París-Austerlitz

Fabricio Caivano
Periodista

Por fin la esperada novela póstuma de Rafael Chirbes, París-Austerlitz. Jorge Herralde, editor de Anagrama, contó en la presentación del libro, escrito hace más de veinte años, que el autor lo estuvo revisando y reescribiendo con una tenacidad exigente y que, finalmente, se lo envió apodándolo aún dubitativamente “el niño difícil”.

NH555_G_NoticiaAmpliadaEs la crónica de un virulento amor entre un joven pintor, la voz narradora, que llega a París en busca de la fama, y un obrero francés, Michel, que le dobla en edad. La condición homosexual de la relación, su carnalidad fogosa, es en cierto modo contingente. Un París turbio ocupa el escenario central en el relato, metáfora  difuminada de una sociedad jubilosamente clasista; una ‘ciudad luz’ que corroe a los amantes pobres con su sordidez oscura y al mismo tiempo ampara su pasión bajo su luminosidad neblinosa, del color del pastis y del humo del tabaco.

Dos biografías distantes, forjadas en dos clases opuestas, pero eróticamente trenzadas por una sexualidad exasperada que irá flaqueando por la angustia vital y por la carcoma secreta y entonces aún ominosa del SIDA. Asediados por la pobreza y la indecisión, los amantes cumplen su destino propio en el juego humano más peligroso: la redención del deseo por las urgencias de la carne y, al tiempo, la extinción de la pasión por la torpeza de las palabras y la finitud de los sentimientos. Una prosa extraordinaria, meticulosa y dura, que bucea en las intimidades más recónditas del yo, disecciona en carne viva el espíritu atormentado de los amantes y nos revela, en un final  súbito y conmovedor la fatalidad de su doble acabamiento: el fin de la vida y la derrota del amor.

2 pensaments a “París-Austerlitz”

Els comentaris estan tancats.