Arxiu d'etiquetes: Carlos Fabra

Fabra también duda de Fabra

795223_1
Carlos y Alberto Fabra, en la inauguración del aeropuerto de Castellón. Foto: Manolo Nebot

e-Mail del País Valencià
Javier Andrés Beltrán
Periodista

Otro voto que peligra y esto, la verdad, cada vez pinta peor para el ‘otro’ Fabra, ‘El bueno’. Uno no sabría valorar qué capacidad de arrastre en las urnas puede tener la decisión anunciada en voz alta por Carlos Fabra de poner en duda su disponibilidad a seguir votando al PP. Puede que a este Fabra, ‘el malo’ para Pedro J, no le acompañe nadie en su desencanto y que incluso su hija Andrea decida seguir votando al partido por el que es diputada nacional y por el que casi con toda seguridad dejará de serlo en las próximas elecciones. O puede rescatar su popular “qué se jodan” pero esta vez aplicado a quienes hoy son sus compañeros. Porque puede ser que siga el ejemplo del padre y también ella se replantee su lealtad para quienes no son leales con su progenitor. Que así lo creen en la familia, y, la verdad, esa impresión da cada vez que los actuales dirigentes populares hablan del que durante años fuera su líder e invicto caudillo.

Continua la lectura de Fabra también duda de Fabra

Un tipo con suerte

Excma. Diputación de CastellónGabinete de PrensaAudiovisualesFotografía
Carlos Fabra

e-Mail del País Valencià
Javier Andrés Beltrán
Periodista

Hay que rendirse a la evidencia: Definitivamente es un tipo con suerte. Es la conclusión que saco después de leer por segunda vez los 118 folios de la sentencia de la Audiencia Provincial de Castelló sobre el “caso Naranjax”. Más allá de lo mucho que le haya podido tocar la lotería, -que también por eso-, Carlos Fabra es un tipo con suerte.

Primero tiene la ‘suerte’ de poder costearse una defensa no apta para todos los bolsillos. Vale, conforme, eso más que tener suerte es tener posibles; pero eso, aunque ayuda, no siempre es suficiente cuando uno se enfrenta a la Justicia. Y en ese escenario Carlos Fabra también ha tenido suerte, desde los inicios de tan largo proceso. En su día el primer fiscal que le tocó en suerte actuó más como un abogado defensor.

Continua la lectura de Un tipo con suerte

A la espera de sentencia

Excma. Diputación de Castellón<br /><br /><br />Gabinete de Prensa<br /><br /><br />Audiovisuales<br /><br /><br />Fotografía
Carlos Fabra

e-Mail del País Valencià
Javier Andrés Beltrán
Periodista

Ya estamos donde los más escépticos aseguraron que nunca llegaríamos: con Carlos Fabra en espera de veredicto. Como yo. El ex presidente de la diputación de Castellón para ver si es condenado o absuelto de los delitos por los que ha sido juzgado: tráfico de influencias, cohecho y cuatro delitos fiscales. De él se dijo en la sala que “no es un defraudador cualquiera”, en boca del fiscal anticorrupción Luis Pastor, y que lo suyo era el abc del manual del perfecto ‘blanqueador’, según los peritos de hacienda que le investigaron. También se dijo que es un ciudadano ejemplar y que no está probado ninguno de los delitos que se le imputan. Fue su defensa. Otros no recordaron nada, como el ex ministro Juan Costa, y los hay como Esteban González Pons que casi le meten en un lío aunque no era esa su intención: “Fabra era una persona muy importante en el PP y no necesitaba dirigirse a mí, podía hablar directamente con los ministros“. Vamos, todo un conseguidor.

Continua la lectura de A la espera de sentencia

Carlos Fabra, al final de la escapada

1275388352_0
Fabra, el Berlusconi de aquí

La sala de los pasos perdidos
José Martí Gómez
Periodista

Carlos Fabra es el prototipo de político caciquil, chulo y corrupto, según la sospecha de hacienda y de los jueces que han llevado su casa a lo largo de los años. Refleja lo peor del populismo valenciano, con gusto por la dentellada verbal en la yugular del rival político. No es de extrañar que Fabra llamase hijo de puta a un opositor socialista. Es un lenguaje descarnado que se usa mucho por esas tierras.
Me contaron un día que en un pleno municipal un concejal llamó maricón de mierda a un colega de la oposición. El pleno se está grabando, le recordó la joven secretaria municipal, recién llegada al pueblo. El maricón de mierda tomó la palabra y pidió a la secretaria que constase en acta el insulto de su oponente y que por su parte añadía que se cagaba en su puta madre.

Continua la lectura de Carlos Fabra, al final de la escapada

El juez Pin y los Fabra

Jacobo Pin - LAS PROVINCIAS
El juez Jacobo Pin – Foto: ‘Las Provincias’

e-Mail del País Valenciano
Javier Andrés Beltrán
Periodista

Acabó la semana de Pasión de Carlos Fabra. Esa que comenzó el Viernes de Dolor cuando conjugó en primera persona el verbo dimitir pocas horas después de que un juez decretara la apertura del juicio oral contra él. Han tenido que pasar nueve años desde que fuera denunciado por un ex socio en el negocio de los fitosanitarios, Vicente Vilar, quien, por cierto, a día de hoy cumple pena de cárcel por un delito de agresión sexual. En contra de lo que pronosticaron en su día muchos escépticos, y otros tantos aduladores, el Caso Fabra acaba finalmente en una sala de vistas y con el político más poderoso e influyente que ha dado esta tierra desde el franquista Fernando Herrero Tejedor sentado en el banquillo de los acusados. Será así gracias a la labor de un juez de ‘casa’, Jacobo Pin Godos, nacido en Borriana (Castellón) en 1981, que ha trabajado con eficacia y sin ceder, entre otras, a las presiones de la Audiencia Provincial de Castellón por las que tuvo que solicitar el amparo del CGPJ. Poca broma. Continua la lectura de El juez Pin y los Fabra

El seductor Güemes se va de donde nunca tenía que haber ido

Gobernantes, políticos, banqueros, empresarios, militares, jueces, eclesiásticos, intelectuales y personajes influyentes de nuestro país caen a menudo en excesos dialécticos que podrían definirse como sandeces. Esta serie  pretende dejar constancia de algunas de ellas difundidas tanto en el presente como en el reciente pasado. 

