Somos un vagón y no una locomotora

EPA
Tasa de paro por comunidades autónomas y provincias. Primer trimestre de 2013. Fuente: INE

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez

Asesor de cooperativismo

Miguel González, catedrático de Economía Aplicada en la UGR y director del Boletín de Coyuntura Económica, publicación trimestral de la Fundación de Caja Rural de Granada, aseguró en la presentación del último Boletín, que el horizonte de la recuperación económica está aún muy lejano. Además el profesor recalcó que la salida de la crisis no será una “salida lineal” sino, muy al contrario, lenta y con altibajos. No tuvo empacho en decir que en España, Andalucía y, en particular, Granada, dejarán la crisis atrás “dando tumbos”.

Y, digo yo, mejor que ustedes no se crean ninguna fecha de las que se dicen por ahí. Los futurólogos/tertulianos tiran a voleo, los periódicos tiran con la escopeta ideológica,  los banqueros  tiran con la escopeta financiera, los partidos tiran con la escopeta electoral y, por fin, está el Gobierno que, como una bandada de pollos descabezados, tira al tun tun  mientras va haciendo recortes. Pero saber cuando acaba la crisis no lo sabe ni la Virgen de  Fátima…Báñez.

P1030719 Cabecera mayoritarios
Manifestación del 1 de mayo. Fotos del autor

“En el  ámbito nacional, explica el catedrático, hemos asistido al empeoramiento palpable en la bajada a la zona negativa de la actividad productiva; en la agudización de la destrucción de empleo; en el ascenso vertiginoso del paro; en el costoso, interminable y dudoso saneamiento del sistema financiero; en el redoble de una política de austeridad que está teniendo más costes sociales que efectos económicos beneficiosos; y en las persistentes dudas que se ciernen  sobre las finanzas públicas”.

Señala que este diagnóstico recesivo ha quedado bien retratado en  la EPA correspondiente al I trimestre de 2013, “que ha arrojado unos datos escalofríantes: 6.202.700 personas paradas, lo que eleva la tasa de paro al 27,16 por 100.”

P1030680 2Como ya he reflejado en otras ocasiones los andaluces  soportamos los mismos déficits y angustias  que el resto del país, pero a mayor escala. “Los registros de Andalucía y Granada muestran un mayor deterioro que los observables para el conjunto español, así ocurre en cuanto a: descenso del PIB, tasa de paro, bajada de la inversión, ritmo de destrucción de empleo, etc.” ejemplifica el catedrático.

Y sigue insistiendo D. Miguel González. Pero lo realmente  “pavoroso” son las cifras que está alcanzando el paro “tanto a nivel de la región como en cada una de sus provincias; pues, según la EPA referida, la tasa de paro en Andalucía es en estos momentos del 36,87 por 100, unos 10 puntos porcentuales superior a la registrada a nivel nacional”. “Con estas simples pero sangrantes cifras, es incomprensible cómo se puede  hablar de la pronta creación de empleo en una economía que ha destruido cerca de  1 millón de empleos en un año; pues si no se es capaz de preservar el empleo existente, cómo se va a pretender crear empleo. Se pretende llenar una piscina sin antes taponar las vías de desagüe”.

Son los registros más elevados en cuanto al desempleo, en niveles absolutos y relativos alcanzados nunca en España. De ahí que cuando se conocieron los datos de la EPA el Gobierno se quedó sin habla y todos entendimos que tiraba la toalla. Y el número de parados irá a más, tal como el mismo gobierno, pensando en que “ya de perdíos, al río , balbuceó en esos días. O, como explicaba de Guindos con cara avinagrada, hemos tirado hacia arriba de las cifras hasta la exageración, para así, cuando quedemos por debajo, poder dar alguna buena noticia. No se lo cree ni él. Como la Báñez  no alcance récord histórico de destierro de españoles  o como ella los llama de  “movilidad exterior”, el descenso significativo del desempleo no lo ven ni mis nietos.

P1030663 2Señala el informe que los datos correspondientes a 2012, “parecían escalofriantes; pero una vez conocidos el  25 de abril los referidos a la EPA del I trimestre de 2013 únicamente cabe calificarlos de pavorosos, la destrucción de empleo continúa a un ritmo imparable, cada día se  eliminan 3.581 puestos de  trabajo; el número de personas desempleadas crece en  237.400, por lo que el paro afecta a 6.202.700 personas; la tasa de paro representa  el 27,16 por 100 de la población activa, en tanto que la tasa de paro juvenil es del   57,2 por 100 (!!!); y en 1.906.100 hogares todos sus miembros activos están parados”.

Nunca, hasta ahora, la economía española había registrado unos niveles absolutos y relativos tan elevados  de desempleo. “Pero aquí no acaba este verdadero drama del desempleo. Porque de esa forma es como hay que catalogar que en España haya 1.906.100 hogares con todos sus miembros activos en paro y donde la tasa de paro  juvenil supera el 50 por  100. Todo ello está haciendo que se deterioren las condiciones de vida y se eleve el riesgo de pobreza y que los jóvenes que finalizan su período formativo tengan tres salidas: por tierra, mar o aire, es decir, la emigración”.

El mercado de trabajo andaluz  cuenta con una gran facilidad de  de destrucción de empleo, al estar “especializada” Andalucía en aquellos sectores afectados con más intensidad por la crisis económica y financiera.

Poco hay que añadir cuando  observamos que entre las 10 provincias con más alta tasa de paro se encuentran  las ocho andaluzas. Y tres provincias andaluzas tienen una tasa de paro superior al 40 por 100: Cádiz (41,62 por 100), Jaén (40,85 por 100) y Huelva (40,67 por 100). Cuando se crezca no se creará empleo hasta después de muchos tiempo y el poco empleo que se cree se parecerá poco al empleo de antes de la crisis. Será un empleo entre precario y muy precario visto desde el punto de vista  laboral y  salarial. De modo que el crecimiento económico, cuando se dé, “no traerá mejoras sociales sino que será a costa de la situación social”.

Granada no está, en este ranking, nada alejada  de Cádiz, Jaén o Huelva y, por otro lado, las ocho provincias, es decir, Andalucía, no tiene muchas posibilidades para salir,  por ella misma, de la situación en que se encuentra: somos  un  vagón y no una locomotora.

Algunas de las características de la economía granadina: el bajo nivel de renta per cápita, la escasa dotación relativa de algunas infraestructuras, el excesivo peso del sector público y de la construcción, la inconsistencia del tejido empresarial, la anemia industrial, la alta dependencia de los servicios tradicionales, etc tienen un efecto multiplicador de la recesión y, en cualquier caso, “sus debilidades se recrudecen en momentos de crisis”. La combinación de los factores externos con los propios ha llevado a Granada a una situación económica crítica de la que, a veces, da la impresión de que no se tiene conciencia de su gravedad y de sus consecuencias.

Granada, y sus siete primas que no hermanas, tienen el dudoso honor de tener una tasa de paro  10 puntos por encima de la media española. Pero en Granada, como dice el profesor González, “Las cosas son como son” y parece que el número de parados, no sea tema interesante, ni necesario, de conversación y menos de preocupación de las autoridades. Lo importante ahora es dónde colocar la estación del tren de alta velocidad. Tren,  que si llega, por mucha velocidad que tenga, no lo hará  antes del 2020.

 

PD. Si han leído el artículo habrán comprobado que se lo debo al catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Granada, D. Miguel González Moreno. Desde aquí le doy las gracias por su informe, breve, entendible y contundente. Gracias profesor.

 

 

 

 



 Y los 30 y pico años de gobiernos del Psoe en Andalucía, no tienen toda la culpa.

Un pensament a “Somos un vagón y no una locomotora”

  1. No creo que el tren del empleo vaya a pasar nunca por aquí, posiblemente tampoco se recupere empleo en Europa, porque las grandes empresas se van a países con salarios de 150€ al mes y esto es irreversible. O incluimos la prohibición del dumping social y laboral en las prácticas de la economía productiva o nunca mas veremos pasar el tren.

Els comentaris estan tancats.