Urbanismo y colillas

Por José Martí Gómez

La remodelación del amplio espacio frente al Hospital Clínico, en la calle Casanova, está quedando chulísimo. Terminadas las obras ha empezado el trabajo de jardinería, de poner bancos, de ultimar los pequeños detalles de los dos parques infantiles con suelo de caucho…

El problema a solucionar, cuando todo esté acabado, será qué hacer  con las colillas que alfombran el terreno. Miles de colillas, dado que el sector sanitario parece ser uno de los colectivos más fumadores del país.

En sus momentos de descanso el personal, y no hay duda de que son sanitarios dado que visten batas blancas con el nombre de Hospital Clínic, sale a la amplia explanada y allí, junto a familiares de enfermos internados en el hospital, fuman y arrojan las colillas al suelo una vez acabado el cigarrillo. Lo sé porque los veo mientras fumo mi toscanelli y también tiro la colilla al suelo porque no hay otro sitio en el que tirarla.

Visto lo que se ve en el suelo no bastará con unos modestos ceniceros.

5 pensaments a “Urbanismo y colillas”

  1. Mai ni vaig pensar que aquest escrit del Martí tingués tanta cua…

    Conec aquesta plaça des de que tinc memòria, més de setanta anys. Passava per ella quatre vegades al dia, de camí des de casa, a Urgell Mallorca, cap al col•legi de San Miguel, primer, dels jesuïtes de Rosselló després, i per mil raons més. La he coneguda amb una dotzena de diferents estructures i distribucions – amb i sense pittosporums, amb i sense quiosc, amb i sense WC públics… – Totes, dit digui de pas, desgraciades.
    Fa setanta, seixanta, cinquanta … anys, amb plena efervescència fumadora de la humanitat en general i dels metges en particular, que ho feien durant les seves consultes.
    És igual.

    Sabeu com li dèiem la gent del barri a aquesta plaça en els anys quaranta i cinquanta, i com li hem continuat dient els vells? “la plaça del doctor Colilla”

  2. La urbanización inicial de la plaza la pagó el Clínic. Su destrozo lo hizo el Ayuntamiento para poner el Mercat del Ninot. La reconstrucción le toca al Ayuntamiento. En muchos sitios hay papeleras con cenicero, que coloca el Ayuntamiento y conserva Parcs i Jardins…
    No emboliquem la troca…

  3. Lo cierto es que las administraciones deben favorecer el cumplimiento de las normas cívicas. Si extendieramos el criterio que defiende Carlos deberíamos retirar las papeleras de la vía pública, ya que todos deberíamos ser responsables de no tirar desperdicios por la calle. Unos ceniceros, suministrados y mantenidos por el Hospital, ya que parece que la mayor parte de los fumadores son sus empleados, no estaría mal. Otra cosa es que los sanitarios fumando dan mala imagen: consejos vendo que para mí no tengo.

  4. Entonces, ¿qué es lo que propones? ¿Ceniceros pagados con el dinero público?
    En mi opinión, que no haya ceniceros no debería ser excusa. Tampoco en la playa los hay y creo que la gente (en general) está suficientemente concienciada en que no se deben tirar las colillas en la arena. Cada uno debería ser responsable de los desperdicios que genera. Que no haya basuras no exime de responsabilidad.

  5. Y además volverán a poner el pipi-can, para que sea un lugar poco saludable. Con lo que costó al Clínic la urbanización de la plaza Ferrer i Cajigal !!!

Els comentaris estan tancats.