Siempre nos la cuelan

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez Narváez
Licenciado en Ciencias de la Empresa

Lo de este partido y gobierno no tiene nombre. Me refiero a lo ocurrido estos días a raíz del Informe del Consejo de Estado sobre al tratamiento dado al funesto suceso del Yak-42  que segó la vida de 62 militares españoles que volvían de donde no se les había perdido nada. A lo sucedido estos días que viene de entonces. Hagamos memoria. Año 2003. Gobierna el PP. Presidente de Gobierno,  José María Aznar; vicepresidente, Mariano Rajoy Brey, hoy presidente por la gracia del Psoe; Ministro de Defensa, Federico Trillo, responsable político principal de aquel evitable desastre. En ese año los españoles estábamos sufriendo la intoxicación belicista llevada a cabo por el Gobierno de Aznar, Rajoy y Trillo.

Como recordarán Irak guardaba ingentes arsenales de armas de destrucción masiva.  Los españoles llenábamos las calles gritando NO A LA GUERRA. El Gobierno de Aznar, Rajoy y Trillo, haciendo oídos sordos a la opinión del pueblo soberano y con ardor adolescente y enfermizo, predicaban un inusitado belicismo. El Trío de las Azores, Bush, Blair y Aznar, el 16 de marzo pusieron fecha a la invasión.  Ese gran estadista que es Aznar soltó tiempo después como argumento: “España estuvo en las Azores porque no pudo participar en el desembarco de Normandía, que es donde debería haber estado”. Ahí queda eso.

El   20 de marzo de ese 2003  EE.UU. y sus corifeos, entre ellos el tejano Aznar,  invadió Irak y no paró hasta no dejar piedra sobre piedra y medio millón de victimas por el camino.  El día de la tragedia del Yak-42 (26 de mayo de 2003) hacía dos meses y pico que España, de la mano del PP, había ido a la  guerra contra Irak.

Y una vez metidos en guerra, ya se sabe, todo vale. Y así al Ministerio de Defensa del Gobierno de Aznar, Rajoy y Trillo no le importó el pésimo estado de los aviones ex soviéticos alquilados en Ucrania. Deplorable estado conocido por los militares –mandos incluidos-  y, desde luego, por el Ministerio de Trillo desde meses antes del siniestro. Desde luego que puede ocurrir que en el mejor avión y aún tomadas todas las medidas de seguridad posibles, se produzca un accidente. Pero el caso es que no sólo no se tomaron medidas de seguridad si no que el avión era un cascajo. Y Trillo lo sabía. Volar en ese avión era jugar a la ruleta rusa. Claro que los militares españoles que volaron en ese vuelo no les fue dado elegir si jugaban o no.

En este contexto bélico un fatuo y bravucón Trillo, acaecida la previsible tragedia, no solo hizo un pan como unas hostias a la hora de gestionar el accidente e identificar y repatriar a los españoles muertos, sino que incluso se permitió menospreciar e incluso maltratar a los familiares de las víctimas. Y, prepotente él, decidió no asumir responsabilidad política alguna. Bien es verdad que Trillo no se blindó solo. Por encima de Trillo estaba Mariano Rajoy como vicepresidente primero y en la presidencia estaba el Sr. Aznar. De haber querido estos le habrían hecho dimitir. Pero,  por alguna razón, le obsequiaron con la embajada en Londres.

Aznar, Rajoy y Trillo hicieron lo que siempre hace el PP: a) cierre de filas  b) defensa numantina del fulanito de turno, c) dejar correr el tiempo y d) recolocación. Al volver a la actualidad esta pavorosa tragedia el PP ha seguido el guión establecido: filas prietas y enroque. Dejo unos ejemplos de las estrategias  a y b.

Martínez Maíllo, vicesecretario del PP: “Estamos hablando solo de un informe del Consejo de Estado. Estamos sorprendidos ¿Qué tenemos que hacer con Trillo, sacarlo de España y mandarlo a la isla Perejil? ¿Exiliarlo?”. No se le puede negar que tiene su puntito de creativo.

Rafael Catalá: “Federico Trillo, no tienen que pedir perdón por el accidente en mayo del 2003 del Yak-42”, “El concepto de perdón va asociado a la responsabilidad, a la culpa y en este caso…”  Otra ejemplar opinión del Sr. Catalá es que: “La responsabilidad política por la corrupción se salda en las urnas”.

Pablo Casado vicesecretario de comunicación: “los tribunales ya han dado su opinión”. (Trillo) “Tiene una dilatada carrera política y ha hecho una labor positiva esta legislatura en Reino Unido”. Además en esos años él estaba en el Instituto. Debe ser el político de la democracia que ha cursado estudios en más universidades del mundo.

Don Mariano Rajoy: “¿El Consejo de Estado ha sacado un dictamen sobre eso. No lo he visto. Pero yo creo que eso ya está sustanciado judicialmente lo que había que sustanciar. Ocurrió hace muchísimos años”. Cuando dice eso se refiere a 62 militares muertos.

Esta vez lo de dejar correr el tiempo no se ha aplicado, ya lo habían dejado más de 13 años. Tal vez alguien les ha hecho caer en la cuenta que, en este caso, dejar correr el tiempo, ahora que no gozan de  mayoría absoluta, les va suponer demasiado coste. Y, como hay que asearse para sacar adelante los presupuestos lo han descartado. Pero ni usted ni yo nos debemos preocupar por el futuro del Sr. Trillo, los suyos no le dejaran caer. Ese es el cuarto paso.

Cómo es posible que este modo de actuar del PP se repita una y otra vez delante de nuestras narices y se salgan siempre airosos. En mi ingenuidad creo que la falta de ética política de los  dirigentes del PP es de tal magnitud que, al común de los mortales,  nos pasa como cuando alguien nos habla en años luz. Tal dimensión nos sobrepasa, nos supera, y nuestra concepción de la vida no nos permite encajar que tanto cinismo, impudicia, desvergüenza, deshonestidad, pueda darse en el ser humano.  Y nos la cuelan todas las veces. Esta también.

2 pensaments a “Siempre nos la cuelan”

  1. Pues nos toca, Sr Páez, prepararnos para varios decenios de gobierno de la derecha corrupta, acostumbrada a practicar cualquier felonía que les convenga para perpetuarse en el poder. Incluyo un gobierno en coalición con el PSOE si las fuerzas de la derecha llegaren a flaquear avanzado el siglo XXI. Porque el PSOE está mucho más cerca del PP que de Podemos. Y Podemos está más cerca de la CUP que del PSOE. La tragedia de la “izquierda” en este país.

  2. Sr. Páez: Después de leer su interesante artículo, no se me ocurre otro comentario que Ud. entenderá a la perfección: “¡Manda güevos”! Así nos luce el percal.
    Gonçal Évole

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *