¿Subvenciones a las renovables?

Parque_eólico_desde_Tineo
Imagen de un parque eólico desde Tineo, Asturias.

Pep Puig
Doctor ingeniero industrial

Los monopolios eléctricos que existieron hasta finales de 1997 y que la Ley 54/97 del Sector Eléctrico pretendió romper, consiguieron mutarse en oligopolios, para continuar con su posición dominante frente a la sociedad. Su posición de abuso de poder se manifiesta cada día en los medios de comunicación. De esta forma, hace tiempo que llevan orquestando una campaña mediática mediante la cual pretenden convencer a la sociedad de que la electricidad es cara porque se ha invertido demasiado en tecnologías de las energías renovables. Además vehiculan un mensaje asociando las energías renovables con subvenciones.

Concretamente, en un anuncio de Iberdrola se citaba el concepto de ‘subvenciones medioambientales’ y en un anuncio de Endesa se decía solamente ‘subvenciones’. Bajo estos conceptos se escondía una evidente e interesada falsedad, pues se hace referencia a la electricidad generada mediante la captación de los flujos de  energía que se manifiestan en la biosfera y que se transforman en electricidad mediante tecnologías que han ido madurando a lo largo de los últimos 20 años, y que han contado con el apoyo de políticas de incentivación tecnológica, para conseguir que sus iniciales costos fueran disminuyendo, hasta alcanzar la competitividad, frente a sistemas de generación, cuyos precios no internalizan los reales costes que incurren a la sociedad (costes ecológicos y sociales asociados a la quema de combustibles fósiles y a la fisión del uranio).

El abierto ataque que las empresas oligopolísticas de la electricidad, agrupadas entorno a UNESA, llevan haciendo, desde hace un tiempo, contra las tecnologías de generación a partir de fuentes renovables de energía, acusándolas abiertamente de recibir subvenciones no responde ni tan solo a la realidad europea, pues las empresas de UNESA saben perfectamente de la existencia, desde el año 2002, de una sentencia del Tribunal de Justicia Europeo donde se deja bien claro que las políticas de incentivación tecnológica de las fuentes renovables (las políticas denominadas de Feed-In-Tariff o FIT) no son subvenciones de Estado, sino pagos por servicios ambientales prestados de acuerdo con las políticas europeas de protección del medio ambiente.

Las políticas FIT surgen en Alemania en 1991, cuando se adoptó la ley conocida como Stromeinspeisungsgesetz que garantizaba un pago regulado por cada kWh generado con renovables. Con ello se pretendía movilizar inversiones privadas para el desarrollo de las tecnologías renovables. Posteriormente, en el año 2000, se reforzó la legislación mediante la Erneuerbare-Energien-Gesetz o Ley de Energías Renovables, mediante la cual Alemania se ha convertido en líder tecnológico de energía solar y eólica.

574150
Vista de la primera fase del parque solar fotovoltaico de Beneixama, Alicante. Foto: Efe

Esta avanzada legislación fue objeto de denuncias por parte de los oligopolios eléctricos, alegando que eran ‘subvenciones’ o ayudas de estado, y que vulneraban la libre competencia en el mercado. El pleito llegó hasta el máximo tribunal europeo. Fue en el año 2001, cuando el  Tribunal de Justicia Europeo dijo: “Los miembros de la UE pueden requerir a las empresas eléctricas para que compren la electricidad renovable a un precio superior a su real valor económico y repartir su sobrecosto entre los usuarios de la electricidad ya que la energía renovable es útil para la protección del medio ambiente y para reducir las emisiones de GEH, de acuerdo con las políticas de la UE”. El texto completo de la sentencia se puede consular aquí.

Reza así: “On those grounds, THE COURT, in answer to the questions referred to it by the Landgericht Kiel by order of 13 October 1998, hereby rules: 1. Statutory provisions of a Member State which, first, require private electricity supply undertakings to purchase electricity produced in their area of supply from renewable energy sources at minimum prices higher than the real economic value of that type of electricity, and, second, distribute the financial burden resulting from that obligation between those electricity supply undertakings and upstream private electricity network operators do not constitute State aid within the meaning of Article 92(1) of the EC Treaty (now, after amendment, Article 87 (1) EC). 2. In the current state of Community law concerning the electricity market, such provisions are not incompatible with Article 30 of the EC Treaty (now, after amendment, Article 28 EC).”

Por tanto, no pueden, en ningún caso, ser consideradas subvenciones ni ayudas de Estado. Considerarlas subvenciones o ayudas de Estado es faltar a la verdad y manipular la realidad. Los costos asociados a las tecnologías de generación de electricidad a partir de fuentes de energía renovable, deben ser considerados costos de generación y/o distribución y, por tanto, los oligopolios deberían incluirlos en la parte correspondiente de costes asociados a la generación, transporte y distribución y no en la parte considerada por los oligopolios como ‘costes ajenos al suministro eléctrico’ como reza el anuncio de Iberdrola o como ‘subvenciones que no tienen que ver con el suministro de la luz’ según reza el anuncio de Endesa.

Lo que nunca nos dicen las empresas eléctricas oligopolísticas son los beneficios asociados a la generación de electricidad mediante fuentes de energía renovable. Si bien el paso de un modelo energético fósil-nuclear a un modelo 100% renovable, va a tener un coste, éste debe siempre compararse con los beneficios que el modelo renovable aporta. Ya hoy mismo ello puede cuantificarse.  En la publicación  “Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España 2012”, están descritos con todo detalle los costes y los beneficios de las renovables en el sistema eléctrico español. Y en él se puede constatar que los pagos acumulados recibidos por las renovables en los últimos 20 años, son inferiores al pago que se ha realizado en España, en el año 2013, para importar combustibles fósiles … Y mientras el dinero invertido en renovables se queda en el país, los pagos debidos la factura de los combustibles fósiles importados, empobrece, año a año, España.

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *