Sociovergencia y corrupción

colym
Agustí Colom. Foto: e-notícies

Jordi Borja
Sociólogo y urbanista

El sistema catalán de salud  es una de las mejores creaciones de la democracia. Y puede autodestruirse no solo por los recortes y las progresivas privatizaciones también por el pozo sin fondo, o si lo prefieren los fondos de reptiles, de la corrupción. Una corrupción que funciona por medio de dos círculos viciosos, nunca tan bien dicho. Uno entre sector público y sector privado. El otro entre convergentes y socialistas. Una expresión muy visible de ello es como los cargos públicos pasan fácilmente al sector privado sobre el cual tenían responsabilidades y al contrario, como es el caso del conseller actual. Y también, y es lo más curioso, es muy frecuente que si cambia el gobierno algunos cargos nombrados por los socialistas son substituidos por convergentes y viceversa,  pero los cesados pasan a otro cargo público dentro del ámbito sanitario. Pasó tanto con los gobiernos convergentes como con el tripartito. El partido hegemónico siempre se reservará la consellería correspondiente.

La corrupción es un cáncer de la política. Genera descrédito y desconfianza de la ciudadanía en las instituciones, desmoraliza a los trabajadores de los servicios públicos, corrompe a los proveedores que deben convertirse en corruptores  y facilita la entrada en el circuito a empresarios delincuentes, facilita los procesos de privatización y a la larga afecta al conjunto de los ciudadanos contribuyentes que deben optar entre pagar servicios básicos como la sanidad o la educación al sector privado o aceptar la progresiva degradación de los servicios públicos que acaban siendo residuales. La corrupción sociovergente en la sanidad no solo es corrupción, es un atentado directo a la calidad de vida de los ciudadanos.

El escándalo más reciente se ha generado en la Sindicatura de Cuentas debido al veto de CiU, con el apoyo de  ERC y del PSC al ex síndico Agustí Colom. Los socialistas, por las relaciones peligrosas que mantienen con la derecha en el ámbito  de la sanidad pública, han sido cómplices interesados en el veto. Pero añadieron una circunstancia agravante, la alevosía, la traición, aprovecharon la oportunidad para colar al último momento a un candidato propio en detrimento del obligado y necesario pluralismo de los órganos de control. En la renovación parcial de la Sindicatura le correspondía por riguroso turno un puesto a Iniciativa-EUiA. Los socialistas ya tenían un síndico, ahora han podido colocar a otro, con afán de ocupar cuantos más cargos sea posible. Lo cual nos hace sospechar que prefieren  apoyarse en  oportunistas vinculados por los cargos en lugar de militantes con convicciones, que los hay y son seguramente la mayoría.

Ciertamente Agustí Colom no debe ser cómodo. Uno le mira a la cara, o  la foto, y más que economista, que lo es,  nos hace pensar en un fiscal puro y duro. Cuando agarra un expediente sospechoso debe clavarle el diente hasta encontrar el fallo, las cuentas mal hechas, los gastos no justificados, los olvidos dudosos, las relaciones poco lícitas, los contratos viciados. Su expresión también nos hace pensar en un sindicalista con cara de mala leche cuando se entera de lo que ganan los miembros del consejo de administración y los dividendos que reciben los accionistas y lo compara con la situación de los compañeros despedidos y los precarios mal pagados. Es una persona de izquierda que cree que la política debe estar al servicio de la ciudadanía   y que la democracia solo puede mantenerse si evita o corrige el mal uso que se hace de ella cuando desde los cargos públicos se favorecen intereses privados en detrimento de los públicos. Es una persona honesta, transparente, valiente y muy dedicada a su labor. Cuando fue síndico actúo en consecuencia. Destacó por sus numerosos informes y por buscar en zonas medianamente oscuras que la mayoría de sus colegas evitaban, como el caso de la Sanidad. Entre otros casos intervino en la fiscalización de los gastos del Hospital Moisés Broggi, en la gestión de los Servicios de Emergencias Médicas (ambulancias), en la cesión de la Inspección veterinaria a los responsables de las mataderos, en la contratación de los servicios de catering a un ex alcalde y ex cargo público de la Generalitat y ex dirigente de CiU. La última actuación de Colom y la más mediática fue  el “Informe Crespo”, que  fue tapado por la Sindicatura y más tarde explotó y se demostró la existencia de una trama. Estos  casos y otros molestaron  especialmente a CiU pero también a los socialistas.

Agustí Colom pasó el correspondiente “hearing”, la audiencia que permite evaluar la idoneidad profesional del candidato. Pasó la prueba sin que hubiera ninguna oposición ni se manifestara ninguna reticencia sobre sus conocimientos técnicos. Ha habido pues un veto político, no argumentado y contrario al acuerdo parlamentario de rotaciones con el fin de garantizar el pluralismo y la presencia de síndicos de confianza de los partidos opositores al gobierno. La actual sindicatura queda ahora marcada, sea más o menos cierto, como proclive a dejar pasar o tapar aquellos casos que afecten al gobierno, a los partidos que lo apoyan y a los socialistas.

