Arxiu d'etiquetes: Ignacio López del Hierro

Lo de Cospedal no tiene nombre (bueno, sí, chulería)

imgMARIA DOLORES DE COSPEDAL6Antología de sandeces políticas (35)
Ángel Sánchez de la Fuente
Periodista

Cualquier personaje político que no fuera María Dolores de Cospedal (Madrid, 13-12-1965) procuraría ir con pies de plomo después de haber hecho el ridículo intentando explicar lo inexplicable del caso Bárcenas (¿quién no recuerda lo de la “indemnización en diferido, en forma, efectivamente, de simulación…”?) y de verse presuntamente salpicada en varios asuntos turbios de corrupción. Cospedal no solo ha rebajado el tono displicente de sus intervenciones públicas, sino que ha proseguido con su proverbial altanería. Lo de esta señora no tiene nombre. O sí, sí lo tiene. Lo suyo es chulería, o sea, jactancia. Y jactarse significa, según la Real Academia Española, “alabarse excesiva y presuntuosamente, con fundamento o sin él”.

Continua la lectura de Lo de Cospedal no tiene nombre (bueno, sí, chulería)

La ‘única, clara, transparente y limpia’ María Dolores de Cospedal

Gobernantes, políticos, banqueros, empresarios, militares, jueces, eclesiásticos, intelectuales y personajes influyentes de nuestro país caen a menudo en excesos dialécticos que podrían definirse como sandeces. Esta serie  pretende dejar constancia de algunas de ellas difundidas tanto en el presente como en el reciente pasado.

Antología de sandeces políticas (13) 

ley-cospedal-rajoy-L-3G9AqEÁngel Sánchez de la Fuente
Periodista

Entonces apareció ella en televisión y, con ese aire de prepotencia que exhiben todos los que se sienten orgullosos de haberse conocido a sí mismos, rechazó con contundencia cualquier tipo de corrupción en su partido. Estas fueron las primeras palabras de María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP: “La contabilidad del Partido Popular es única, clara, transparente, limpia y sometida al Tribunal de Cuentas.”  Dos días después (el 2 de febrero), fue el presidente Mariano Rajoy quien dio la cara ante los periodistas, con la condición de que estos no preguntasen: “No voy a necesitar más que dos palabras: es falso.” De nuevo, dos días más tarde, el propio Rajoy, desde Alemania, necesitó unas cuantas palabras más para referirse a los papeles acusatorios del extesorero Luis Bárcenas: “Todo lo que se refiere a mí y a mis compañeros de partido no es cierto. Salvo alguna cosa que es lo que han publicado algunos medios de comunicación.” ¿En qué quedamos? ¿Es falso, falso, falso o no del todo? Continua la lectura de La ‘única, clara, transparente y limpia’ María Dolores de Cospedal