Antología de Sandeces

“Gobernantes, políticos, banqueros, empresarios, militares, jueces, eclesiásticos, intelectuales y personajes influyentes de nuestro país caen a menudo en excesos dialécticos que podrían definirse como sandeces. Esta sección pretende dejar constancia de algunas de ellas difundidas tanto en el presente como en el reciente pasado.”

Antología de sandeces políticas

Ángel Sánchez de la Fuente
Periodista

Rafael Hernando, portavoz adjunto del PP en el Congreso

Nadie como Rafael Hernando, portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, para abrir esta tercera entrega de nuestra antología de sandeces políticas, porque, como podremos comprobar, el caballero presenta una amplia hoja de despropósitos en su carrera política. Una carrera que él mismo confiesa haberla iniciado por admiración a Manuel Fraga Iribarne, cuyas juventudes de Alianza Popular presidió en 1987, cuando contaba 26 años. Ahora, ya talludito, acaba de insultar al rojeras actor Javier Bardem a través de internet: “Hay que ser un gran villano, y no de película, para sostener que al Gobierno le va bien tanto paro. Frivolidades de millonario residente en Miami.” Si no hay duda de que villano significa ruin, indigno o indecoroso, según la Real Academia Española, tampoco cabe duda alguna de que Bardem no vive en Miami, sino en Madrid. El rigor nunca le ha sobrado a Hernando.

Una de sus planchas más sonadas se remonta a octubre de 1997, cuando denunció que el PSOE había borrado vídeos de Felipe González en compañía de amistades peligrosas, como el delincuente Luis Roldán y demás. “Es la página más sórdida y negra de TVE,” llegó a decir Hernando, quien fue desmentido por el entonces director general del ente y compañero del PP, Pío Cabanillas.

De su visceralidad congénita destaca el brote que le sobrevino en julio de 2005. La Diputación Permamente del Congreso se había reunido a raíz de un gravísimo incendio en la provincia de Guadalajara y el ambiente se caldeó tanto que Hernando, amigo del hermano de una de las víctimas, estuvo a punto de agredir al entonces portavoz socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. Tuvieron que sujetarlo sus compañeros Ángel Acebes y Eduardo Zaplana e incluso su no compañera Carme Chacón. Cinco años más tarde, promovido Rubalcaba a vicepresidente del Gobierno, Hernando se despachó a gusto con él: “Su ascenso es un triste epitafio para Zapatero.” Y le acusó de haber pasteleado “el silencio del policía Amedo para negociar el GAL” y de haber “preparado dossierescontra oposición, jueces y periodistas.” Y concluyó: “Usted pierde el pelo, pero no el vicio.”

Veamos a continuación varias hernandadas más como muestra no exhaustiva:

“Aunque pretenda ir de pijo ácrata en realidad es un juez.” (Ataque contra el magistrado Santiago Pedraz, que en octubre pasado había aludido a la “convenida decadencia de la clase política.” Además de “pijo ácrata,” le calificóde “indecente e impresentable.”

“Blanco es un ministro a tiempo parcial [...] Malvado e inepto.” (José Blanco era el titular de Fomento en diciembre de 2010)

–En junio de 1999 pidió el veto del socialista Pedro Solbes como comisario europeo por haberse “sentado en consejos de ministros corruptos.” (Se refería a la etapa de Solbes como ministro de Felipe González, pero no dijo nada de los consejos de ministros de Franco en los que se sentó su admirado Fraga)

“Son egoísmos aldeanos.” (Comentario tan simple fue el que dedicó en marzo de 2001 a los manifestantes contra el Plan Hidrológico Nacional auspiciado por el Gobierno de Aznar)

En fin, solo cabe añadir que el belicoso Hernando fue uno de los diputados que más veces llamó la atención Manuel Marín cuando este presidió el Congreso. Hay que deducir que el diputado jabalí debió de acumular méritos, visto que años después fue nombrado portavoz adjunto parlamentario del PP.

 

Sabina-Serrat, ¿nada que explicarse?

El himno de Sabina
y el hermano de Babel

Hace cinco años, el cantautor Joaquín Sabina escribió una supuesta letra para el himno español. Ahora se ha conocido que el reciclado ácrata considera “un honor” que el primer candidato electoral de Ciutadans de Catalunya el 25-N, Albert Rivera, utilice dicha letra para hacer campaña. No es de extrañar que a Rivera le encante el tema, porque nada menos que hasta cuatro veces se repite el vocablo ciudadanos. Si el comienzo no va muy para allá (“Ciudadanos, ni héroes ni villanos, hijos del ayer, hay tanto para hacer”), la continuación deviene excelsa. Fíjense si no: “Ciudadanos, tan fieramente humanos, tan paisanos del hermano de Babel…” Y aquí, en Babel, es donde Sabina alcanza la cima de su inspiración. La Babel bíblica con la que se pretendía tocar el cielo comportó que Dios confundiera la lengua de los habitantes de la tierra y se propiciase el caos. ¿Conforman el catalán, el euskera y el gallego una especie de Babel para la España castellana?

¿Ignoraba Sabina que Ciutadans y el PP contribuyen a cargar de razones a quienes consideran que una lengua minoritaria como la  catalana acabará desapareciendo si no se la potencia como se merece? ¿Cómo es posible que su amistad con Joan Manuel Serrat no le haya hecho ver a Sabina que allí había trampa?

 

Esperanza Aguirre y Joaquín Leguina, tan próximos

Pongamos que hablamos
del himno de Madrid

Ya que hemos hablado de Sabina y su himno, pongamos que recordamos ahora algunos versos del de Madrid, que nada menos que es el oficial y cuya letra la firmó el insigne filósofo anarquista Agustín García Calvo, recientemente fallecido. Leer para creer.

 

“Yo estaba en el medio:
giraban las otras en corro,
y yo era el centro.
Ya el corro se rompe,
ya se hacen Estado los pueblos,
Y aquí de vacío girando
sola me quedo.
Cada cual quiere ser cada una:
no voy a ser menos:
¡Madrid uno, libre, redondo,
autónomo, entero!”

 

Ojo, que lo mejor viene ahora, cuando se deja muy claro que todo lo que pasa por ahí, en España, claro, pasa en Madrid.

“Y en medio del medio,
capital de la esencia y potencia,
garajes, museos,
estadios, semáforos, bancos,
y vivan los muertos:
¡Madrid, Metrópoli, ideal
del Dios del Progreso!
Lo que pasa por ahí, todo pasa
en mí, y por eso
funcionarios en mí y proletarios
y números, almas y masas
caen por su peso;
y yo soy todos y nadie,
político ensueño.
Y ese es mi anhelo,
que por algo se dice:
De Madrid, al cielo.”

Sublimes los garajes y los semáforos madrileños, ¿a que sí? Por cierto, ¿cómo se dejó enredar Garcia Calvo en 1983 por Joaquín Leguina, entonces presidente autonómico?

 

Aquellos brotes verdes…
Cuando en mayo de 2009 la crisis económica todavía no había llegado a sus peores momentos, la entonces ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, se descolgó con aquella hermosura poética que rezaba así: “Esperemos unas semanas y veremos los brotes verdes.” Verde que te quiero verde… La oposición y la no oposición rieron por no llorar, pero la frase hizo fortuna y su filosofía también.

Cuando actualmente los expertos pronostican que la recesión económica y el paro se incrementarán en lo que resta de este año, va la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y suelta por la boca: “Estamos viendo ya señales esperanzadoras en un entorno de crisis económica muy dura. Y no me refiero a un optimismo vacío, sino al relato de una realidad.” De los brotes a las señales.

Esperanza Aguirre, en la bandera autonómica

Y de paso, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, haciendo gala de un cinismo de cine al calificar los Presupuestos Generales del Estado para 2013 de “los más sociales de la historia de la democracia.”

Da igual el partido que gobierna. Parece que lleven la desfachatez en su ADN.

 

 

 

Boadella vuelve a hablar de tanques

El impulsor de la compañía teatral Els Joglars, Albert Boadella, es un intelectual que ha ido sustituyendo cada vez más la cabeza por las vísceras, hasta crear una caricatura de su propio personaje.

Al catalán Boadella le va la marcha. La marcha militar, por lo que se ve. Días atrás, aprovechó la presentación de un libro suyo en Madrid (su ciudad predilecta desde que le ríen las gracias anticalatalanas con las que se prodiga) para hablar de tanques salvapatrias, aunque esta vez en un presunto tono de broma y de risitas (la original presentación la acometió vestido de torero y sirviendo cerveza en un bar). Cuando un asistente le preguntó si había que intervenir militarmente en Cataluña, Boadella bromeó: “A ellos [los catalanes] les gustaría mucho; no hay que darles este placer.” Y agregó con cachondo regodeo: “Solamente un tanque asomando por Lleida les provocaría un orgasmo general.”

El director de los Teatros del Canal de Madrid, Albert Boadella (i), y el coordinador de la Plataforma por la Promoción y Difusión de la Fiesta, Luis Corrales, durante la charla titulada “Toros, política y otras hierbas en Cataluña”, en el marco de las XIV Jornadas Taurinas de Arévalo (Ávila). EFE

El problema no es únicamente si es de recibo hacer supuestas bromitas con temas tan graves. Lo verdaderamente preocupante es que Boadella no es la primera vez que saca a relucir los tanques. Y no en plan de chanza barata. En junio de 2005 (hace ya siete años), en una entrevista sesuda y seria en el diario Abc, al abordarse la cuestión de la unidad de España, Boadella dijo sin asomo de humor: “Cuando un Estado no tiene disposición ni fuerza moral para, en el momento en el que hay un acto de desobediencia constitucional, poner los tanques en el territorio que comete este acto de desobediencia, la situación se puede volver muy complicada.” El periodista, quizá perplejo, quiso profundizar y le inquirió sobre si en alguna ocasión debieron salir los tanques. “No sé –respondió el joglar–, pero sería importante que quienes plantean estos desafíos fueran conscientes de que los otros pueden sacar los tanques.”

Meses después, en marzo de 2006, el inefable cómico dictó (en Madrid, por supuesto) una lección magistral a 200 altos directivos de Coca-Cola. Telefónica, JP Morgan, etcétera, en un denominado curso de técnicas teatrales para ejecutivos. Boadella sentenció: “Hay que hablar con seguridad, incluso si se dice la mayor de las sandeces. Que sea una sandez segura.” Memorable. Y elocuente.

 

La España eterna de doña Espe
“España es una gran nación, con 3.000 años de historia. Cataluña no fue nunca independiente. Eso lo tienen que saber los niños.” (Afirmación de Esperanza Aguirre, expresidenta autonómica de Madrid y actual funcionaria del Estado del Bienestar). Como es sabido, la frase ha levantado mucha polvareda, porque revela que doña Espe no tiene tiempo de ver en TVE la serie sobre Isabel la Católica, ilustre dama que reinó en Castilla hace bastante menos de 3.000 años cuando aún no se había inventado España. Como la señora Aguirre tiene fama de ser algo despistada en materia intelectual, seguro que se ha asesorado antes de sentar cátedra. Y tal vez le han dejado el libro España. Tres milenios de historia, del eximio historiador Antonio Domínguez Ortiz. Y, claro, quizá no haya tenido tiempo de leer más que el título. En cualquier caso, sería deseable que los niños españoles aprendieran que, hace 3.000 años, la península que hoy comparten España y Portugal estaba habitada por los celtas, los íberos y los tartessos, que ni eran españoles ni jugadores del Celta de Vigo o del Real Betis Balompié.

Doña Espe y la extranjera Cataluña
“Mala noticia para la Comunidad de Madrid el que la sede de una empresa eléctrica, que es una de las grandes multinacionales españolas, se traslade fuera del territorio nacional.” (Disparate de Esperanza Aguirre que data de septiembre de 2005, cuando la catalana Gas Natural pretendía adquirir Endesa, hoy en manos italianas).

Menos mal que los niños españoles de 2005 y de ahora no suelen leer los periódicos, porque de lo contrario se habrían enterado de que si una empresa tiene su sede en tierras catalanas es extranjera. Por supuesto que la entonces presidenta madrileña aclaró que lo de “fuera del territorio nacional” había sido un lapsus, pero ya sabemos cómo interpretaba Sigmund Freud esos resbalones mentales.

 

Lo mataron los catalanes, deduce el intelectual Armas Marcelo


Bodrio Armas Marcelo

Juancho Armas Marcelo es un escritor canario que en las últimas semanas ha conseguido que se hablara de él al publicar un artículo en El Mundo de Pedro Jota en el que, tras sentar la premisa de que Poncio Pilatos se llevó su guardia pretoriana (de catalanes) desde Tarragona (imperial Tarraco) a Palestina, en donde condenó a muerte a Jesús de Nazaret, afirmaba: “Saquen [ustedes] conclusiones de quién o quiénes mató o mataron a Cristo. Y quién dio la lanzada final al costado del Maestro. Al final se jugaron la túnica de Jesús a los dados [...] La pela es la pela, aunque sea del Hijo de Dios.”

Si antiguamente proliferaban los chistes sobre la tacañería y codicia de los catalanes, ahora ya el humor hecho escarnio va más lejos: fueron los catalanes los que asesinaron a Jesucristo. ¿Cómo no va a estar justificado que los tanques asomen por Lleida?

Demetrio reza


Obispos preconciliares a la española

Ahora que se han cumplido 50 años de la apertura del Concilio Vaticano II (1962-1965) y se ha rememorado el paupérimo papel de los obispos españoles de la época, veamos un ejemplo del no menos triste papel que están desempeñando algunos miembros de nuestro episcopado. Si en la España de Franco, lo que más le preocupaba a la jerarquía eclesiástica era condenar el comunismo, en la actualidad las condenas van en otra dirección. El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández González, nacido en 1950 en El Puente del Arzobispo (Toledo), no ha tenido el menor escrúpulo en comparar el aborto con el horrendo crimen de los niños Ruth y José a manos de su padre. En una misa celebrada en memoria de las víctimas, dijo: “Ningún crimen como que una madre se ve en la situación de matar al niño que ha concebido. Que Ruth y José nos lo hagan entender a todos [...] ¿No podrán procurarnos estos niños que se reduzca el número de abortos que diariamente se producen en nuestro entorno?

Este mismo prelado fue el que hace casi dos años alertó en una homilía acerca de un supuesto plan de la Unesco para que se incremente la población homosexual. Citó un comentario que le había hecho un cardenal en estos términos: “La Unesco tiene programado para los próximos 20 años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual.” Y mencionó la implantación de “la ideología de género que ya está presente en nuestras escuelas.” Por si no se entendía bien del todo, monseñor Demetrio Fernández precisó que esa ideología de género consideraba que “uno no nace varón o mujer, sino que lo elige según su capricho, y podrá cambiar de sexo cuando quiera, según su antojo.”
Con obispos así, el descrédito de la Iglesia española está tan asegurado como el ridículo.

 

Castelao Bragaña, de pie

De las mujeres violables
al regadío de Arias Cañete
El despropósito mayor de estos últimos días lo ha protagonizado José Manuel Castelao Bragaña, un alto cargo de un organismo dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social a cuyo frente está una mujer, Fátima Báñez, quien se ha apresurado a aclarar que ella no lo nombró. La desgraciada frase del susodicho fue: Las leyes son como las mujeres. Están para violarlas.” De nada valió ni podía valer que Castelao Bragaña (no confundir con el Rodríguez Castelao intelectual padre del nacionalismo gallego) dijese que había sido un comentario en plan de broma (hay bromas que matan). Acto seguido tuvo que dejar la presidencia del ignoto Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, órgano consultivo y asesor.

Sin salir del ámbito ministerial quizá venga bien recordar cómo en octubre del año 2000, Miguel Arias Cañete, entonces titular de Agricultura y Pesca del Gobierno de Aznar, proclamó: “El regadío hay que utilizarlo como a las mujeres, con mucho cuidado, que le pueden perder a uno.” Semejante teoría fue expuesta en el Foro Jaén de Opinión y Debate, intentando defender la tesis de que España no podía desarrollar tantos regadíos como se solicitaban, porque había sobreproducción en los cultivos. Y se quedó tan ancho.

 

El tal Martínez

Del cruce de piernas a la sala de partos
Seguimos con el tema de la mujer, aunque cambiamos la profesión de quienes hablan: un miembro de la carrera judicial y un arzobispo de la Iglesia católica. No está mal.

“Las violaciones y las agresiones sexuales ocurren a veces porque, por ejemplo, una secretaria que busca trabajo se sienta, cruza las piernas y enseña la braga.”

(Comentario de José María Félez, cuando era fiscal jefe de Navarra, al diario Egin,en octubre de 1995).

“El hombre está hecho para el altar y las mujeres para parir.”

(Frase de monseñor Javier Martínez, arzobispo de Granada, en 2011)

Españolizar a los catalanes enfermos
Todavía resuenan los ecos de la reciente confesión pública y sonora difundida en el Congreso de los Diputados por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert: “Nuestro interés es españolizar a los alumnos catalanes; que se sientan tan orgullosos de ser españoles como de ser catalanes.” Y para que no quedase duda, al día siguiente ratificó lo dicho utilizando el idioma catalán: “Estic molt orgullós del que he dit”. Orgullo y pasión, sí señor. ¿Qué les ocurre a los alumnos catalanes? Se supone que lo que a muchos de sus ancestros, que, a juzgar por lo que piensa José María Aznar, están enfermos. Véanse, si no, las palabras del expresidente del Gobierno que recoge la exmilitante del PP Montserrat Nebrera en su libro En legítima defensa, editado en 2009: “Si a la mayoría de esta población enferma que es Cataluña no le gusta cómo somos, no es nuestro problema. Nuestro objetivo es mantenernos en este irreductible 20% del electorado, que en unas elecciones nos puede ayudar a ganar las presidencia del Gobierno.”

¿Qué tipo de enfermedad aqueja a los catalanes? No lo dice. ¿Será separatitis aguda?¿O tal vez más bien orquitis crónica de tanto aguantar? (Según el diccionario de la RAE, orquitis no es otra cosa que la inflamación del testículo).

 

Ronaldo Vidal-Quadras, en Intereconomía
Siempre que puede, Alejo Vidal-Quadras, actual vicepresidente del Parlamento Europeo (la democracia tiene estas cosas) y expresidente del PP de Cataluña, arremete contra todo lo que se mueve en dirección opuesta a la suya. Valiéndose de su posición privilegiada en la ultracadena televisiva Intereconomía (la democracia tiene estas cosas), el 28-9-2012 sentenció para la posteridad: “Quiero decirle a la señora vicepresidenta del Gobierno algo que seguro que ha pensado ya: ¡que el Gobierno vaya preparando un general de brigada de la Guardia Civil [...] y que prepare la intervención de Cataluña! [...] El Parlamento se disuelve, el Gobierno de la Generalitat se va a su casa, la Delegación del Gobierno toma el poder en Cataluña y el general de brigada toma el poder de los Mossos d’Esquadra.”

