Arxiu d'etiquetes: Gallardón

El proceso antidemocrático del PP. La contrarreforma del aborto

manifestación_contra_reforma_de_la_ley_del_aborto
Concentración de la plataforma ‘Nosotras decidimos’, el pasdo día 20 de enero frente al Palacio de la Moncloa contra la reforma de la ley del aborto. Foto: Chema Moya (Efe)

Carlos Jiménez Villarejo
Jurista. Ex Fiscal Anticorrupción

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, pronunció un discurso en el Círculo Ecuestre de Barcelona el pasado mes de junio bajo el enunciado: “La violencia urbana: la intolerancia como expresión”. Todo el discurso giró sobre las siguientes premisas: “confusión entre tolerancia y permisividad”, “maximización de derechos y ocultación de responsabilidades”, situando el origen de este contexto histórico, con evidente ignorancia y error, en Mayo de 1968, de donde deducía que estaban las raíces de lo que calificaba “violencia callejera” y que definía globalmente como “incivismo”. Continua llegint

Share

“Las mujeres no tenemos ningún código de barras”

Un grupo de mujeres hace cola para registrar su cuerpo en Madrid. Irene Navarro.
Reportaje fotográfico: Irene Navarro

Conchi Cejudo
Periodista

El reloj ya ha marcado las 10 de la mañana cuando un grupo de mujeres hace cola en el Registro de la Propiedad de Madrid, Sección “Bienes Muebles”. Tienen en la mano los impresos con los que quieren registrar su cuerpo. En los espacios reservados a “Descripción del Bien” se puede leer: Organismo con capacidad de decisión. Mi cuerpo es mío y quiero tener derechos sobre él ante una posible expropiación del Estado. Está a punto de llegar el guardia de seguridad cuando una funcionaria responde a la primera de la fila: “No puede registrar su cuerpo porque no tiene número de fabricación”. Ella responde “Es cierto, las mujeres no tenemos código de barras”.

Continua llegint

Share

Elles i ells (2013)

width=

Clara Pastor

“Elba es una isla en el centro del Mediterráneo y nos gustaría ser una isla en medio de un mar de libros”. Elba es el nombre de la editorial de Clara Pastor, una mujer con la que no he hablado nunca pero a la que deseo mucha suerte en su aventura, que es la de otras muchas mujeres y hombres que tocados por la gracia de la cultura ponen en marcha pequeñas editoriales con catálogos muy rigurosos y ediciones muy cuidadas en un tiempo en el que la gente joven se enorgullece de decir que no lee, el libro electrónico amenaza y cierran librerías. La Elba de Clara Pastor empezó con libros de arte, un Gombrich entre ellos explicando lo que nos cuentan las imágenes, y ahora se lanza a la narrativa y además de forma audaz: con un Giono que según la editora ya era maravillosamente antiguo cuando escribía, y un Auchincloss que llega recomendado por Galbraith, que es mucha recomendación. ¿Aguantará Elba o morirá en el intento? El destino de la pequeña editorial parece estar escrito: o morir tras fracasar o ser engullida por los grandes grupos, caso de tener éxito. Suerte a Clara Pastor y a todos los que sueñan como ella en islas en medio de mares de libros.
20/12/2013
********************

José Jiménez Villarejo

Católico, humanista, excelente jurista, ha muerto un buen magistrado tras varios años de superar más de un cáncer. La última vez que conversé con él fue en vísperas del procesamiento del juez Baltasar Garzón. José Jiménez Villarejo me habló con claridad. “En su día firme una sentencia muy mediática con un voto discrepante por considerar que la instrucción del sumario llevada a cabo por Garzón no destruía la presunción de inocencia de los dos procesados principales y he discrepado de muchas decisiones del juez pero el motivo de fondo por el que ahora se le procesa es absurdo porque el tipo de delito que él quería investigar es una tema abierto, un debate doctrinal”. Hace unos meses, consciente de que se acercaba su final, José Jiménez Villarejo concedió a El Ciervo, revista del catolicismo progresista a la que fue fiel desde su primer número, una extensa entrevista que recomendamos a nuestros lectores traten de recuperar para tener una idea del pensamiento social, sólido, abierto, comprometido, de este magistrado que ha muerto con el respeto de casi todos. Desgraciadamente siempre hay un “casi” en el horizonte conservador.
16/12/2013
********************

Jaume Sobrequés

Tras vivir media vida de los momios que le daba el socialismo Sobrequés se pasó a Convergencia cuando el PSC ya no pudo darle nada. Ahora, preside las jornadas España contra Catalunya. No hay que tomárselo a pecho. Sobrequés siempre fue un frívolo del copón, tertulias futbolísticas incluidas. Eduard Castellet recuerda que en años de clandestinidad fue a Vic. Debía estar en la plaza mayor a una hora convenida llevando bajo el brazo La Vanguardia y esperar que se le acercase el contacto que debía conducirle al lugar de la reunión y se identificaría diciéndole “yo también leo La Vanguardia” al pasar junto a él sin detenerse. Castellet llegó a la plaza y escuchó un grito saludándole: “¡Casteeellet… estoy aquí!”. Era Sobrequés, contacto secreto. Castellet asegura que le hubiese pegado un par de hostias.
10/12/2013
********************

Billy el Niño

“¿Cual es la distinción moral, si la hay, entre el hombre que aplica los electrodos y el hombre que se sienta detrás de una mesa y finge no saber que está ocurriendo pese a que lo sabe de sobra?”, se interroga un personaje de John Le Carré en su última novela, Una verdad delicada. Viene a cuento esta reflexión por el hecho de que se pide desde Argentina la extradición del ex policía Billy el Niño acusado de torturas en años del franquismo y de la transición. Estoy a favor de que lo extraditen visto que aquí los crímenes del franquismo son tabú. Pero también me parece injusto que por las torturas solo pague Billy el Niño. Deberían extraditarse a Argentina a los hijopatas que estaban detrás de las mesas mientras el policía torturaba. Los delincuentes de cuello blanco no solo están en la economía. También lo están en las cloacas del Estado. Pero como dice otro personaje de Le Carré respondiendo al que se interroga sobre la distinción entre el que tortura y el que manda o tolera torturar, a estos últimos no se les pasa cuentas porque “la hipocresía es el homenaje que el vicio tributa a la verdad”.
06/12/2013
********************

El magistrado Hernando

Presidió el Tribunal Supremo y fue miembro del Tribunal Constitucional. El magistrado Francisco José Hernando, Paco para los amigos, murió fiel a su ideario conservador. En eso no se le puede objetar nada. Fue pieza clave en la aplicación a Batasuna de la ley de partidos, se opuso al Estatut de Catalunya emanado del Parlament, fue autor de la frase pintoresca de que pedir conocimiento del catalán para ejercer la carrera judicial en Catalunya era como exigir saber bailar sevillanas para ejercer el cargo en Andalucía, se mostró contrario a la ley que legalizaba el matrimonio homosexual… Resumiendo: estuvo defendiendo el flanco de la derecha-derecha en todos los fregados judiciales. Llegó al Tribunal Supremo desde el despacho de Hernández Gil, acogiéndose al turno de juristas de prestigio, Dios mío, y estuvo al servicio del Partido Popular de Aznar, y como el propio Aznar, fama de dialogante no la tuvo nunca. El Madrid de la judicatura, un nido de víboras, ya se sabe, comentaba con sorna a finales del 2001 que el cargo de Hernando para el Supremo se lo ganó en una cacería junto a un preboste del PP. La escopeta nacional en versión de escopeta jurídica. Berlanga nunca dejará de ser actual.
01/12/2013
********************

Alec Reid

Andreu-Mas-ColellHa muerto el discreto redentorista del monasterio de Clonard que fue embrión del proceso de paz en el Ulster. Con el aval de Gerry Adams, amigo y feligrés, Alec Reid hizo muchos kilómetros en su destartalado coche forjando entre Belfast (hablando con John Hume) y Dublín (negociando con el primer ministro Reynols) el complejo cañamazo de una negociación que implicó a Londres en el proceso de paz a partir de la idea de que se había de dar al Sinn Fein la plataforma necesaria para que pudiese presionar a su brazo armado, el IRA. Reid se dio a conocer en España por sus viajes al País Vasco tratando de influir entre los sectores más abiertos de Batasuna para encontrar una salida que pusiera fin al terrorismo de ETA. Quizás un día, a través de las notas que alguien debió tomar en el curso de esas conversaciones y tal vez ya estén en algún archivo, sepamos de la influencia que Reid haya podido tener mediando en el conflicto vasco.
28/11/2013
********************

Cerdán Tato

Andreu-Mas-ColellA los 83 años ha muerto en Alicante, su ciudad, el escritor y periodista Enrique Cerdán Tato. Volver a Alicante sin estar él no será lo mismo para mí. Durante muchos años fue mi conexión con muchos temas que tenían relación con la ciudad. Con él como guía (en aquel viaje me acompañó Eugeni Madueño) nos aproximamos al mundo de los pieds noirs, los franceses que dejaron Argelia cuando el país accedió a la independencia y se instalaron en Alicante. De la mano de Enrique me acerqué (junto a Mercè Vilaret) a la viuda de Miguel Hernández, Josefina Manresa, que nos abrió sus recuerdos aunque me pidió que no escribiese nada. Enrique, que nos reveló la existencia de Julia, tía del escribidor Vargas Llosa, fue uno de los mejores especialistas en la vida del poeta. Hay, en relación con Alicante, otros muchos temas en los que me sirvió de guía: conecté con la oposición argelina que se instaló en Alicante liderada por Ben Bella desde Suiza, supe de los entresijos de la destrucción urbanística de la costa, de la corrupción, de la cultura de la ciudad… Nos vimos por última vez en su casa, ya salía poco, sentados ante el televisor viendo la caída de Mubarack en Egipto. Ya hablaba con dificultad pero no había perdido su fe en el comunismo (que no en lo que fue la Unión Soviética) y nos deja el recuerdo de su bonhomía y su honestidad. Mi memoria empieza a ser dolorosa. Como un gran cementerio.
27/11/2013
********************

Martínez Camino

¡Aleluya, Aleluya! Martínez Camino ha dejado de ser portavoz de la Conferencia Episcopal Española. Alabado Sea el Señor. Martínez Camino es un hooligan de la fe con biografía de inadaptado en Comillas, ni aceptado en la Gregoriana de Roma, fracasado como monje trapense y poco menos que repudiado por la Compañía de Jesús, a la que pertenece deja de ser el portavoz de la Iglesia conservadora del cardenal Rouco y sus seguidores. Al martillo de herejes le sustituye un sacerdote del Opus Dei que llega con un tono dialogante. Le creo. Conozco gente del Opus a los que confiaría mi cartera y mis cuitas. Hoy el ala más conservadora de la Iglesia no está en el Opus sino en otras instituciones. Como la sociedad, la Iglesia es hoy tan trasversal que hace que un jesuita sea un reaccionario de Trento y uno del Opus aparezca como moderado del Vaticano II. Oraron los obispos al abrir su asamblea implorando Señor, date prisa en socorrernos. Suscribíos la oración: la ciudadanía, creyentes o no, implora un nuevo talante de la Iglesia.
23/11/2013
********************

Yoyes

Recupero una vieja historia personal al leer que el asesino de la ex dirigente de ETA asesinada por haberse reinsertado ha salido en libertad. A mediados de los años 80 entrevisté en un lugar de Euskadi a un hombre que tras militar en ETA durante muchos años se reinsertó. Recordaba el momento de hacerlo público, junto a otros que dejaban la militancia, “como una función”: para la rueda de prensa se peinó bien, se vistió con cuidado, asumió que tras la ruptura iba a entrar en una vida en soledad porque se rompía el cordón umbilical con los que había convivido. Llegado un momento, rememoró una historia: “El día que asesinaron a Yoyes yo estaba en su pueblo, Ordicia, porque era fiesta. Paseando por el pueblo me cruce con Kubati. Yo sabía que era de ETA y él sabía que yo la había dejado. No nos saludamos. Fui al frontón. Estaba viendo un partido cuando sonó un disparo y se escucharon unos gritos. Pensé en Kubati. Salí corriendo, como otra mucha gente. En el parque cercano vi el cadáver de Yoyes. Habíamos militado juntos durante muchos años pero hacía tiempo que habíamos dejado de vernos. Miré el cadáver y me dije ¡qué monstruo hemos creado!”
19/11/2013
********************

 

El Psoe

La cumbre del PSOE terminó entre abrazos efusivos de gente que se aborrece y un yo pecador colectivo por los errores del pasado. Como en las confesiones colectivas de la Iglesia este acto de contrición socialista se ventila en un plas-plas. El acto de contrición por los errores pasados que perviven vino acompañado del debate de las 400 páginas del documento Ganarse el futuro. Hay que remontarse a principios de los años 90 para encontrar en el PSOE un documento similar: el llamado Programa 2000, 74 páginas diseccionadas por un especialista del The Economist Intelligence Unit. Si los dirigentes socialistas se hubiesen aplicado en corregir los defectos que denunciaba aquel informe se habrían evitado entonar ahora, coralmente, el yo pecador. Porque el informe inglés decía que el gobierno hacia muy poco para recortar las divisiones sociales, que el arrogante uso del poder de los años 80 no era apropiado para los noventa, que el Parlamento español era débil, que la corrupción se expandía por la vida política y que el cinismo en el uso del poder generaba temores de déficit democrático. El PSOE ha tardado veinte años en reconocer esas cosas. A la sociedad le costará darle la absolución.

14/11/2013
********************

Inmigración

width=

Hace años, Bru Rovira, un excelente reportero en zonas de conflicto, contemplaba junto a un guardia civil la construcción de la valla que se levantaba en Melilla para frenar la entrada de los inmigrantes. Le dijo el guardia: “No servirá de nada. La seguirán saltando porque no hay nada capaz de frenar al hambre”. He recordado esa anécdota al leer que la valla vuelve a rematarse con cuchillas. En la SER, un médico subsahariano dijo que las cuchillas provocarán heridas a los que intenten salvar la valla pero seguirán saltándola para dejar atrás el hambre. El médico y el guardia civil de Bru Rovira, sociólogos a pie de obra, coinciden en el diagnóstico.

11/11/2013
********************

Albert Camus & María Casares

Me aproximé a la vida de Camus conversando con una de las mujeres que le amaron y que fue amada por él: María Casares, primera actriz de la Comedia Francesa, exiliada, hija de Casares Quiroga, presidente de la República Española, mujer de temperamento. María vivía en un bajo de Montparnasse que había sido almacén que le cedió un gallego desarraigado como ella y María transformó en una vivienda que tenía un decorado teatral: un gran espacio abierto y en una esquina el dormitorio, cerrado por con cortinajes, al que se ascendía por una escalera de madera. El día que se enteró de la muerte de Camus cerró los visillos amarillos de la casa en la que habían convivido y decidió marchar de allí para siempre, me contó. Su relación con Camus, evocó, empezó sobre una bicicleta, ella sentada en el manillar, él pedaleando por una cuesta por la que María ya nunca volvió a pasar. Eran años de la ocupación alemana de París. María no formó parte de la resistencia pero un día, cuando se  acercó a ellos una patrulla alemana, deglutió un logotipo del diario Combat que Camus le había puesto en el bolsillo de su abrigo. ¿Cómo definiría a Camus? le pregunté. Me dijo: “Él creía que el camino debía de hacerse con todas las contradicciones a cuestas. Vivió sin trampa, caminando siempre como un funámbulo sobre el hilo de la vida. En él, las ideas fueron experiencias encarnadas. Todo en él fue vivo. Nos amamos, pero la relación no fue serena, tranquila. Yo también era una funámbula. Los dos éramos salvajes, solidarios y solitarios pero también eso hace crecer el amor. Shakespeare no hizo Romeo y Julieta por nada”.

-Shakespeare ¿por qué sigue vigente? – le pregunté.

Y María con aquella su voz de matices que fascinaban, me respondió:

-Porque en la larga historia del mundo lo único que no ha cambiado son las pasiones del ser humano.

05/11/2013
********************

Ian McEwan

Yo –No lo dudo. Tras leer sus novelas no pienso poner los pies en Venecia, ni coger una barca al final del verano, ni miraré el final de una carrera atlética  después de leer lo que ha escrito usted  sobre el esfuerzo de esos seres patéticos que llegan a la meta vomitando sangre al oscurecer para tener el honor de ocupar en la clasificación el puesto 113, la prueba más irrefutable de la futilidad del esfuerzo humano, ni…

McEwan –Bueno… No siga enumerando las catástrofes que pasan en mis novelas. Es cierto que pongo a mis personajes en alguna prueba, normalmente de fuerza moral porque creo, como Tolstoi, que hay algo bastante homogéneo en la felicidad mientras que la tristeza tiene muchos colores.

Hace veintitrés años Ian McEwan empezaba a consolidarse, junto a Martin Amis, Julian Barnes, Kazuo Ishiguro y Graham Swift, como uno de los mejores novelistas de la joven generación inglesa. Pasadas dos décadas, se ha consolidado sino como el mejor si como uno de los mejores. Hombre educado, polemista culto, europeísta de primera hora, crítico con un amplio sector de la crítica que necesita de la novedad tanto como de un cambio de chaqueta, McEwan da una nueva prueba de madurez con su ultima novela, Operación Dulce, un artefacto novelesco que roza la perfección (lo edita, como siempre, Anagrama).

Hace veintitrés años:

Yo: –¿Cree usted que en muchas ocasiones los sentimientos religiosos son manipulados por intereses políticos?

Él –Sí. Y creo también que los sentimientos de la gente religiosa no tienen porque tener un estatus especial al de las gentes escépticas en materia de fe. Todos somos adultos y todos intentamos descifrar a nuestro modo este universo misterioso en el que vivimos.

En Operación Dulce, uno de los personajes:

“La primavera fue calurosa aquel año y nuestra amistad floreció con los árboles y arbustos”.

McEwan, recitándome hace veintitrés años un poema de  Philip Larkin tras mirar por la ventana y ver cómo las hojas de los árboles de su jardín brotaban con la primavera:

Los árboles están floreciendo
como algo casi dicho.

31/10/2013
********************

Narcís Serra

Narcís Serra y Juan Mari Bandrés se conocieron siendo consejeros de Transporte en los gobiernos provisionales de Euskadi y Catalunya. A Bandrés, así me lo contó, Serra le sorprendió cuando le dijo que del socialismo le molestaba el partido. Es algo que también le pasaba a Maragall. Le dije a Bandrés que al empresario Duran Farell, para el que Serra trabajó de joven junto a Roca Junyent, le sorprendió verle socialista años después. “Creía que era de derechas y el socialista era Roca”, comentó. Son anécdotas que vienen al caso porque al juez que le interrogaba por haberse puesto un gran sueldo mientras la caja que presidía se hundía en la miseria Serra le dijo que todo era legal. Legal lo sería. Ético y socialista, no.

25/10/2013
********************

Oscar Hijuelos

Oscar-Hijuelos-188849-1-402El autor de la novela, Oscar Hijuelos, de origen cubano, ha muerto en Nueva York. Conversamos en Londres sobre cine, sobre el dolor que conlleva la melancolía, sobre la música como lenguaje para reflejar tristeza y amor, sobre la influencia que en su vida tuvo el cine de Hollywood de los años 50. El cine como otra forma de recuerdo. También hablamos de cómo La Habana era para él la memoria, el pasado de la vida vista a través de la memoria melancólica de su padre. Y hablamos también del mambo, tan alejado del desgarro del tango que Manuel Puig describió en su Boquitas pintadas. “El mambo es la forma de arte más original que ha dado Cuba”, sostenía Hijuelos. Una mezcla de música africana y española influenciada por un tipo de jazz americano y nació como música de esclavos que por estar encadenados casi no podían moverse y tenían que bailar en un espacio muy pequeño. Ya por el sexto cigarrillo Hijuelos me dijo que el mambo siempre cuenta historias alegres. Añadió que en el mambo, O.K. The End, todo termina bien, y contó la historia del conductor del tren que al ver a una mujer parada junto a la vía paró la máquina porque “así, al pronto, sintió que se había enamorado”.
20/10/2013
*************************

Rodríguez Galindo

galindoMiras por el retrovisor de la historia reciente y te sorprende que este país siga vivo después de haber metido en la cárcel al director general de la Guardia Civil, por estafador, y al general más laureado de la Benemérita por torturar y matar a Lasa y Zabala, dos etarras. Luis Roldán salió de la cárcel hace tiempo. El general Rodríguez Galindo ha salido ahora. Del primero se aceptó todo porque en años de plomo del terrorismo organizaba muy bien los entierros. Del segundo también se toleraron sus excesos, incluso el cobro de dividendos económicos, porque se decía que tenía toda la información sobre terrorismo en años del GAL. Los años del general en el cuartel de Intxaurrondo fueron sórdidos.

15/10/2013

********************

Manolo Escobar

A la Virgen del Rocío

como es tan alta

se le ven por debajo

las enaguas blancas

y por arriba

los collares de perlas finas

Era la letra de una canción de Manolo Escobar hasta que el obispo del Campo de Gibraltar dijo “ni hablar, a la virgen no se le ven las enaguas”, y la canción  se fue al cielo donde reposan las letras de canciones prohibidas.

7755357622_11215d41e8La Generalitat ha concedido a Manolo Escobar  la medalla de honor del Trabajo. Tipo currante, Manolo. Y listo. “No hay un solo tío que cante copla española salvo mi menda”, me dijo un día. Años después de que me dijese eso Plácido Domingo grabó unas coplas, pero es cierto que fue una excepción.

A Manolo la autoridad competente también le prohibió otra canción. Una en la que sus hermanos cantaban:

Calma ese fuego, muchacho.

Muchacho, serenidad.

y Manolo les respondía:

¿Como quieres que me calme

si esto es una enfermedad?

El censor decidió apagar el fuego sexual y envió la canción al infierno.

El currante Manolo se metió a empresario a mediados de los setenta. Con dos socios consiguieron los derechos de comercialización de los tejanos Lee Cooper y montaron una fábrica en Esplugues. Los dos socios le salieron ranas y Manolo tuvo que salir por piernas del negocio.

Por aquel entonces ya sabía, me lo dijo a mí, que la vida siempre golpea.

11/10/2013

************************

Los curiales

La Curia que el Papa intenta reformar en la máquina de monseñores que gobierna la Iglesia. Por eso se la conoce como el Pentágono vaticano. La Curia, lo sé porque los he visto y hablé con muchos de ellos, está formada por hombres que envejecen en un mundo burocratizado, escéptico e incluso cínico. Son hombres sin fe profética. Su fe es paternalista y descarnada. Son chismosos, fumadores, gourmets. Juegan al golf y se bañan y toman el sol en la playa privada del Vaticano. Trabajan en edificios impersonales, con vestíbulos desangelados amueblados sin gusto. Algunos curiales tienen líos de faldas. Otros, líos de pantalones. Todos, pasión por conspirar. ¿Podrá el Papa reformar la Curia, bastión conservador? Hace años, el superior de una orden religiosa me dijo que ese milagro no estaba al alcance ni del Espíritu Santo. Me lo dijo caminando por la Vía de la Conciliacione, camino del Vaticano. Luego añadió, ya en la entrada del Pentágono eclesial: “Hagamos la señal de la cruz para que Dios preserve nuestra fe el rato que estemos ahí dentro”.

