Privilegios de la Iglesia

Por José Martí Gómez

A la casilla del 0,7% de la cuota tributaria para el sostenimiento de la Iglesia Católica seguirán sin tener derecho el resto de iglesias que operan en España. El Tribunal Supremo ha desestimado una demanda de las Iglesias Evangélicas para tener derecho a ese 0,7%. El Tribunal Supremo considera que ese derecho de la Iglesia Católica se basa en los acuerdos con la Santa Sede del año 1979.

De vez en cuando, casi siempre en tiempos electorales, al PSOE se le escapa que esos acuerdos serán revisados cuando lleguen al poder. Han estado años en el poder (¿o quizás han estado en el gobierno pero nunca han llegado a tener el poder?) y han tenido tiempo no ya para revisar sino incluso para anular esos acuerdos, que no son propios de un estado que se define como no confesional.

Me viene a la memoria el recuerdo de un santo varón, pastor evangelista nacido en Catalunya, que las pasó canutas en tiempos del franquismo y en la democracia formó en primera fila del ecumenismo desde su modesto templo en la calle Tallers.

¿Qué me diría hoy? Quizá me dijese que en el aspecto religioso el poder en España no ha cambiado mucho.

Un pensament a “Privilegios de la Iglesia”

  1. La pregunta que te haces Martí con la que abres y cierras paréntesis, se las trae, como todos los dardos que sueles soltar. ¿Te suena de algo la palabra “fáctico”? ¡Ay, esos poderes que nunca salen a la luz y que El Roto dibuja siempre sombreados, adivinándose tan solo el puro y el sombrero de copa!
    Gonçal Évole

Els comentaris estan tancats.