Arxiu d'etiquetes: Baltasar Garzón

La afrenta fascista que no cesa

004D3BADP1_1
Franco visitó el ‘poblado de colonos’ Guadiana del Caudillo cuando se inauguró, el 8 de junio de 1951. Integrado después en Badajoz, ahora logra su independencia de la capital y recupera aquel nombre. / HOY

Carlos Jiménez Villarejo
Ex fiscal Anticorrupción

Van a permitirme estas dos citas para contextualizar lo que es el objeto de esta reflexión. Se refieren a las circunstancias en que se produjo la ocupación militar de la ciudad de Badajoz el 14 de agosto de 1936 por las tropas, dirigidas por el General Franco y el Teniente Coronel Yagüe, sublevadas contra la II República  el 18 de julio. En una de ellas se dice: “Cientos de prisioneros fueron llevados a la plaza de toros donde, en palabras del dirigente socialista Julián Zugazagoitia, ‘atraillados como perros de caza, eran empujados al ruedo (de la plaza de toros) para blanco de ametralladoras, que, bien emplazadas, los destruían con ráfagas implacables’”(1).

Continua la lectura de La afrenta fascista que no cesa

Soneto de la Justicia

EDITORIAL. 26/1/2012 10:45

La absolución por un jurado popular del ex presidente de la Generalitat valenciana y los procesamientos en cadena por parte del Tribunal Supremo del juez Baltasar Garzón nos sumen en la perplejidad, por no decir la indignación, que reflejamos recuperando un soneto del labrador, poeta y abogado César de Medina Bocos, recogido por  Ángel Osorio en su libro La Justicia. El soneto es un varapalo tanto al jurado como a la judicatura profesional, críticas que con pesar hoy compartimos.

Un presidente que preside… a ratos,
magistrados durmiendo en un sillón,
que servían lo mismo de cartón
y en cambio resultaban más baratos.

A los lados, catorce pelagatos,
hartos de manejar el azadón,
que entienden, cuando prestan atención,
nada, como quien dice, entre dos platos.

Un fiscal enconado complaciente.
Un letrado, mintiendo que es un gusto.
Testigos que declaran con malicia.

En el banco, un bribón o un inocente,
esperando o temiendo el fallo injusto…
Y en el techo, pintada, la Justicia.

 

El coste social del juicio

José Martí Gómez

Hace cuatro décadas el alemán Hans Magnus Enzensberger escribió Política y Delito. El libro describía la convivencia de la corrupción, la política y el crimen y el coste que la sociedad paga por esa convivencia.

Hubo este miércoles en el juicio a Garzón declaraciones de dos policías que me hicieron recordar aquel libro. Hablaron de la penetración de la trama Gürtel en las instituciones.
De los parámetros delincuenciales de la trama tratando de salvar sus fortunas evadiéndolas a paraísos fiscales.

Pero el coste social me lo puso en los pasillos una voz de mujer, Carmen Durán, que en 1989 lideró en Galicia el movimiento social de las madres contra la droga. Y con una sonrisa triste, muy triste, me definió ese coste con una frase dolorida: “Garzón fue el único que nos ayudó. Verlo ahora así es como volver atrás”.

(Emitido esta mañana en el programa Hoy por hoy, de Carles Francino, en la SER)

 

 

Garzón, forcejeando contra una nube

José María Mena

Nació el 26 de Octubre de 1955 en Torres (Jaén), en familia modesta ajena a las turbulencias e inquinas del derecho. Su primer juzgado, en 1981, fue el de Valverde del Camino (Huelva). El entonces Fiscal Jefe de la provincia, José Jiménez Villarejo, lo recuerda como un joven juez, inquieto, trabajador y estudioso. En 1988 fue nombrado Magistrado-Juez de instrucción del juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional. Desde mayo de 2009 y a lo largo del 2010, “Manos limpias”, Falange Española, y ciertos opulentos delincuentes (de delincuencia organizada periodísticamente llamada mafiosa), interpusieron contra él sucesivas querellas por prevaricación ante el Tribunal Supremo. Continua la lectura de Garzón, forcejeando contra una nube