8/10/2013

*************************

María Fabra

MARIA_FABRA-1_biggerNo debe haber sido fácil para María Fabra vivir y trabajar en un ambiente que cabe imaginar le fue hostil. Los periodistas que trabajamos en Madrid o Barcelona podemos sufrir presiones pero tenemos alrededor una sociedad más plural que en cierto modo nos protege. En una ciudad de provincias la membrana protectora no existe. El periodista crítico es un equilibrista que se la juega  a cada paso que da. Ahora es fácil cargar contra Carlos Fabra. Es un hombre herido. Lo difícil ha sido hacerlo desde hace diez años, como lo hizo María Fabra, en tiempos del poder omnímodo de El Padrino que miraba con desprecio a la oposición y también a la vieja burguesía  agraria de Castellón, adormecida en los cómodos butacones del casino limitándose a mirar el ir y venir de la calle a través de los visillos. País cainita, país de broncas, de corrupción. País borgiano, no en el sentido de Borges sino en el de los Borgia. La Lamentable te da las gracias, María Fabra, por tu dilatada lección de periodismo plantando cara a un hombre que se creía heredero de una monarquía familiar.

5/10/2013

*************************

Costafreda

20121016130602!Logo_ucd29/09/2013 En el inicio de la democracia se dijo que los donuts habían salvado a la UCD. Los donuts estaban de moda y el partido de Suárez adoptó como logotipo un donut, producto que el empresario Costafreda, fundador de Panrico, importó de Estados Unidos. Hoy el donut está en crisis y Panrico se hunde. La empresa, que Costafreda vendió y ahora es propiedad de un fondo de inversión norteamericano, anuncia despidos masivos y recortes salariales brutales entre los supervivientes de la masacre. Cuando Panrico y donuts eran los reyes del mambo entrevisté a Costafreda. He releído la entrevista. Me dijo que su filosofía la definía la frase “¡siempre adelante!” Le faltó perspectiva para añadir “hasta la derrota final”.

1/10/2013

************************

Reich-Ranicki

marcel-reichranicki 25/09/2013 Que la muerte de un crítico literario, Reich-Ranicki, sea noticia destacada a lo largo de varios días en todos los medios de comunicación de un país dice mucho de la cultura de ese país, en este caso concreto Alemania. Reich Ranicki ha sido el gran pope de la crítica literaria en semanarios, diarios y televisión. Leyendo su autobiografía, magnífica, se puede pensar que pudo ser un gran escritor si no se hubiese dedicado a la crítica. Hay en la autobiografía de Reich-Ranicki retratos fascinantes de escritores fundamentales en el último medio siglo de vida literaria europea pero hay también el retrato de una época, la guerra mundial y la posguerra. Y en esas páginas hay un perfil conmovedor. Recuerda Reick-Ranicki, muchos años después de su encuentro con ella, que un día una joven periodista le pidió una entrevista para saber como había sido el nazismo en los guetos de Polonia y él, que lo había sufrido, se lo empezó a contar y conforme le iba narrando aquellos años de horror la joven se fue emocionando como él nunca había visto emocionarse a nadie cuando contaba aquella historia. Impactado ante la emoción de la joven Reich-Ranicki le preguntó en el momento de despedirse: – No recuerdo como dijo que se llama… -Ulrike Meinhoff -le dijo la joven. Cuando años después la mujer fue noticia, cuando a la postre ella se suicidó o la suicidaron en la cárcel, él recordó a la chica, su emoción ante la barbarie, la atención que prestaba a sus palabras relatando la crueldad y la injusticia. Y se preguntó con dolor que había impulsado a aquella joven sensible a elegir el camino de la violencia. Y son esas preguntas, dejadas ir a través de unas páginas autobiográficas, las que hacen de Reich-Ranicki una figura fundamental del último medio de cultura europea.

25/9/2013

**************************

Billy El Niño

Que haya tenido que ser una jueza de Argentina la que imputase a cuatro torturadores españoles avala la tesis de los que se muestran críticos con la modélica transición. De los cuatro imputados el más conocido por la opinión pública es el inspector de policía Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño por su cara aniñada, ya jubilado como policía y supongo que ejerciendo de jefe de seguridad de alguna gran empresa. Fue uno de los policías del comisario Conesa en los primeros años de la transición y los que le sufrieron dicen que era duro en los interrogatorios. De aquellos años recuerdo que me llamó la atención la confusa relación que mantuvo con José Fernández Cerrá, uno de los asesinos de los laboralistas de Atocha. width= El asesino había declarado que Billy el Niño era su amigo, que se habían visto en diversas ocasiones, que le había visitado al poco de ser detenido… pero posteriormente, en un careo mantenido en la cárcel de Carabanchel a lo largo de más de dos horas, se desdijo y dijo que de todo eso nada de nada. “Ha pasado usted de lo blanco a lo negro y viceversa”, le dijo el juez que le tomaba declaración. Fueron unos años en los que las relaciones entre la ultraderecha y sectores afines de la policía eran estrechas. Billy el Niño se movía en esa frontera.

20/09/2013

**************************

José Zaragoza

39Jose_Zaragoza16/09/2013 En su despacho de la calla Nicaragua José Zaragoza debió ser un killer que se cargó a toda la elite socialista que mandó durante varios años. No debió tener piedad. Él venía del Baix Llobregat, granero del voto socialista, y por allí no se entendía del todo porqué debían mandar en el partido señoritos de la parte alta de Barcelona, entroncados muchos de ellos con buenas familias. Zaragoza fue su Terminator. Si como ejecutivo del partido cuentan que fue duro, en lo personal siempre me resultó  un encanto. Le sacas de la política y tiene una conversación variada, culta e incluso entrañable. Hablando de niños, por poner un ejemplo, casi se le saltan las lágrimas y te hace sollozar a ti. Allá por el año 2000, siendo primer secretario socialista en el Baix Llobregat  me hizo saber que era suya la idea de hacer el congreso del PSC-PSOE en el palacio de congresos Juan Carlos I. Le dije: –  Vale que ser socialista no equivale a reunión de mesa camilla con brasero pero de eso al Juan Carlos I… No se amilanó: – Pagaremos el billete a los militantes ilusionados en poder conocer la parte alta de la ciudad. Para que los adultos aprendan la señalización de esa parte de Barcelona organizaremos cursos de formación acelerada. Siempre me han fascinado los talibanes con sentido del humor.

El negociador

Según cuentan los papeles Artur Mas ha nombrado a Jordi Vilajoana como su hombre de confianza para negociar, con el interlocutor que Mariano Rajoy designe en Madrid, una salida a la consulta sobre el independentismo de Catalunya. No sabemos las virtudes que atesora pero es un hecho que Vilajoana es un superviviente nato en las filas de Convergència. Lo que más recuerdo es su paso por la conselleria de Cultura. Lo recuerdo porque su nombramiento fue celebrado en ambientes culturales como el aterrizaje de un extraterrestre. Los designios del Señor son inescrutables, o la familia que hace negocios unida permanece unida, fueron algunos comentarios que escuché en diciembre del 99. Es cierto que también hubo gente que vio el lado positivo del nombramiento: no tener que perder el tiempo yendo a la conselleria a discutir sobre cultura. Ideas tenía. Una fue que para potenciar la cultura del país todas las empresas deberían tener en plantilla un artista. La idea no prosperó.

El ex alumno

Un día, el rector de una universidad española me explicó que conversando con el presidente de una universidad norteamericana éste le dijo que un millonario le había donado cinco millones de dólares para el proyecto de un laboratorio y luego preguntó a qué hora se jugaba el partido de fútbol entre alumnos y ex alumnos. El presidente de la universidad le respondió: -A la hora que usted quiera. Recordé esa anécdota en el acto inaugural del curso en la Universidad Sur de California cuando su presidente hizo público el dato de que un generoso ex alumno que había sido muy feliz como estudiante en esa universidad había donado cien millones de dólares para becas. Imagino que si después de firmar el talón había preguntado si habrá baile el presidente de la universidad le habría dicho que no estaba previsto pero que no había problema en organizar unos cuantos. De regreso a España leo que nuestra universidad busca padrinos para estudiantes sin dinero. La diferencia entre el planteamiento español, que recuerda el siente un pobre a su mesa, y la donación norteamericana es abismal. En este país no hay cultura de donaciones para las universidades y así nos va.

Carme Chacón

Ser candidata a dirigir el maltrecho socialismo español no parece despertar entusiasmos académicos en Estados Unidos. El Miami Dade College en el que durante este curso impartirá clase Carme Chacón no destaca por su prestigio. Basta ver que al presentar la lista de sus alumnos más famosos estos son Sylvester Stallone, Victoria Principal (actriz en Dallas), el actor Andy García y Emilio Estefan, que destaca por ser esposo de Gloria Estefan. El Miami Dade College, con unos 160.000 alumnos, no aparece en la Fiske guide to colleges, un mamotreto de 780 páginas que disecciona las mejores universidades de Estados Unidos. El college en el que Chacón impartirá clases tampoco aparece, o yo no lo he sabido encontrar, entre  la larga lista recopilada por US News and World Report, publicación que clasifica por su calidad a los colleges de Estados Unidos. El Miami Dade College es estatal. Su matrícula costaba hace algún tiempo 3.000 dólares anuales para los estudiantes de Florida y 11.000 para los que llegan de otro estado. No parece que para matricularse se exija un buen expediente académico en los cursos previos al ingreso en la universidad, datos que sí evalúan, y mucho, universidades de prestigio.

Josep Clusa

La muerte del psiquiatra Josep Clusa ha sido para mí, y para los que hacemos La Lamentable, la noticia triste del verano. Llevaba su grave enfermedad con una discreción y dignidad absoluta. Conocí a Clusa en los tiempos de la crisis del Instituto Mental, que acabó en su desmantelamiento. Desde entonces ya han pasado cuarenta años, de más o de menos, nuestra relación fue fluida. Diría que en lo que respecta a recibir información sólida sobre temas mentales, fue mi psiquiatra de cabecera. Nunca me falló. Siempre estuvo disponible. Educado, tranquilo, firme en sus ideas, quizá salió decepcionado del PSUC pero no renunció al marxismo. Me abrió su agenda a más contactos y cuando La Lamentable se puso en marcha no nos negó nunca su colaboración. Seguidor de las tesis de Basaglia sobre la necesidad de derribar los muros de los manicomios reconocía que algo se había hecho mal en este país porque la responsabilidad de cuidar a los enfermos mentales había recaído sobre sus familias y a éstas no se les prestaba la ayuda necesaria. Recordaba con un deje de ternura el caso de un ex internado en el Mental durante varios lustros que, tiempo después de estar en la calle, le decía que tras las tapias del psiquiátrico se había encontrado más seguro. Hombre culto, como todo buen psiquiatra, a Clusa le enervaba, a él que no solía enervarse, la persona que acudía a la consulta del psiquiatra por una serie de problemas que nada tenían que ver con la enfermedad mental: que si se encontraba gorda, que si se veía feo, que si su marido ya no la quería, que si le dolía la espalda… El ser humano vive inmerso en un mundo de hedonismo, vacuo, y no soporta la más mínima fragilidad emocional o de dolor, decía. Clusa si tenía palabras de indignación respecto al desmantelamiento del estado de bienestar y sabía que hablaba. De enfermos mentales sin familia, abocados a vivir en la calle. De prejubilaciones que se asumen como un fracaso personal y abocan a depresiones. Del factor negativo de ser mujer, gran víctima de la crisis social. Recuerdo unas jornadas que organizó al cumplirse los veinticinco años del cierre del Mental. Uno de los participantes fue el ex concejal que en su día estuvo implicado en el cierre. Fue honesto, cuando habló tras escuchar las voces de otros participantes en la jornada explicando el drama de muchas familias y muchos enfermos tras el cierre sin preveer un colchón de seguridad para ellos. Dijo el ex concejal: “Por entonces en el Ayuntamiento solo veíamos el Mental como una gran zona edificable que ayudaría a remodelar el barrio. Nunca vimos personas”. Clusa fue siempre persona. Por encima de todo.