Julio Ariza

No es una casualidad que Vidal-Quadras haya elegido la tele de Intereconomía, el grupo empresarial propiedad de su íntimo amigo Julio Ariza, un navarro con familia numerosa que hace años fue diputado autonómico en Cataluña. He aquí un testimonio de la admiración infranqueable (¿de Franco?) de Ariza hacia Alejo: “Vidal-Quadras es el único político del PP en Cataluña que le ha dado una doctrina sólida al partido [...] El PP de Cataluña puede permitirse el lujo de tener a Ronaldo en el banquillo.” Palabrasde una entrevista hecha a Ariza en El Periódico de Catalunya, en noviembre de 1996, cuando Vidal-Quadras (Ronaldo el gordito, no Cristiano) hacía poco que había sido defenestrado de la presidencia de su partido para favorecer el pacto entre Aznar y Pujol tras las elecciones de marzo de aquel año.

 

Borrachín Ferrer

El “timonel borracho” y el borracho diputado
Como final de esta primera entrega de sandeces, una burla del destino, una cruel paradoja la sufrida por Vicente Ferrer, un diputado valenciano del PP que el 23-5-2010 saltó a la palestra de la actualidad política por la siguiente diatriba contra el entonces presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero: “Este país no puede soportar más esta situación. Este Gobierno hoy ya es un grave impedimento para la recuperación. Si el timonel está borracho, lo que hay que hacer urgentemente es cambiar al timonel.”

Difícilmente podría imaginar el político de nombre y apellido tan santos que dos años y pico después, concretamente el 30-9-2012, sería condenado con la retirada de su carnet de conducir por circular en coche en estado de embriaguez. “Fue un error torpe, muy torpe”, dijo compungido al conocer la sanción. Tan torpe como llamar borracho a un presidente del Gobierno.

 
 

José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores

El último cante del gallo Margallo
La más reciente extravagancia verbal protagonizada por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo y Marfil, ha apuntado al presidente de la Generalitat de Cataluña con estas palabras: “Si Artur Mas convoca un referéndum de autodeterminación dará un golpe de Estado en términos jurídicos.” Menos mal que ha precisado lo de en términos jurídicos, porque nada más oírle hablar de golpe de Estado ya nos venia a la memoria el general Pavía liquidando en 1874 la Primera República Española. Y es que no hay que ignorar los abundantes genes castrenses del citado ministro por parte de padre. Su bisabuelo paterno fue general y gobernador de Melilla, donde murió en 1893 en una refriega con las tribus indígenas, que le acusaron de haberlas provocado él. El incidente llegó a conocerse como la guerra de Margallo.

Lo del bisnieto de ahora no alcanza la categoría de guerra, aunque sí contiene bastantes dosis de provocación.

Porque provocar es, como hizo Margallo el pasado 11 de octubre en el Congreso de los Diputados, comparar los nacionalismos con el nazismo, aunque lo disfrazase de un barniz filosófico. Dijo textualmente: “En política solo hay dos divisiones entre dos movimientos: los que consideran que el individuo es el destinatario final, el objetivo que debe centrar toda nuestra atención, y aquellos que sitúan al individuo al servicio de una idea abstracta, sea esta la de clase en el marxismo, la de raza en el nazismo o el nacionalismo al servicio de la nación absoluta.”  No se cortó un pelo al añadir que su partido, el PP, siempre “sirve al individuo y garantiza el Estado de bienestar.”

¿Tendrá algo que ver su tendencia a la provocación y a la locuacidad con su afición a los gallos? “En el colegio –ha recordado en alguna ocasión–, mis compañeros me llamaban el gallo Margallo. Mi primer barco se llamó Kikirikí y tenía una bandera con un gallo.” Debía ser un gallito político cuando en 1960 (a los 16 años) se afilió a las Juventudes Monárquicas Españolas, que ya es mérito teniendo que vérselas con los falangistas de los puños y de las pistolas. Por eso, en la transición se incorporó a un partido (también llamado popular) que pilotó el monárquico José María de Areilza y que acabó diluido en la UCD, adonde llegó de la mano de Pío Cabanillas, quien siendo ministro de Cultura en 1977 le dio una dirección general, que fue su primer cargo político. Dentro de UCD promovió un grupo llamado Jóvenes Turcos, cuyo objetivo no era otro que reclamar más democracia interna en un partido en que cada vez se hostigaba más a Adolfo Suárez. Su alejamiento de la política española en 1994, cuando fue elegido eurodiputado, resultó muy beneficioso para él, que a esas alturas se había chamuscado como diputado en el Congreso. El periodista Luis Herrero, autor del libro El poder popular (editado en 1996), escribió que Margallo era “muy aficionado a la política de cabildeos y tiene más detractores que defensores entre sus compañeros de partido.” Y remataba: “Le gusta la intriga más que a un tonto un lápiz.”

Su amistad con Mariano Rajoy resultó decisiva para picar alto ahora. Margallo sabe que puede decir lo que le venga en gana, aunque sean sandeces como la de que la pitada al himno de España en la última final de la Copa de fútbol había incrementado la prima de riesgo; que la señora Kirchner, al expropiar a Repsol, se había pegado un tiro en el pie (al nieto del Rey acababa de disparársele la escopeta); o que se le ocurriera responder al saludo afectuoso de un eurodiputado británico con un “Gibraltar español.”

Ah, Margallo suele aclarar: “Yo no soy nacionalista. Soy patriota, porque amo a España.”  Faltaría más.

Marcelino Iglesias, ex-secretario de organización del PSOE

El gol de Marcelino

No nos referimos aquí el histórico gol del futbolista Marcelino Martínez Cao contra la URSS en 1964 y que le valió a España su primer título europeo. El Marcelino que nos ocupa ahora se apellida Iglesias, es socialista y fue presidente de Aragón. La semana pasada en un mitin electoral de la campaña catalana en Lleida, se descolgó diciendo:“Los que quieren poner fronteras quieren ir hacia atrás, y cuando se han puesto fronteras en Europa y han ganado los hipernacionalismos ha habido muchos desastres en este continente y más de cien millones de muertos.” ¿Qué ha hecho Pere Navarro, candidato del PSC, para que le metan semejante gol sus hermanos (¿o primos?) del PSOE, con argumentos propios del PP? Hace unos seis meses, el catalanohablante Iglesias afirmó en una entrevista: “Al PP, todo lo que le suena a catalán le produce urticaria.” A juzgar por el mitin de Lleida, a Marcelino parece que le están brotando los primeros granitos.

Alfons López Tena, diputado del Parlament de Catalunya por Solidaritat per la Independència

Una dictadura para López Tena

El pasado mayo, en el minoritario Canal Català, el periodista Víctor Amela le dirigió al diputado del Parlament de Catalunya Alfons López Tena la siguiente pregunta: “Entre una Cataluña inserta en una España democrática o una Cataluña independiente con una dictadura, ¿qué elegiría?.” El líder de Solidaritat per la Independència (SI) no vaciló: “Una Cataluña independiente con una dictadura.” Y argumentó: “La dictadura, siempre estaríamos a tiempo de quitárnosla de encima, pero nunca seremos soberanos mientras no seamos indepedientes”.

La insólita respuesta pasó inadvertida entonces, pero ahora ha recobrado actualidad. Si no fuera por su gravedad, diríase que este caballero valenciano de Sagunt, notario de profesión y ex militante de Convergència (a propuesta de este partido en 2001 fue vocal del Consejo General del Poder Judicial), lo que persigue es llamar la atención. Pero, ¿puede un auténtico demócrata defender por principio una dictadura del signo que sea? Ya fue cruel negarse, como se negó en octubre de 2011, a firmar el apoyo a dos cooperantes secuestradas en Kenia por el mero hecho de que solo una de ellas era catalana y la otra no. Y hablando de secuestros, he aquí una joya referida a la selección española de fútbol: “España debería tener la decencia de jugar con sus jugadores y no secuestrar a los catalanes [...] Habría de haber quedado eliminada de la Eurocopa [de 2012] desde el primer momento.”

Claro que esto es peccata minuta si López Tena es capaz de acudir a Intereconomía TV (en septiembre de 2011) y pregonar que hay que “reventar España.” Pacíficamente, por supuesto.

Cuatro perlas más como cierre

En plenas vísperas electorales en Cataluña, veamos cuatro perlitas cultivadas algún tiempo atrás:

“La burguesía catalana es la peor de España.”

(JULIO ANGUITA. Julio de 1994)

“Los españoles somos los judíos preferidos de los nazis catalanes.”

(FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS. Septiembre de 2009)

– “El que ha robado la cartera y buena parte del futuro de los extremeños ha sido el Gobierno catalán.”

(JOSÉ ANTONIO MONAGO. Enero de 2010)

– “Los nacionalistas, da igual que sean catalanes, vascos o gallegos, no odian al Estado [...] Pero sí odian España, la patria común con un milenio de unidad a sus espaldas [...] Esa es la diferencia. España y el Estado. La misma que se establece entre una madre y un hijoputa.”

(ALFONSO USSÍA. Agosto de 2010)

Cuando las porras rebotan en las mochilas

Ver –leer—para creer. Leamos esta nota de la Conselleria de Interior de la Generalitat catalana cuyo máximo responsable es Felip Puig. Se pretende justificar por qué un muchacho de 13 años resultó herido en la cabeza en Tarragona el 14-N, día de la huelga general: “En el transcurso de esta persecución [de piquetes], un agente [de los Mossos d’Esquadra] ha cargado con la porra contra un manifestante que había actuado anteriormente con violencia, y el rebote de la porra en la mochila del perseguido ha tocado la cabeza de un menor que estaba detrás y fuera de la visión del agente.” Versión muy diferente a la de una joven que presenció la escena: “Le habían abierto la cabeza [al chico de 13 años] y le seguían pegando en las piernas. Grité: ‘pero, ¿qué estáis haciendo? ¡Si es un niño!’ Entonces me hicieron daño a mí.”

Lo de la porra rebotando en la mochila es un hallazgo semántico que recuerda aquellos disparos al aire que, en plena transición a finales de los años setenta, mataban a manifestantes que no eran pájaros sino personas. También puede encuadrarse en la línea de sandeces que han hecho historia, como la del “bichito que si se cae al suelo se mata” de aquel ministro llamado Jesús Sancho Rof explicando en 1981 la causa del síndrome tóxico. O en la de “los hilitos de plastilina” salida de la boca de Mariano Rajoy cuando en diciembre de 2002 se refirió al naufragio del petrolero Prestige en aguas gallegas.

No se puede decir que el convergente Felip Puig esté mejorando a su predecesor del Gobierno tripartito, Joan Saura, al que con tanta saña fustigó. Por ejemplo, con estas palabras: “Mientras Saura esté al frente de Interior, seguirá habiendo problemas de orden público. El desorden campará por Barcelona y Catalunya. [Es] un político que no ha creído nunca en la policía.”

         Por el contrario, tanto creía Puig en la policía autonómica que, nada más tomar el mando hace dos años, suprimió el código ético de los Mossos que había aprobado Saura. Más tarde, frenó la instalación de cámaras de vigilancia en las comisarías para inyectar fe y moral a sus tropas. Y nunca mejor dicho lo de sus tropas, sobre todo por lo que declaró en octubre pasado de que los Mossos obedecerían a la Generalitat y no al Gobierno central en el caso de conflicto entre ambos. Varios representantes sindicales de los Mossos le salieron respondones. “Estamos muy cansados de que Puig nos utilice para sus guerras políticas en Madrid,” dijo uno de ellos. La frase, sin duda, debió dolerle al conseller como un golpe de porra sin rebotes en mochilas.

La socialista que perdió el alma roja
La frase del twitter resultaba toda una provocación, todo un disparate, especialmente porque la firmaba alguien que había sido ministra de José Luis Rodríguez Zapatero y se difundía en plena tragedia de desahucios de viviendas. “El que tenga deudas, que las pague. Que no se hubiera endeudado.” Eso fue lo que escribió María Antonia Trujillo para escándalo de propios y extraños. Entre los propios, el de la actual dirigente del PSOE Elena Valenciano, quien le replicó de inmediato así: “Fuiste ministra de Vivienda. ¿Dónde has dejado tu alma socialista?” No era la primera vez que ambas se enfrentaban a través de las redes sociales. También lo hicieron cuando Trujillo instó a dimitir a Olvido Hormigos, concejal socialista del pueblo toledano de Los Yébenes, por el famoso vídeo erótico, al considerar que quien no sabe administrar su vida privada no puede administrar la pública.

Trujillo se ha esforzado en formular argumentos tales como: “Cuando alguien dice ‘pierdo mi casa’, no, la casa es solo tuya cuando la has pagado. Mientras tanto, eres copropietaria de la casa con el banco.”  A ver si lo hemos entendido bien. Cuando alguien que tiene una hipoteca en el Santander invite a un amigo habrá de decirle: “¿Quieres venir esta noche a cenar a mi casa y a la de Botín?”

Y pensar que Trujillo, hija de un antiguo líder ugetista de la comarca extremeña del Zújar, se definió en 2004 como “una niña genéticamente roja…”

        

Bauzá, azote del catalán… y del castellano
Si en algo destaca el presidente autonómico balear, José Ramón Bauzá, es por su inquina a todo lo que huela a catalán. No contento del todo con su nombre de pila nada catalán, castellanizó también su apellido sustituyendo el acento grave catalán de Bauzà por el agudo del castellano Bauzá. Y no contento tampoco con la marginación a la que está sometiendo a la lengua de Ramon Llull, consiguió el mes pasado que su Gobierno, con mayoría absoluta del PP, borrase la realidad lingüística en los papeles oficiales. Si el Estatut de autonomía habla de “la lengua catalana, propia de las islas,” en cambio, en una resolución del conseller de Educación, Rafael Bosch, se ha conseguido omitir el catalán y hablar de “la lengua cooficial distinta del castellano.”

 Si quien pierde los orígenes pierde su identidad, Bauzá lo tiene crudo. El caso es que tampoco parece esforzarse demasiado con el castellano, a juzgar por la pobreza de vocabulario que ha exhibido en ocasiones. Véase este ejemplo: “Sabemos qué es lo que hay que hacer y lo vamos a hacer, y por eso seguiremos haciendo aquello que nos toca hacer, a pesar de que alguno no se crea que vamos a hacer lo que hemos dicho que íbamos a hacer.” Urge un homenaje al verbo hacer en Baleares.

El juez, el tío, el sobrino, el padre y la madre
Si ocho de los miembros del Tribunal Constitucional han avalado recientemente las bodas gays y han considerado que la institución matrimonial ha de adaptarse a los nuevos tiempos, otros tres se han opuesto y han redactado un voto particular. De entre estos, la opinión más pintoresca ha sido la del vicepresidente Ramón Rodríguez Arribas. Partiendo de cómo define la sentencia el matrimonio (“una comunidad de afecto que genera un vínculo o sociedad de ayuda mutua entre dos personas que [...] deciden voluntariamente unirse en un proyecto de vida familiar común”), el magistrado conservador deduce que, al eludir mencionar el sexo, puede interpretarse que el matrimonio “podría constituirse entre un tío y un sobrino.” Y nosotros con estos pelos.

Pero hay más. Cuando Rodríguez Arribas aborda el tema de la adopción por parte de una pareja de homosexuales, se pone en el lugar del niño y concluye: “No resulta indiferente que en lugar de tener un padre y una madre o únicamente un padre y solo una madre [...] se encuentre que tiene dos padres y ninguna madre o dos madres y ningún padre o que se haya de convertir una mujer en padre o un hombre en madre.” No hemos podido evitar pensar en Groucho Marx y aquello de la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte y la primera parte de la segunda parte contratante será la segunda parte de la primera parte.

El guapo Arturo Fernández y el rencor de las mujeres feas

No hay duda de que la derecha española está más que crecida. De no ser así, ¿se habría atrevido el actor Arturo Fernández a escarnecer a la gente que hace huelga y se manifiesta porque quiere vivir mejor de lo que vive? Animado por la caverna tabernaria de un programa televisivo de Intereconomía, se mofó obscenamente de los ciudadanos que ejercieron su derecho de manifestación el pasado 14-N con estas palabras: “Cuando se sale a la calle, se sale con gente guapa. En las manifestaciones, yo en mi vida he visto gente tan fea, me cago en la leche, ¡pero cómo es posible! A estos no los veo por la calle, deben de tenerlos en campos de concentración, porque no lo puedo entender. Y dicen: ‘Que salga la manada’. Y ahí van…” Y para que no decayese el jolgorio fascistoide, el gracioso comediante añadió: “Hay que poner gente guapa, porque la gente guapa siempre funciona.”

Tales disparates trascendieron a las redes sociales, y cuando el rey Arturo se alejó de sus caballeros de la cama redonda metidos a palmeros y cayó en la cuenta de lo que había dicho, quiso arreglarlo (“lo dije en clave de humor”) y aseguró que manipularon sus palabras porque había afirmado que “la izquierda nunca le perdonaba a la derecha que gobernara” y que “España nunca ha prosperado cuando ha gobernado la izquierda.”

No es casualidad que Arturo Fernández asocie la fealdad física a la ideología de izquierdas. Él, que se confiesa guapo, conecta muy bien con el pensamiento único de ciertos falangistas vencedores de la guerra civil. Basta acudir a la hemeroteca y leer un vomitivo artículo de José Vicente Puente aparecido el 16 de mayo de 1939 en el diario Arriba, órgano de Falange Española y de las JONS. Se titulaba El rencor de las mujeres feas (por supuesto se refería a las mujeres republicanas y de izquierdas) y decía así: “Eran feas, bajas, patizambas, sin el gran tesoro de la vida interior, sin el refugio de la religión. Se les apagó de repente la feminidad y se hicieron amarillas por la envidia. El 18 de julio [de 1936] se encendió en ellas un deseo de venganza, y al lado del olor a cebolla y fogón del salvaje asesino quisieron calmar su ira en el destrozo de las que eran hermosas. Y delataron a los hombres que nunca las habían mirado…”

Arturo, chatín, ¿considera al repulsivo falangista Puente uno más de su gente guapa que siempre funciona?

Doña Inmaculada Autonomía

En estas fechas en que se celebra la festividad de la Inmaculada queremos tener el detalle de felicitar a Inmaculada Autonomía Albiñana Luján, hija de José Luis Albiñana, ex presidente del Consell del País Valencià, organismo preautonómico aprobado en marzo de 1978 por el Gobierno de Adolfo Suárez. Entrevistado aquel año, el entonces dirigente socialista valenciano confesó su fervor autonomista con estas palabras: “El poner a mi hija el nombre de Autonomía era cosa mía. Mi mujer quería que se llamase Inmaculada. Ella puso el que quería [Inmaculada] y yo el mío [Autonomía]. Mi hija nació en el momento en que iniciábamos conversaciones con Clavero Arévalo [ministro adjunto para las Regiones]. A mí me pareció oportuno un nombre de futuro que fuese eco de las aspiraciones y exigencias de nuestro pueblo. Por eso mi hija lleva el nombre de Autonomía, porque se trata de un futuro que entre todos tenemos que conseguir.”

El anhelado futuro se consiguió, pero al cabo del tiempo unos cuantos políticos corruptos convirtieron la autonomía valenciana en todo menos en inmaculada. Hace tres años, doña Inmaculada Autonomía en persona declaró: “Me gusta pensar que mis padres han querido algo con tanta fuerza que me han llamado así y, además, creo que ese nombre es fruto de una época en la que la gran mayoría de la sociedad estaba comprometida con la política y con el cambio”. En aquel entonces los Camps y compañía eran unos quinceañeros.

El sedicioso Tejero denuncia sediciones

Al golpista Antonio Tejero, condenado a 30 años de cárcel por haber tomado por la fuerza el Congreso de los Diputados el 23-F de 1981, no se le ha ocurrido otra cosa que denunciar al presidente catalán Artur Mas por “provocación, conspiración y proposición para la sedición.” Con toda la jeta, sí señor. Y argumenta: “Ni el Rey ni el presidente del Gobierno ni los tribunales de justicia ni el Ejército han tomado la menor medida para acabar con este contubernio formado por Arturo [textual] Mas y parte de los catalanes.” Estos –agrega– “han sido envenenados” en su etapa educativa. No especifica si el veneno era cicuta barata o qué, pero sí imputa a Arturo (no el Fernández, sino el Mas) “sus continuas y reiteradas pretensiones secesionistas de una parte importante de España como es el Principado de Cataluña.” Echamos en falta que el sedicioso Tejero no aplique al contubernio el adjetivo de judeomasónico al que tan acostumbrados nos tenía el aún más sedicioso Caudillo de El Pardo.

En fin, que no nos imaginamos a Mas con una barretina en forma de tricornio gritándoles “¡Tothom al suelo!” a los nacionalistas españoles ni a su comparsa Felip Puig diciéndoles “¡Se sienten, collons!”

Perlas con apostilla

–“Madrid fue comunidad autónoma por expulsión. No la querían ni Castilla-La Mancha ni Castilla y León. Me tuve que inventar incluso la bandera y el himno.”
(Joaquín Leguina, presidente madrileño desde 1983 a 1995, entrevistado por Jordi Évole en La Sexta)
Improvisando banderas e himnos, qué vergüenza, pero al final, el café para todos ha sido café para Madrid y malta para los demás.

“No tener pagas extra me tiene mártir, las he tenido toda mi vida y las echo de menos en Navidad y en verano. No es que haga números a final de mes, es que muchas veces no llego.”
(Frase de Esperanza Aguirre en el libro biográfico La presidenta, editado en noviembre de 2006, cuando su sueldo oficial al frente de la Comunidad de Madrid era de 8.395,24 euros al mes, o lo que es igual: 1.396.850 pesetas)
¿Que va a pasar con doña Espe las próximas Navidades siendo una funcionaria más de Turespaña? Por favor, que alguien de ese Instituto de Turismo de España, del que dependen el Palacio de Congresos de Madrid, los Paradores Nacionales, etcétera, le facilite una paga extra para que no se sienta mártir, la pobre.

“El pueblo de Cataluña ha optado por la extinción.”
(Alfons López Tena, candidato a la Generalitat por Solidaritat per la Independència, partido que tenía cuatro escaños y ahora no ha conseguido ninguno)
Verdad es que los catalanes han optado por la extinción, pero por la extinción de Solidaritat per la Independència.

“Nosotros [los catalanes] no tenemos la posibilidad de una Liga competitiva. Habría muy pocos equipos. [En el supuesto de una independencia] sería necesario adherirse a otra Liga como la española o la francesa”.
(Xavier Trias, alcalde de Barcelona, a la agencia France Press)
Trias se estaba refiriendo al FC Barcelona. ¿Quién le manda hablar como si en vez del alcalde de toda Barcelona fuera el alcalde del Barça?

José Ignacio Wert

No es una casualidad que el ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, haya recurrido a un símil taurino para desvelar su presunto estado de ánimo ante las dificultades con las que topa para sacar adelante su ley de educación pactada con los obispos, pero no con la oposición. “Soy como un toro bravo, que se crece con el castigo,” ha advertido este caballero, consciente de que la frase caería muy bien en su partido, siempre proclive a proclamar que la fiesta brava es la fiesta nacional, o sea, del nacionalismo español. En el año que lleva en el Gobierno, Wert procura torear todo lo que puede. “En colaboración con las demás administraciones públicas, adoptaremos las medidas para la puesta en valor de los toros como bien cultural,” dijo el 13 de febrero pasado. “Los toros son un ingrediente de la marca España, que requiere protección,” recalcó dos semanas después. “La fiesta de los toros es el homenaje excepcional al toro bravo [...] El toreo se defiende por ser un arte en sí mismo,” declaró en mayo, mes en que el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, también del PP, subvencionó con dinero público (180.000 euros, 30 millones de pesetas) una corrida celebrada en su ciudad.

Tan importante parece ser el negocio taurino para el partido de Rajoy que RTVE se ha pasado por el arco de triunfo la normativa. En septiembre, retransmitió una corrida de toros en horario infantil, después de seis años de no hacerlo. ¿Dónde está la protección de los niños, pilares fundamentales del modelo de familia del aznarismo? “Un festejo de esta categoría debe ponerse a disposición de todos los aficionados españoles,” fue la explicación de RTVE.

La apropiación política de la fiesta de los toros por parte del PP ha sido tan miserable que a veces los ministros han perdido el oremus. ¿Qué mejor que una corrida en El Puerto de Santa María para conmemorar el bicentenario de la Constitución de 1812 en Cádiz? Dicho y hecho: allí estuvo presidiendo el Rey, quien, a diferencia de la Reina, es un forofo de los trajes de luces. Lástima que mientras el ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, era uno de los distinguidos asistentes al espectáculo, tres parques nacionales (Doñana, Cabañeros y Garajonay) estaban ardiendo. ¿Qué hacía el responsable de la conservación de la naturaleza divirtiéndose con los toreros en vez de estar con los bomberos? También es mala pata la concidencia de que Arias Cañete esté casado con Micaela Domecq, ganadera de reses bravas… Vaya por Dios. Al paso que van, a las gaviotas del PP les acabarán saliendo cuernos.

Cárcel para un admirador de Esperanza Aguirre

“Solamente se puede salir de la crisis de una manera, que es trabajando más y, desgraciadamente, ganando menos.” Así de rotundo se manifestó, el 14 de octubre de 2010, el entonces todavía presidente de la  patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. Ahora, dos años después, está entre rejas por alzamiento de bienes de su empresa Marsans para aparentar insolvencia a fin de no pagar las deudas. ¿Cómo es posible que alguien tan facineroso haya estado al frente de los empresarios españoles? Al comienzo de la crisis económica, Díaz Ferrán se permitió el lujo de soltar esta sugerencia: “Se puede hacer un paréntesis en la economía de libre mercado.” Visto lo que ha acabado perpetrando este señor, ¿qué tramaba aconsejando un paréntesis en el capitalismo?

Uno de los aspectos más conocidos de Díaz Ferrán es su admiración hacia Esperanza Aguirre. Y no lo decimos únicamente por haber pagado actos electorales de la ex presidenta de Madrid a través de la fundación del PP en la capital (Fundescam), según consta en la investigación judicial del caso Gürtel, sino por aquella anécdota del micrófono mal cerrado que trascendió en mayo de 2009. Fue cuando se refirió a doña Espe susurrando: “Es cojonuda, es cojonuda. Es lo mejor que tenemos.”

Señora condesa consorte de Murillo y Grande de España, ¿ha contribuido ya a recabar fondos para la fianza de 30 millones de euros que le han decretado a su admirador para poder dejar la cárcel?

La virgen del Rocío no ampara a los pensionistas

Si la ministra de Empleo, Fátima Báñez, dijo sobre el 2012 “este será el año de la esperanza en el empleo,” y ya vemos cómo aumenta el número de desesperados, no parece que vaya a convencer mucho con sus palabras acerca de la pérdida adquisitiva de las pensiones. “Estoy convencida –ha dicho Báñez—de que los pensionistas van a valorar de forma positiva  el esfuerzo y el ejercicio de responsabilidad del Gobierno.”

¿Qué tenía que haber hecho la señora ministra? Pues invocar a la virgen del Rocío como hizo meses atrás en su tierra onubense. Fue a raíz de que el Gobierno decidiera aplicar rebajas fiscales a los empresarios que colaborasen en la celebración del Año Jubilar del Rocío, declarado de Excepcional Interés Turístico. Entonces, Báñez se mostró así de exultante: “Estoy muy emocionada porque no me lo esperaba, aunque de la Virgen, un capote siempre llega… Esta aliada privilegiada y esta embajadora universal de Huelva, que es la virgen del Rocío, y que nos ha hecho este regalo adicional en nuestra salida de la crisis y en nuestra búsqueda del bienestar todos los días [...]  Yo creo que esto se merece un: ¡viva la virgen del Rocío!”.

Tal y como está el panorama, los pensionistas van a necesitar un auténtico milagro de Fátima.

La lepra de ser catalán

Mira por dónde, a la candidata a presidir el Colegio de Abogados de Madrid Sonia Gumpert, que es una españolaza convicta y confesa, la han tomado por catalana. Inmediatamente, ella y los 13 compañeros que optan a la junta directiva, se han apresurado a desmentirlo. “Esta candidatura [...] ni por sus íntimos sentimientos nacionales tiene nada que ver con la catalanidad.” Y la nota agrega: “Nuestra voluntad de servicio es sincera, pura y no sirve a otro interés que el bien de la abogacía colegiada y de ninguna manera a un supuesto interés de una muy injusta y errónea atribución de catalanidad.”

¿A quién se le ocurre cometer semejante injusticia llamando catalán a quien no lo es? Habrase visto… Claro que la letrada Gumpert y sus amigos dejan claro lo siguiente: “Ser un español catalán, por favor, no es nada malo.” Afortunadamente, la lepra puede curarse en la actualidad.

Perlas con apostilla

–“El periodista debe transformarse para no desaparecer.”

(Juan Luis Cebrián, presidente de Prisa, en la Universidad de Coimbra, Portugal, este mismo mes de diciembre)

Por ejemplo, debe transformarse en un empresario millonario.

“En Cataluña hay muchas ovejas que buscan un pastor. Y ese pastor lo tenemos nosotros. Y la gente va descarriada porque cree que el problema son los recortes, la crisis. Y es cierto. Pero bienvenida sea la crisis porque ha hecho aflorar el sentimiento catalán y nos ha permitido decir: dadnos lo que es nuestro, porque nos toca, porque lo merecemos.”

(Palabras de Elena Ribera, diputada de CiU en el Parlament, recogidas por Francesc Valls en El País, 9-12-12)

A Artur Mas podemos imaginarlo de casi todo menos de pastor.

“Carmen Machi firmó con los intelectuales españoles contra el derecho de autodeterminación de Cataluña. No vayamos.”

(Tuit reciente del actor Toni Albà boicoteando el espectáculo de Machi en Barcelona)

Un disparate como este merece figurar en una antología como esta.

José María Aznar

El primer volumen de las memorias de José María Aznar no hace otra cosa que ratificar lo que mucha gente ya sabía: que el caballero es un nacionalista español de vuelo gallináceo muy próximo al pensamiento de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española. En la página 103 del libro, Aznar cuenta una anécdota muy significativa, relacionada con la charla que, el 14 de julio de 2001, el entonces presidente francés Jacques Chirac mantuvo con los Reyes de España en el Elíseo: “Durante la conversación –escribe Aznar–, salió mi nombre a colación y Chirac le dijo a don Juan Carlos: ‘Ah, mi amigo José María… A mi amigo José María solo le preocupan tres cosas: la primera, España; la segunda, España; y la tercera, España.’ El Rey me contó la anécdota con emoción y a mí me emocionó que me la contase, porque lo que dijo el presidente francés era verdad.”

¿Se puede ser un buen presidente de España sin tener más ideas importantes que un patriotismo de vía estrecha, que rechaza cualquier concepción de una España plurinacional? En las páginas 107 y 108, nos recuerda la ponencia que defendió en el quinto congreso de Alianza Popular celebrado en febrero de 1982: “Mi posición era bastante clara: ‘No puede articularse un nuevo Estado si se pretende construir regiones fuertes a costa del debilitamiento y extenuación del Estado [...] Ese proceso de ordenación y racionalización debía, en mi opinión, basarse sobre tres principios capitales: la defensa de la unidad nacional, el mantenimiento de la identidad cultural común y la protección de la unidad económica del mercado.”

Pese a todo, Aznar justifica los pactos puntuales a los que llegó con los nacionalistas catalanes y vascos cuando no tenía mayoría absoluta en su primer Gobierno. Y, con esa prepotencia tan característica suya, concluye: “Siempre he pensado que, al final, los nacionalistas hacen los que unos y otros les dejamos hacer.” Al menos de momento, cuando los nacionalistas catalanes y vascos ganan las elecciones, los dejan gobernar. Aunque lo hagan mal, como el propio Aznar sentenció a finales de noviembre: “Los nacionalistas son malos gobernantes, y cuando intentan gobernar los territorios que consideran suyos, normalmente organizan grandes líos y generan grandes problemas.”

Esa prepotencia rayana en la chulería queda bien patente al explicar, en la página 111, la visita que giró a Valencia cuando Eduardo Zaplana era presidente de aquella comunidad. “Con la mejor de las voluntades –palabras de Aznar–, el presidente de la Feria de Muestras me dio la bienvenida como si hubiese llegado a Luxemburgo, Bélgica o cualquier país extranjero. Tuve que empezar mi intervención agradeciéndole la amabilidad, pero pidiéndole que se ahorrase el protocolo: ‘Estoy aquí porque esta es mi casa, este es mi país y estamos en España. No hace falta que me den la bienvenida oficial.”

En fin, desde que Aznar escribió aquellos artículos tan españolistas en su etapa de Logroño hasta la fecha, poco ha cambiado. Y lo mismo puede decirse de lo que pensaba en sus años de universitario y lo que piensa muchos años después. En la página 64, narra su vivencia en una residencia de estudiantes de Ginebra donde se instaló en 1974 para cursar francés: “De aquella experiencia recuerdo una anécdota que con los años se ha convertido en habitual. El primer día del curso cada alumno tenía que presentarse y decir de qué país procedía. Cuando le llegó el turno, uno de los pocos españoles dijo: ‘Yo soy del País Vasco.’ Tuvimos nuestra primera discusión.”

Veintitrés años después, cuando se perfilaba como presidente del Gobierno, yo mismo en persona le escuché referirse al País Vasco con el nombre de “las Vascongadas.” Claro que, una vez en la Moncloa, calificó a ETA de Movimiento Vasco de Liberación Nacional.

Duran Lleida no mató a Kennedy, pero casi

Víctima de su propia biografía política, el líder de Unió dentro de la federación CiU, Josep Antoni Duran Lleida, acaba de quejarse as: “Tengo la suerte de que cuando mataron a Kennedy yo tenía 11 años. Si no, también me harían responsable.” Duran no está bien visto por el sector soberanista del pujolismo porque está más cerca del PP que de ERC. Él ha ido asumiendo sus propias contradicciones como ha podido. Si a finales de 1994 dijo que “el PP y Unió Democràtica son muy distintos; se parecen como un huevo a una castaña,” cuando le convino se descolgó con esto otro: “Somos uñas diferentes, de dedos diferentes, pero de una misma mano que damos juntos.” Hermoso, ¿no?

Más lamentos del pobre Duran. Este data de agosto de 1998: “Me han tratado desde Convergència como nunca lo ha hecho ni la oposición.” Y para que no haya dudas, esta revelación fechada en diciembre de 2000: “Desde CDC me ofrecieron ser ministro para apartarme de una candidatura a la Generalitat.”

¿Qué hace un democristiano como él en un sitio como este? Ganarse el cielo, en caso de no poder ganar la tierra.

Quitarse de encima a Bankia

“Aprobamos las cuentas de Bankia para quitárnoslas de encima de la forma más rápida posible,” fue lo que le dijo al juez el vicepresidente de la CEOE y presidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández Álvarez, quien compareció hace unos días ante la Audiencia Nacional para aclarar qué ocurrió en la entidad bancaria para que figurase que se ganaba dinero cuando, en realidad, se perdía a espuertas. Se puede decir más alto, pero no más claro. ¿Para qué perder el tiempo en revisar a fondo las cuentas cuando ya se han ingresado los 115.000 euros que en 2011 cobró como consejero? Por cierto, don Arturo es admirador de Esperanza Aguirre y concuñado político de don Gerardo, el otro admirador. Este –Díaz Ferrán– está entre rejas.

Los nazis catalanes de Paco Vázquez…

El alcalde socialista más fraguista que ha tenido A Coruña –Francisco/Paco Vázquez, naturalmente—ha reaparecido para opinar sobre la inmersión lingüística del catalán. Y lo ha hecho con demagogia y ausencia de rigor: “No hay ninguna diferencia entre un judío con estrella amarilla perseguido por los nazis y un niño catalán castigado por hablar castellano en el patio del colegio.” ¿Sabe el señor Vázquez lo difícil que es encontrar a una criatura que hable catalán (sí, catalán) en los patios de los centros escolares catalanes? ¿Cree de verdad este burgués socialdemócrata que en Cataluña funciona una Gestapo disfrazada de Mossos d’Esquadra persiguiendo a los castellanohablantes? En vez de ir tanto al Vaticano, viaje a Barcelona y a su área metropolitana y comprobará lo engañado que vive.

…Y los nazis catalanes de Pepe Bono

¿Qué les han dado a los socialistas históricos para que anden tan obsesionados con el Tercer Reich? Antes de que Paco Vázquez disparase como acabamos de ver, José/Pepe Bono colocó la diana. El expresidente de Castilla-La Mancha dejó dicho: “Cuando en Alemania empezó a ser sospechoso tener dos identidades [...] Cuando ser alemán y judío empezó a ser sospechoso, las cosas empezaron a ir mal.”

El problema es que Bono simplifica todo lo que quiere y más para llevar el agua a su molino. Que se sepa, los alemanes de religión judía no tenían otra identidad que la alemana. Si luego Hitler los exterminó, eso obedeció a otras execrables razones bien conocidas. Si en Cataluña un Hitler con barretina está gestando un plan de exterminio de los no nacionalistas catalanes, que Bono dé detalles con pelos y señales o que calle para siempre. Evidentemente, esto último en él es imposible.

José Luis Baltar

Ha estado casi media vida (más 20 años) ejerciendo de cacique como presidente de la Diputación de Ourense y hasta ahora la fiscalía no había presentado una querella por prevaricación continuada después de investigar una denuncia socialista. Hablamos de José Luis Baltar, al que se le acusa de haber contratado a dedo al menos a 115 militantes o simpatizantes de su partido, el PP. En concreto, la mayoría de los enchufados tenían voto en el PP de Ourense en 2010, año en que fue elegido presidente provincial Baltar hijo. Cuando miembros de su propio partido denunciaron el juego sucio electoral, el ahora objeto de querella proclamó en público: “Actúo como padre. ¿Y qué puede hacer un padre?” En su día, cuando Baltar hijo entró a trabajar en la Diputación lo dejó muy claro: “Estoy aquí para lo que mande mi padre.” ¿Cabe mayor ejemplo de compenetración en una familia? ¿No es la familia el núcleo vital más importante para el PP?

Ni Mariano Rajoy ni Alberto Núñez Feijóo pudieron nunca con Baltar hasta que este no se retiró de la política. Le necesitaban para ganar elecciones, aunque sabían que hubo una época en que más del 80% de los concejales de la provincia de Ourense trabajaban o tenían familiares trabajando en la Diputación que presidía Baltar, quien él mismo se definía como “un cacique rancio del siglo XIX” y “un cacique bueno.” Que se sepa, lo único que José María Aznar no soportaba de Baltar es que desfilara con su charanga por las calles tocando el trombón de varas (instrumento parecido a la trompeta, que se alarga y acorta para diferenciar las voces musicales) aunque fuera para pedir el voto de sus conciudadanos al grito de “si no eres del PP, jódete.” En el frenesí de la campaña electoral gallega de 2005, se le fue la mano (o la boca) y llegó a pedirle a sus alcaldes: “Robad el voto a quien sea.” Se mereció la réplica del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero: “Los votos se piden, se ganan y se merecen, pero no se roban.” El cacique del trombón respondió orgulloso: “Zapatero se dedicó el otro día a hablar de mí, un pequeño presidente de una pequeña Diputación de una pequeña provincia. ¡Qué importante soy, carallo!” Y es que Baltar en campaña es como un bicho en celo. Que se lo pregunten al líder del PsdeG, Pachi Vázquez, cuando en 2009 le espetó: “¿Por qué tiene Pachi esa obsesión conmigo? No soy mujer. Si lo fuera, entendería que me tuviera ganas, pero como soy un hombre, tengo que entender que es maricón.”

Si finalmente prospera la querella y Baltar, ya retirado,  es inhabilitado, será más bien una condena simbólica de un destacado líder del denominado sector de la boina (ruralistas, populistas y galleguistas moderados), enfrentado, dentro del PP gallego, al sector del birrete (urbanitas con carreras importantes y españolistas convictos). Sin duda, sigue habiendo mucho chapapote dentro de la política de Galicia.

Los conseguidores Borbón y Hermida

TVE había anunciado una entrevista con el Rey y este apareció frente al periodista Jesús Hermida como si se tratase de una charla entre dos compañeros de generación. Casi habló más el que preguntaba que el que respondía, pero ambos se dieron un hartón de conjugar el verbo conseguir.“Nuestra generación ha trabajado mucho para conseguir lo que hemos conseguido,” proclamó Juan Carlos de Borbón, quien poco después subrayó “el éxito de haber conseguido todos juntos esta España moderna, democrática y solidaria.” Más adelante, precisó: “Aunque hemos conseguido bastantes cosas, todavía nos falta por conseguir una España más igualitaria y más justa.” El veterano entrevistador, que parecía un joven entusiasta, emocionado y sumiso, seguía inquiriendo sobre consecuciones y satisfacciones. El Monarca se mostró “satisfecho de haber conseguido unirnos, y todos juntos hacer el camino que hemos hecho.” Sin embargo, “no estamos del todo satisfechos; todavía hay que conseguir mucho más.” En el tramo final del rendido homenaje, Hermida remachó el clavo y el Rey mostró otra de sus satisfacciones: “Unidos se han conseguido la democracia y la Monarquía [...] Los españoles en general están satisfechos de lo que hemos conseguido.”

No obstante, muchísimos españoles en particular están insatisfechos de que, en una televisión que pagamos entre todos, los dos colegas de generación no abordasen temas importantes como, por ejemplo, las cacerías y Urdangarín. Nos gustaría que el ilustre periodista que es Hermida convocase a sus compañeros de profesión para decirles: “Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir.”

Herodes sigue vivo y coleando

La vida te da sorpresas. Sorpresas te da la vida. Vale que el Papa se empeñe en que desaparezcan el buey y la mula del portal de Belén, pero que el rey Herodes siga sin morirse 20 siglos después… Lo ha difundido en esta fiestas el obispo de Córdoba (el mismo que tiempo atrás denunció que “la Unesco tiene programado para los próximos 20 años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”), quien, en una de sus cartas pastorales, acusaba al otrora rey de Judea de estar detrás del aborto. Esta es la revelación que nos ofrece monseñor Demetrio Fernández: “Herodes sigue vive y no solo mata a inocentes en el seno materno, sino que intenta mentalizar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes con esta ideología, queriendo hacerles ver que hay otros tipos de familia.”

Estamos totalmente convencidos de que la asignatura Educación para la Ciudadanía omitía de modo consciente esta clase de enseñanzas tan edificantes. El ministro José Ignacio Wert no ha tenido más remedio que cargársela.

Mundo, demonio, carne y televisión

Cuando uno era un crío adoctrinado por el catecismo del jesuita padre Jerónimo Ripalda, se nos enseñaba que los enemigos del alma eran tres: “El primero, el mundo; el segundo, el demonio; y el tercero, la carne.” No entendíamos nada, pero nos lo aprendíamos de carretilla. Hoy la cosa es mucho más inteligible. Basta con escuchar lo que ha dicho recientemente en Madrid el fundador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, para saber dónde está el mal. Partiendo de la afirmación de que la sociedad “ha renegado de Dios,” el líder espiritual de los kikos entró en el terreno de las concreciones: “Divorcios, adulteraciones, fornicaciones, la televisión, las películas… ¿Cómo podemos vivir en una sociedad que está destruyendo el amor y la familia?”

Cuando la televisión pública (financiada por españoles católicos, protestantes, musulmanes, judíos, agnósticos, ateos y demás) retransmite cada domingo la Santa Misa, ¿también destruye la familia de religión católica? ¿Todas las películas en general arruinan el sentimiento del amor? ¿Por qué los Kiko, Rouco y compañía hablan tanto del divorcio y tan poco de injusticias, pobreza y miseria? ¿No desestabiliza más a la familia un desahucio que un fornicio? ¿Por qué no se les pide a los banqueros sin escrúpulos que dejen de engañar y de asfixiar a muchísimas familias españolas? Fijo: los actuales enemigos del alma son más de tres.

Gemesrenunciaasucarg_27678_1986

Juan José Güemes

Cuando en marzo de 2010 Juan José Güemes dejó la Consejería de Sanidad del Gobierno autonómico de Madrid, dijo que se iba porque había tenido una buena oferta empresarial y que ya no viviría de la política. “El nuevo proyecto –concretó— me permitirá trabajar sobre el terreno en la creación de nuevas empresas, algo básico para la recuperación económica.” La presidenta que lo nombró para el cargo, Esperanza Aguirre, se resignó a perder a uno de sus colaboradores preferidos y más apuestos, como él mismo reconoce sin empacho: “Soy un seductor; tengo un don natural para agradar a la gente.”

Tan convencido está de sus dones que no ha vacilado en jugar sus bazas en coyunturas políticas difíciles. Por ejemplo, cuando en 2008 desoyó a su mentora Aguirre y se presentó para la ejecutiva del PP presidida por un débil Rajoy. “Presidenta –le dijo a la atónita doña Espe–, creyéndome elegido, desplegué mis encantos.” Entre los encantados en aquel congreso pepero de Valencia estaba Carlos Fabra, suegro de Güemes y entonces todopoderoso presidente de la Diputación de Castellón, que movió los hilos junto al valenciano Camps para promover a su yerno. Por cierto, hasta ahora, Güemes ha tenido dos suegros: el actual y citado Fabra (imputado desde hace años por tráfico de influencias, soborno y delito fiscal e impulsor del inefable aeropuerto sin aviones) y el padre de su primera mujer –Berta Rodríguez–, hija de Domingo Rodríguez Losada, conocido constructor de El Algarrobico, hotel símbolo de la destrucción de la costa emplazado en el parque natural de Gata.

¿Cuál fue la verdadera razón por la que Güemes abandonó una prometedora carrera política en 2010? Al conocerse días atrás la noticia de que la multinacional Unilabs España –para la que trabajaba Güemes desde agosto hasta ahora — había comprado el 55% de BR Salud, entidad a la que el propio Güemes adjudicó, cuando era consejero de Sanidad, los análisis clínicos privatizados de seis hospitales madrileños, se armó la marimorena. Hasta el punto de que acaba de dimitir del consejo de administración al que no debió pertenecer, aunque respetase con largueza los dos años que impiden a un excargo público fichar por una empresa privada del mismo sector, en este caso sanidad. ¿Quiere decir que si no hubiese sido criticado habría seguido en Unilabs?

Güemes ha justificado su dimisión por “haber perdido algo de libertad en la defensa” de sus ideales y de sus “profundas convicciones en apoyo de la colaboración pública-privada.” Este hombre es un incomprendido. Él, precisamente él, que creyó que había llegado la hora de contribuir a la salida de la crisis económica de España trabajando como empresario y sacrificó su carrera política iniciada a la vera de Rodrigo Rato, quien, miren por dónde,ha fichado sin remordimiento de conciencia por la Telefónica que privatizó cuando era ministro de Aznar. Él, Güemes, siempre preocupado por el gasto público, como lo demuestra su lucha contra los sindicatos en su etapa de consejero de Sanidad. “Con el sueldo de los [representantes sindicales] liberados, más de mil –llegó a decir–, se podría construir un hospital de 450 camas.”

Si se le hubiera hecho más caso a este emprendedor ejemplar, no habría tenido que borrar de su blog personal esta definición de los gays: “Un gay es un homosexual con estudios que, haciendo uso de sus conocimientos, consigue prebendas políticas y subvenciones del erario público con la anuencia de toda la izquierda.” ¿Lo ven? La obsesión de Güemes siempre ha sido la mala gestión del dinero de todos. Estamos seguros de que a él, al contrario que a su mujer, Andrea Fabra, no se le ocurriría gritar “que se jodan” a los que de por sí ya están muy jodidos.

91210-401-550El grifo abierto de Duran Lleida

El líder de la U de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, no solo ha logrado evitar un juicio público en el que no habría tenido más remedio que declarar bajo juramento por la irregular financiación de su partido, sino que, además, como cristianodemócrata confeso, nos ha iluminado con esta parábola: “Si usted tiene un piso y alguien está trabajando en su casa y deja el grifo abierto, usted no lo hace voluntariamente ni tiene responsabilidad penal. Claro que habrá de pagar, pero es una responsabilidad civil subsidiaria.” En el escándalo de Unió Democràtica de Catalunya, la factura del grifo abierto asciende a casi 400.000 euros, que es la cantidad pactada por la fiscalía y UDC para liquidar sin juicio el llamado caso Pallerols, apellido del empresario andorrano que durante cinco años desvió al partido un porcentaje de la subvención que la Generalitat le daba por organizar cursos de formación.

A ver si hemos entendido bien la parábola: Pallerols estaba trabajando en el piso de Duran con Vicenç Gavaldà (secretario de organización del piso); el hermano de este, Lluís, que era el director general de los fontaneros; y Santiago Vallvé, el encargado de contar el dinero de los ingresos por la faena. El caso es que alguien se dejó el grifo abierto y el propietario de la casa, Duran, se enteró por los periódicos. Moraleja: tomen nota los que tienen pisos en el Palau de la Música, en Pretoria , en la red Gürtel, etcétera.

 

1Rajoy no estaba rezando con Obama

El funeral del sargento David Fernández Ureña, primer militar muerto en Afganistán desde que gobierna Rajoy, se celebró el domingo 13 de enero en Zaragoza, sin que se desplazara hasta allí el presidente del Gobierno, que no tenía ningún acto oficial que se lo impidiera. Hace casi tres años, murió, también en Afganistán, el soldado John Felipe Romero. El entonces presidente Rodríguez Zapatero estaba de viaje en Estados Unidos invitado por Obama al denominado Desayuno de Oración. Indignado el PP por la ausencia de Zapatero en el funeral del soldado Romero, tomó la palabra el portavoz del partido, Esteban González Pons, para proclamar: “A mí me hubiera gustado ver al presidente orando, a los pies de la bandera de España, en el funeral de un soldado español muerto en Afganistán. Debe ser muy importante hacer oración junto a Obama.” ¿Junto a quién rezó Rajoy en Madrid?

2011122058carne_caneteEl ministro de los yogures caducados

“Yo me peleo con mis hijos, pero yo veo un yogur y ya puede poner la fecha que quiera que yo me lo como,” ha proclamado sin cortarse un pelo el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete. Sí, el mismo que cuando era ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación con Aznar, se fotografiaba comiendo chuletones en plena crisis de las vacas locas. “Nuestros rumiantes –pregonaba entonces— han comido piensos vegetales y no animales. Aquí no se ha convertido a los rumiantes en caníbales.” También destacó por su peculiar visión del naufragio del Prestige en noviembre de 2002, cuyo vertido de fuel causó uno de los mayores desastres ecológicos de la historia. Tres días antes de que el petrolero se partiera en dos, Cañete, siempre optimista, sentenció: “Afortunadamente, la rápida intervención de las autoridades españolas alejando el barco de las costas hace que no temamos una catástrofe ecológica ni grandes problemas para los recursos pesqueros.”

O sea, que ojo con los yogures caducados.

821068_1La piedra y la prima de riesgo

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se ha cargado a su secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa. Le será difícil encontrar un sustituto con tanto celo profesional. Recordemos lo que respondió en mayo del año pasado cuando se le preguntó por el costoso despliegue de 8.000 policías en Barcelona con motivo de la reunión del Banco Central Europeo: “No podemos permitir que por la broma de la piedra o del cóctel molotov suba la prima de riesgo.” Señor ministro, eso no se hace.

1235582143_0

Luis Bárcenas

Luis Bárcenas

Nada más saberse que el extesorero Luís Bárcenas había montado en el PP una red de sobresueldos con dinero negro destinados a determinados cargos del partido, la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal, pronunció una frase que ha recorrido medio mundo: “En el PP, quien la hace la paga, y que cada uno aguante su vela.” Al margen de la credibilidad que pueda tener alguien como ella, que cobra tantos sueldos que no le hacen falta sobresueldos, lo que parece difícil de rebatir es que el PP, desde sus inicios como Alianza Popular, ha tenido tesoreros poco ejemplares. En el presente capítulo de esta Antología de sandeces políticas vamos a fijarnos en especial en quienes se han ocupado de los dineros del partido en los últimos 30 años, empezando por el repartidor Bárcenas, al que la Audiencia Nacional acusa de haber reunido 22 millones de euros de dinero negro en Suiza. Vistos los retazos biográficos que figuran a continuación, parece confirmarse lo poco recomendable que es poner a zorros al cuidado del gallinero.

1304497039_850215_0000000000_sumario_normal

Rosendo Naseiro

Hay que remontarse a 1982 para encontrar a un juvenil Bárcenas –licenciado en Ciencias Empresariales en el ICADE de los jesuitas– prestando sus servicios en el departamento de finanzas de AP, donde el valenciano Ángel Sanchis, entonces tesorero, le dio la alternativa en la gerencia. Su estrella declinó un par de años, pero refulgió de la mano de Rosendo Naseiro, que en 1988 se hizo con la tesorería hasta que en 1990 fue detenido por cohecho. Bárcenas aguantó el tipo muy bien, hasta el punto de que un nuevo tesorero –Álvaro Lapuerta, gran amigo de Manuel Fraga—también apostó por él como gerente. Mejor, como supergerente, ya que Lapuerta era más político y Bárcenas gestor. Hasta ese momento, Bárcenas no destacaba por su patrimonio económico personal, pero en cambio era ya un experto alpinista que había participado en una escalada al Everest en 1987. No obstante, como ha quedado demostrado con el paso del tiempo, su mayor estímulo han sido los Alpes suizos.

Debió de ser tal magnitud la eficacia gerencial de Bárcenas, que en 2008 Rajoy lo ascendió a tesorero, cargo que añadió al de senador (lo fue por Cantabria y no por Huelva, la provincia donde nació). Su imputación en la corrupta trama Gürtel le obligó a marcharse en julio de 2009, no sin dejar claro esto: “Yo le debo mucho al partido y el partido me debe mucho a mí.” El PP correspondió con su reconocimiento a los “más de 28 años de servicio [...], ejemplo de profesionalidad y buen hacer.” Si es de fiar lo que dijo en una charla telefónica el jefe de la red Gürtel, Francisco Correa, uno de los muchos servicios de Bárcenas fue recibir del propio Correa “mil millones de pesetas” por adjudicaciones de obras del Ministerio de Fomento en la etapa de Francisco Álvarez-Cascos.

angel-sanchis

Ángel Sanchis

Sanchis, de la gasolina a los limones

El valenciano Ángel Sanchis arrastra consigo la polémica desde antes de morirse Franco. Fue en 1975 cuando perdió la concesión de tres gasolineras en Extremadura porque CAMPSA comprobó que los contadores estaban trucados. Vaya, que servía menos carburante del que cobraba. Pero, cinco años después, su padrino político Fraga lo encumbró a tesorero de AP, cargo del que fue defenestrado por Antonio Hernández Mancha. Y es que las arcas arrojaban un déficit de 3.000 millones de pesetas. En 1990, mostró su cinismo cuando fue procesado junto a Rosendo Naseiro: “¿Que hemos cometido cohecho en grado de conspiración? ¿Qué quiere decir, que tuvimos malos pensamientos? Pues que [el juez Manglano] nos ponga tres avemarías de penitencia.” Ni eso. El caso fue archivado por el Tribunal Supremo, que rechazó las conversaciones telefónicas grabadas irregularmente.

Ahora se ha divulgado que Sanchis y Bárcenas, que compartieron la tesorería de AP, comparten también negocios. Concretamente, se alude a la explotación de limones en la finca de 30.000 hectáreas (valorada en 100 millones de dólares en 1990) que la familia Sanchis posee desde hace años en Salta (Argentina). En una ocasión, Sanchis invitó a cazar allí a un tal Fraga Iribarne.

Naseiro, el buscador de dinero que se hizo famoso

PP-Rosendo-Naseiro-Salvador-Tribunal_EDIIMA20130122_0018_4

Rosendo Naseiro (izquierda) y Salvador Palop (derecha)

Paisano de Fraga (siempre Fraga, caramba), Rosendo Naseiro fue el principal protagonista político del caso que acabó asociado a su primer apellido. Llevaba dos años de tesorero del PP cuando, en abril de 1990, fue detenido acusado de cohecho. Se libró de volver a la cárcel gracias a que fueron anuladas las pruebas conseguidas a través de un télefono del concejal valenciano del PP Salvador Palop pinchado judicialmente para perseguir un delito de tráfico de drogas, pero no para detectar conversaciones sobre comisiones cobradas por recalificaciones de terrenos que comportaban una financiación irregular del PP de Aznar.

Con un candor impropio, Naseiro declaró después de archivarse la causa: “Me colgaron el sambenito del caso Naseiro y eso ya no hay quien me lo quite. De todos modos, me ha beneficiado; ahora se me conoce mucho más.” Semejante sandez rivalizó con esta otra: “Si en el partido tenía que buscar dinero, se buscaba por donde tenía que buscarse, pero desde luego yo no he cometido cohecho ni nada que se le parezca.”

Álvaro Lapuerta: “Bárcenas es un chico estupendo”

Alvaro_Lapuerta_esposa

Álvaro Lapuerta, junto a su esposa

Procurador en las Cortes franquistas y fervoroso fraguista, Álvaro Lapuerta estuvo al frente de la tesorería pepera desde 1993 (en que sustituyó a Álvarez-Cascos, que se había encargado provisionalmente) hasta 2008. Durante esos tres lustros, tuvo a Bárcenas a su lado. “Es un chico estupendo –dijo de él, cuando en 2009 se le imputó un delito contra la Hacienda pública que estimó su patrimonio entre 3 y 3,5 millones de euros—, que siempre estuvo conmigo. Yo tengo mucho más patrimonio que él.” Habría que verlo, a juzgar por lo de los 22 millones en Suiza, pero, en cualquier caso, Lapuerta, padre de 10 hijos, es de familia muy rica. Su acceso al cargo de tesorero fue auspiciado por Aznar, con quien había estrechado relaciones en la etapa logroñesa de este último. No es casualidad que el entonces bisoño militante de AP publicase sus famosos artículos reaccionarios en La Nueva Rioja, diario propiedad de Lapuerta. Por cierto, el octogenario exprocurador y exconsejero nacional del Movimiento fue uno de los diputados del PP que no votaron a favor (se abstuvo) de la Constitución, tan intocable ahora.

El chiringuito de Verstrynge

Verstrynge-Gobierno-Parlamento-Gonzalez-EFE_EDIIMA20130118_0588_4

Fraga y Verstrynge en el Congreso, 1984

Al hilo de los problemas de tesorería del PP, han cobrado relevancia en los medios de comunicación algunas intervenciones de peperos y expeperos. Entre los primeros, la siempre oportunista Esperanza Aguirre, ahora metida a cazatalentos, que, poco antes de propagarse la noticia del reparto de sobresueldos en su partido, repitió lo dicho en julio del año pasado. O sea, que “se tienen que terminar los subsidios, las subvenciones y las mamandurrias.” Vocablo este, el de mamandurria, que, según el diccionario, significa “sueldo que se disfruta sin merecerlo; sinecura; ganga permanente.” Pura actualidad.

También salió a la palestra el abogado y exdiputado Jorge Trias Sagnier asegurando que el partido entregaba a algunos dirigentes los referidos sobres hasta 10.000 euros al mes como complemento. Reconoció que Bárcenas era un amigo con quien había “recorrido montañas” y mantenido “larguísimas conversaciones.” No dijo sobre qué.

El más expresivo fue Jorge Verstrynge, exsecretario general y exnúmero dos de Fraga en AP: “El sistema de repartir sobrecitos, de establecer una cúpula como si fuera un chiringuito donde todo el mundo tiene como una especie de sueldo B [...], al parecer empezó en el 88.” Y ya metido en harina, explicó: “Una vez pillé a Fraga mangoneando una historia de juegos de azar en Galicia. Llamó directamente él al secretario del partido en Galicia y dijo: ‘Esto hay que dárselo a la empresa tal.’ ¡Y se lo dieron!” No es de extrañar que, años más tarde, exactamente en mayo de 1988, Fraga declarase a un periodista: “¿Verstrynge? No mencione usted ese nombre. Gente más sabia que yo se equivocó y otorgó su confianza a traidores innobles [...] A mí, por el señor Verstrynge me queda tan solo un embalse de odio y un inmenso desprecio.”

En fin, volviendo a la vengadora justiciera Cospedal del principio, a ver si es verdad que en el PP cada palo aguantará su vela o, por el contrario, seguirá aguantando su sobre.

imagesRajoy

A ningún presidente del Gobierno que no fuese el gallego Rajoy se le habría ocurrido responder con un irónico “sí, hombre” al periodista que recientemente le preguntó a bocajarro si en el PP había habido sobresueldos para los dirigentes del partido. Si algún día se demostrara con pelos y señales que hubo sobres hasta para el Tato, nadie podrá decir que Rajoy dijo que no. He aquí, por tanto, un ejercicio de retranca. Si por retranca gallega muchos entendemos una fina ironía teñida, o no, de cierta coña, Rajoy es un ejemplo. También lo es de la retranca a secas, esa que el diccionario define como intención disimulada u oculta. ¿O acaso no es el actual inquilino de la Moncloa un gran simulador?

Digamos enseguida que hay gallegos y gallegos. Manuel Fraga lo era, pero se parecía a Rajoy lo mismo que un paraguas a un tricornio: nada. En cambio, en Pío Cabanillas sí encontramos similitudes con Rajoy. No es casualidad que fuese Pío quien en su día lo recomendó a la cúpula de Alianza Popular instalada en Madrid. Hay una anécdota –recordada hace algunos años por el escritor Manuel Rivas– protagonizada por Fraga y Cabanillas, cuando el primero era ministro de Información y Turismo y el segundo, su subsecretario. Ambos fueron en pleno agosto a Cambados (Pontevedra) a inaugurar un teleclub. Acalorados –escribía Rivas, les dio por ir a bañarse. ‘No tenemos bañador’, dijo Fraga. ‘No importa. Conozco unas calas a las que no va nadie’, respondió Pío. Dejaron el coche oficial al alcance de las miradas del chófer y se adentraron en la cala. Cuando braceaban como cachalotes oyeron un ruido de coche grande. Era un autobús de un colegio de monjas. Fraga huyó despavorido tapándose las partes pudendas. Pío le siguió de lejos gritando: ‘¡Manolo! La cara. Manolo, la cara!’”

Alguna dosis de aquella sagacidad de Cabanillas heredada por Rajoy seguro que le ha ayudado a este a alcanzar la presidencia del Gobierno, pero, una vez en la cima, ha ido perdiendo el crédito a base de quedar casi paralizado en la tierra hostil de la gigantesca crisis económica. Cuando en marzo de 2010 apabullaba a Rodríguez Zapatero diciendo que “la subida del IVA es un sablazo de mal gobernante,” no imaginaba que dos años después el sablista sería él. “No habrá banco malo en España”, proclamó en enero de 2012. “Acabamos de aprobar el llamado banco malo. Eso traerá buenos resultados,” declaró once meses más tarde. “En estos momentos no estamos para algarabías, sino para crear empleo, se aventuró a comentar en vísperas de la Diada catalana del pasado septiembre. La algarabía se convirtió en el clamor de un millón y medio de manifestantes indignados por la política centralista del Gobierno del PP. “Aprobar resoluciones que no están en el marco constitucional no sirve para nada,” ha sido su reacción ante la declaración soberanista del Parlamento catalán, negándose a reconocer la realidad. Tampoco reconoció la realidad cuando hace diez años naufragó el petrolero Prestige y se quedó tan ancho lanzando al viento la conocida sandez: “Del barco salen unos pequeños hilillos, cuatro regueros que se han solidificado con aspecto de plastilina en estiramiento vertical.”

Puede que a Rajoy aún le quede retranca, pero su credibilidad va menguando como aquellos hilillos de plastilina. Y sin estiramientos verticales ni horizontales.

1358335176373muchachosdnLema episcopal: “Agárrense, muchachones”

La diócesis episcopal de Alcalá de Henares ha informado de la organización de unas clases de educación sexual para jóvenes. El lema sugiere por dónde va el tema: Agárrense, muchachones, porque ahora sí que vamos a hablar de sexualidad como Dios manda. El obispo no es otro que Juan Antonio Reig Pla, el mismo que preconiza la curación de la homosexualidad como si fuese una enfermedad, concepto este último rechazado científicamente. O sea, que lo de muchachones va por ahí. No en vano monseñor Reig aprovechó una homilía que TVE retransmitió la pasada Semana Santa para asociar la homosexualidad con la prostitución: “Hay personas que no acaban de orientar bien su sexualidad, que piensan desde niños que sienten atracción sexual por el mismo sexo, y a veces, para comprobarlo, se corrompen y se prostituyen, y van a clubs nocturnos de hombres.” Y como colofón a lo que antecede, concluyó así: “Os aseguro que encuentran el infierno.”

Al margen de la indignación de la Confederación de Gays, Lesbianas y Transexuales que acusaron al obispo de “incitación a la discriminación y al odio,” hay que advertirle a Reig de que para la mayor parte de la juventud de ahora el infierno es el paro.

Jorge-Trias-Sagnier_ESTIMA20130121_0004_12Aquel Trías Sagnier de la poligamia

No es por incordiar, pero como el saber no ocupa lugar, quizá sea bueno conocer algún detalle más de las peripecias políticas de Jorge Trías Sagnier, abogado y exdiputado del PP, que está de actualidad por haber afirmado que hubo sobresueldos en el partido. De ser un joven valor de la derecha catalana, que incluso participó en la negociación para que se celebrase la primera manifestación autorizada del Onze de Setembre en 1976, pasó, tres decenios después, a defender, en un estudio para la FAES aznarista, una peregrina teoría acerca del Estatut de Catalunya. Por ejemplo, el texto estatutario, según él, era “la puerta legal para la futura ampliación del matrimonio a uniones poligámicas como las que autoriza la religión islámica.” También aludió a la eutanasia como “asesinato piadoso” y coronó su trabajo denunciando el “intervencionismo” del sistema catalán que “ni siquiera en la época de Mao y de la Revolución Cultural, cuando todos los chinos hacian gimnasia a la vez, se atrevieron a tanto.”

Este comentario sobre la gimnasia denota cierto sentido del humor de este amigo de Luis Bárcenas.

pedro-j-ramirezEl arco de Pedro Jota

Frase de Pedro J. Ramírez en un debate televisivo de La Sexta: “A mí ya no me presiona nadie. Hace tiempo que nos han dejado por imposible [...] Si la flecha está en el arco, ha de partir. Ni el presidente del Gobierno, ni el sursuncorda pueden impedirlo.” Con todo lo que tiene encima, parece claro que el actual presidente del Gobierno está para impedir más bien poco. Pero, menos lobos, Pedro Jota, que hay unos cuantos sursuncordas que son los que mandan desde lo alto. Y no nos referimos a Dios, que Él no se mete en estas cosas.

33204_540x360Urdangarin, ¿empalmado o empalado?

Diego Torres, el socio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Nóos, ha desvelado un correo electrónico del yerno del Rey en el que, al parecer, jugaba con su título nobiliario de tal guisa que la firma rezaba así: “El duque enPALMAdo.” ¿Y si se tratase de un error al pulsar el teclado del ordenador y quiso decir empalado? Porque, tal como se está desmarcando de él la Zarzuela, no sería extraño que la Justicia acabara atravesándolo con un palo para pasarle por el asador como se hace con los pollos. ¡Cielo santo! ¿Adónde irá a parar la Monarquía?

miguel-arias-caneteMás frutos de la reforma laboral

“La reforma laboral está dando sus frutos.” Declaraciones del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, el mismo día en que las cifras del paro marcaron un nuevo récord: seis milones de desocupados (5,96, para ser exactos). ¿Era necesario decir eso en ese momento? ¿No pensarían las 187.300 personas más que perdieron el empleo en el último trimestre de 2012 que el señor ministro estaba de recochineo?

ley-cospedal-rajoy-L-3G9AqE

La única ‘clara, transparente y limpia’ Cospedal

Entonces apareció ella en televisión y, con ese aire de prepotencia que exhiben todos los que se sienten orgullosos de haberse conocido a sí mismos, rechazó con contundencia cualquier tipo de corrupción en su partido. Estas fueron las primeras palabras de María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP: “La contabilidad del Partido Popular es única, clara, transparente, limpia y sometida al Tribunal de Cuentas.”  Dos días después (el 2 de febrero), fue el presidente Mariano Rajoy quien dio la cara ante los periodistas, con la condición de que estos no preguntasen: “No voy a necesitar más que dos palabras: es falso.” De nuevo, dos días más tarde, el propio Rajoy, desde Alemania, necesitó unas cuantas palabras más para referirse a los papeles acusatorios del extesorero Luis Bárcenas: “Todo lo que se refiere a mí y a mis compañeros de partido no es cierto. Salvo alguna cosa que es lo que han publicado algunos medios de comunicación.” ¿En qué quedamos? ¿Es falso, falso, falso o no del todo?

Qué diferencia de mensajes el de uno y el de otra. Con Rajoy no se sabe si sube o si baja por la escalera, e incluso si existe escalera tal. En cambio, Cospedal nos mira con sus ojos grandes y penetrantes y hace que nos invada la sensación de que somos nosotros quienes nos caeremos por el precipicio si ella nos quita la escalera. Cospedal es única, clara, transparente y limpia como la tesorería del PP.

tiempo-publica-el-album-familiar-de-maria-dolores-de-cospedal_detalle_articuloCospedal, única: muy pocas como ella

La biografía de la número dos del partido aznarista contiene elementos tan singulares que no se avienen demasiado con las característicias de la militancia media. Nacida en 1965 en Madrid, pero recriada en Albacete –donde estudió primero con monjas y luego en el instituto Sabuco hasta que decidió cursar la carrera de Derecho en la conservadora Universidad CEU San Pablo de la capital de España–, poco se iba a imaginar que cuando en la democracia repartieran achicoria autonómica para todos, le iba a llegar la oportunidad de presidir Castilla la Nueva más La Mancha. Pero así es la vida. La política empezó a interesarle cuando colaboró con su padre, un ingeniero agrónomo militante de UCD hasta que probó fortuna (desgracia, en este caso) con la operación reformista del convergente Miquel Roca en 1986. Inteligente y estudiosa, Cospedal aprobó en dos años la difícil oposición de la Abogacía del Estado, pero suspendió su primer matrimonio con un colega de profesión. Como siempre quiso ser madre, anduvo esperando para encontrar una pareja con quien mereciera engendrar un hijo. No la encontró y recurrió a la inseminación artificial para tener a Ricardo a los 40 años. “Para ser madre soltera y estar en el PP no hace falta valor ninguno. En el PP hay muchas madres solteras,” declaró en 2006, tres años antes de casarse –esta vez por lo civil– con un amigo de su padre y exgobernador civil de Toledo con la UCD, por nombre Ignacio López del Hierro, próspero empresario del sector inmobiliario, divorciado y con tres hijos.

A raíz de la llegada del PP al Gobierno en 1996, Cospedal emprendio una carrera ascendente: fue subsecretaria de Administraciones Públicas con Jesús Posada de ministro y de Interior con Ángel Acebes (en 2004 destacó coordinando los servicios de atención a las víctimas y familiares del 11-M) y consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid presidida por Esperanza Aguirre, cargo al que accedió recomendada por Ignacio González, presidente en la actualidad. Fue en 2006 cuando Rajoy le propuso ser candidata a la presidencia de Castilla-La Mancha y ella aceptó tras pensárselo mucho, ya que la plaza era feudo socialista en todas las elecciones (la pueba es que en 2007 perdió frente a José María Barreda, heredero de José Bono). Tras su victoria en 2011, Cospedal no tuvo ningún escrúpulo en lucir peineta y mantilla en la procesión del Corpus Christi, para satisfacción del clero local, que había recelado de ella por ser madre soltera y defender el matrimonio homosexual (en incluso la adopción de hijos por parte de gays y lesbianas aunque solo sea porque “siempre es mejor una familia que un orfanato”).

PP-COSPEDALCospedal, clara y transparente: menos rigor que sueldos

La virtud de la claridad en Cospedal no ha estado reñida a veces con la ausencia de rigor y con alguna que otra sandez de gama alta. En marzo del año pasado, con todo el trágico panorama del paro presente y futuro, soltó despropósitos como los siguientes: “La reforma laboral va a actuar como dique de contención para que no se siga destruyendo empleo. La reforma va encaminada a aumentar la empleabilidad de las personas.” Tamaño disparate viene a significar que los españoles quizá no encuentren un trabajo, pero con la reforma laboral del PP adquirirán la categoría de futuros empleados, eso sí, sin derecho a salario, faltaría más. En la misma entrevista, pregonó: “En España hace falta trabajar más.” Por supuesto. Pero para ello hay que pasar de la situación de empleable a la de empleado.

Otra perla cospedalista tiene que ver con la claridad con la que ha eliminado el pago de los diputados autonómicos de su comunidad. Al margen de que 20 de los 25 parlamentarios de su partido tienen cargos públicos remunerados, no es fácil imaginar a un legislador que trabaje a tope si tiene que ganarse la vida con otro empleo. Cospedal lo tiene así de claro: “No entiendo por qué un fontanero, un electricista o el dueño de un bar no se pueden dedicar a la política sacando un rato libre.” Pintoresco. Imaginemos que un cliente entra en un bar de Albacete: ‘Manolo, dos con leche y uno solo’. Y el apresurado dueño comenta: ‘Ya voy, pero que la consumición sea rápida, que tengo que ir un momento a Toledo a legislar.’

¿Y de transparencia, cómo anda la señora Cospedal? Si nos atenemos a que va dando a conocer sus ingresos año por año, la verdad es que ha logrado un aprobado alto. De ganar 100.000 euros anuales en 2006, pasó a 240.000 en 2009. Aquel 2009 fue un año redondo. Cobró como senadora; como abogada del Estado; como secretaria general del PP, y hasta tuvo el detalle de rechazar la indemnización por dejar de ser diputada regional. Más. En 2010 bajó a 220.000 euros y en 2011, a 158.000. Pero, ojo, gracias a la transparencia sabemos que el año pasado –el primero que por entero ejerció de presidenta de la autonomía–, se quedó en unos ingresos de 59.000 euros, ya que el cargo es incompatible con cobrar otro sueldo. ¿Le ocurrirá lo que a Esperanza Aguirre, que sufría para llegar a fin de mes?

Cospedal-horas-jornada-funcionarios-sueldo_ESTIMA20111202_0126_10Cospedal, limpia: barrida de servicios sociales

¿Quién puede dudar de que la presidenta castellano-manchega ha acometido hasta la fecha una auténtica limpieza en su casa? Y lo que tiene más mérito, a medida que iba limpiando repetía una y otra vez: “Tengo claro que no recortaremos en servicios básicos.” Empezó reduciendo el 3% del sueldo de los funcionarios, prólogo de la eliminación de 15.000 interinos. Siguió con el proyecto de cerrar 61 escuelas rurales y 3.900 profesores interinos menos para el presente curso y fue suprimida la gratuidad de los libros de texto. Además, tomen nota: cancelación de convenios con las casas de acogida de mujeres maltratadas y suspensión de la ayuda económica para las que no tenían recursos al abandonar dichas casas; anulación de fondos para los investigadores del eficiente hospital de parapléjicos de Toledo; reducción de aportaciones a la Universidad de Castilla-La Mancha; orden de dejar de pagar el complemento de 400 euros al año que recibían 32.000 viudas y viudos; retención de la ayuda del Gobierno central para la dependencia; suspensión del pago del IBI de 80 edificios, entre ellos hospitales y residencia de ancianos; plan para privatizar cuatro centros sanitarios siguiendo el modelo de Madrid y Valencia; cierre de urgencias médicas rurales, etcétera.

Por todo lo alto fue su limpieza (de socialistas) en la tele autonómica. Ella, que en una polémica entrevista con Ana Pastor había acusado de parcial y nada objetiva a la TVE de Rodríguez Zapatero, fichaba como director al periodista ex-COPE Nacho Villa, al que le cabe el deshonor de estar al frente de una televisión que no se ha enterado del reparto de sobres de Bárcenas. Ah, no se ha de omitir que Cospedal también ha limpiado de coches Audi (los subastó) a los consejeros de su Gobierno, medida que no ha ido acompañada de otra más urgente, como la de reducir a la mínima expresión el número de asesores (dicen que su Gobierno incluso cuenta con asesores chóferes, palabra).

Que Castilla-La Mancha, al paso que va, será una autonomía sin déficit, no hay quien lo dude. Pero, ¿a costa de qué y de quiénes? A los ciudadanos más desfavorecidos siempre les quedará poder echarse al monte. Ay, no, eso tampoco, que Cospedal ya planea vender los montes de utilidad pública para destinarlos a cotos privados de caza.

 

FORO ABC - ESPERANZA AGUIRRE-08040719.jpg de Reporteros ABC-La ultraliberal Esperanza Aguirre nos quiere regenerar 

¡Oh, cielos, cómo habremos caído tan bajo! Algo muy malo nos está ocurriendo a todos nosotros para que Esperanza Aguirre y Gil de Biedma –exmininistra de Educación y Cultura, expresidenta del Senado y expresidenta de la Comunidad de Madrid—se atreva a proponerse ella misma para regenerar la sociedad española. “Es importante que actuemos con fortaleza –ha sentenciado–. Hay que hacer las reformas necesarias para que la regeneración democrática dé más poder a los ciudadanos y menos a los partidos.” ¿No había asegurado la señor condesa consorte de Murillo que abandonaba la primera línea de la política y que se iba a una empresa privada a cazar talentos, que buena falta hacen? Recordemos su sonora frase: “Dejo la Comunidad de Madrid para demostrar que hay políticos que no necesitamos mamandurrias.” ¿Por qué, pues, ese afán de querer regenerarnos? ¿Es Aguirre un modelo de regeneracionismo?

Si repasamos su biografía política llegaremos a la conclusión de que nadie como ella en este país ha sido capaz de regenerarse con tanta eficacia. Si el verbo regenerar significa restablecer o mejorar algo que degeneró, en la trayectoria pública de esta egregia dama encontraremos abundantes ejemplos.

1301657544_2Unas elecciones degeneradas

Con ser notabilísima, la carrera política de Aguirre anterior a junio de 2003 no fue más que un aprendizaje para lo que llegaría después. Sí, claro, fue ministra de Aznar en la primera legislatura del PP, pero el pacto con la CiU de Pujol impidió que brillara su rancio nacionalismo español. Aunque destacó por sus meteduras de pata culturales (algunas de ellas inventadas), supo darse a conocer a través del programa televisivo Caiga quien caiga, sin importarle otra cosa que no fuera salir en pantalla. En 1999, le lograron el acomodo como presidenta del Senado, supuesta (supuestísima) Cámara territorial en la que nada hizo para formalizar el uso de las otras lenguas cooficiales. “Es más sencillo –llegó a decir tan campante—emplear la lengua común que utilizar traductores.” Sabia deducción. De todas las maneras, en donde forjó su populismo fue en la primera etapa como concejala de Madrid. Tan orgullosa está de aquella época, que en esos panfletos costeados con dinero público que edita la Real Academia de la Historia con el aséptico nombre de Diccionario biográfico, un gran amigo suyo y colaborador ministerial –Manuel Jesús González González— detalla con minucia la masa forestal incrementada por Aguirre: “Se plantaron 1.700 árboles, 2 millones de plantas de flor y 350.000 arbustos en las calles de Madrid.” Lo que no se dice es que cortó 2.000 árboles (“árboles no, arbustos”) en la Casa de Campo para ampliar un campo de golf.

Preparada estaba aquel 2003 para suceder al frente de la autonomía madrileña a su compañero de partido (y sin embargo enemigo) Alberto Ruiz-Gallardón. Lo que se cantaba como una mayoría absoluta más del PP se truncó (momentáneamente). Socialistas e Izquierda Unida juntos le hubiesen dado la presidencia al gris Rafael Simancas si todo se hubiese desarrollado con normalidad. Pero no fue así. Dos diputados tránsfugas del PSOE –Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez—traicionaron a su partido y no votaron a favor de Simancas. Tres meses más tarde se repitieron las elecciones y Aguirre regeneró la degenerada derrota del 3 de junio con una mayoría absoluta que revalidó en 2007 y 2011. Ya nadie habla del tamayazo. Ni siquiera se dejó que los jueces investigaran entonces el escándalo. ¿Para qué?

1348221572_610127_1348335134_noticia_normalLa Juana de Arco del liberalismo

El excelente escritor y mediocre político frustrado Mario Vargas Llosa bautizó a Aguirre como la Juana de Arco liberal en un artículo en El País, plagado de elogios, publicado con motivo de la renuncia a la presidencia de Madrid en septiembre pasado. Sin duda, estamos ante el caso especial de una mujer rodeada de decisiones y conductas depravadas de las que consigue salir indemne. Durante sus nueve años como presidenta absoluta, la desigualdad entre los madrileños se acentuó (los ricos fueron más ricos y los pobres más pobres). ¿Que se tenía que subir el transporte público nada menos que el 22%? Se subía, como en 2010, y ya está. ¿Que había que liberar el horario del comercio aunque fuese en detrimento de las tiendas pequeñas y en beneficio de las grandes superficies? Pues no se hablaba más. Los proyectos para privatizar la enseñanza y la sanidad nunca los ocultó. Suya es una frase de hace muchos años que reza: “Empresa y pública son dos conceptos antagónicos.” Si se la criticaba porque acometió la cesión de terrenos comunales de modo gratuito a colegios privados religiosos, ella no perdía la compostura y dejaba caer: “Si la educación es obligatoria y gratuita en una fase, a lo mejor no tiene que ser gratuita y obligatoria en todas las demás fases.”  ¿A quién le puede extrañar la reducción de profesores interinos y eventuales? ¿Y el plan de privatizar totalmente varios hospitales siguiendo la interesada filosofía de que la gestión privada es “dos veces mejor y más barata?” ¿Cómo olvidar aquella ofensiva dirigida contra médicos del centro hopistalario Severo Ochoa, en Leganés, a los que poco menos que se les colgó la etiqueta de asesinos en serie?

Capítulo aparte de una deplorable gestión pública merece Telemadrid, canal consagrado al culto de la personalidad de la gran lideresa. Ya desde 2004 se conocía su desastrosa situación económica, pero ha sido ahora cuando toca desmantelarla de arriba abajo (despido del 80% de la plantilla, 925 trabajadores). Con todo, lo peor del desbarajuste liberal merecedor de alguna que otra llama de la hoguera para Esperanza de Arco ha sido Cajamadrid y su posterior reencarnación en Bankia. Entre todos la pifiaron y ella sola se arruinó. Claro que a los liberales siempre les quedará… el dinero público.

En fin, la regeneracionista Aguirre tendría que esforzarse mucho para que no la asociemos demasiado con la trama Gürtel y el espionaje al que amigos y colaboradores suyos sometieron a dos hombres de confianza de Ruiz-Gallardón. Y también para que no le chamusquen los negocios de Francisco Correa, a quien el Gobierno de Madrid le otorgó la concesión de más de 300 contratos públicos. También para todo eso tiene palabras: ”La corrupción es consustancial con todas las instituciones. Lo importante es qué se hace con los corruptos.”

Ah, ¿y de Eurovegas? ¿Qué pasó y pasará con Eurovegas? He ahí un proyecto degenerado que puede regenerarse en Alcorcón. Con la influencia de Aguirre, aunque sea en la distancia, el diabólico tinglado de ocio y desmadre quedará limpio como una patena.

Esperanza-Aguirre_ESTIMA20120611_0039_12Rosario de despropósitos para cerrar boca

La artistócrata cazatalentos tendría que moderar su verbalidad para no dar vidilla a sus adversarios. Veamos algunos comentarios impropios de la talla de esta señora, la misma que dijo al empresario catalán que la contrató para Seeliger y Conde: “Debe ser usted muy bueno para ficharme a mí, que soy la mejor.”

–“Menos mar, aquí en Madrid tenemos de todo.” (Mayo de 2003)

“Madrid se ha convertido en el lugar de encuentro de todos los españoles; en el rompeolas de España.” (Julio de 2004)

“Rodríguez Zapatero no quiere a Madrid; prefiere a los catalanes.” (Mayo de 2005)

“Ni Gallardón ni yo somos unos benditos de Dios.” (Noviembre de 2004)

“Hemos tenido una inmensa suerte de poder darle un puesto a IU quitándoselo al hijo puta.” (Comentario a micrófono abierto sobre el consejo de administración de Cajamadrid. El aludido es Ruiz-Gallardón. Enero de 2010)

“No tener paga extra me tiene mártir, las he tenido toda mi vida y las echo de menos [...] A veces no llego a fin de mes.” (Del libro biográfico editado en noviembre de 2006. Entonces ganaba más 8.000 euros al mes)

“Creo que compra usted el discurso de nuestros adversarios.” (Dirigiéndose a Germán Yanke, que en septiembre de 2006 la entrevistaba para Telemadrid, cadena que el periodista abandonó días después)

“Yo creo que Franco era bastante socialista.” (En TVE, noviembre de 2008)

Para acabar de pasar este rato con doña Esperanza, recordemos una frase de Joaquín Leguina, el primer presidente autonómico madrileño, que la conoció bastante de cerca. Es esta: “Como dijo Churchill, todo hombre tiene su cruz; la mía es Esperanza Aguirre.”

Una cruz regeneracionista.

ana-matoLa ministra del aquí te pillo, pero no te Mato

Si el PP estuviese en la oposición y se encontrara con el caso de una ministra socialista salpicada por el pago de cuantiosos regalos (fiestas familiares, obsequios de marca, viajes, etcétera) por parte de una red corrupta, habría mordido la yugular del PSOE hasta el degüello final. Pero ha sucedido que la ministra es del PP, y la oposición de Pérez Rubalcaba lo más que tiene es dentadura postiza. Por eso, la ministra en cuestión, Ana Mato, continúa en el Gobierno después de negar las acusaciones y de ser defendida y elogiada por su presidente. “Una de mis obligaciones –dijo Rajoyes ser justo y creo que manteniendo la confianza en la ministra soy justo, porque ella lo merece.”

Al margen del escándalo de la red Gürtel, que involucra a Mato y a su exmarido Jesús Sepúlveda, la pregunta es si este país se merece a una ministra como la actual titular de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, quien en mayo de 2012, medio año después de tomar posesión, se expresaba así en una disparatada rueda de prensa:

“Luego hemos  quitado también una cartera que llamamos cartera común suplementaria que la adjunto si me lo permiten con la cartera accesoria. Ahí estarían pues las prestaciones farmacéuticas, las terope…tripe… teroperapéuticas, ehh… Me he equivocado en la, en el nombre, y poner en valor lo que tiene mucho en valor, porque no hay cosa que tenga más valor
que una medicina que cura enfermedades. Hemos adoptado una medida que ya estaba adoptada. Lo más importante, que por primera vez los parados sin prestación parlamentaria, que… perdón sin presta, sin… sin pre… presta, sin prestación, sin prestación por desempleo, perdón…”

imagesAna quiso “estudiar para portavoz

Sin duda, Mato no tenía su mejor día cuando celebró aquella rueda de prensa en la que pareció emular al mismísimo Cantinflas, pero es que con la de años que lleva en esto de la política podía haber aprendido a hablar. El viejo zorro y ponente constitucional Herrero de Miñón ha explicado cómo una Mato muy joven, que entonces estaba en los albores de su carrera política, le llegó a confesar que le gustaría “estudiar para portavoz.” Para portavoz parlamentaria, lógicamente. O sea, que ya apuntaba alto al poco tiempo de estrenarse en Alianza Popular, en donde entró de la mano de su profesor de Ciencias Políticas Jorge Verstrynge (la vida te da sorpresas). ¿Qué ciencia política le enseñaron o aprendió ella? Un dato significativo puede ser su opinión de que Franco forma parte de la historia de España pasada, para, a renglón pasado, concluir: “Yo he respirado democracia desde que era niña.” ¿Con qué rigor puede decir esto si ella tenía ya 16 años cuando murió Franco? ¿O es que la joven Ana, hija de un militar marino de guerra, tenía unos pulmones compatibles con la asfixia de la dictadura?

Con todo, la carrera política de Mato no habría sido la que es de no haberse fijado en ella Aznar, quien, en 1987, ofreció al matrimonio Sepúlveda-Mato irse con él a Valladolid, sede de la presidencia de la autonomía de Castilla y León. Jamás olvidó Aznar que Ana –a la que había conocido cuatro años antes en el departamento de autonomías de AP– fuese capaz de marcharse de Madrid con su primer hijo de tan solo unos meses y decirle sí al ven y sígueme . Ella trabajó como subdirectora del gabinete presidencial y Sepúlveda se encargó de la gerencia del PP regional (otro gerente pepero famoso, con el paso del tiempo). La amistad entre Aznar y los Sepúlveda-Mato llegó a ser tan intensa que aquel fue padrino en el bautizo de una hija de la pareja. Ambos se vincularon al PP de por vida: Sepúlveda, además de perpetuo empleado en plantilla, fue senador por Murcia, secretario de del área electoral y alcalde de Pozuelo de Alarcón, cargo que hubo de abandonar cuando en 2009 fue imputado por el juez Garzón, que le acusó de haber recibido un coche Jaguar que presuntamente le habría regalado Francisco Correa, el jefe de la red Gürtel (que en alemán significa eso: correa).

20091017-633914043933115000w-640x640x80Ana no cree ser “la niña mimada de Aznar”

En 1993, consciente de que algunos de sus correligionarios la tenían por una enchufada de su líder, Mato se descolgó con su proverbial talante naíf: “No creo ser la niña mimada de Aznar. Sí es cierto que llevo mucho tiempo trabajando con él. Son ya 10 años y sigo todavía a su lado.” En las elecciones de la gran mayoría absoluta del PP (año 2000), Mato fue nada menos que la cuarta en la lista por Madrid (tras Aznar, Rato y Arias-Salgado). Pero es que con Rajoy de primer candidato en 2008 fue la tercera, después del propio Rajoy y del efímero Manuel Pizarro (entre 2004 y 2008 fue eurodiputada). De no haber sufrido el desgaste de Gúrtel, ¿quién dudaría de que esta fiel dama conservadora y simpatizante del Opus Dei podría optar a la presidencia de la autonomía o incluso a la alcaldía de Madrid? ¿Hemos dicho conservadora? “Yo me definiría como progresista. Yo no estoy a la derecha del partido, y sí, soy liberal,” declaró en febrero de 1999. Poco antes había sentenciado: “La dicotomía entre izquierda y derecha es difícil de explicar hoy. La gente está ahora en el centro.”

1360235853_0

Ana y “los niños andaluces analfabetos

 La autotitulada centrista y progresista protagonizó en la campaña electoral de 2008 una de las pifias más grandes que se le recuerdan: “Los niños andaluces son prácticamente analfabetos [...] Es que Chaves no ha hecho nada por la educación. Parece que le guste y quiere que estén así.” Se vio obligada a rectificar y lo hizo garbanceramente: “No he querido decir que los niños analfabetos son andaluces, porque todo el mundo sabe que hoy en día, en el siglo XXI, no hay analfabetos en España.” Más sutil se mostró cuando, nada más debutar como ministra, calificó de “violencia en el entorno familiar” el asesinato de una mujer a  manos de su pareja, lo que inducía a pensar que la denominada violencia de género o machista puede que sea una exageración feminista perfectamente evitable. Acerca de la ley de dependencia que impulsó Rodríguez Zapatero, Mato no tuvo ningún escrúpulo en motejarla de “ineficaz e ineficiente y, además, inviable.” Y,en cuanto al aborto, dejó caer que era “la hora de que aquellas mujeres que quieren ser madres no dejen de serlo por presiones.” ¿Ha habido algún Gobierno socialista que presionara a las mujeres españolas a abortar?

Después de haber repasado determinados aspectos de la triunfal biografía política de esta mujer, que actualmente es vicesecretaria general del PP, cabe preguntarse si es una presa fácil o no para ser destituida o para forzar su dimisión. Todo indica que será el exmarido quien apechugará con los cohechos, pese a que los bienes gananciales que compartía con su exmujer perduraron hasta 2005, y los delitos imputados abarcan de 2000 a 2004. La suerte parece estar echada: Sepúlveda, excónyuge de Mato, aquí te pillo y aquí te ídem.

salvarez220908Magdalena Álvarez, otro ejemplo de ministra oradora

Que Ana Mato no es un ejemplo único de una oratoria extraordinaria (fuera de lo ordinario), lo podemos encontrar en la que fuera ministra socialista de Fomento Magdalena Álvarez. Además de quedarse con el auditorio diciendo cosas como lo de “antes partía que doblá, la política malagueña dejó atónitos y atónitas a cuantos asistieron a la rueda de prensa que celebró el 27 de enero de 2009 para explicar el caos vivido en el aeropuerto madrileño de Barajas. Véase un párrafo a lo Bienvenido, Mister Marshall: “Si la borrasca cambió de una forma impredecible, no la pueden predecir. Pero si no la predicen los que la tienen que predecir, ¿cómo piensan ustedes que la vamos a predecir aquellos que estamos esperando la predicción?” Y véase este otro preñado de ternura: “Antes de saber los problemas [de la borrasca] estaba entusiasmada con la nevada; me pareció preciosa.”

Un año y pico antes, al sentirse acosada por la oposición a causa de la crisis de infraestructuras ferroviarias en Barcelona, Magdalena (Mandatela, según la bautizaron los andaluces por lo mucho que mandaba cuando era consejera de la Junta de Andalucía) dejó ir otra de sus sentencias: “No me voy a ir; correr es de cobardes y los que piden que me vaya, seguramente es lo que ellos harían.”

Moraleja: las sandeces no tienen ideología.

1321567574_0El partido de la Rosa (Díez) y del cardo borriquero (Toni Cantó)

Hace tres años, la portavoz de Unión Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, declaraba: “No es que este sea el partido de Rosa Díez. Es que soy la cara visible, porque soy la única diputada. Cuando seamos más diputados, verán cómo hablan otros.” Y así ha sido. Uno de los cinco diputados que tiene ahora UPyD, el actor Toni Cantó, ha hablado. Callado habría estado más guapo. ¿Cómo un parlamentario de un partido concebido y dirigido por una mujer que se define progresista puede afirmar que “la mayoría de las denuncias por violencia de género son falsas” y que “el hombre está en desigualdad”? Pero vayamos por partes. ¿Quién es Rosa Díez?¿Qué es el UPyD o el PRD (Partido de Rosa Díez)? ¿Quién es Toni Cantó?

Imagen-13Una mujer que habría querido ser ministra del Interior

Nieta de un maestro republicano que murió en la cárcel e hija de un obrero socialista de Cantabria al que el franquismo conmutó la pena de muerte, Rosa Díez, nacida en Vizcaya en 1952, se afilió al PSOE en 1977. Dentro de las huestes de Pablo Iglesias hizo carrera, pero no tanta como hubiera deseado. “Si hubiese sido hombre, quizá Felipe González me habría hecho ministro del Interior o de Defensa,” dijo en 1999, un año después de haber cesado como consejera de Comercio, Consumo y Turismo en el Gobierno vasco presidido por el nacionalista vasco Ardanza. Fue aquella una época en la que su tenacidad la empujó a combatir la idea de que Euskadi era únicamente terrorismo. “Ven y cuéntalo,” fue el lemade la campaña de promoción del turismo ideada por ella. Estaba tan entregada a su trabajo de consejera –pese a recibir en noviembre de 1997 una carta bomba de ETA, abierta por el marido y que no causó daños–, que cuando su partido decidió romper la coalición con el PNV, ella se opuso. Acababa de perder, en febrero de 1998, unas elecciones primarias para ser candidata a lehendekari frente a Nicolás Redondo hijo y entonces no le importó que el nacionalismo vasco moderado negociara con Herri Batasuna el pacto de Lizarra, que fue la razón esgrimida por Redondo para abandonar el Gobierno vasco. Desde entonces, hay un antes y un después en la relación con los nacionalismos vasco y catalán por parte de Rosa Díez: pasó de apoyar acuerdos con el PNV cuando ella formaba parte del Gobierno de Euskadi a convertirse en la mayor inquisidora de las herejías abertzales y catalanas. Hasta el punto de que el gran objetivo de su partido actual es acabar con los derechos históricos del concierto vasco y reformar la ley electoral para que los partidos nacionalistas no tengan tantos diputados en el Congreso (pretende laminar al máximo la representación vasca y catalana en las Cortes Españolas). Ni siquiera el PP ha llegado tan lejos, al menos por el momento. Tal vez esta sea la principal razón que impulsó al terrorista ultraderechista Sáenz de Ynestrillas a recomendar en 2011 el voto a UPyD, por ser este “lo más parecido al auténtico falangismo.”

rosa diezDe creerse la solución a declarar la guerra total

Los mayores enemigos de Rosa Díez consideran que la ambición desmedida y el personalismo a ultranza han sido y son los ejes de su trayectoria política. No pudo, ni probablemente quiso, encajar el descalabro que sufrió en 2000 en las elecciones a la secretaría general del PSOE que ganó Zapatero (414 votos), seguido de Bono (405) y de Matilde Fernández (109). Ella tuvo que conformarse con 65, el 6% de los votantes, cifra ridícula para quien se presentó a la cita pregonando: “Yo me considero la solución del PSOE, la persona que tiene que abanderar el cambio en su nueva etapa.” Tan solo dos años antes, había soltado esto: “Creo que una mujer en el poder espanta a los hombres.” ¿No se ha parado a pensar que quizá sea su carácter, más que la condición femenina, lo que en realidad puede espantar a los hombres? “Yo siempre fui una socialista heterodoxa,” confesó en 2010. ¿Podía ser la heterodoxia una solución para un partido en crisis?

Con todo el pescado vendido en el PSOE, Rosa Díez fue perfilando la idea de un nuevo partido que pudiera sustentarse de los votantes socialistas desencantados y del electorado del PP menos fiel. Después de mantener hasta 2007 el escaño de eurodiputada del PSOE conquistado en 1999 –votando en su última época en el Parlamento europeo a favor del PP (se opuso a la creación de la comisión del fraude del lino que salpicaba a la entonces ministra de Agricultura Loyola de Palacio; rechazó la investigación del naufragio del Prestige, etcétera)–, en septiembre de 2007 presentó su nuevo partido, arropada, entre otros, por el filósofo Loyola de Palacio, el director teatral Albert Boadella, el dirigente de la plataforma ¡Basta Ya! Carlos Martínez Gorriarán y el escritor Vargas Llosa, quien dejó dicho: “UPyD es el aliado ideal del PP para moderarlo.” ¿Para moderarlo? En los temas autonómicos, no parece Rosa Díez la moderación en persona, cuando confunde a conciencia la centralización con la igualdad y pretende ilegalizar a Amaiur y Bildu, pese a la desaparición de la violencia etarra.

rosadiez2Una señora moderna y coqueta

El día en quela periodista Elena Pita le preguntó sobre su activismo feminista, la respuesta de Rosa Díez fue irónica: “Cuando Aznar habla de oportunidades para la mujer me hace pensar en la séptima planta de El Corte Inglés.” De feminista, no se sabe muy bien si tiene mucho, pero de femenina oxigenada todo lo que quieran. “Soy coqueta, pero no me considero vanidosa” (Marzo de 1998). “Me gusta la estética, sentirme guapa y tengo buen gusto” (Julio de 2008). “Yo no voy de moderna; soy moderna. Me gusta la moda, y la considero una parte de nuestra industria y de nuestra cultura” (Febrero de 2010). En una celebración de la revista Vogue, en 2008 en Madrid, Rosa Díez no tuvo ningún inconveniente en posar como una modelo en la pasarela por la que antes había desfilado la mismísima Claudia Schiffer.

Así las cosas, ¿qué es UPyD, según su fundadora? “Somos un partido progresista, nacional, laico y transversal, que no quiere decir de centro.” Si por progresismo se entiende, por ejemplo, la lucha ecologista y el derecho a una muerte digna, a UPyD no le urge demasiado. ¿ Es el PRD dederechas o de izquierdas? “Hay progresistas, liberales y de izquierdas, pero de una izquierda no dogmática.” Un ejemplo de lo de transversal debe de ser Toni Cantó, ¿no?

Toni Canto, de los escenarios al Congreso de los Diputados | FamososUn diputado portavoz de la frivolidad

Lo del tuit de Toni Cantó pifiándola con la violencia de género no es un desliz de un día tonto. Ya en la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados (en donde es el portavoz de UPyD, único varón rodeado de mujeres) ha ido pidiendo al Gobierno que “no dé la espalda a las denuncias falsas” y que deje de legislar “contra los hombres.” En otro tuit anterior al que ha armado tanto revuelo ya apuntó, también erróneamente: “¿Sabías que un tercio de las muertes por violencia doméstica en España son hombres?” Las cifras oficiales igualmente le desmienten: no más de un 9%.

¿Era Cantó el diputado ideal para que su jefa le hiciera portavoz de Igualdad? ¿Cómo ignorar que este caballero, de vida sentimental tan agitada como polémica (cuatro mujeres, tres hijos, un divorcio, etcétera), abandonó a la actriz Eva Cobo dos meses antes de que esta fuese madre de una hija que el actor reconoció muy tardíamente y obligado por los tribunales de justicia? Al menos Rosa Díez tendría que vigilar de cerca los datos que maneja su diputado. Cuando este asegura que “casi el 5% de los mayores de 18 años ha pasado por un procedimiento judicial de violencia de género sin pruebas” habría de haber sabido que, según los datos de la Fiscalía General del Estado, no supera el 0,01%.

Más de 80.000 valencianos que votaron a Cantó se merecen más rigor y menos frivolidad. Y no solo con la violencia de género, sino también cuando se abordan otros temas, como el desastre económico de la televisión autonómica valenciana. No se puede, como hizo él, colgar un montaje de vídeo en el que se veía caer una bomba sobre el edificio televisivo y comentar: “Una buena manera de acabar con el déficit de Canal Nou.” Ni, por supuesto, defender la fiesta de los toros a base de ir pregonando por ahí la supina sandez  de que “los animales no tienen derecho a la vida.” Por cierto, el citado filósofo Savater ya anunció cuando UPyD cobró vida: “Que nadie se engañe, este partido nace para arriesgarse, para incordiar.” Una cosa es incordiar y otra muy distinta desbarrar.

Rodríguez Ibarra

Rodríguez Ibarra y la ‘hitleritis’ aguda de destacados socialistas

La fijación de Juan Carlos Rodríguez Ibarra con los nacionalistas catalanes viene de lejos, como podremos ver a continuación. La novedad de quien fue presidente de la Junta de Extremadura de 1983 a 2007 es que se ha sumado a sus compañeros de partido Marcelino Iglesias, Francisco Vázquez y José Bono a la hora de comparar ese nacionalismo catalán con el nazismo de Hitler. Los cuatro destacados militantes socialistas saben que esa  comparación es tan odiosa como injusta y peligrosa, pero creen que así desarbolan más fácilmente a sus adversarios, cuando sucede todo lo contrario. La equiparación es tan burda y falsa que lo que hacen es fortalecerlos.

Carlos-Rodriguez-Ibarra-PSOE-EFE_ARAIMA20130307_0211_32Hitler, Tejero y el expolio catalán 

La semana pasada, Rodríguez Ibarra fue entrevistado en Antena 3 y abordó el tema del soberanismo aprobado por el Parlamento de Cataluña y la voluntad de celebrar una consulta en la que el pueblo catalán ejerza el derecho a decidir su futuro. “Estábamos acostumbrados –subrayó el político extremeño– a que las constituciones se las cargaran siempre los golpistas, con metralletas y con disparos,” pero no desde el sistema “como sí están familiarizados los alemanes que tuvieron a Hitler, y los italianos con Mussolini.” Tal vez pensando en que había de aludir a un ejemplo más próximo a la realidad geográfica, no se le ocurrió otra cosa que recordar el 23-F. O sea, si en Cataluña “piden un referéndum para decidir ellos mismos, están saltándose la Constitución española. Cuando Tejero se la saltó, fue un golpista; por tanto, cuando alguien en el Parlamento de Cataluña se la salta, también lo es.”

Si retrocedemos a 1991 nos encontraremos con la primera gran polémica protagonizada por Rodríguez Ibarra en relación con Cataluña. Fue cuando proclamó: “Cataluña es más rica no porque le haya tocado la lotería, sino porque ha robado a manos llenos al resto de las regiones durante el anterior régimen.” Las palabras, viniendo de un presidente extremeño socialista, cayeron como una bomba, especialmente entre los miembros del PSC, partido federado (quizá mejor confederado) con el PSOE. Cuando Pasqual Maragall, entonces alcalde de Barcelona, tuvo noticia de que Rodríguez Ibarra no rectificaba la acusaciones de expolio, no vaciló en desmarcarse: “Si es verdad lo que me dicen, yo estaría con Pujol y no con ese señor.” Ese señor, ya con la boca menos caliente, siguió en sus trece: “Cataluña tuvo algunas dificultades con el idioma en el fraquismo, pero evidentemente ya me hubiera gustado a mí que Extremadura hubiese sido castigada como las regiones que se llaman históricas.”

1068246004_740215_0000000000_noticia_normalLos caprichos de Pujol y de Maragall

Las contradicciones de Rodríguez Ibarra hicieron su aparición cuando su jefe de filas en el partido, Felipe González, se vio obligado a pactar en 1993 con Jordi Pujol para poder gobernar. Fue en enero de 1994 cuando el presidente extremeño sacó la cara por su homólogo catalán, a quien Julio Anguita había comparado con Franco (no hay nada nuevo bajo el sol, como se ve). Y acusó al califa rojo de Izquierda Unida de “excitar los instintos más reaccionarios y más ulranacionalistas.” Miren ustedes por dónde: igual que el propio Rodríguez Ibarra acaba de hacer con Artur Mas, al que poco menos que le ha colgado una cruz gamada y le ha encasquetado el tricornio del tejerazo.

En la época en que fue José María Aznar quien necesitó de Pujol (1996-2000), Rodríguez Ibarra ya lo tuvo más claro: “Es terriblemente injusto que los caprichos de Jordi Pujol deban ser pagados por el resto de los españoles, con la anuencia de Aznar.” Los caprichos a los se refería entonces eran las tasas farmacéuticas, pero años después también utilizó ese mismo vocablo para fustigar a otro presidente de la Generalitat –Pasqual Maragall-, socialista com él, pero no nacionalista español. En agosto de 2005, ajustó su rifle dialéctico y disparó así: “Maragall pertenece a un grupo de caprichosos que quieren modificar su Estatuto para tener más poder, sin que la ciudadanía lo demande.” Como el Estatut era un capricho, según el barón extremeño del PSOE, su partido se puso manos a la obra. En una entrevista publicada en octubre de 2006, Rodríguez Ibarra sacó de dudas a los catalanes que aún dudaban: “El PSOE introdujo más de cien enmiendas en el Estatuto catalán, porque había gente nuestra que estaba dispuesta a joder la marrana.” Otros que también andaban con eso de la marrana eran los vascos del partido de Arzalluz e Ibarretxe. En cuanto Rodríguez Ibarra se enteró de que comenzaban a plantear un referéndum de autodeterminación, no se cortó un pelo: “Si hace falta declarar el Estado de emergencia en el País Vasco, se hace.” (El Mundo, 17-06-2002).

Como el Guadiana apareciendo y desapareciendo, Rodríguez Ibarra lleva muchos años siendo un río político que, cuando la ocasión le es propicia, inunda todo lo que no sigue su curso.

2010-09-28_IMG_2010-09-28_15-37-04_pacoPaco, Pepe y el sibilino Marcelino

En su día, ya nos preguntábamos en esta Antología de sandeces qué les habían dado a algunos conspicuos socialistas españoles para que se obsesionaran tanto con el Tercer Reich. Nos referimos a Francisco/Paco Vázquez, José/Pepe Bono y Marcelino Iglesias, que aprovecharon sin escrúpulos la proximidad de las elecciones catalanas de noviembre pasado para intentar desprestigiar las candidaturas nacionalistas. El más corrosivo fue Paco Vázquez –alcalde de A Coruña (él siempre renegó de esta denominación y prefirió la vieja de La Coruña) durante 23 años y luego embajador español ante la Santa Sede—que habló de la inmersión lingüística del catalán con bastante desconocimiento de causa. En una entrevista en la televisión autonómica de Galicia irrumpió a distancia en la mencionada campaña catalana como un elefante en una cacharrería. “No hay ninguna diferencia –dijo– entre un judío con estrella amarilla perseguido por los nazis y un niño catalán castigado por hablar castellano en el patio del colegio.” Si en vez de vivir en el Vaticano, por ejemplo, hubiese vivido un tiempo en Barcelona y en su área metropolitana habría podido conocer de primera mano lo difícil que resulta escuchar en los patios de las escuelas catalanas una conversación en catalán entre sus alumnos.

Lo de Pepe Bono fue un ejercicio de simplificación de esos a los que nos tiene acostumbrados. “Cuando en Alemania empezó a ser sospechoso tener dos identidades [...] Cuando ser alemán y judío empezó a ser sospechoso, las cosas empezaron a ir mal.” El ex presidentede Castilla-La Mancha ignoraba o quería ignorar cuando pronunció estas palabras que los alemanes de religión judía solo tenían la identidad alemana. ¿Insinuaba Bono que una Generalitat nacionalista podría planificar el exterminio de los nacionalistas?

Por último, otro expresidente autonómico, el socialista aragonés Marcelino Iglesias, también contribuyó a echar leña al fuego, aunque utilizando un lenguaje más sibilino. Lejos quedaba su filocatalanismo (él habla catalán) en el momento en que decidió mitinear en la cercana Lleida para soltarse el pelo hablando de fronteras: ”Los que quieren poner fronteras quieren ir hacia atrás, y cuando se han puesto fronteras en Europa y han ganado los hipernacionalismos ha habido muchos desastres en este continente y más de cien millones de muertos.”

Se puede ser jacobino como muchos socialistas del PSOE, pero lo que es inadmisible es extrapolar la historia más negra para condenar al infierno a los que no piensan igual. Y actualmente decir Hitler es todavía sinónimo de demonio. Por suerte.

Ismael-Alvarez

Ismael Alvárez / EFE

Recuerdo del fiscal que trato mejor al acosador que a la víctima Nevenka

A raíz de la moción de censura en el Ayuntamiento de Ponferrada —ganada por el candidato del PSOE con el apoyo del ex alcalde Ismael Álvarez— se ha recordado en los medios de comunicación buena parte del llamado caso Nevenka, surgido en mayo de 2002. En aquel entonces, la que fue concejal de Hacienda del Ayuntamiento ponferradino Nevenka Fernández denunció a su alcalde por acoso sexual. Ambos habían mantenido una relación amorosa hasta que ella, 24 años más joven que él, decidió romper. Desde ese momento, Ismael Álvarez intentó por las buenas y sobre todo por las malas volver a la situación anterior.

El calvario de Nevenka terminó con la condena del acosador, que abandonó temporalmente la política. Como la pena no acarreaba la inhabilitación, Ismael Álvarez volvió a presentarse en las últimas elecciones municipales con un partido al margen del PP en el que había militado. Sus cinco concejales han servido ahora para que su antiguo amigo –ahora enemigo—Carlos López Riesco perdiera la alcaldía en beneficio de Samuel Folgueral, que se ha visto obligado a abandonar el PSOE ya que la cúpula de Pérez Rubalcaba, después de vacilaciones impropias de un partido de izquierda, acabó rechazando el pacto con un acosador.

nevenka

Nevenka Fernández / EFE

Una testigo interrogada como una acusada

El caso Nevenka dio pie también a uno de los capítulos más vergozosos de la reciente historia judicial española. En esta antología de despropósitos merece recordarse la calamitosa actuación, en el juicio contra Ismael Álvarez, de José Luis García Ancos, entonces decano de los fiscales españoles y fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Tal fue el cariz de las preguntas que García Ancos dirigió a la joven Nevenka, que el presidente del tribunal, José Luis de Pedro, hubo de advertirle con estas palabras: “Es una testigo, no una acusada.” El fiscal utilizó en muchos momentos un tono de voz tan vehemente que llegó a disculparse: “Es mi forma de hablar. Si en la forma he sido un poco desconsiderado, con toda humildad pido perdón.” Si los modales destemplados chirriaron en la sala, peor fue el contenido de lo que dijo. “Jamás me he encontrado con una testigo con esa soltura, con esa memoria [...] Usted ha podido tener una psicosis o una depresión postraumática, pero le aseguro que la cabeza la tiene muy bien amueblada. La felicito, poque en su narración no ha dejado detalle, incluso de hechos acaecidos hace dos o tres años. Veremos si los detalles se ajustan o no a la realidad.” Acto seguido, la dosis de sarcasmo dio paso a una especie de interrogatorio policial.

web_21

García Ancos / F.Villafranca

El trasero de las empleadas de Hipercor

Después de inquirir a Nevenka –economista de profesión– el motivo que la había llevado a dejar un trabajo de futuro –con su vida profesional de auditora debidamente encauzada con tan solo 24 años—para ir a parar “a una cosa incierta, aleatoria, pasajera” como “unas listas del PP para las elecciones,” el fiscal se desmelenó y pronunció una frase que ocasionó el rechazo unánime de la ciudadanía en general y de las cajeras de los supermercados en particular. “¿Por qué usted, que ha pasado ese calvario –tronó García Ancos–; usted, que no es la empleada de Hipercor [a la ] que le tocan el trasero y tiene que aguantarse porque es el pan de sus hijos; usted, que no es una empleada de una farmacia o de cualquier sitio, por qué no dice ‘se acabó, me voy’, y ahí se queda el puesto de concejal?”  En ese momento, entre sollozos, según relatan las crónicas, Nevenka respondió: “Me estaba jugando mi dignidad.” El fiscal no cedió en su acoso: “¿Su dignidad? ¿Su dignidad?” A lo que Nevenka repuso: “Querían que me marchara como si hubiera hecho algo malo, como si fuera una incompetente… Yo no podía consentir eso.” “Uno se marcha si se tiene dignidad, y luego denuncia,” remató García Ancos con desmedido apasionamiento. Todo lo contrario a como se mostró con el acusado, ante el que se disculpó varias veces por hacerle ciertas preguntas poco agradables.

1020675189_1

García Ancos / EFE

Un auténtico acoso procesal

El escándalo fue de tal magnitud que un fiscal general tan políticamente incompetente como Jesús Cardenal no tuvo más remedio que relevar del caso a García Ancos, tras aceptar la propuesta del jefe de la Inspección de la Fiscalía, Juan José Martínez Zato, quien calificó de “un auténtico acoso procesal” la actitud del relevado. Este, lejos del más leve dolor de corazón y propósito de enmienda, declaró: “A mí, ni Dios me hace cambiar de criterio [...] No me arrepiento de nada [...] Cuando se hacen las cosas bien, habrá que pedir explicaciones al fiscal general del Estado o al Santo Padre.”