El comportamiento de los socialistas es propio de aquellos que tienen algo que ocultar, que probablemente no es mucho en comparación con CiU o con el PP. Es una traición a la izquierda, es romper la natural alianza parlamentaria entre partidos opositores y es favorecer la idea de que casi todos o gran parte de los “políticos” están en las instituciones para “forrarse” como dijo el delincuente del PP, ex presidente de la Comunitat Valenciana y ex ministro Zaplana. En un período crítico como el que vivimos el PSC no podía hacerlo peor. Aparece confabulado con el gobierno conservador, se hace cómplice de una operación destinada a silenciar la sindicatura, apuñala por la espalda a su potencial aliado para forjar una alternativa de izquierda, rompe el pacto que hace posible el pluralismo parlamentario y que evita que se bloqueen las instituciones y actúa de forma sórdida, mezquina y alevosa, en resumen indecente, en un momento en que la dimensión moral se ha convertido en la clave para salvar y desarrollar la democracia.

3 pensaments a “Sociovergencia y corrupción”

  1. Una anomalía histórica

    Hace un año en la inaguración de las Olimpiadas celebradas en Londres se hizo un homenaje al NHS, el Servicio Nacional de Salud británico creado hace justamente 65 años. Para mi és inimaginable, ni hace veinte años ni en estos momentos en que mucho catalán y espanyol “emprenyat” empiezan a añorar sus denostadas y poco apreciadas cualidades, un reconocimiento semejante de la sociedad española y catalana a la anomalía històrica que han supuesto los poco más de veinte años de nuestro sistema público de salud. Muchos europeos de países más ricos y con mayor tradición democràtica han apreciado y alabado esta anomalía, intentando disfrutarla cuando les ha sido permitido de manera pródiga. Recuerdo entre otros al escritor inglés Tom Wolf, recientemente fallecido.

    La divisa fundacional del NHS fué “a cada uno según su necesidad, no su preferencia”, principio que ha contribuido sin duda a la más sólida y longeva existencia del servicio británico respecto al nuestro. Principio ineludible cuando estamos hablando de un sistema de protección universal, casi gratuito y con amplia accesibilidad. Esto Sr Rovira no existía en el franquismo donde sólo tenían garantizada la asistencia sanitaria como derecho “los productores” siendo el resto de la población atendidos en sistemas paralelos de aseguramiento privado o de beneficència.

    Esta ha sido la principal carencia de la sanidad pública española y catalana durante sus casi treinta años de existencia, el poco reconocimiento y aprecio de la ciudadania en general a un servicio público de alta calidad con resultados objetivables internacionalmente.

    No se puede negar el negativo papel de las “elites extractives” mencionadas por Jordi Borja y Ramón Rovira, los políticos y gestores con colisión y colusión de intereses pública-privada y el de sindicatos y asociaciones profesionales corporativas que han priorizado prebendas de un sector cada vez más reducido de los trabajadores sanitarios públicos.

    Pero es tremendamente injusto descalificar con tópicos tabernarios un sistema sanitario que ha sido modélico , al que durante muchos años vamos a llorar y añorar, y a la mayoría de sus trabajadores que han sido y continuan siendo la clave de bóveda de la sanidad pública catalana y española.

    Antoni Agustí
    Médico internista con treinta y seis años de ejercicio público en diferentes ámbitos (INSALUD, XHUP, ICS)

  2. Tras haber sido usuario intensivo y extensivo del Sistema Catalán de Salud y haber escuchado en diversos medios una buena cantidad de ditirambos laudatorios sobre el mismo que para nada encajaban con mi , repito que larga, experiencia de usuario con el tal Sistema Catalán de Salud, no puedo dejar de pensar que la propaganda sigue dando la tabarra con total indiferencia ante los hechos.
    Probablemente el tal Sistema sea una maravilla para los sindicatos, que se tienen montada allí dentro una gigantesca infraestructura que les retira de trabajar a buena parte de sus “funcionarios” en edad temprana, o para los funcionarios del estado, fácilmente distinguibles de los contratados laborales porque nunca entran a trabajar a su hora, probablemente también lo es para los “notables”, que gozan de pabellón propio, apartados del chusmerio … pero no es ninguna maravilla para el enfermo común que debe soportar esperas de semestres para ver a un especialista (y eso no es de ahora, tras los recortes, sino de hace ya bastantes años), soportar un funcionamiento demencial de urgencias, ni para los que están en “intensivos” y como están semi-inconscientes lo aguantan todo, o para los maltratados por los poco amables celadores, ni para los que sufren extracciones de sangre realizadas por banderilleras sin contemplaciones que da la impresión de que sido promocionadas al “cargo” tras algunos años fregando suelos y sin formación que facilitara su transición, o para los cirujanos chapuceros que he tenido que sufrir, o ser lanzado en silla de ruedas desde lo alto de un vehículo por una celadora parece que “amateur” que estaba demasiado distraída preparando el fin de semana con otro celador como para darse cuenta de que los raíles no habían salido y me lanzo al vacío para después, cuando yo ya estaba tendido en el suelo y chorreando sangre por la frente, estallar en sollozos en los que se podía entender: “Ay que pena, ay que desgracia, … no me van a renovar el contrato”. Y como estas, mil que ocurren todos los días en el dichoso y maravilloso Sistema Catalán de Salud, gran logro de la democracia, que por cierto ya existía cuando el Dictador, y objeto de peloteo constante por parte de los medios con objetivos que nunca sabremos.

  3. Es muy triste tener que aceptar algunas realidades. Ser consciente que se desmoronan tus ideales. Ante unas hipotéticas elecciones……estoy perdida. Que tengo que votar?

Els comentaris estan tancats.