Los espías

El masivo espionaje electrónico llevado a cabo por Estados Unidos es una vergüenza. Dicho esto, añadamos dos cosas: que si los demás países no espían a ese nivel no es por decencia sino por falta de medios y que ese espionaje electrónico masivo no sirve para mucho. Me apoyo en citas de autoridades sobre el tema. Frederick Forsyth lo tenía claro: los avances tecnológicos de los últimos años permiten escuchar lo que hablan dos sargentos de tanques mientras se fuman un cigarro en el Cáucaso pero ese inmenso caudal de información es difícil de procesar. Hoy todos los servicios secretos se pueden escuchar entre sí, lo que según Forsyth no cree que sirva para mucho. John Le Carré me explicó que un buen espía es una persona que equivale a gran cantidad de tecnología. Hablamos ahora de la red sofisticada de espionaje masivo olvidando que los espías más eficaces siguen siendo los hombres y mujeres que saben explotar el poder del sexo en el mundo de la política. Eso lo sabía Markus Wolf, el gran espía de Alemania Oriental: el mejor espía es el que tras sonsacar una información a una secretaria de primer nivel sabe dejar el lecho al amanecer sin mirar las lágrimas de la amante sobre la almohada. Editor de El libro de cabecera del espía, Graham Greene diría que en el mundo del espionaje el factor humano es mucho más barato y más útil que la tecnología sofisticada.

Serrano Suñer

El viajante catalán de tejidos se había acostado en su habitación en el Hotel Suizo de Castellón, ubicado en la plaza del Caudillo, cuando a medianoche sonó el teléfono. La voz del conserje de noche le dijo: -Le paso una llamada, don Ramón. Al viajante catalán de tejidos le sorprendió, pese a estar somnoliento, que le llamase don Ramón cuando él no se llamaba Ramón. Establecida la llamada otra voz le dijo: -Estás cesado, Ramón. El viajante catalán de tejidos musitó: ¿Qué…? La voz insistió: -¡Que estás cesado, Ramón, coño. No te puedo decir más. Y la voz colgó el teléfono. El viajante catalán de tejidos, ya despierto, llamó al conserje de noche y le preguntó a que Ramón llamaban dado que él no se llamaba Ramón. El conserje de noche dicho: -¡Hostia! Me equivoqué al pasar la llamada. Era para don Ramón Serrano Suñer. El viajante catalán de tejidos, tal vez un periodista frustrado por la guerra civil, se vistió y se encamino hacia el diario Mediterráneo para dar la noticia. Le explicó al director lo que había pasado y el director le dijo que del tema no quería saber nada, que no quería líos y, hombre de bien, le aconsejó al viajante catalán de tejidos que se olvídese del asunto. -Crea usted que ha sido un sueño –le dijo al tiempo de despedirle con unas palmaditas en la espalda. El Partido Popular ha aceptado que Ramón Serrano Suñer desaparezca del callejero de Castellón, donde ha resistido incólume desde los años de su cese.

Oleguer Soldevila

Ha muerto a los 96 años. No le conocí personalmente pero supe mucho de él a través de otras personas. Dueño del hotel Majestic, el hotel en el que siempre recaló el Athletic, debía ser un tipo con un sentido social inhabitual entre el empresariado del país. Fue fundador y durante muchos años presidente del Instituto de Reinserción Social (Ires), que se dedica a reinserción de delincuentes, y apoyó de forma generosa a Rauxa, la fundación dedicada a rehabilitar alcohólicos. Su fundadora y alma, la doctora Maria Lluïsa Marín, me explicó divertida cómo un día, para celebrar un aniversario de Rauxa, Soldevila abrió un salón del Majestic a los acogidos al programa de reinserción. Para muchos clientes del lujoso hotel debió ser sorprendente ver pasar por el vestíbulo a aquellos marginados invitados a un refrigerio en el que solo faltó el alcohol. Yo, que estuve muchos años relacionado con el Instituto de Reinserción Social y se del sacrificio de Maria Luïsa para tirar adelante con su trabajo -en el que siempre contó con la colaboración de Paco Candel- siempre sentí fascinación por este hombre que acudió en ayuda de gente desahuciada por la sociedad y que no cejó en su empeño de ayudarles sabiendo que, en muchos casos, los esfuerzos de rehabilitación acababan en fracaso.

Mercè Rodoreda

width= Cuando un autor muere suele entrar en un largo purgatorio de olvido. Rescatarle no siempre es fácil. La Fundació Mercè Rodoreda, ligada al Institut d’Estudis Catalans presidido por Salvador Giner, ha tenido el acierto de recuperar la memoria de la autora de novelas y cuentos inolvidables con la recopilación de cuarenta entrevistas acompañadas de una excelente introducción a cargo de Abraham Mohino i Balet, a cargo del cual ha estado también el trabajo de recopilación y edición del material. En el acto de presentación hubo coincidencia en que Rodoreda no era fácil de entrevistar. Que fuese una mujer educada, exquisita en el trato personal, no era óbice para que en las entrevistas se mostrase distante, recelosa y en algunos casos tendiese incluso a la animadversión hacia el entrevistador. Fue una escritora de amplio registro y una mujer que construyó su personaje. Guardo de ella el recuerdo de una conversación agradable de la que solo por lo que no dijo se desprendía que tenía muchas cosas que decir. Esos silencios los quise reflejar en el título de la entrevista publicada en 1969 en El Correo Catalán: “Mercé Rodoreda, amnésica parcial”. Guardo también memoria de su risa jovial tras repetirme “de eso no me acuerdo”.

 Paesa

Volvimos a vernos años más tarde en la terraza de Beau-Rivage, un hotel de lujo junto al lago Leman, en Ginebra. Paesa hacia poco que había salido de la cárcel tras la quiebra del Alfa Bank. Absuelto, aclaró. Llevaba la sentencia en aquellas horribles mariconeras, bolsos de mano masculinos  típicas de unos años. Ahora se definía, ya sin decir fundamentalmente, como heterodoxo en finanzas y ortodoxo en amores. Su relación con madame Sukarno había terminado.  Aborrecía Suiza, un país al que definía como poblado por adultos hipócritas y niños educados en la delación. Volvimos a vernos en París hablando de cosas raras y seguí sabiendo de él a través de Fernández Ordóñez, que me explicó como Paesa intentó colarse como embajador de Santa Tomé. Trabajó muchos años para Interior, estafó a la Guinea de Macias, ha sido y es doble o triple agente, se ha infiltrado en ETA, en los GAL y en la fuga de Roldán. Con esa biografía debería estar muerto, tras anunciar su óbito con treinta misas gregorianas, pero sigue vivo y haciendo de las suyas, ahora en Luxemburgo, según José Maria Irujo en El País.  Más que para biografía es hombre para novela. Me contó un hombre experto en entramado ilegales que Paesa es el producto de uno cualquiera de los 27 servicios secretos que tuvo este país en tiempos de Carrero Blanco. La política y el delito del brazo en más de una ocasión.

Anselmo i Anselm

width=
Anselm Cartañà al despatx. Foto: Julio Carbó / El Periódico

Hay un Anselmo hijo de una vieja historia. Debió ser por los años 20 que un matrimonio y sus seis hijos de corta edad llegaron a Barcelona procedentes del pueblo de Murcia en el que habían nacido. Eran pobres. Con los años, una de aquellas chicas fue mi madre. Otra, la madre de Anselmo. Murió cuando él todavía era un niño pero siempre mantuvo relación con la familia materna, en especial con la abuelita, con la que siempre habló en castellano. La figura de la abuelita, meciéndose suavemente en la mecedora, fue un referente para él. A lo largo de los años, Anselmo siempre encontró en ella, conservadora, católica y monárquica, un mar de afecto y ternura. Hi ha tambe un Anselm fill d’una altra història. La que de jove el porta a implicar-se, des de la gran finestra de Sants, amb la cultura catalana, la democràcia i la política progressista. D’aquest Anselm ens parlaran set persones que l’han tractat en diferents aspectes de la seva actividad cívica. Podrien ser més. Gent que l’ha conegut en el Congrés de Cultura Catalana, gent que podria explicar-nos perquè es mereix la medalla d’honor de la Ciutat o gent que ha patit, sense rancúnia  els seus moments de mala llet. Creguin que amb el ventall d’aquestes set veus, la trajectòria cívica i humana de l’Anselm queda reflectida. (Cada un dels ponents va glossar la persona i els records de l’Anselm en tota la seva trajectòria vital, llarga i rica). >Veieu aquí la informació i les fotos de l’acte

Mi papá

En 1988 entrevisté al ministro Solchaga, que me dijo: “De mayor quiero ser jubilado. En este país los jubilados viviremos maravillosamente”. Cuando mi papá lo leyó me preguntó: “Y cuando te dijo eso ¿no lo enviaste a la mierda?”. Le respondí que no y mi papá me lapidó lanzándome una frase: “¿Qué clase de periodista eres tú?”. En 1996 volví a entrevistar a Solchaga, entonces ya ex ministro y le expliqué lo que me había dicho mi papá. Y Solchaga me dijo: “Su papá tenía razón”. Ahora el comité de expertos que estudia la reforma de las pensiones apuesta porque éstas pierdan poder adquisitivo. Imagino que mi papá me diría ¿cómo pudiste ser tan cretino de creerte lo del paraíso de las jubilaciones? Vale, vale ya, papá.

Aznar

En De tots el colors Fabián Estapé escribe que cuando se le consultó a Fraga Iribarne si creía que el partido popular debía dirigirlo Aznar o Isabel Tocino el viejo patriarca opinó que “dos buenas piernas traen más votos que un opositor”. Lástima que no se siguiese el consejo. Hasta Rajoy lo debe lamentar hoy. Hace diez años escribí sobre el bigote de Aznar. Revela inseguridad, me dijo Pasqual Iranzo. Su labio superior también es digno de estudio. El Nobel Saul Bellow ha escrito que todo labio superior rígido revela tendencias despóticas. Creí que esa sonrisa a lo hiena era a causa del bigote, pero no. Se lo quitó y la sonrisa sigue siendo la misma.

Del Burgo

Jaime Ignacio del Burgo accedió a la presidencia de la Diputación Foral de Navarra el 18 de abril de 1979. El 28 de abril de 1980 dimitía tras una tormentosa campaña en la que 81 millones de pesetas de un aval andaban por medio. Del Burgo era diputado y presidente de la UCD de Navarra. Le entrevisté por entonces. Le pregunté por los 81 millones y me dijo que no era tema de conversación. “Los temas que afectan a los trapos sucios de mi partido prefiero no tratarlos en público”, me dijo. Con el derrumbe de UCD Del Burgo se pasó a Alianza Popular llevando bajo el brazo la franquicia de la Unión del Pueblo Navarro. Tres décadas después, Del Burgo ha confirmado que cobró bajo mano dinero del PP para entregarlo a correligionarios en apuros. Supongo que me diría que no hay tema. Que es pura anécdota. Pero ya cabrea que al paso de los años una serie de personas sigan metiendo las manos, que no los pies, en los mismos charcos del dinero sucio de los partidos. Me dijo en 1980: “Vivimos una etapa trascendental en la que las miserias del dinero hay que dejarlas de lado”. Caramba, lo vigente que quedan viejas entrevistas….

