El roscón pone punto y seguido al gran festín

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez Narváez
Licenciado en Ciencias de la Empresa

Terminan dieciséis días seguidos de bacanal que empezó el 22 de diciembre con la gran fiesta promocional  de la ludopatía  y ha terminado, o casi, con esa confabulación cristiano-consumista que supuestamente conmemora la Epifanía del Señor ante los Reyes Magos. El llamado día de reyes. Precedido este de otra expresión ludópata, la “lotería del niño”. Por cierto que nadie sabe muy bien de qué niño se trata. Lo que sí se sabe es que las loterías son monopolio del Estado y que en la práctica son un modo de recaudación de ingresos económicos. Para ello la impulsó Carlos III en 1763  y hoy la mantiene el Estado: como un recurso ordinario de los Presupuestos Generales de Ingresos del Estado. Estado que además permite, tal vez habría que decir fomenta, otras loterías y apuestas de carácter privado.

Comidos y bebidos por encima de nuestras posibilidades durante más de medio mes, volvemos a la rutina. Si el lunes en el bar, la panadería, el ascensor, la peluquería, usted oye hablar y habla de “la cuesta de enero” es señal inequívoca de que no ha sido agraciado con la lotería de navidad. Ni con la del niño, ni el euromillón, ni la bonoloto, ni la quiniela, ni la quinigol, ni la lototurf, ni la quíntuple plus, ni  la primitiva, ni el gordo de la primitiva, ni siquiera con el “rasca” de la Once. Y que por tanto la macro fiesta del consumismo ha terminado para usted. O casi,  pues ahora comienza  esa otra gran fiesta de las rebajas.

Pero, estará usted pensando, que no todo el mundo participa en la fiesta de la misma manera ni, sobre todo, en la misma proporción. Es verdad. Por mucho que se empeñen los maquilladores de datos ahí siguen 3.702.974 personas en el paro, de los que casi la mitad no perciben prestación alguna; sigue creciendo el número de personas que, aún con empleo, siguen siendo pobres; cada día que pasa ahonda la desigualdad; etc. Aún consciente de ello opino que “el espíritu navideño” es como la lluvia fina. Nos cala a todos. Ese  ocio blandengue, dulzón y sensiblero nos “gripa”, nos distancia y nos desconecta de la realidad. Como el resto del año pero más, apostillaría un amigo mío.

Pero desconectados o no, la vida continúa. La maquinaria del Estado sigue su tran tran  y los gobernantes van adoptando decisiones que nos afectan para mal o para menos mal. Por ejemplo, estancan las pensiones, sube el gas natural y el butano, sube el IBI, los carburantes… O, en otro orden de cosas, el Consejo de Estado de manera unánime culpa al Ministerio de Defensa del accidente del Yak52. Accidente anunciado en el que murieron 62 militares siendo el Sr. Federico Trillo, ahora Embajador en Londres, Ministro de Defensa. Por cierto ¡menos mal que este señor, como también el Sr.  Fernández Díaz, es de misa diaria!  Sobre el pronunciamiento del Consejo de Estado el Sr. Rajoy, que en aquel gobierno presidido por Aznar ejercía de Vicepresidente, ha hablado. Lo ha hecho como en él es habitual. Contra su voluntad y poniendo cara de no sé de qué me habla: “¿El Consejo de Estado ha sacado un dictamen sobre eso? No lo he visto. Pero yo creo que eso ya está sustanciado judicialmente lo que había que sustanciar. Ocurrió hace muchísimos años”,  penoso, patético, insultante, vejatorio, humillante.

Pero Marino Rajoy no engaña a nadie. Desde el inicio de su dilatada carrera de político profesional se viene comportando igual. Bueno, con el tiempo hace cada vez mejor su papel, ahora casi ni se sonroja y el parpadeo de su  ojo izquierdo  es casi imperceptible. Mariano Rajoy en el desempeño de su rol de político, ni siente ni padece. En su comportamiento público es palpable su displicencia,  insensibilidad,  abuso de la mentira, su frialdad.  Sin que pueda apreciársele sentimiento de culpa alguno. Esta manera de estar del Sr. Rajoy produce aprensión y temor. Al menos a mí me lo produce. Es evidente que muchas personas de este país no ven ni perciben a Rajoy como yo. Prueba de ello es que 7.906.185  de ellas le votaron en las últimas elecciones.  No es consuelo ni resuelve nada decir que esas personas  votan llevadas de las emociones, las creencias y la superstición. Y menos si, para poder seguir pagando la hipoteca, lo que era el Psoe se pone de su parte.

Pedro Morenés y Mariano Rajoy. Foto: Gtres

Con respecto al  Ministerio de Defensa se ha publicado estos días que “El Gobierno [de Rajoy] adjudicó contratos por valor de 115 millones de euros a las empresas con las que Pedro Morenés, ya exministro de Defensa, estuvo vinculado antes de entrar al cargo. En total, las sociedades del Grupo Segur (Segur Ibérica, Segur Control y Consorcio de Servicios), Instalaza y MBDA han firmado 108 contratos con la Administración central mientras Morenés fue el titular de la cartera de Defensa,”  según eldiario.es del 5 de enero pasado. Todo legal por supuesto. Incluso que “21 de los 23 contratos adjudicados por Defensa con Morenés de ministro se hicieron por el procedimiento negociado sin publicidad”.

También en estos días de anuncios de colonias, deseos de felicidad y vuelta a casa de la juventud fascinada por la movilidad exterior, -con condiciones algo diferentes a las del Sr.  Trillo y  los Wert/Gomendio- se han festejado los datos del paro proporcionados por el SEPE. No le voy a cansar con las cifras y porcentajes tuneados convenientemente para su consumo masivo. Sí comentar que me parece indecente la información acrítica de los medios de comunicación sobre la cuestión. Los mismos medios que  dedican cuatro y cinco páginas a “vender” por ejemplo el camelo de Papá Noel y los Reyes Magos. Y me sigue poniendo enfermo  la postura de los sindicatos. ¿Es que hemos de entender que la posición de  CCOO y UGT ante los efectos en el empleo de la  llamada crisis es que dichos efectos son algo pasajero? ¿Trabajan estos sindicatos con la hipótesis de que la precarización sistemática de las condiciones laborales y  derechos laborales en general es algo pasajero?  Arreglados vamos compañeros.

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Nueve de diez

Otra realidad navideña nos habla de que nueve de los diez municipios más pobres de España son andaluces. Como lo leen, nueve de diez. Según  un estudio, elaborado por la consultora Ais Grup  en base a la información proporcionada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y Habits Big Data, el municipio español de más de 50.000 habitantes con la mayor tasa de población en riesgo de pobreza es Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Señala el estudio que, de acuerdo con el INE, el 22,2% de la población española se encuentra en situación de riesgo de pobreza. Entendiendo como tal los hogares unipersonales con ingresos por debajo de los 7.961€/año, o  663€/mes o los hogares con dos adultos y dos niños con ingresos inferiores a 16.719€/año.

Municipios de más de 50.000 habitantes con mayor tasa de población en riesgo de pobreza

Municipio Provincia Población Tasa
Sanlúcar de Barrameda  Cádiz 67.433 40,0%
Alcalá de Guadaíra Sevilla 74.845 38,6%
Utrera Sevilla 52.558 37,6%
La Línea de la Concepción Cádiz 63.352 37,6%
Córdoba Córdoba 327.362 37,2%
Chiclana de la Frontera Cádiz 82.777 36,7%
Almería Almería 194.203 36,7%
Torrevieja Alicante 88.447 36,6%
Linares Jaén 59.737 36,5%
Dos Hermanas Sevilla 131.317 36,1%

En el año 2015 este triste ranking lo encabezaba Ceuta con un 44,3% de tasa de riesgo de pobreza y le seguía Sanlúcar de Barrameda con un 38,5%. A Sanlúcar le acompañaban otros cuatro municipios de Andalucía: Utrera 34,8%, Chiclana de la Frontera 34,7%, La Línea de la Concepción 34,2%, y Alcalá de Guadaíra 33,5%. En total eran cinco de diez los municipios andaluces.

Para nuestra vergüenza  un año después los datos han ido a peor. Por un lado hemos ocupado nueve de los diez puestos y, por otro,  cuatro de los cinco municipios andaluces que repiten  incrementan la tasa. Utrera en un  2,8%, Chiclana 2,0%, La Línea 3,4% y Alcalá de Guadaíra 5,1%. Incremento este que la ha aupado de la  décima posición de 2015  a la tercera en 2016. Sólo Sanlúcar de Barrameda, aunque encabezando la lista, ha bajado la tasa en 4,3%.

No sé si nuestra Presidenta en funciones, y opositora a plaza en los madriles, será conocedora de este informe. O, tan ocupada en su futuro, le esté pasando eso que, al parecer, dijo John Lennon: La vida es lo que sucede mientras estás ocupado haciendo otros planes.

5 pensaments a “El roscón pone punto y seguido al gran festín”

  1. Excelente artículo. Como siempre, arroja luz sobre cosas que nos pasan inadvertidas, tal vez porque se publicitan muy poquito. Gracias.

  2. Gracias Jesus por tus palabras Sigue en tu linea que poco a poco nos damos con esta panda de granujas. O al menos esa es mi esperanza. Un abrazo y salud.

  3. Su artículo señor Páez provoca un mareo pavoroso. Intentaré resumir: De una parte se le nota a la legua que usted ama profundamente a su tierra y se aleja de panderetas y campanillas, poniéndonos delante una realidad cruda. Su pluma recuerda al jornalero que, harto de explotación y delante de un salario de miseria que le ofrece el cacique, le suelta “mi hambre es mía”, rechazando la oferta. En cuanto a su extrañeza de que el partido que nos gobierna, con la que está cayendo, consiga esta barbaridad de votos, sepa que somos muchos los que compartimos su desazón. Mire Jesús, la respuesta a veces viene por los caminos más impensados. Todas las mañanas acudo a mi quiosco habitual a recoger mi ración de tinta fresca. El quiosco está situada en una peana protegida por un muro bajo en que que todos los días se sientan un numeroso grupo de jubilados. Con mi amigo quiosquero comentamos la actualidad y, en las últimas elecciones le pregunté: ” ¿Cómo es posible Fernando, estos resultados?”. Sin inmutarse me señaló el muro y me espetó: “Mira: todos los que se sientan ahí, se pasan el día despotricando contra el gobierno y la madre que los parió que, desde aquí los oigo perfectamente pero luego, a la hora de coger el sobre con la papeleta del voto, se les nubla la vista y piensan en sus pensiones y en aquello tan sobado de “Virgencita de Lourdes, que me quede como estoy”. Les agarrota un miedo insuperable a perder lo que por derecho propio es suyo”. Cogí mi periódico y me fui por donde había venido. Sus artículos señor Páez son de un realismo tremendo, irrebatible, pero la opinión de mi quiosquero tampoco tiene desperdicio.
    Gonçal Évole

  4. Siempre claro de mente, siempre con el dardo en la palabra. No faltan dianas no…
    Gracias Jesús.

  5. Excelente artículo, Jesús Páez, para empezar este 2017. Para empezar temblando después de tantos atracones navideños. Y la que nos espera, ¡cielo santo!

Els comentaris estan tancats.