¿Qué se puede hacer con una joya de la arquitectura racionalista?

2014-01-26 21.56.10
Casa Gomis, en el Prat de Llobregat

M. Eugenia Ibáñez
Periodista

¿Qué hay que hacer en este país para evitar la lenta degradación de una joya arquitectónica? ¿Quizá dirigirse a consellerias o ayuntamientos exponiendo el valor del edificio en peligro? No, eso ya se ha intentado y no sirve: consejeros y alcaldes han dado la callada por respuesta. ¿Apelar a la sensibilidad de las autoridades académicas para que aporten medios económicos? La aportación ha quedado limitada a las buenas intenciones y estas, es cierto, alegran el espíritu, pero no generan dividendos. Entre esa especie de impotencia y la necesidad de no darse por vencidas se mueven las propietarias de una de las mejores representaciones de la arquitectura racionalista, La Casa Gomis, también conocida como la Casa de Vidre, o la Casa de la Ricarda, una obra de arte irrepetible, única, construida hace 50 años y cuyos elementos decorativos y estructurales se han conservado íntegros, sin modificación alguna, con el paso del tiempo como única mácula.

 

2014-01-26 21.56.08

Se trata de un edificio de planta baja situado en el municipio de El Prat de Llobregat, a escasos metros del Mediterráneo y a 13 kilómetros de Barcelona, cuya existencia ha quedado oculta entre frondosos pinares y los vestigios de unas suaves dunas. Su construcción fue lenta y sus características, el resultado de una amplia correspondencia entre Ricardo Gomis e Inés Bertrand, propietarios del terreno, y Antonio Bonet Castellana (Barcelona 1913-1989), arquitecto que emigró al inicio de la Guerra Civil y que también dejó muestras de su talento en Argentina y Uruguay.

Bonet inició su carrera junto a Josep Lluis Sert y Josep Torres Clavé, trabajó en el estudio de Le Corbusier y fue miembro del GATCPAC,  movimiento que durante la Segunda República promovió la arquitectura de vanguardia. En Catalunya realizó diversos proyectos, como el Canódromo de la avenida Meridiana (Premio FAD de 1963), el complejo residencia de Pine Beach, de Gavà y las casas del complejo residencia de La Devesa del Club de Golf  Cerdanya.

2014-01-26 21.57.18La Casa Gomis, desconocida incluso para la mayoría de los vecinos de El Prat de Llobregat, causa admiración a todo aquel que tiene la oportunidad de visitarla, algo relativamente fácil. Y por esa vía, la del descubrimiento y consiguiente admiración, dos jóvenes cineastas, Albert Murillo y Xavier García, han decidido sumarse a la divulgación de su existencia con la realización de un documental que mezclará tres trayectorias: la del edifico racionalista, la de la familia Gomis y la obra del arquitecto Antonio Bonet. El proyecto, financiado a través de una plataforma de micromecenazgo, aprovechará material filmado y fotografías pertenecientes a la familia propietaria. ¿El futuro del documental? Está por ver, programas de televisión, festivales, internet, pero, en cualquier caso, servirá para que se conozca mejor el edificio cuya construcción se prolongó a lo largo de 13 años, entre 1949 y 1963, un largo periodo en el que medió un continuo intercambio de ideas por vía epistolar entre propietario y arquitecto. Bonet intervino también en el diseño de la práctica totalidad de la decoración interior, muebles, alfombras y otros objetos. Las estancias de la casa se van sucediendo unas a otras sin marcados divisiones, con autonomía. Todo funciona como si de módulos cuadrados se tratara, incluso las alfombras, y las grandes vidrieras del salón permiten una suave confusión entre el interior y el exterior del edificio. Las celosías son de vidrio, las persianas,  un meticuloso trabajo de la madera, no hay concesiones al diseño y la única línea curva son las cubiertas exteriores, abovedadas, en mimetismo con las próximas dunas y el mar.

2014-01-26 22.06.23 ¿Cuál puede ser el futuro de la Casa Gomis? La familia ha buscado ayuda en la Conselleria de Cultura de la Generalitat de Catalunya, en el rectorado de la UPC, en los ayuntamientos de El Prat y Barcelona y en la Diputación, pero, hasta la fecha, no ha encontrado más que buenas palabras a la ahora de trazar un destino para el edificio, al parecer más valorada en ámbitos internacionales que en el propio país. Estudiosos de la arquitectura solicitan con frecuencia visitar la casa, y a través del Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York llegan con frecuencia peticiones en el mismo sentido. Sin promoción, sin ayudas, desvinculada de los circuitos culturales, pero, a pesar de todo, la Casa Gomis recibió el año pasado más de mil visitantes. La familia ha optado por mantener el recinto como si de un monumento se tratara, con respeto absoluto a todo su contenido.

2014-01-26 21.59.58A partir de 1996, Fernando Álvarez  y Jordi Roig se han convertido en algo así como los arquitectos de cabecera del edificio, han dirigido dos etapas de restauración y ahora está pendiente el refuerzo de los pilares. Roig asegura que la casa no está ni mucho menos en ruinas pero sí necesita un trabajo de mantenimiento más o menos constante. Considera que debería convertirse en museo, en una casa visitable, pero de titularidad pública. El arquitecto lamenta que se consideren símbolos de identidad del país  construcciones por el mero hecho de acumular antigüedad y no se valore un edificio de 50 años que es un valor de la arquitectura a nivel mundial.

Un pensament a “¿Qué se puede hacer con una joya de la arquitectura racionalista?”

  1. Molt bé Maria Eugenia!
    Recordo que ens vas ajudar molt a la recuperació del patrimoni de Barcelona.
    Una abraçada

Els comentaris estan tancats.