Saskia Sassen

Saskia-Sassen

En su conferencia, que sigue siendo de actualidad en estos años de crisis, Saskia Sassen explicó que, en los últimos decenios, estados y grandes compañías han comprado treinta millones de hectáreas de tierra en varios países. China ha comprado en el Congo, Francia y Zambia. Arabia Saudita compró tierras en un país hambriento como Etiopía. Suecia y Corea del Sur han comprado tierras en Sudán. Morgan Stanley compró en Ucrania. Tierras para el cultivo, para el control de minerales, para el agua, como hace Coca-Cola. Compras que cambian la flora y la fauna de muchos países y expropia a sus agricultures. Se está creando una geopolítica nueva con nuevas jurisdicciones.. Saskia Sassen definió el tiempo que vivimos como el de una modernidad global para la que no tenemos respuesta porque no la acabamos de entender. Existe una fractura entre las finanzas internacionales y la política de los estados nacionales y entes locales. Vivimos en un mundo ambiguo pero hay lugar para un debate que trate de entender lo que pasa. Un mundo en el que se están ensamblando territorios, autoridades y derechos distintos a los tradicionales. Un ejemplo son los piratas de Somalia. Empezaron su actividad con pequeñas embarcaciones y el secuestro de treinta grandes buques les da una infraestructura que les permite una extraterritorialidad, una autoridad y unos derechos distintos a los que hasta hace poco estaban vigentes en las costas de Somalia. En el panorama confuso del mundo actual  Saskia Sassen ve datos que salvan del pesimismo: es un mundo ambiguo, cierto; pero también es cierto que en ese mundo conviven miles de historias invisibles que permiten avanzar. Al margen de los grandes actores (países, corporaciones, bancos) existen creativos territorios no gobernador por ellos. Es cierto, dijo Sassen, que los grandes actores tienden a la lógica de la exclusión de los más débiles, los que han quedado marginados del consumo, inmersos en mecanismos de almacenamiento: encarcelados en prisiones, desplazados internados en campos de refugiados, millones de personas que han perdido sus viviendas y los campos de cultivo en los que han vivido y trabajado a lo largo de varias generaciones.. “Nos hemos de rebelar contra eso”, exigió Saskia Sassen, mujer vehemente en su voz y su gestualidad. “Necesitamos recuperar la historia nacional de cada país. Recuperar la ciudad global. Reinventar un nuevo relato cultural sin renegar de lo que tiene de positivo el internacionalismo”, añadió.

Wert

¿Cómo acabar con la universidad en cinco etapas? es el título de un trabajo realizado en Estados Unidos. Las etapas son estas: dejas sin recursos la universidad pública, desprofesionalizas y empobreces a los profesores, confías la universidad a managers o administradores anulando la figura del rector elegido por el claustro, recurres a la cultura y el dinero de empresas y, último punto, desmovilizas a los estudiantes en dos fases: no les enseñas a pensar y razonar sino a obedecer y haces la universidad tan cara que solo los jóvenes de familias ricas puedan asistir. ¿Alguna de esas etapas se plantea en la universidad española actual?, es una pregunta oportuna al ministro Wert, ese hombre tan insolentemente seguro de sí mismo.

Gallardón

Como cronista judicial viví dramas de abortos que acabaron con la muerte de jóvenes víctimas de hemorragias o septicemias hepáticorrenales. Vi también que los casos que llegaban a la justicia eran los de chicas de clase social humilde y solteras, cuando ser madre soltera era un estigma en la España franquista que penalizaba por un igual al aborto que a los anticonceptivos (1). Eran casos que salían a la luz porque cuando surgía un problema y la mujer tenía que ser hospitalizada los centros sanitarios debían, por mandato de ley, informar a la policía. Abortos de mujeres acomodadas no vi ninguno y eso que la policía de la época cuantificaba en mil abortos diarios los que se llevaban a cabo en España. Cuando en 1973 escribí junto a Joan Antón Benach el libro Señora, señores, delincuentes todos, conversamos con el doctor Santiago Dexeus para informarnos sobre el capítulo del aborto. Nos dijo que era posible que la cifra de mil abortos diarios fuese cierta pero que en toco caso resultaba imposible probarla. Las mujeres acomodadas no necesitaban viajar a Londres para abortar. Podían hacerlo en clínicas privadas, no en humildes cuchitriles. Con médicos, no con viejas de aspecto brujeril. Dejemos el aborto como está, ministro. (1) Resulta ilustrativo que por un anuncio en el que con el lema “seguro para él, seguro para ella” se anunciaba un anticonceptivo fueron procesados el director del periódico que lo publicó e incluso el cajista de talleres que lo puso en la página del diario de provincias.

Emprendedores

Los micro créditos de Acció Solidaria contra l’Atur van dirigidos a gentes que no entran en el perfil de alumnos de una escuela de negocios. Esos ya tienen papás que pueden ayudarles. Son micro créditos digamos que para gente humilde y la realidad es que se presentan muy pocos proyectos y la mayoría de estos con pinta de ser inviables. Se presentan incluso algunos inventos que por el tono de voz del miembro del patronato que lo explicaba me han parecido que eran genialidades más cercanas a las del profesor Franz de Copenhague que a la realidad del mundo de las patentes y marcas. ¿Está el país tan desmoralizado que ni siquiera la gente que ha quedado sin trabajo tiene fuerza para presentar un proyecto que se le va a financiar?, se preguntó el presidente del patronato, Joan Comas. Es posible. Como también es posible, sugirieron Pilar Malla y Joan Majó, que los potenciales emprendedores obvien proyectos sencillos que pueden ser rentables. La crisis hace que la gente deje de tirar los zapatos y los lleve a arreglar pero escasean los zapateros remendones, barridos cuando éramos ricos. Es una idea. Las empresas que fabrican pequeños electrodomésticos le dicen al usuario cuando se presenta con el aparato estropeado que más rentable le resulta comprar uno nuevo. ¿Por qué no pequeños talleres que arreglen esos aparatos a precios módicos? Es otra idea. O tal vez, sugirió alguien, nos esté fallando la manera de orientar a la gente que se presenta diciendo que quiere trabajo pero no tiene ninguna idea. El “quiero hacer algo pero no sé qué” parece ser una frase que se repite. Lo que no es viable es el tipo de emprendedor que, como ha ocurrido, presente el proyecto de hacer bufandas para ancianos y sean los propios ancianos los que las vendan. Conclusión: a la gente humilde que ha quedado sin trabajo ¿le da miedo ser emprendedor?

Abogados

Mario Pascual, ese letrado que va en moto y siempre recibe afablemente a la prensa en la calle y en el linde un portal, accedió a la defensa de Urdangarín porque parece ser que al duque le parecieron caros otros abogados y con Pascual jugaba a tenis o a paddel. No se le conocen otros méritos a Mario Pascual salvo que habla pero no dice nada, lo cual es un arte. La infanta Cristina tiene como abogados a Roca Junyent, más conocido como lobbysta que como penalista, político con fama de pactista, dialogante y fracasado: las dos veces que ha puesto su cara en campaña electoral ha recibido sendas hostias. El segundo abogado es Jesús Silva, apodado en la facultad como ‘La Fotocopia’, catedrático de Penal, buen teórico con experiencia escasa, por no decir nula, en tribunales. Su especialidad, el estudio del delito a partir de la comisión-omisión, que renuncio a explicarles para no hacerles un lío pero es importante señalarlo porque que por ahí irá la defensa de la infanta si llega el caso, que no llegará. González Peeters defiende al socio de Urdangarín. Fiscales y abogados que se han enfrentado a él definen la experiencia como terrorífica. Algunos de ellos reconocen que tras la experiencia han sufrido pesadillas. Se vaticina un juicio oral en el que Pascual lo tiene crudo y  Roca y Vives se salvarán de un calvario si la infanta no es imputada.

Los Sánchez Terán

Salvador Sánchez Terán es un demócrata cristiano de los que se opuso al franquismo jugándose la vida: fue presidente de Renfe, presidente del Instituto Nacional de Industria, subsecretario de Obras Públicas con Gonzalo Fernández de la Mora y gobernador civil de Barcelona. Era un católico reformista, como se ve por su biografía. Con UCD fue ministro de Transportes y Telecomunicaciones y de Trabajo y presidente de Telefónica. Preside, como buen católico, la COPE, emisora de los obispos. A Joaquín Garrigues Walker los ministros católicos no le caían bien: “Te hacen la mayor de las putadas, se confiesan, se consuelan con el bálsamo del director espiritual te piden perdón y se preparan para hacerte otra putada”, me decía. Tras una serie de accidentes en los ministerios de Sánchez Terán me dijo: “Un país no puede funcionar bien mientras un hombre como él ocupe un puesto de responsabilidad. No es que valga más o menos. Es que es gafe y allí donde él esté se producirán catástrofes. Estoy convencido de un día un avión de Iberia se estrellará en la Telefónica de Gran Vía”. Eso no llego a producirse pero un día saltó la central de Río Rosas y Madrid quedó colapsado telefónicamente. Le envié un telegrama a Joaquín Garrigues: “Enhorabuena por tu visión de Sánchez Terán como gafe”. El telegrama cayó en manos del gafe, responsable de Telecomunicaciones. Se quejó en un consejo de ministros de que un colega de gabinete expandiera la idea de que era gafe. Joaquín Garrigues me telefoneó para rogarme que no le enviase ningún telegrama más. Ahora, visto lo de Bostón, añadiría en la saga gafe de los Sánchez Terán al cónsul cesado.

Espías

Cuando el capitán Timo, que así se le conocía, escuchó que el fiscal le preguntaba si se había hecho pasar por agente del CESID le respondió, muy serio: “Por favor: yo soy un estafador serio. ¿Cómo iba a utilizar para estafar el señuelo de algo tan desacreditado como el CESID?” El tema de los espías es actualidad porque un nuevo estatuto profesional regula la carrera profesional de los agentes del Centro Nacional de Inteligencia, el CNI que ha sustituido al desprestigiado CESID. Son 3.500, un 13% de ellos con el título de graduado escolar o formación profesional de primer grado. Los espías de leyenda veían su trabajo como un servicio  a la verdad y a sus ideales. Se jugaban la vida o la libertad si eran descubiertos. Hoy solamente se espía por dinero. Los espías quieren derechos sociales y así pasa lo que pasa: que un espía perdió su nómina en el lugar que espiaba. Antes de ser ministro de Interior Martín Villa tenía mucho respeto por nuestros espías y ya de ministro les perdió el respeto y se apasionó por sus informes que, por rocambolescos, tenían mucho de novela. Como salido de las páginas de El sastre de Panamá  o Nuestro hombre en La Habana Josep Meliá me contó que los espías planearon volar con un avión de aeromodelismo cargado de explosivos a la cúpula de ETA reunida en una granja en el campo francés. El espía que manejaba el aparato no lo guió bien y éste se cargó los cerdos de una granja vecina. Meliá contaba que los agentes secretos salieron del lugar por piernas. A Meliá, fontanero de Suárez, la historia se la contó el propio presidente. Ahora se cuenta que agentes del CNI andan por Catalunyaa tratando de boicotear el derecho a decidir. Poco lograrán si, como se cuenta, han sido detectados. Igual los independentistas les montan un escrache a la puerta de sus viviendas.

Montserrat Albet

Montserrat Albet iba para pianista. Ante ella, en plena juventud, se presentaba una excelente carrera como concertista pero una enfermedad que afectó a sus manos truncó sus sueños. Se dedicó a la pedagogía y a la historia de la música. Fue directora del Centre de Documentació Musical y una gran especialista en Mompou. Un día me dijo: “En los últimos años he seducido a una cantidad de impresionante de hombres entre los 80 y los 90 años. Seducción cultural, se entiende: han donado al centro cientos de miles de pesetas en papeles musicales”. Era comprensible la seducción. Hablar con ella era darte por seducido. Era viuda de Joan Gomis, el sempiterno fumador flagelo de la iglesia conservadora y del franquismo a  través de El Ciervo y de la presidencia de Justicia i Pau y nieta del pedagogo Pau Vila, hombre de optimismo vital que nació sin un ojo y  se asombró a lo largo de su vida  de que la gente fuese tan rara como para tener dos. Ella también era incombustible al desaliento. La recuerdo como una mujer que siempre te hacía sentir feliz. Quiero pensar que en sus últimos años no hubo en ella poso de amargura.

