Rogi Andre, una experta retocadora

Viejas colegas. Fotógrafas pioneras nacidas en el siglo XIX
Colita
Fotógrafa

Rozsi Klein nace en Budapest, Hungria, el año 1900, de padre médico y madre ama de casa. En 1924, estudia Bellas Artes y violín. Desde su infancia, debe llevar un corsé de hierro a causa de una escoliosis. (Tiene torcida la columna vertebral).

Rogi Andre, un autorretrato
Rogi Andre, un autorretrato

En 1925, atraída por la bohemia parisiense, frecuentada por grandes artistas, se instala en Paris, y frecuenta la comunidad húngara, compuesta por políticos y artistas. Vive en el mismo edificio que el fotógrafo André Kertész con el que contrae matrimonio en 192. En el registro figura inscrita como Rose Josephine Klein, artista pintora.

Kertesz no tardó en abandonarla y destruir todos los recuerdos que pudieran asociarlo a Rogi. Ella guardó algunas fotos que él le hizo… aquella tan hermosa en que parece estar dormida.

Pero antes, ha sido iniciada en la fotografía por su marido. El pintor Evsa Model la anima a hacerlo. ( Tiempo después, se casaria con una de las mejores fotógrafas del momento, Lisette Model.)

Sus primeras fotos van firmadas como Madame Kertesz y a veces Rogi Andre. Y luego, Rogi Andre.

Rogi se pasea por todas partes con una enorme y antidiluviana cámara de placas 9×12, y aunque la Rollei y la Leica ya están inventadas, así como la película sensible, ella parece encontrarse cómoda con su cacharro. En eso coincide con la fotógrafa Giselle Freund, que también se inició con una Voigtlander Bergheil, regalo de su padre.

En 1928 realiza su primera colección de desnudos, de tendencia descaradamente fetichista. Conoce a Lisette Model, que la inicia en la fotografía. Salen juntas a hacer fotos por París. “No fotografíes nunca algo que no te interese apasionadamente” Fue la única y gran lección de fotografía de Lisette.

Rogi Andre, autorretrato
Rogi Andre, autorretrato

En 1931 empieza su célebre colección de retratos, que durará hasta 1950, y se cambia de apartamento. En el mismo edificio viven las famosas fotógrafas Florence Henri y Ilse Bing.

En 1932 se divorcia de Kertesz, que se va a vivir con su antigua amante de toda la vida.

En 1935 Rogi expone sus retratos de 30 hombres en Paris, “sur la rive gauche”. Un crítico la compara con Albin Guillot, que expone al mismo tiempo en la “rive droite”. Gana Abin Guillot, cómo no, la consagrada. Las críticas son poco amables, ciertamente, pero el personaje no destacaba precisamente por su encanto y simpatía. Los que la frecuentan la describen como una auténtica pelmaza, en fin, una tirana con faldas. Cómo pudo persuadir a todos sus personajes para que posaran para ella, es un misterio.

Retrato de Dora Maar
Retrato de Dora Maar

Pero el mejor retrato de Dora Maar, es suyo, y la escritora Colette alabó su genio al dedicarle su foto: “Para Rogi Andre, a la que debo el tener todavía el aspecto de una mujer”. Y es que la tirana con faldas era buenísima. Otros retratos maestros de mujeres fueron los de Jacqueline Lamba, (la esposa de Bretón), la millonaria Peggy Guggenheim, Nush Eluard, Valentine Penrose…

12-524252Ellos, pasaron por su mirada prácticamente todos: Picasso, Matisse, Giacometti, Breton, Derain, Duchamp, Leger, Vlaminck, Maillol, Mondrian, Balthus, Artaud, Le Corbusier…

Pero en 1936 sus retratos triunfan en la exposición internacional de la fotografía contemporánea en el Pavillon de Marsan. Quienes la denigraron, ahora la veneran y respetan. Siguen varias exposiciones colectivas de prestigio.

Rogi era una retocadora experta, que hacía desaparecer de sus negativos y tirajes todo aquello que pudiera distraer la atención del personaje. A golpe de pincel, maquillaba sus tirajes. Sillas, cortinas, jarrones y molestos bibelots, se desvanecen.

En 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, huye a la Zona Libre y se refugia en Touraine. Rogi es una israelita apátrida. Luego se esconde en París, amparada por la galerista Jeanne Bucher.

3345136_1_lHasta 1962, Rogi vivirá en una extrema precariedad. Frecuenta la Academia del pintor Andre Lhote una temporada y en 1950 se consagra nuevamente a la pintura, aunque hace pequeños trabajos fotográficos por encargo. Una amiga, Bernardette Dufort, que regenta un laboratorio, se presta generosamente a revelar sus placas gratuitamente.

Encuentra fuerza y consuelo en la francmasonería. Una familia espiritual.

Muere pobre como una rata un sábado del mes de abril en París, y todas sus modestas pertenencias, introducidas en cestas, se ponen a la venta en el Hotel Drouot por cuatro chavos.

Una parte de su archivo y de sus tirajes, se salvan milagrosamente del desastre gracias a los desvelos de Jean Claude Lemagny, y posteriormente, a la adquisición del fondo por la Biblioteca Nacional de Francia.

Rogi Andre fotografiada por Jean Lattes
Rogi Andre fotografiada por Jean Lattes
El féretro de Vassily Kandinsky fotografiado por Rogi Andre
El féretro de Vassily Kandinsky fotografiado por Rogi Andre
Mondrian
Mondrian
Joan Miró
Joan Miró
Jaques Lipchiz
Jaques Lipchiz
Jacqueline Lamba. (También en la imagen de cabecera, en esa ocasión dentro de una pecera)
Jacqueline Lamba. (También en la imagen de cabecera, en esa ocasión dentro de una pecera)
Braque
Braque

 

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

Les Femmes Photographes de la Nouvelle Vision en France. 1920-1940. Por Cristian Bouqueret . Ed. Marval 1998

Rogi Andre. Por Brigitte Ollier y Elisabeth Nora. Editions du Regard. París 1999.

Kertèsz. E. Pierre Belfont 1980

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *