Palmeras

Por M.Eugenia Ibáñez

El paisaje de los jardines de Pedralbes ha cambiado. Las dos palmeras que enmarcaban el palacio y que hasta ahora aparecían en tantas y tantas fotos de visitantes, folletos turísticos y promociones culturales, esos árboles emblemáticos han desaparecido. Han sido víctimas, quizá dos de las últimas, del morrut, el picudo rojo que a lo largo de más de veinte años ha alterado la imagen de muchas zonas mediterráneas.

En Barcelona, esa plaga de coleópteros ha acabado en los últimos diez años con casi mil palmeras, según un portavoz municipal, con un pico de 297 en el 2014, cifra que el año pasado se redujo a 82 árboles talados. Las mismas fuentes aseguran que en la ciudad se han tratado más de 9.000 palmeras y que aproximadamente el 2% de esos tratamientos no ha sido efectivo. No lo fue para los dos ejemplares de Pedralbes y tampoco para el de la plaza de La Palmera de Sant Martí. Mala suerte.

Festival Jardins de Pedralbes

Los dos ejemplares tenían la calificación de árboles de interés local y formaban parte de la historia del recinto del palacio de Pedralbes, un generoso regalo que el industrial Eusebi Güell, mecenas de Antoni Gaudí, hizo a los reyes de España tras recibir el título de conde. Lo cierto es que palacio y palmeras han vivido sin aparentes problemas la cambiante historia de España y han dado sombra a la monarquía, la república y la dictadura. Fueron residencia real entre 1919 y 1931 y cobijaron a Juan Negrín, presidente del consejo de ministros, cuando el Gobierno de la República se trasladó a Barcelona, en octubre de 1937, ya con la Guerra Civil decantada hacia el golpista Franco, militar que convirtió el recinto en su residencia en las visitas a Barcelona. Los dos árboles lo han resistido todo, incluso el elitista Festival Jardins de Pedralbes, que en verano las dejaba encorsetadas entre gradas, asientos y espectadores molestos, quizá, porque sus amplias hojas limitaban la visión del espectáculo. Lo han resistido todo menos al maldito morrut.

Imagen tomada en octubre del 2016, poco antes de la tala de la última palmera

El servicio municipal de Parques y Jardines se ha comprometido a reponer antes del verano las palmeras perdidas con ejemplares de especies  resistentes al picudo rojo. No será lo mismo, añoraremos la prestancia de aquellas magníficas palmeras, testigos talados de la historia de Barcelona, pero intentaremos adaptarnos al cambio.

3 pensaments a “Palmeras”

  1. I no serà per el Festival Jardins de pedralbes? Recordem que on hi eren les palmeres (veure) a un artista constaba 20 euros, per exemple Bob Dylan. Entrada con VISIBILIDAD NULA.
    No estic acusant a ningú. Nomes dic que es suspitós.

  2. Gracias por detectar el error, señor Llerins. Corregido. Los lectores inteligentes hacen periodistas más responsables.

  3. Hola! La Plaça de la Palmera està al districte de Sant Martí, en concret al barri de La Verneda i la Pau. Ll.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *