de las “fieras”. Sabe que falta muy poco para terminar de darle la vuelta a España como a un calcetín y que lo único que quedará de contestación y rebeldía en este país serán las “procesiones” que el 1º de Mayo y algún día más permitirán a la ciudadanía. Como ha dejado dicho un tal Warren Edward Buffett -uno de los más grandes inversionistas en el mundo-  “esto es una guerra y vamos ganando nosotros”, o algo así.

Termino por hoy sin haber tenido que echar mano de la juez Alaya. Y no por falta de motivos.

 

2 pensaments a “Yo no soy tan optimista”

  1. No, no son pitonisos, solo están en nómina del gobierno andaluz. Los que aún no están, dicen todo lo contrario, más destrucción de empleo, más pobreza…, y nuevos ricos, porque hay mucha familia a la que mantener, la de los gobiernos…
    Los Bancos seguirán sacando beneficios que invertirán en empresas lucrativas, mercados y países emergentes por lo que obtendrán más beneficios… (España solo resulta rentable para inversores extranjeros). La deuda queda para nosotros, los que hemos “vivido por encima de nuestras posibilidades”…
    Y mientras, para salvar algunas bocas, salen al campo de batalla personas solidarias que intentan paliar tanta destrucción de todo tipo, hasta de nuestra dignidad… Los más espabilados o desesperados, vuelan a otros países donde son recibidos con alegría porque siguen siendo números con los que engrosar otros bolsillos, nunca los propios… (Exportación de productos tirados de precio, exportación de mano de obra barata)
    Naturalmente que estamos saliendo de la crisis, han hecho bien su trabajo, nos están domesticando sin la menor resistencia. Paciencia, todavía queda un poco para tenernos donde ellos quieren y no es en el umbral de la pobreza…
    Como ves, yo tampoco soy optimista.
    Un abrazo

  2. Puede que tengan razón y disminuya el paro próximamente.
    Ya estamos a la altura de los años 50 – 60 en cuanto al poder adquisitivo, y nuestro salario no puede bajar más.
    Se producirá una desbandada masiva de mano de obra barata y preparada hacia otros países. Ayudarán a bajar las cifras del paro. ( con ellos cuentan )

Els comentaris estan tancats.