Antología de sandeces políticas (10)

 

Gemesrenunciaasucarg_27678_1986Àngel Sánchez de la Fuente
Periodista

Cuando en marzo de 2010 Juan José Güemes dejó la Consejería de Sanidad del Gobierno autonómico de Madrid, dijo que se iba porque había tenido una buena oferta empresarial y que ya no viviría de la política. “El nuevo proyecto –concretó— me permitirá trabajar sobre el terreno en la creación de nuevas empresas, algo básico para la recuperación económica.” La presidenta que lo nombró para el cargo, Esperanza Aguirre, se resignó a perder a uno de sus colaboradores preferidos y más apuestos, como él mismo reconoce sin empacho: “Soy un seductor; tengo un don natural para agradar a la gente.”

Tan convencido está de sus dones que no ha vacilado en jugar sus bazas en coyunturas políticas difíciles. Por ejemplo, cuando en 2008 desoyó a su mentora Aguirre y se presentó para la ejecutiva del PP presidida por un débil Rajoy. “Presidenta –le dijo a la atónita doña Espe–, creyéndome elegido, desplegué mis encantos.” Entre los encantados en aquel congreso pepero de Valencia estaba Carlos Fabra, suegro de Güemes y entonces todopoderoso presidente de la Diputación de Castellón, que movió los hilos junto al valenciano Camps para promover a su yerno. Continua la lectura de El seductor Güemes se va de donde nunca tenía que haber ido

El ‘modelo Alzira’

El plan para privatizar la sanidad pública y dejarla en manos de empresas controladas por las familias del PP nació en Alzira. Ahora se extiende por toda España.

 

Antonio Burgueño y Juan José Güemes durante la visita a un hospital de Madrid

e-Mail del País Valenciano
Javier Andrés Beltrán
Periodista

Juan José Güemes tiene derecho al trabajo, faltaría más. El mismo derecho, no mas, que los casi cinco millones de españoles que están en el paro. El ex consejero de Sanidad de Madrid tiene derecho, además, a poder trabajar en la empresa privada porque así lo dice la ley. El yerno del ex presidente de la diputación de Castellón, Carlos Fabra, puede pues, con toda tranquilidad, hacer suya la frase de su mujer, la diputada popular Andrea Fabra, y soltar un estruendoso “¡¡qué se jodan!!” dedicado a quienes le han afeado el hecho de ponerse a trabajar en la empresa que se queda la contrata de los análisis clínicos y que él mismo privatizó. Continua la lectura de El ‘modelo Alzira’

Dios los cría y ellos se unen en el negocio de la sanidad

Daniel de Busturia, presidente de Unilabs

José Martí Gómez
Periodista

La receta es sencilla: privatizas parte de la sanidad que diriges como responsable de la Comunidad de Madrid y pasados dos años desde que has dejado el cargo te reincorporas a la vida sanitaria como consejero de la empresa que llevará a cabo los análisis de los centros sanitarios que has privatizado. Bingo.

El ex consejero Juan José Güemes está casado con Andrea Fabra, hija del procesado ex presidente poco menos que vitalicio de la Diputación de Castellón. Un hombre  con suerte: casi siempre le tocaba la lotería. Debió ser con uno de esos premios que le compró a su hija un piso en Pozuelo, y allí vive Andrea, la de la frase “que se jodan!” gritada en el Congreso, junto a su esposo. Allí se recuperó Carlos Fabra de su trasplante de hígado, llevado a cabo en un hospital de la Comunidad  de Madrid al que llegó uno sospecha que por influencia de su yerno y saltándose todas las listas de espera.  Ahora Carlos Fabra lleva un cabreo de órdago con su sucesor en la Diputación porque éste, por lo bajinis, ha sugerido que no está claro que Andrea perciba dietas por viajes y gastos de desplazamientos a Castellón cuando en la práctica apenas se mueve de Madrid.

Este bingo singular por el que el privatizador pasa a ser consejero de la empresa que gestiona los análisis de los seis hospitales privatizados se completa con el perfil de un tercer personaje: Daniel de Busturia, actual presidente de la filial española de la empresa suiza Unilabs, de la que Güemes es desde junio consejero. Continua la lectura de Dios los cría y ellos se unen en el negocio de la sanidad

La fiesta valenciana

Carlos Fabra se va pero se queda

Por Ximo Puig

La noche de domingo electoral los efluvios de la alcaldesa no le lanzaron a la pista de baile con el Hakuna matata como en aquellos comicios cuando todo era azul y rosa. Ahora todo era más azul, si cabe, pero bastante menos rosa.

Aquellos tiempos de vino y rosas regados por la banda Gürtel han acabado en la penumbra de los juzgados y el festejo es grande pero no puede obviar el regusto del descrédito de aquellos que fueron los dioses del Parnaso de Mariano y hoy no son más apestados sólo por el reconocimiento debido a los servicios prestados. Continua la lectura de La fiesta valenciana