Susana Díaz y la encrucijada de Izquierda Unida

valoracion-economica
Fuente: andalucesdiario.es

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez
Asesor de cooperativismo

El 50 por ciento de los andaluces en desempleo no cobran ninguna prestación. Lo que supone un total de 719.634 personas “sin ninguna prestación ni contributiva ni asistencial”. Están casi al otro lado de la raya que señala el límite de la sociedad. Están en situación de exclusión social. En Andalucía hay 1,4 millones de parados de los que 206.000 reciben prestaciones contributivas, 409.000 tienen que vivir con la exigua  prestación no contributiva; mientras que el resto, esos 719.634  pardos, no reciben ni la contributiva, ni la no contributiva, ni la asistencial. Cómo pueden sobrevivir estas personas y sus familias, es más difícil de entender que el misterio de la Santísima Trinidad.

Por otro lado el  88,4% de andaluces,  a mitad de septiembre, pensaban  que el momento por el que pasa la Comunidad es malo o muy malo y solo un 3,5% ve las cosas con optimismo y cree que la situación actual es buena.Ni brotes verdes de los que habla el Gobierno distinguiendo entre recesión y estancamiento, ni la marcha de Griñán, ni la designación, como presidenta (no elegida)  de Susana Díaz, ni que la prima de riesgo esté, más o menos, en los números que la dejó el bobalicón  o, tal vez, temerario, Zapatero, son para los andaluces motivos para cambiar sustancialmente la percepción que vienen teniendo desde hace mucho tiempo. En la encuesta realizada por Cuatrem para andalucesdiario.es que se publicó el 18 de septiembre pasado los andaluces dejan claro lo que opinan. Y mientras, en agosto, los precios de “los alimentos, eso con lo que come la gente, sufrieron la mayor subida de los últimos diez años, 7,6% para los alimentos frescos por las patatas y la fruta, y una subida con fuerza para los aceites” (Arturo González, en Puntadas sin hilo) y siguen subiendo. Es decir la situación, para esos 1,4 millones de parados más los “desanimados” y para un buen número de “invisibles” esos que ni están parados ni tienen empleo, va a peor,  a bastante peor.

Por otro lado, ese 88,4 por ciento de andaluces que ven la cosa mal o muy mal o el 96,2  por ciento, si se le añaden los que la ven regular, no parece que la designación  de la nueva Presidenta les haya producido ningún entusiasmo.  Según la encuesta que ha publicado andalucesdiario.es  “un 54,4% de andaluces considera que la llegada de Susana Díaz a San Telmo afectará poco o nada a la deriva económica de la región”. Mucho tendrá que hacer la nueva Presidenta de bueno y de eficiente para que ese 54,4% no aumente aceleradamente en los próximos meses. Y aunque la Sra. Susana Díaz se maneja con soltura, aunque no sé si con acierto, no parece que esté por la labor de acometer grandes cambios que redunden en un viraje positivo y perceptible de que la situación empieza a cambiar a mejor y con ello ganarse la credibilidad de más de la mitad de los andaluces.

Muy al contrario se perciben señales de que no está la Sra. Presidenta ni siquiera por cumplir las famosas 250 medidas y 28 leyes que sostienen el pacto de Gobierno con IU. En el comienzo de su andadura presidencial pareciera que el PSOE tenga mayoría absoluta  en el Parlamento andaluz. Las dificultades y malos entendidos han empezado demasiado pronto y mucho tendrá que espabilar Izquierda Unida para sacar adelante medidas de calado que hagan visible positivamente  su participación en el Gobierno. En este sentido el mes pasado  “Una treintena de personas, entre las que destacan los líderes andaluces de Izquierda Abierta, Lucía Márquez y Raúl García; la coportavoz de Primavera Andaluza, Pilar González; el dirigente de la CUT y miembro de la dirección andaluza de IULV-CA, Álvaro García Manchego, o el catedrático de Historia Contemporánea de la UPO, Manuel González de Molina; han suscrito un manifiesto ‘En defensa de un Gobierno andaluz de izquierdas’ que alerta del “camino vertiginoso de derechización” que, a su juicio, está tomando la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, quien “actúa como si tuviese la mayoría absoluta” y “torpedeando cualquier acuerdo con IULV-CA”. (andaluciainformación.es)

Una prueba inminente será, para IU, si es capaz de sacar adelante el Banco de Tierras y el Banco Público o ICO o instrumento financiero público que son de las medidas más destacadas y que debieran  incidir directamente en la economía y el empleo. Otra prueba, más inminente si cabe, son los presupuesto para el año próximo. IU tendrá que escoger entre, si está en el Gobierno para ocupar tres Consejerías y en las próximas elecciones obtener dos más. O quiere realmente, que su paso por el Gobierno, suponga el que se tomen medidas que estén más a la izquierda y los andaluces las vean como efectivas (no efectistas)  para salir de este valle de lágrimas que es la situación actual. Como escribe Sebastián Martín Recio: “Ni la exclusión social, ni el deterioro de los servicios públicos que está produciéndose, ni el aumento de las desigualdades, van a resolverse desde unas consejerías con presupuestos reducidos y con unos recortes que -igual que con la corrupción de los EREs- harán aparecer a IU como “cómplice necesario” de estas políticas regresivas…”  Muchos andaluces piensan que  “los andaluces votamos una mayoría de izquierdas para que se gobernara con políticas de izquierdas”, por lo que si el PSOE “quiere gobernar como el PP, entonces debería pactar con el PP”.

Y también, para muchos andaluces está cada vez más claro, que IU necesita abrirse de manera transparente y sin hegemonías que no van a ningún sitio sino en pié de igualdad y equidad, a todos los movimientos, grupos, plataformas, mareas  y sectores de progreso si no quiere dejarse el pellejo al salir del Gobierno por la gatera.

2 pensaments a “Susana Díaz y la encrucijada de Izquierda Unida”

  1. Números, números y más números. En realidad, eso es exactamente lo que somos todos y cada uno de nosotros. No entiendo de matemáticas, tampoco de estadísticas, pero si intuyo que en esta valoración los que califican de muy Buena o Buena la economía andaluza son sin duda los nuevos ricos. Los que dicen que Regular, los que todavía quedan de clase media. Y los que creen que Mala o Muy mala el resto de andaluces, que son exactamente los que sobreviven como pueden…
    En cuanto a los partidos de izquierdas, sobre el “camino vertiginoso de derechización”, me quedo con una frase de Zapatero en la entrevista que le hizo Ana Pastor en el Objetivo: “Las medidas de Rajoy que considere criticables, me las reservo para mí”.
    ¡Que Vivan los gobiernos de Izquierdas!

  2. Es una barbaridad los datos que muestras en el artículo. Si no fuera cierto podríamos pensar que te ha dado un aire.
    Lamentablemente es la pura realidad y mucho me temo que con difícil solución.
    Todos los políticos dedican su tiempo en defenderse del oponente y en tapar sus trapos sucios. Los más aventajados en procurar que cancelen ( por tiempo ) los procesos que tienen sobre sus cabezas.
    Pobrecitos, no tienen tiempo que dedicar al pueblo.

Els comentaris estan tancats.