Joan Majó

Murieron con pocas horas de diferencia y representaban el negro y el blanco del mundo actual: para Margaret Thatcher lo único que existe es el individuo. Para José Luis Sampedro lo importante es la sociedad y sus valores colectivos. Lo dijo el ex ministro socialista Joan Majó en la presentación de su libro El món que ve…  En ese mundo, hoy, Thatcher gana el desafío: el capitalismo financiero se ha impuesto al capitalismo industrial y al romperse el equilibrio entre el poder del dinero y el poder político la socialdemocracia entró en crisis. El futuro pinta mal. El poder fuerte está en manos de unos pocos y el poder financiero domina países y estados debido a que el poder político está en clara regresión respecto al poder financiero. Hoy ese poder se ríe de las regulaciones estatales y hemos entrado en una fase en la que la progresividad, la universalidad y la gratuidad, pilares del estado de bienestar, están en riesgo en una Europa que será federal o no será nada, según Joan Majó. Ariadna Oltra, que llevó con buen ritmo la entrevista cara al publico con el autor, le recordó con humor que hace años Majó escribió un libro en el que decía que habíamos tocado fondo. Hay que confiar en que se vuelva a equivocar aunque todo tiene la pinta de que se equivocó entonces pero no se equivoca en el diagnóstico de ahora.

Margaret Thatcher

Cuando dimitió forzada por su propio grupo parlamentario se comportó como la Dama de Hierro de siempre: fue a ver a la reina por la mañana para decirle que dejaba el 10 de Dowing Street y compareció por la tarde en el Parlamento con su vestido azul (color conservador) para, acariciando su collar de perlas, interpretar su último papel a lo Vivien Leigh. Estuvo realmente soberbia. Fue a un tiempo Dama de Hierro, Maggie, Madre Coraje… Se fue sin entender que el país estaba cansado de su política de confrontación, molesto con la pobreza en la calle, con la crisis de la enseñanza, con el caos en la sanidad pública, con la amargura de la insolidaridad que de ella emanaba. Se fue sin dejar de creer que la BBC era un nido de rojos y que el comunismo estaba infiltrado en los sindicatos pero una cosa no se le puede negar en estos años de patéticos dirigentes políticos incapaces de mantenerse fieles a sus principios: ella lo fue hasta el final y por eso se tuvo que ir, derrotada por los suyos y no por la oposición. No amaba ni el teatro ni el cine. Solamente sentía debilidad por el ex actor Ronald Reagan en el papel de estrella invitada a la gran revolución conservadora en cuyas redes acabó la socialdemocracia.

Bigas Luna

650_1000_BIGAS

Hace diez años coincidí con Bigas Luna como jurado del concurso Agustí de Semir para enfermos mentales. Con Gaudí como tema participaron 167 usuarios de los centros de salud mental de la sanidad pública. Ganó por unanimidad una obra realizada con pastillas para tratamiento psiquiátrico. –La gracia de la obra está en que ignoramos si el autor idealiza las pastillas o ironiza sobre ellas –comentó Bigas Luna. Luego añadió: –Y además hay que preguntarse cómo consiguió tanta pastilla. Con el dinero que valen. Pasé una buena mañana. Tratar a gente famosa fuera de su profesión puede ser decepcionante o enriquecedor. Con Bigas Luna resultó enriquecedor. Con sentido del humor analizando el segundo premio, que mostraba a una mujer desnuda sosteniendo a un niño en el regazo mientras su cabeza se aproxima colgada de una grúa: –Cosa naïf. Con ternura valorando los temas de otras obras –“Ventana reguladora de la luz natural”, “Flor de té”, “El mundo es un pañuelo”, “Endulzar la vida”… : –Va fuerte esta gente. Genial “Piedra a la vida” que muestra un barco navegando sobre la silueta de la Pedrera. Este tipo de concursos puede arruinar la imagen de un artista. Para Mozart nada fue peor que el año Mozart –sentenció sin dejar de ir de aquí para allá, conversando con naturalidad, sin paternalismo, con los enfermos mentales autores de las obras, riendo con ellos. Del cine de Bigas Luna se hablará mucho estos días. De su perfil humano sin resonancia mediática es de lo que he querido escribir yo.

El señor Rabasa

“Dicen que el tiempo es oro. No es oro, señores: es tiempo, que vale más que el oro porque con oro no se compra tiempo y con tiempo se compra oro”. Dicho esto el señor Rabasa añadió: “La realidad de la vida”. Cuando Rafael Pradas y yo todavía estábamos meditando sobre la frase el señor Rabasa nos bombardeó con otra: “Hay quien dice que las palabras se las lleva el viento pero la palabra de un hombre no hay viento que se la lleve”. Y remachó: “La realidad de la vida”.

Paco

Estábamos en su despecho en Derby, cuando Derby era la moto que Ángel Nieto había hecho universal. El señor Rabasa, patriarca de la firma, había pedido que le enviásemos un cuestionario para saber de que iba la entrevista. Se lo enviamos y señor Rabasa nos entregó diez folios que definió como “un artículo que ha gustado mucho a los jefes de la casa” y nos dijo que ya no hacían falta las preguntas. “En mi artículo está todo”. Faltaba otra frase como despedida. El señor Rabasa era amante de las frases: “Aprendan a ser hombres. Un hombre puede ser rico o puede ser pobre, puede ser ministro o puede ser peón. Un día puede dejar de ser rico y puede dejar de ser peón. Lo que nunca puede dejar de ser es hombre”. Yo, que ya estaba hasta los cojones, dije: “La realidad de la vida”. El señor Rabasa no captó la ironía. “Eso es, joven”, dijo. Era el empresario típico, que creó una gran fábrica a partir de la nada en años de proteccionismo e incipiente desarrollo. Ahora Derby cierra definitivamente. Es el final de una época y de un tipo de empresarios.

André Fontaine

Cuando Le Monde era un diario mítico para la izquierda española Andre Fontaine pasó a dirigirlo y salvarlo de una de sus crisis cíclicas. Ha muerto a los 90. Le entrevisté hace treinta años y ya me avanzó que estábamos entrando en una guerra civil planetaria de la que solo podríamos salvarnos atacando la desigualdad: “Cada año se gasta más en armamento, se agravan las contradicciones, se deterioran las relaciones mundo rico-mundo pobre y ningún gobierno tiene un proyecto que tienda a un mínimo de orden internacional. Solo atacando la desigualdad se podrá evitar la violencia de una situación revolucionaria”. En esa estamos, me dije yo releyendo lo escrito hace tres décadas. Fue una lección de periodismo por su parte. Recupero de mi archivo una de sus frases, que todo periodista debería tener junto a su ordenador: “El periodista ha de hacer información y ello supone una búsqueda difícil porque el poder la esconde y muchas personas mienten al darla”. Y recalcó, por si no me hubiese quedado claro: “Pura y simplemente mienten”.

Jesuitas

En la Compañía de Jesús conviven sensibilidades diversas. Progresistas y conservadoras. Pero es un hecho que a partir de 1965 miles de jesuitas abandonaron la Compañía disconformes con el celibato, en desacuerdo con la doctrina de la Iglesia en materia moral y doctrinal, comprometidos con los pobres. El golpe duro llegó cuando Juan Pablo II, desautorizando la línea social emprendida por los jesuitas, intervino la Compañía estando su superior, el mítico padre Arrupe, afectado por una embolia de la que ya no se recuperó. Estuve en Roma aquellos días. Desolación absoluta entre los jesuitas, tanto por la enfermedad de su superior como por la intervención papal. Satisfacción exultante en Comunione e Liberacione y Opus Dei, en la línea conservadora del papa polaco. Un Papa jesuita puede ser un respiro para los creyentes y las órdenes religiosas que sufrieron la ortodoxia doctrinal de los dos últimos papados. Puede también restablecer el puente  entre las 226 órdenes e institutos agrupados en la Unión de Superiores Religiosos que Arrupe presidió durante muchos años. Un día pedí a Jesús Renau, superior provincial de la Compañía en Catalunya, que me contase un chiste sobre jesuitas. Me explicó uno: “A un franciscano, un dominico y un jesuita un médico les dice que les queda una hora de vida. El franciscano pide que le sepulten en tierra; el dominico volver a leer a Santo Tomás; el jesuita pregunta ¿no puede venir otro médico?”

Villar Mir

Detectives. Sinopsis de lo que se lee y oye por ahí: España es un puti club en el que tan chorizo es el detective que espía ilegalmente como el que le paga. Confirmando esa sinopsis se ha sabido que el empresario Villar Mir hizo espiar a su rival a la presidencia del Real Madrid. En 1966 Villar Mir era un joven director general de Empleo. Me dijo que el sueldo de la mujer debía ser idéntico al del hombre y que si las empresas pagasen mejor los obreros no tendrían necesidad de pluriempleo. Hoy no diría pluriempleo ni obrero. Son palabras en desuso. Pero me gustaría saber si después de haber sido ministro con Arias Navarro y ser hoy propietario de una de las grandes constructoras españolas especializadas en obra pública sigue creyendo que la mujer debe cobrar lo mismo, que las empresas deben pagar mejor y, ya de paso, si sabe de alguien importante que no pague espionajes. Gracias.

Don Manuel

Píldora que leí el domingo, día 3, en el programa A vivir que son dos días, en la cadena SER: “El 18 de mayo de 1977. Manuel Jiménez de Parga escribe a Leopoldo Calvo Sotelo desde Barcelona. Le dice: “Aunque estos días arrecie la campaña catalanista no creo que haya motivos para tomar el asunto en serio. Se trata de una finta electoral. Veinte años aquí me han enseñado que estos catalanes hablan más que hacen”. Recupero de mi archivo esa carta porque a la ya tensa relación Catalunya-España se suma el follón armado por los diputados del PSC votando contra el PSOE y la negativa de Carme Chacón, diputada por Barcelona, para sumarse a la rebelión de los compañeros que en el congreso de Sevilla la apoyaron frente a  Rubalcaba. ¿Tendrá razón don Manuel o las cosas ya no son en la Catalunya del 2013 como en 1977?” >>>>> Pregunta que el lunes, día 4, fomulé a David Fernández, de la CUP, en el programa L´hora L, Radio Barcelona, y una síntesis de su respuesta: -Usted ¿cree que sigue teniendo razón don Manuel o que Catalunya ya cambió? -Me temo que don Manuel sigue teniendo algo de razón. Si el gobierno del PP soltase a Catalunya 30.000 millones de euros me parece que el ideario independentista de algunos partidos y algunas gentes haría aguas.

Maruja María Asquerino

Ha muerto a los 85 años la actriz a la que conocí cuando tenía 42 e iba por el cuarto amor de su vida, según propia confesión. Luego tuvo muchos más. Le gustaba enamorarse y cuando un amor se acababa en lugar de quedarse en casa llorando salía a la calle a comprarse cosas, aunque solo costasen tres pesetas. Ha sido una gran actriz que se definía en un 75% temperamental y un 25% cerebral y nunca consiguió su ideal de repartir el cerebro y el temperamento en un 50%. Los amantes del cine siempre la recordaremos por Surcos, película dirigida por José Antonio Nieves Conde, un falangista que denunciaba la miseria del mundo del campo, y los amantes del teatro no olvidaremos sus interpretaciones en obras de Buero Vallejo y su incursión en el mundo de la revista con Alfredo Alaria, un genio que la revolucionó. Como periodista, nunca olvidaré su cordialidad, su sentido del humor, su voz ronca tan especial y la sinceridad con la que te hablaba de la necesidad de sentir piedad y de revelarse contra las injusticias y contra el poder que humilla. Viendo ahora algunos montajes teatrales con el espectador moviéndose de aquí para allá pienso que Maruja María Asquerino hubiese estado de acuerdo. Hace cuarenta años ya me dijo que “sentadito, ves que el espectador muchas veces se aburre”. Y me explicó lo que veía desde el escenario más de una vez: “Miras la platea y ves caras de sueño, ojos abotargados, gente que hace la digestión… A mi me da mucha pena”. Luego me dijo, y ya eran las dos de la madrugada: “Hala, vamos a tomar otra copa a otro sitio”. Ricard Salvat, que fue quien me la presentó, ya me advirtió que saliendo con ella no volvería a casa hasta el amanecer.

