Arxiu d'etiquetes: Rato

¿Gobierno de izquierda? Menos lobos señora presidenta

_diaz_92d7d55d
Susana Díaz durante el acto de su toma de posesión como presidenta de la Junta de Andalucía. Foto: EFE

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez
Asesor de cooperativas

Rocío Flores lleva cuatro años pidiendo una vivienda social. Ayer la desahuciaron de la casa de alquiler en la que vive, por impago. Por eso, ha acudido al Pleno sobre el Estado de la Ciudad del Ayuntamiento de Córdoba, a gritar, entre lágrimas, que le den una solución.  “¿Cuántas casas tiene usted, señor alcalde?” Preguntó a voces. Prácticamente no la dejaron hablar, la policía local la sacó de inmediato del salón de plenos donde siguieron hablando de otras cosas. (andalucesdiario.es)

Continua la lectura de ¿Gobierno de izquierda? Menos lobos señora presidenta

Que cada Rato aguante su vela

Ramon J. Moles
Director del Centro de Investigación en Gobernanza del Riesgo (UAB)

Recientes opiniones publicadas se refieren a la responsabilidad colectiva en la gestión de la crisis económica en un recorrido que va desde el diagnóstico afinado hasta el disparo a bulto. Mientras alguna mente lúcida apunta un discurso propositivo para sacarnos del atolladero, por ejemplo, Vidal Folch plantea cómo pactar la austeridad   otro, el filósofo Innerarity, dispara fuego a discreción, equiparándonos a todos por igual en “la construcción social de la estupidez”

La estupidez no es una construcción social, cómo no lo es la ignorancia. Es un atributo individual, hasta cierto punto transmisible, pero individual al fin y al cabo. No cabe de este modo atribuir al colectivo responsabilidades generalizadas predicables sólo de unos cuantos. Las torpezas no son colectivas, son grupales: no son del colectivo, sino de un grupo de decisores, los que en verdad deciden, que no somos todos, y que con sus actos, erróneos interesada o desinteresadamente, nos han metido en este lío. Continua la lectura de Que cada Rato aguante su vela

El crack

e-Mail des del País Valencià
Ximo Puig

Quan fa dues setmanes Rajoy va descobrir la desviació de dos punts en el dèficit i tots -increïblement sorpresos- van mirar cap a les comunitats autònomes, massa ulls fins aleshores miops van fixar-se en el tsunami valencià. La transfusió d’urgència del govern central no era més que un mini-rescat per salvar un malalt dessagnant.

Una setmana més tard el deute valencià era declarat fem però el pitjor és l’olor intens, penetrant, infame que envaeix tot.

Hi ha un edifici de despatxos a l’avinguda Aragó que com tants d’altres havia crescut com l’escuma una matinada de marejol i aquests dies està buidant-se com si comencés una nova odissea. Baixen les caixes els darrers empleats que encara no han estat acomiadats per aquells que un dia posaven alcaldes amb canvis de ratlles en els plànols del tresor. Continua la lectura de El crack