Como en la vida no siempre todo es simple y lineal, García Ancos, nacido en Madrid en 1936 y hermano de un magistrado progresista del Tribunal Supremo –Gregorio García Ancos–, había reclamado en la memoria de la Fiscalía de Castilla y León de 2001 –un año antes de la vista del juicio contra el alcalde acosador—un cambio legal para que el acoso sexual no fuera un delito exclusivamente asociado al ámbito laboral. En uno de los puntos de la memoria, que desveló en su día el periodista Jesús G. Albalat, se pedían sanciones para “los hostigamientos persistentes que predisponen que las víctimas estén al borde de la enfermedad mental.”

¿Qué le ocurrió a García Ancos el infausto día en que tuvo ante sí a un acosador y a su víctima, y se ensañó con la víctima?

ismael

Ismael Álvarez / Fuente:  www.periodistadigital.com

Ismael no es el violador de las esquinas

¿Qué ha sido de Ismael Álvarez? Actualmente está fuera del Ayuntamiento después de haber dimitido de concejal, que era la condición acordada con el PSOE. Y todo parece que volverá a presentarse para alcalde dentro de dos años. Sabe que muchos ponferradinos lo han votado y lo votarán, como demuestran sus últimos resultados electorales, aunque también sabe que no son tantos los que se atreven a elogiarlo en público. Entre los que actualmente lo defienden sin tapujos destaca el afamado y veterano radiofonista Luis del Olmo, paisano de Álvarez y muy amigo suyo. En una crónica de la periodista Esther Tejedor se recoge el siguiente comentario del creador del mítico programa Protagonistas: “Ismael tuvo muy mala suerte con algún medio de comunicación que se empeñó en quitarlo de en medio. Nunca me pareció justo lo que se dijo de él. Parecía que iba violando por las esquinas, y no es así.” Por supuesto que nadie cree que Álvarez fuera violando de esquina en esquina, pero reducir su ostracismo político a una guerra entre periódicos es ignorar el acoso sexual al que fue sometida Nevenka. Claro que la amistad tiene estas cosas. No hay que olvidar que Álvarez fue el alcalde que le dedicó a su admirado Del Olmo una fuente de Ponferrada. Y con busto incluido.

cospedal_310x258Crónica irónica de la España de las ‘cospedalias’ y otras simplezas                          

Desde que el pasado 25 de febrero María Dolores de Cospedal pretendió públicamente justificar la pasta gansa que su partido le pagó al extesorero Luis Bárcenas  –el famoso día de la “indemnización en diferido”–, en determinados círculos periodísticos se ha acuñado un nuevo vocablo para definir la sandez, la necedad, la simpleza, el despropósito, etcétera. Ni más ni menos que cospedalia. Cualquiera que sea el juicio final que merezca la gestión política de esta polémica dama (secretaria general del PP y presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, por el momento) lo que ya nadie podrá arrebatarle es el honor de haber contribuido al enriquecimiento del lenguaje.

Finiquito “en forma de simulación”

Para que quede constancia en la presente antología de sandeces recogeremos las frases de Cospedal que han supuesto la elevación del listón de la cháchara vacía de contenido hasta extremos difíciles de imaginar. Cuando los periodistas especializados en el caso Bárcenas acudieron a la rueda de prensa que convocó Cospedal para explicar la relación del PP con su extesorero, ya hacía un mes que el tema era portada de todos los periódicos españoles y extranjeros. O sea, Cospedal había tenido tiempo suficiente para pergeñar una explicación menos cutre. Ella, siempre segura de sí misma y un punto desafiante con la prensa menos simpática, se mostró ese día vacilante, descolocada y fuera de sitio. Quizá sabedora –como abogada del Estado en excedencia que es– de que si Bárcenas fue despedido en abril de 2010 y por tanto no trabajaba ya para el PP, el partido nunca debió pagarle la Seguridad Social. Haciendo de tripas corazón, farfulló el conocido párrafo: “La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido, en forma efectivamente de simulación; simulación de lo que hubiera sido en diferido en partes de lo que antes era una retribución… Aquí se quiso hacer como hay que hacerlo, es decir, con la retención a la Seguridad Social.”

Probablemente nadie que no fuera Groucho Marx habría expresado, con un tono solemne digno de mejor causa, esa catarata de conceptos surrealistas. Como el ridículo fue sideral, días después, la plana mayor del PP, con su presidente a la cabeza, protagonizó un acto de desagravio hacia la número dos. Fue cuando Mariano Rajoy puso cara de Buster Keaton para sentenciar: “María Dolores de Cospedal ennoblece la vocación de servicio público.” Visto lo visto, quizá sí se necesita vocación de servicio público para interpretar semejante papelón.

. (Foto: H. Fraile // JCCM)

Marta García de la Calzada. Foto: H. Fraile

La palabra desahucio, proscrita en Castilla-La Mancha

Curiosamente ha sido también en el ámbito territorial de Cospedal en donde se ha producido últimamente el intento de disfrazar la realidad semántica de palabras motejadas de peligrosas. En la Consejería de Vivienda del Gobierno de Castilla-La Mancha que preside la muy citada Cospedal, se ha ordenado “evitar la deriva social” de hechos tan traumáticos como el desahucio. Pero no es que se inste a impedir la medida de fuerza, sino a emplear el vocablo. El director general de la Vivienda, Isidro Javier Zapata Romero, pidió a las delegaciones provinciales que se omitiera toda referencia: “Es necesario que evitemos la utilización de palabras como desahucio, desalojo, pérdida o privación de vivienda…” Así las cosas, si un vecino de Talavera de la Reina (Toledo), por ejemplo, está a punto de sufrir el desalojo de su propio domicilio, la cosa está clara en el lenguaje oficial castellanomanchego: “El impago producirá los efectos previstos en la normativa.”

Como la vida es complicada de por sí, una cosa es predicar y otra dar trigo. Mientras el director general de la Vivienda actuaba como acabamos de comentar, su consejera de Fomento, Marta García de la Calzada, no tenía inconveniente en manifestar: “El Gobierno de Castilla-La Mancha no ha desahuciado ni va a desahuciar a nadie que no pueda pagar las cuotas.” ¿No quedamos en que se había de “evitar la deriva social” de la palabra desahucio?

presidente-Gobierno-Mariano-Rajoy-saluda-Cristobal-Montoro-presencia-Soraya-Saenz-Santamaria-debate

Foto: Pablo Monge

El “recargo temporal de solidaridad”

Las cospedalias, no obstante, no son patrimonio de doña María Dolores. Basta echar la vista atrás, al principio del Gobierno de Rajoy, para asistir a un ejemplo claro de enmascaramiento semántico. Y de los que afectan muy negativamente a nuestros bolsillos por tratarse de impuestos. Fue Rajoy quien en el debate de su investidura advirtió: “Dadas las dificultades que atraviesan empresas y ciudadanos, subir impuestos no es lo más razonable.” Tan solo dos semanas después, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría dio cuenta de lo que había decidido el Consejo de Ministros: “Se establece un recargo complementario temporal de solidaridad en las rentas de trabajo, en el IRPF, de forma progresiva.” El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que estaba a su lado, concretó la temporalidad en los años 2012 y 2013, subrayó lo de progresivo, destacó “el carácter equitativo”, pero no mencionó la solidaridad. A cada uno lo suyo. Fue la angelical Soraya la que calificó de solidaria la subida de impuestos que Rajoy no consideraba razonable. En una palabra, a los paganos de siempre se nos decreta solidarizarnos con los bancos y con los recortes sociales a base de pagar más de lo que ya pagábamos. Y luego se quejan de los escraches.

gobernador-Banco-Espana-Miguel-Angel-Fernandez-Ordonez“A mí me cuentan lo gordo” (Fernández Ordóñez)

Todavía tiene que estar perplejo el juez Fernando Andreu después de escuchar la declaración del exgobernador del Banco de España Miguel Àngel Fernández Ordóñez (conocido como MAFO) acerca de la crisis de Bankia. “El trabajo de un gobernador –dijo—llega mucho más allá de saber el mínimo incidente que pasa en todas las cajas. A mí me cuentan, digamos, lo gordo.” Resulta sarcástico, cuando menos, que abordándose el gravísimo problema de Cajamadrid, la valenciana Bancaja y el ente unificador Bankia, el entonces gobernador Fernández Ordóñez dijese que a él nada más le informaban de lo “gordo” y que si querían saber más preguntasen al subgobernador. Por si hubiese quedado alguna duda, el perspicaz MAFO se dio a la metáfora automovilística de esta guisa: “Lo que no puede impedir el Banco de España es que se hagan mal las cosas. Ni el Banco de España ni nadie [...] Por mucho que haga uno, el que lleva el volante se sale y se estrella.” ¡Bravo, exgobernador, por esa regla de tres sobra el mismísimo Código de Circulación!

oscar-lopez-aguedaUn “golfo” de más y un acosador menos (Óscar López)

Curioso contraste el ofrecido por el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, en dos cuestiones delicadas a las que se ha enfrentado su partido. En enero, saltó el escándalo de la falsa colaboradora de la Fundación Ideas, dependiente del PSOE, que acabó por descubrirse que era la mujer del director de la publicación la que firmaba los artículos –pagados y bien pagados—con el seudónimo de Amy Martin. Desvelado el embrollo, Óscar López montó en cólera y cargó contra el director de la fundación Carlos Mulas, que fue destituido. “Hemos descubierto –dijo—que teníamos un golfo que estaba engañando al PSOE. Y en el PSOE, los golfos salen inmediatamente.” Y añadió curándose en salud: “Ahora vamos a ver cuándo empiezan a salir los golfos, que los hay y muchos, del Gobierno de Rajoy.”

Lástima que, poco más de un mes después, Óscar López no exhibiese idéntico ínstinto colérico para afrontar la moción de censura en el Ayuntamiento de Ponferrada. Entonces, el número tres del PSOE apoyó el acceso socialista a la alcaldía con el voto del exalcalde Ismael Álvarez, condenado en 2002 por acoso sexual en el caso Nevenka. “Desde hoy –pontificó al consumarse la moción de censura contra el alcalde del PP Carlos López Riesco–, hay un alcalde socialista en Ponferrada y un acosador menos en política.”

Santa inocencia, señor López. El nuevo alcalde ponferradino Samuel Folgueral ha abandonado el PSOE y el acosador Álvarez se prepara para volver a ser alcalde en 2015. Bingo fatal.

cifuentes-isabel-permuy--644x362

Cristina Cifuentes. Foto: Isabel Permuy

Cristina Cifuentes, ¿por qué no te callas?

Con la que está cayendo en este país, parece mentira que la responsable del orden público en la Comunidad de Madrid tenga tiempo para atender a sus miles de seguidores en el twitter y de anunciar querellas contra los que la amenazan de muerte a través de las redes sociales. Cristina Cifuentes, que lleva poco más de un año de delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, está dando mucho que hablar porque calla menos de lo que debiera.

“Si no tolero la impunidad de los delitos en la vida real, mucho menos en internet, y por ello voy a acudir a la justicia para defenderme,” acaba de declarar la señora Cifuentes, quien, para que no hubiese ninguna duda, añadió: “No puedo tolerar que haya gente que diga que va a pegarme un tiro en la red.” Sin ánimo de banalizar este tipo de amenazas, habría que decirle a la delegada gubernativa que las desgracias virtuales no son reales. Real es, por ejemplo, que una familia entera pierda su casa por culpa del abuso de un banco. Eso sí que es real como la vida misma. Y ha sido el drama de los desahucios el telón de fondo que ha propiciado la última polémica protagonizada por Cristina Cifuentes.

Las “inquietudes proetarras” de Ada Colau
A raíz de los escraches de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) dirigidos a determinados políticos del PP para afearles su posición ante la ley de desahucios, Cristina Cifuentes salió a la palestra descalificadora. En una entrevista en Radio Nacional emitida el 25 de marzo, dijo: “La PAH y su lideresa últimamente parece que tienen ciertas inquietudes de apoyos a grupos filoetarras o proetarras.”  Inmediatamente, la lideresa aludida –Ada Colau, por supuesto—reaccionó con estas palabras: “Es realmente inmoral, y no descartamos acciones legales por la difamación y el clima de confusión y tensión.” El objetivo a corto plazo de Cristina Cifuentes, que no era otro que el de desviar la atención de la tragedia de los desahuciados a la polémica de las protestas, se había conseguido. Eso sí, la delegada del Gobierno intentó decir digo donde dijo Diego, pero con escaso éxito. “Yo jamás he dicho que la PAH sea etarra,” proclamó días después de haber encendido la mecha. Efectivamente, no dijo que Ada Colau llevase encima en sus ratos libres un pasamontañas y un pistolón, pero sí se refirió a ella –y a la plataforma que ella impulsó en Cataluña– como filoetarra o proetarra.

shaki-pique_560x280

Fotografía de Shakira y Piqué subida a Twitter por Cifuentes

De ‘indignada’ del 15-M a fotógrafa de Piqué

Algo frívola sí da la sensación que es esta señora. Cinco meses después de ocupar el cargo de delegada, asistió disfrazada a varias asambleas del colectivo de indignados celebradas en la madrileña Puerta de Sol. Embutida en una gorra y calzando zapatillas deportivas, la jovial Cristina (aparenta menos años de los 48 que tiene) se hizo pasar por una indignada más del 15-M. Cuando trascendió públicamente el tema, arguyó que no quería infiltrarse, sino “asistir a asambleas como cualquier persona.” No opinaron lo mismo los sindicatos policiales, que calificaron la actuación de su superiora de “infantil e innecesaria.”

Sigamos sabiendo más cosas de esta mujer. ¿Alguien se imagina a uno de aquellos feroces gobernadores civiles de Franco haciendo fotos en el palco de un estadio de fútbol durante una final de la Copa del Generalísimo? Nadie, claro. Ahora todo es tan distinto que la supergobernadora Cristina Cifuentes no se cortó un pelo el año pasado cuando asistió como autoridad competente a la final de la Copa del Rey y fotografió con su teléfono móvil el beso que el futbolista Piqué propinó a la cantante Shakira poco antes de la entrega del trofeo copero a los azulgranas. Le faltó tiempo a la juvenil Cristina para colgar la imagen en twitter con este texto: “Enhorabuena al Barcelona por el triunfo en el campeonato de la Copa del Rey. Partidazo!!! Después del triunfo del Barça, gran momento Shakira-Piqué.” ¡Qué delegada del Gobierno más guay!

EL REY IMPONE LA CRUZ LAUREADA COLECTIVA DE SAN FERNANDO AL REGIMIENTO QUE PROTEGIÓ A LAS TROPAS ESPAÑOLAS DEL "DESASTRE DEL ANNUAL"

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz y la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.

“Modular” el derecho de manifestación

Con todo, la repercusión de esa fotografía tuiteada fue mucho menor que la conseguida en octubre pasado con sus comentarios acerca del derecho de manifestación. Miles y miles de internautas enfurecidos pidieron su dimisión. ¿Por qué? Presionada por la alcaldesa Ana Botella, que había dejado caer que se permitían “demasiadas manifestaciones en Madrid”, la señora delegada consideró que la ley que regulaba ese derecho era “muy permisiva y muy amplia.” Entonces fue cuando se mostró partidaria de “no prohibir, sino modular este derecho de manifestación.” Y se armó la marimorena, porque los ciudadanos no aborregados o anestesiados por el poder, conocen perfectamente que cuando un gobernante habla de modular quiere decir recortar.

¿Tiene Cifuentes futuro en el PP? Militante desde finales de los ochenta en Alianza Popular, su carrera política se circunscribe básicamente a su escaño de diputada autonómica madrileña (desde 1991 a 2012). En el congreso del PP del año pasado en Sevilla,  defendió que se mantuviera el matrimonio homosexual y la posibilidad de adopción de hijos. Y lo que son las cosas, se quejó amargamente del “linchamiento absoluto” que sufrió por atreverse a proponer una enmienda que eliminara el término “cristiano” de la definición ideológica del PP. No parece que este perfil agnóstico suyo le beneficie dentro del partido para aspirar a ser, por ejemplo, ministra del Interior. Por cierto, el actual titular de ese ministerio, Jorge Fernández Díaz, es todo lo contrario: va para santo.

Antonio Basagoiti, presidente del PP Vasco

“Clavadito a la ‘kale borroka’” (Basagoiti)

Una vez iniciada en Madrid la campaña contra los escraches llevados a cabo por la PAH, diferentes miembros más o menos destacados del PP se han mostrado cual fieles cajas de resonancia de consignas poco originales. El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, jugó a fondo la baza del contexto etarra llevándola a la dimensión personal. “No se ve ninguna diferencia –dijo—ni en los gritos, ni en la actitud, ni en el fondo, entre los que venían del mundo de ETA a acosarnos y los que van ahora, con la excusa de las hipotecas, a acosar a los del PP.” Y añadió a modo de traca final: “Clavadito a la kale borroka.

En esta misma línea discurre el discurso de un notable concejal pepero de Elorrio (Vizcaya), Carlos García, quien, no contento con afirmar que en el País Vasco la PAH está “completamente copada por el mundo de Batasuna y Bildu” y que el escrache es “el primer paso de la kale borroka con las mismas actitudes,” se enfrentó en un debate televisivo con Ada Colau, a la que lanzó este reto: “¿Quiénes os han votado a vosotros, quiénes os han elegido?”

A la cofradía de la kale borroka también se apuntó el alcalde de Getafe, Juan Soler, que condenó unas pancartas en las que se denunciaba a los miembros del consistorio por “enemigos públicos.” El comentario de Soler fue más de lo mismo: “Un lema amenazante que recuerda a la kale borroka.”

fotonoticia_20130304141656_500

Agustín Conde. Foto: Europa Press

Camisas pardas y judíos señalizados

Pero la campaña del PP no se ha limitado a establecer paralelismos con el terrorismo etarra, sino que ha recurrido también al universo nazi, no por muy manido menos eficaz. Al mencionado Basagoiti, por ejemplo, no le bastó con lo que había soltado por la boca referido a la kale borroka, y dijo que tampoco había “ninguna diferencia” entre los escraches de la PAH y las huestes de Hitler: “Me parece una actitud nazi, como actuaban contra los judíos señalándolos en la puerta.”

Como si se tratase de mantras (bien o mal asimilados), también ha abundado en esta idea la diputada y concejal de Madrid Eva Durán: “Me recuerda a cuando los nazis iban y señalizaban una vivienda de una terminada familia.” Obsérvese que aquí se hace caso omiso del vocablo judío, como si se quisiera extrapolar más fácilmente la persecución hitleriana. Aún más escueto ha sido el pronunciamiento del senador manchego Miguel Ángel Rodríguez: “Las prácticas de escrache de la PAH son propias de nazis y terroristas.”

En esas estábamos cuando llegó la aportación del diputado  toledano Agustín Conde, una de las muchas víctimas electorales de José Bono en Castilla-La Mancha. Abogado y diplomado en Defensa Nacional, Conde no se conformó con mentar a los nazis en general y concretó así su opinión sobre los impulsores del escrache: “Son los camisas pardas del partido nazi del año 34.” Podría no haber citado mismamente ese año, porque fue en 1934 cuando las SA (Sección de Asalto) del Partido Nacional Socialista Alemán fueron literalmente escracheados (destruidos y aplastados), por las SS y la Gestapo en la célebre Noche de los cuchillos largos.

No iría nada mal que las campañas y las consignas para desacreditar al adversario fueran más rigurosas y, sobre todo, menos injustas. 

 

      

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>