Marco

El magistrado Marco presidió muchos años la sala quinta del palacio de Justicia de Barcelona. Era un hombre bajito y con bigote. Conservador, duro, riguroso. Su nieto es el director propietario de la agencia implicada en espionaje a gentes de variado pelaje. El tal Marco más que un detective es un chorizo similar a los que su abuelo juzgaba. Como los delincuentes que siempre decían ser inocentes, el nieto también lo dice. Su abuelo nunca les creyó y les impuso condenas de padre y muy señor mío. Viví algunas en directo. “¿Tiene algo más que decir el acusado?”, preguntaba al finalizar el juicio. Y cuando el acusado decía “Soy ino…” el magistrado le cortaba diciendo “eso ya lo ha dicho antes”. ¿Le cortaría así a su nieto?

Urdangarin

Creía que el Consejo del Poder Judicial es el órgano administrativo de los jueces, no la institución que debe velar por la pureza del procedimiento. Para eso está el fiscal, pensaba. Pues no. Tres miembros del Consejo han puesto trabas a las diligencias llevadas a cabo en Madrid y Barcelona por el juez que investiga a Urdangarín y el caso Noos. Le exigen justifique los motivos de sus desplazamientos en comisión de servicio fuera de su jurisdicción pero el juez, al que acompaña el fiscal, no puede justificar los motivos sencillamente porque la pieza es secreta. Hay quien dice que esto no había pasado nunca y que es una mala señal para jueces que investigan la corrupción. Resulta curioso que esas pegas se pongan cuando el juez investiga los 140.000 euros que Gallardón pagó a la fundación Noos de Urdangarín y la curiosidad se eleva al nivel de alarma cuando te explican que la entrega del señor Moliner, presidente del Consejo del Poder Judicial, al ministro Gallardón. Una entrega que algunas fuentes del consejo definen como servilismo. Duro poco a esperanza en el señor Moliner como buen sustituto tras del señor Dívar tras la desastrosa presidencia de este: duró justo hasta el día que justificó sus viajes en primera y hospedaje en hoteles de lujo dada la jerarquía de su cargo. Quizá el señor Moliner tiene pánico a volver a su status anterior y por eso la docilidad ante Gallardón, haciendo méritos para que el ministro presione para renovarle en su cargo como presidente del Consejo del Poder Judicial. Vimos la llegada del señor Moliner como una referencia ética para zarandear al poder judicial pero a estas alturas el idilio me temo que haya terminado. Basta recordar que ante le drama de los desahucios, cuando los jueces decanos levantaban la voz pidiendo se tomasen medidas para evitarlos, el señor Moliner no quiso que el Consejo del Poder Judicial dejase oír su voz. “No nos corresponde”, dijo. Sí cree que le corresponde poner trabas a la investigación del juez Castro en el caso Urdangarín.

Vaxevanis y Glenny

“La democracia es como ir en bicicleta. Si paras de pedalear, te caes y Grecia hace tiempo que se ha caído de la bicicleta porque la democracia en mi país es como un híbrido, un juego en el que es verdad que votas tras escoger el partido que te parece mejor pero después los que salen elegidos legislan para convertir en legal lo que antes era ilegal”, dijo el periodista griego Kostan Vaxevanis. La semana me trajo el regalo de ser moderador de una mesa redonda sobre periodismo y corrupción en el que participaba Kostas, que fue a la cárcel por publicar la lista de evasores de su país. Tiene sana pinta proletaria este hombre que definió la reacción del ciudadano griego ante la crisis con unas palabras que sonaron en mis oídos como la reacción del ciudadano español: “Primero te preguntas que pasará, después te hacen creer que todos hemos sido responsables, siguen vendiéndote el respeto religioso por los bancos, entras en la fase de la santa indignación y acabas teniendo miedo”. En Grecia no hay democracia, dijo Kostas. ¿La hay en España?, me preguntaba yo escuchando al colega griego al tiempo que venía a mi memoria la frase si las elecciones sirviesen para algo ya haría tiempo que las habrían suprimido. Un contrapunto de optimismo, relativo pero optimismo a la postre, lo puso en la mesa redonda el periodista inglés Misha Glenny que tras reconocer que en todas las épocas ha existido corrupción porque el ser humano tiende al egoísmo y solo las instituciones pueden poner límite al darwinismo social afirmó estar convencido de que no debemos dejarnos llevar por el desanimo: “La sociedad debe movilizarse, hay que luchar”. Aquí estamos los de La Lamentable.

Pam

El poeta Ángel González les retrató con afecto: “Vagabundos o cokneys, desvergonzados, cínicos, pero siempre con un gran sentido de la cortesía”. Y es cierto. Lo se porque un día se me acercó un vagabundo para pedirme con educación un cigarrillo para él y otro para su compañero. Se los di y me dio las gracias con una ceremoniosa inclinación de cabeza. Dos horas después volví a pasar por allí y volvió a pedirme otros dos cigarrillos pero sin darme tiempo a dárselos su compañero se acercó, me pidió disculpas y se lo llevó, regañándole: “Ya le pediste antes dos cigarrillos a ese caballero. Has de ser más educado, John. ¿Qué habrá pensado de nosotros?”. Pam, como mis dos vagabundos, fue durante gran parte de su vida una cockney. Su territorio fue el de los pubs del Soho de Londres, gorreando copas a los contertulios. Borracha, ludópata y afectiva, era una institución. Ha muerto y The Daily Telegraph le dedicó dos columnas, en su prestigiosa sección de obituarios, con una entrañable despedida. “Descansa en paz Pam. Beber en el Soho sin ti será más barato pero menos divertido”. La necrológica revela una cultura que aquí nos haría buena falta. Que el Telegraph, gran diario defensor de las esencias conservadoras, despida con afecto a una mujer que, salvo beber sin pagar, no hizo nada positivo en la vida rebela el respeto a lo diferente, a lo inútil, a la riqueza del entramado sutil, complejo de una sociedad viva.

Gallardón

Si algo molesta visceralmente a Gallardón en el ministerio de Justicia no es tener en contra a jueces, fiscales y opinión pública por su reforma de la Justicia sino escuchar en los pasillos el taconeo de zapatos de mujer. Debe venirle de alguna oscura pulsión sexual de adolescencia. Son gente rara los ministros. Todos tienen su tic. Gallardón también llama la atención por el hecho que el protocolo de salida del ministro contemple que a partir del momento que este sale de su despacho camino de la calle el personal debe permanecer en sus lugares de trabajo. “¿Y esas dos cosas ya pasaban cuando estaba en el Ayuntamiento?”, me ha preguntado José Maria Mena. “No lo sé. Lo ignoro”, le he respondido. Lo que sé es lo que ahora cuenta gente del ministerio en el que parece que Gallardón cayó de rebote, ya se sabe, todo eso del ajuste de carteras, porque en principio iba para Defensa y de ahí sus contactos con José Bono. También cuentan en el ministerio lo mismo que hace unos días escribía en este blog José Maria Mena: que este ministro que iba de progre pasará a la historia por sus leyes basadas en prohibir, sancionar, reprimir y limitar la libertad de información en tribunales. A la postre, de tal suegro -Utrera Molina, uno de los últimos mohicanos del franquismo- tal astilla -Gallardón esta casado con una hija de Utrera-.

Amy Martin

Este país tiene una larga tradición de seudónimos literarios en el mundo literario de los géneros menores de literatura popular. Corin Tellado, reina de la novela romántica, se llamaba Maria del Socorro Téllez. El hombre que mejor describía el Oeste americano era M.L.Estefanía, ex militar del arma de Artillería. M.L. encubría sus nombres: Marcial Lafuente. Tuvo buenos imitadores entre otros españoles que escribían para las novelas a cinco pesetas ejemplar: Clark Cerrados era oficial de prisiones. Mark Halloran era farmacéutico. Kehit Lugar, jefe de negociado en el Ayuntamiento de Valencia. Francis Pousa, agente de seguros. O.C. Tavin era impensable que el lector imaginara que había nacido y vivía en la calle del Pez, ubicada en lo más castizo de Madrid, por donde vivía también Alf Manz, el funcionario de Correos que lo sabía todo del FBI. De todos ellos, solo el abogado Silver Kane emergió como gran novelista con su identidad real: Francisco González Ledesma, ganador del premio Planeta. Ahora ese mundo de los seudónimos cobra actualidad novedosa: Amy Martín, la mujer que cobraban suculentos emolumentos por pergeñar informes para la fundación socialista Ideas resulta que era Irene Zoo, ex esposa del director de la fundación, Carlos Mulas-Granados. Cuando se le puso al frente de la fundación nadie imaginó que una de las ideas de Ideas era este negociete doméstico.

Albert Manent

width=

Este hombre con prematuro mechón blanco y porte de abad mitrado, de activista del XIX o de comisario político, tiene un pasado de subversivo vocacional en campañas contra el franquismo. Socialmente de izquierdas por ideas y por austero estilo de vida, conservador en lo político, Albert Manent es hombre dado a tipos de trabajos que no dan un duro. Llevado de esa pasión ha censado en sus horas libres a todos los sacerdotes de Catalunya, trabaja desde hace tiempo en los pseudónimos de escritores y periodistas, ha estado varios años tras la pista de leyendas y refranes sobre los lobos y de los nombres que reciben los vientos, nubes o nieblas en las comarcas de Catalunya. A su padre, el poeta Marià Manent, le dio por estudiar a fondo el canto de todos los pájaros, llegando a dominar la frecuencia con la que emitían sus gorjeos a diferentes horas del día. A su hijo, poeta y biógrafo, se le rindió ayer un homenaje en Omnium Cultural, institución en la que durante treinta años Manent presidió la benemérita sección de onomástica que dedica sus esfuerzos a salvar las palabras. El actual presidente de la sección, el ingeniero Josep Maria Albaiges, espécimen humana digna como Manent de ser declarada fauna protegida ante el peligro de extinción, recuperó unas palabras de Josep Pla sintetizando la figura del octogenario homenajeado que ha dedicado media vida a rastrear nombres, palabras, historias y leyendas del país: “Es el hombre que en Catalunya ha bajado y subido más escaleras”.

Trias Sagnier, poeta

Este hombre de aire viscontiniano está en el ojo del huracán por confirmar que el PP pagó con dinero negro a sus dirigentes. Otro día entraré en su perfil político, decente y vocacional. Hoy, le recupero en su faceta de poeta juvenil, en la Melilla de 1979 en la que cumplía servicio militar.

“Arqueados los días se marchó aquella vida/ como flecha sin Dios y los Euros del Sur entreabierto ya soplaron mil años y la playa se hizo otra vez. Los dos brazos de arena ya húmeda/ oh tus labios, tus piernas fresquísimas/ claro día para andando la arena hacia el monte/ con tus manos tus ojos tus pechos como calcos exactos de un universo en la playa olvidada y perdida cuando nadie ya existe. Si me das los dos brazos de arena en mis labios oh el Mar que yo soy si alejado y sin mundo como giro cual noria voltaría sin ejes/ por los astros cien mil veces nombrados/ más atrás de los nombres del sol.

