Sicología del estafador

ratoLa idolatría del lucro viene suscrita por dignos ciudadanos del mundo de los negocios y la política. Es su mejor respaldo. No es de extrañar por tanto que la corrupción y la estafa la interpreten como una carta blanca para el fraude sistemático. La expresa o tácita  alianza con los poderosos y una atmósfera de vista gorda rodea el trabajo de los delincuentes de cuello blanco. Los casos Gürtel y tarjetas black de Bankia son ejemplos de eso. Pero ¿cómo es el perfil psicológico de estos procesados por sus delitos económicos?

El criminalista Hans V. Hasting ha estudiado a estos tipos con perfil psicológico similar en todas las sociedades industrializadas.

Esto escribió en su día:

“Es equivocado intentar aproximarse al delincuente de cuello blanco solo del lado de lo seudo lógico. La ficción sólo es un medio para más profundos fines. El estafador languidece en un complejo de envidia, del que toma cumplida venganza desempeñando su papel. Existe una flagrante contradicción  entre lo que desearía ser y lo que le ha tocado en suerte ser. Es verdad que no es tan inteligente como opinan muchos de los que han tenido que ver con él. Sobrevaloramos su astucia porque nos mortifica menos sucumbir a su fortaleza que a nuestra debilidad. Lo que distingue a estos individuos es un instintivo conocimiento del hombre y una sensibilidad animal para la más leve oscilación de las referencias humanas. Lo que les impele es un doloroso trauma. En sus ansias de elevación creen que el mundo les debe lo que les corresponde a ellos”.

Póngales rostro. Rato, Blesa, Bárcenas, Correa, Matas, Undargarín… Y los que están en la sombra, tan corruptos como ellos.

Un pensament a “Sicología del estafador”

  1. Faltan los Pujol, por lo que me han contado la historia de la saga familiar cuadra con el perfil. Catalunya les debía tanto

Els comentaris estan tancats.