 

Los chatarreros

Son la imagen actual de la miseria más desarraigada: los hombres y mujeres que empujando carritos de supermercado recorren la ciudad asomando sus rostros al interior de los contendores en busca de algo reciclable que vender. La actualidad de los chatarreros de la miseria la actualiza el desalojo policial, por orden judicial, de las naves abandonadas e insalubres que ocupaban en una zona que en el pasado fue industrial. Es una tema difícil de afrontar: abandonar a esa gente es cruel; dejarles que permanezcan en esta situación es insostenible. Es el nuevo barraquismo de los años de crisis pero hay tres diferencias fundamentales respecto al barraquismo de la Barcelona de los años de la inmigración interior que pobló con miles de barracas varias zonas de la ciudad: era una inmigración que tenia unas raíces; era una gente que tenía trabajo, era un barraquismo en el que pese a la dureza de su vida había esperanza. En los chatarreros de hoy no hay nada de eso. Y sin nada de eso, con los servicios sociales colapsados, la solución es difícil por no decir imposible.

Lluís Hernández

Se jubiló el sacerdote que encarnó en su persona lo que fue la ficción de Dominico Guareschi del cura don Camilo y el alcalde comunista Pepone. Eugeni Madueño ha trascrito con fidelidad y conocimiento personal vivido sobre el terreno la peripecia vital de este personaje, a un tiempo cura y alcalde comunista, a quien para que me explicase su aventura fui a ver una tarde de finales de primavera cuando acababa de regresar de Ecuador, donde conectó con el progresista obispo Proaño y la incipiente Teología de la Liberación. Había vivido una dura experiencia: el Jueves Santo, día del amor fraterno, dos hombres se habían presentado en Riobamba y mientras Hernández caminaba por la calle, ya oscurecido, le habían colocado sus pistolas en los riñones y le conminaron a subir a un automóvil con el que se dirigieron hacia Quito. Supo que eran militares y tras diversas peripecias supo también que había contra él una orden de expulsión acusado de ser uno de los instigadores de una huelga en la diócesis en la que trabajaba. El presidente del país, Velasco Alvarado, había dicho que era inadmisible inquietar a las multitudes, que pueden cometer violencias, en nombre de la religión. Hernández preparaba un monumento de Jueves Santo explicando que en Riobamba vivían 50.000 personas y 9.200 padres de familia estaban en paro y sí contamos una media de cuatro personas por familia nos da… El monumento de Hernández no gustó al gobierno. Por orden del presidente los militares le llevaron hasta la escalerilla de una avión, le empujaron hacia arriba y como despedida el militar que mandaba el pelotón le dijo: “Tu pasaje nos ha costado 400 dólares. Nos has salido caro”. Hernández, sin saber hacia donde iba, le respondió: “He dado tres años de mi vida por este país. Os he salido barato”. Una voz femenina le acogió al final de la escalerilla y le dijo mientras le empujaba con suavidad hacia el interior del avión. “Esté tranquilo. Ha sido usted deportado. Viajamos hacia Europa”. Luego, la azafata le dio un anorak, un cartón de tabaco rubio y 40 dólares. Y sobre todo, recordaba, Hernández, le regaló una sonrisa.

Ulloa

El primer jefe superior de policía que tuvo el socialismo en Barcelona me dijo, a los pocos días de tomar posesión del cargo: “Lo más difícil de mi trabajo es esquivar los navajazos de los compañeros”. Ulloa, segundo en el ministerio del Interior, deja el cargo dice que por motivos personales pero en realidad lo deja porque ha perdido la confianza del ministro, del jefe del gabinete del ministro y del director general de la policía. Los navajazos en el ministerio del Interior deben ser ya una carnicería. Ulloa, magistrado sin experiencia política, casado con una fiscal, llegó al cargo por ser del Opus, igual que lo es el ministro. Hombre de trato cordial, el cargo le vino ancho y se acabó metiendo en todos los charcos, desde el tema de la retirada de escoltas a invadir parcelas de otros mientras el ministerio se sumía en la descoordinación. Se esperaba su marcha antes de Navidad. Ha durado hasta pasado Reyes. El baranda que sobrevivió a los navajazos de Barcelona y Madrid ahora preside Cáritas.

Duran i Lleida

Este hombre generoso, que se sacrifica por los demás llevado de su vocación política servida sin ambición personal (veinte años presidiendo Unió con mano de hierro) viene salvándose de los casos de corrupción de su partido como los boxeadores a los que salva del K.O el sonido del gong que indica el final del asalto. Ha tenido siempre como fiel escudero a Sánchez Llibre, un señor simpático que siempre reparte sonrisas y abrazos, plas, plas, mejor que Javier Solana y es menos pastoso que su hermano, el ex presidente del Espanyol que ahora se dice negocia vender el club a un grupo iraní, cosa que nos llena de felicidad a los pericos porque suponemos que, al morir, el carnet de socio nos dará derecho a entrar en el paraíso y ser recibidos por diecisiete vírgenes. Duran i Lleida, ex fumador de habanos, hombre al que preocupa la pobreza de mucha gente (cosa que repite con dolor de corazón) mientras recuerda que era un hombre de origen humilde al que no gusta el erotismo del poder, dice que no dimitirá tras el escándalo del caso Pallerols. Una vez más, dice ser inocente. Nada ha tenido que ver el partido con la financiación irregular a través del caso que no se verá en juicio público como hubiese sido lógico. Hay viejos comensales de Casa Leopoldo, histórico restaurante barcelonés, que recuerdan haber visto a la plana mayor de Unió beber botellas de Moet Chandon como si fuese agua mineral tras rascar las etiquetas para no escandalizar al personal. Y hay ex militantes que recuerdan que en los congresos del partido celebrados en Sitges había una urna para donaciones particulares. Siempre se recaudaba muchísimo dinero, para sorpresa y alegría de militantes de buena fe, que todavía los hay aunque cada día son menos, y es que Duran i Lleida, como ocurre también con otros líderes de otros partidos, siempre se ha rodeado de empresarios muy generosos al tiempo que agradecidos. No debemos preocuparnos por el futuro del líder de este partido que en su orígen fue católico y desde hace años no se sabe lo que es. Duran i Lleida igual acaba en Telefónica.

Napiarrota

El escritor y senador Paco Candel tenía un amigo, Napiarrota, angustiado con la idea de que al morir Franco podía estallar una revolución. Candel le decía: “Estas tuberculoso, tu mujer te ha dejado, no tienes casa ni trabajo y vives de la caridad. Tendrías que soñar con la revolución, Napiarrota”. Estados Unidos ha multado al banco HSBC con 1.460 millones de euros por lavar dinero. No se presentan cargos criminales contra el banco para no desestabilizar el sistema financiero global. La Unión de Bancos Suizos ha pagado una multa de 1.170 millones de euros para que las autoridades de Suiza, Estados Unidos y Reino Unido desistan de seguir investigando qué hay más allá de la manipulación del índice interbancario Euribor. Cuenta que es mejor cerrar los ojos para evitar escándalos mayores. Aquí el choriceo bancario ha sido de juzgado de guardia pero no se procede a actuar vía penal contra directivos de cajas de ahorro y bancos inmersos en flagrantes corrupciones para no desestabilizar el sistema, que sigue su curso e incluso recoloca a Rodrigo Rato en una compañía presidida por un sujeto que en la anterior compañía que presidió, colocado allí por Rodrigo Rato, fue procesado. Respirad tranquillos, Napiarrotas: no habrá una revolución. Ese es el mensaje de los trileros.

Share

El derecho a la insurrección

 
insurreccion_tarnac9Jesús Páez
Asesor de cooperativismo

El juez José Castro, que instruye el caso Nóos por apropiación indebida de fondos ha imputado  a la infanta Cristina Federica de Borbón y Grecia como copropietaria de Aizóon y directiva de Nóos. Su marido, yerno del Rey, aprovechándose del paraguas de la Casa Real, ha demostrado tener una jeta como el cemento.  Bajo la sombra de la Corona ha pegado sablazos, sobre todo, en el área mediterránea. Ya lo decía Jaume Matas a Évole: “hombre, es el Duque de Palma, es el yerno del Rey, cómo  le vamos hacer pasar por un concurso público?” Menos mal que la Infanta y marido, además de los beneficios colaterales consecuencia de su pertenencia a la Casa Real, disfrutaban de dos puestos de trabajo, bien remunerados y vistosos. Si no llegan a disfrutar de ese estatus  hubieran afanado hasta los cubiertos de los restaurantes. Al día siguiente de la imputación  su hermano, el Príncipe Felipe, se dirigía  a la nueva promoción de jueces y les decía “Nuestros tiempos precisan de una Justicia accesible y eficiente”. No sé si estaba aliviando peso a la Corona o estaba enfadado porque el yerno es un pelín más alto que él. Los nuevos jueces asistentes pensarían: pues no nos lo digas a nosotros díselo al Ministro Gallardón que es el que ha puesto las Tasas para dificultar la accesibilidad y no da presupuesto para poder quemar los legajos en una hoguera y trabajar con tecnologías de hoy.

Continua llegint

Share

La reforma del Código Penal

Alberto Ruiz Gallardón, ministro de Justicia
Alberto Ruiz Gallardón, ministro de Justicia

Redacción

El Consejo del Poder Judicial (CPJ) ha venido debatiendo las últimas semanas el anteproyecto del Código Penal presentado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Por su interés, publicamos los votos particulares suscritos por varios miembros del CPJ disconformes con la reforma propuesta por el ministro, que consideran anticonstitucional, en el tema relativo a la prisión preventiva.

Share

Gallardón, el progresista

k1bgl3tdo8jz2d53vbxcJosé María Mena
Ex Fiscal Jefe de Catalunya

El ministro Gallardón tenía fama de progresista, sólo porque parecía menos pepero que Aznar. Pero él nunca engañó a nadie. Nunca ocultó el afecto y admiración que sentía por su maestro Fraga Iribarne, otro progre. Gallardón, ahora ministro de Justicia, anuncia diversas reformas legales. Quiere reformar el código penal, para reforzar la severidad de las penas. Es una reforma barata, prácticamente gratuita. Los mismos jueces que hay ahora, con las mismas oficinas, y los mismos policías, podrán hacer el mismo trabajo, aunque con más severidad. Cuesta el mismo tiempo y esfuerzo sentenciar a un año de cárcel que a tres. Da igual absolver a un corrupto que a tres. O condenarles para que les indulten de tres en tres. Para esta reforma no hará falta dinero, y gusta al gran público. Siempre hay sensación de inseguridad ciudadana. Basta con alentarla para que se produzca una demanda de mayor severidad, mayor represión. Acceder a esta demanda da votos.   Continua llegint

Share

¡Señor, qué vergüenza, qué asco!

E.mail de Andalucía
Jesús Páez

28/5/2012 (17:30) Como ciudadano español me avergüenzo de la actuación del Presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo. Me avergüenza, me irrita y me llena de indignación que el  Sr.Divar,  ganando más de 130.000 euros  y semanas laborales de 3 días, haga malabarismos para hacer coincidir sus fines de semana “caribeños” con visitas protocolarias (o no) mientras más de 5 millones de españoles no pueden trabajar y por tanto no reciben un sueldo alguno. Entra dentro de lo posible que con las leyes existentes y, más, si son interpretadas desde el corporativismo, no sea ilícito o ilegal su comportamiento, que no le creo.  Pero desde luego es inmoral, falto de toda ética e indigno de una persona que ocupa dos de los tres o cuatro  más importantes de la estructura del Estado. Y, desde luego, el grado de mezquindad que su forma de proceder  pone de manifiesto, no solo le desautoriza para ocupar un cargo de tal naturaleza sino, incluso, para que esta persona, el Sr. Dívar, tenga atribuida la capacidad legal de juzgar los actos de  ningún otro ciudadano o ciudadana. Es decir para impartir justicia.

Continua llegint

Share