Sanidad: El capitán y el grumete

Artur Mas y Boi Ruiz el dia de la toma de posesión

Por José Martí Gómez

El capitán Artur Mas recibió al grumete Boi Ruiz en su despacho y acariciando el timón le ordenó que rebajase el presupuesto de Sanidad en mil millones de euros.

El grumete le dijo:

-No sufras. Tranquilo. Lo haré.

Y se tiró a la piscina, consciente de que con su ahorro el barco de la sanidad iba a zozobrar mientras desde cubierta profesionales y pacientes se disponían a gritar “usuarios al agua! y el capitán mostraba orgulloso el informe de su comité de sabios aconsejando recortes.
Vaya lio el del comité de sabios. Allí está el buen doctor Vilardell, a su vez presidente del Colegio de Médicos. ¿Cómo se puede ser al mismo tiempo juez y parte, como se pueden pedir recortes a la sanidad y al mismo tiempo presidir un colegio que se verá afectado por esos recortes? La contradicción es tan evidente que Vilardell se vio entre la espada y la pared cuando estalló con virulencia la crisis y como consejero del capitán tuvo que desaconsejar los recortes brutales del grumete.

Vilardell no es, por otra parte, hombre que aguante mucho las presiones. Es hombre de navegar tranquilo. Alguien que le conoce bien asegura que sería capaz de ir andando de Barcelona a Mallorca sin mojarse.

El capitán Mas tiene muchos consejeros áulicos pero su gobierno de los mejores parece que se quedó en proyecto. El grumete Ruiz llegó a la conselleria de Sanidad porque antes, según todos los indicios, dos personas rechazaron el cargo. Mal lo debía tener Mas cuando nombró conseller a Ruiz desoyendo los consejos que gente experimentada en la sanidad le habían hecho llegar:

Le decían:

-No nombres a Boi Ruiz. Le gusta mucho hablar, ejecuta poco, viene de la patronal de hospitales y nunca ha gestionado ningún hospital. Es un teórico.

Le nombró, pese a esos consejos. Porque no tenía nadie más a mano o porque Mas tiene la intima convicción de que la sanidad es incontrolable y necesitaba a un kamikaze poniendo la cara al frente de la conselleria.

El sector sanitario hace tiempo que es consciente de que se debe ahorrar. Lo que no acepta, ni el sector ni la opinión pública, es la brutalidad del recorte ni la incoherencia de los mensajes que se le envían.

Dice el grumete mientras el capitán no mueve ficha, estando como está obsesionado en tranquilizar al mercado demostrando lo mucho que manda:

-El recorte no afectará a la calidad asistencial.

Dicen los profesionales y se pregunta la opinión pública:

-¿Cómo no va a afectar a la calidad asistencial el cierre de plantas, cierre de quirófanos, despido de tres mil profesionales?

Y se preguntan los profesionales amenazados de despido:

-En un recorte tan brutal como este vamos a tener que cambiar de profesión porque trabajo en la sanidad no vamos a encontrar en ningún sitio.

El error de fondo del desaguisado cometido por el grumete con la aquiescencia del capitán es que el recorte en los gastos no afronta el problema de fondo: la reestructuración del sistema sanitario. No hay objetivos asistenciales en la medida. Solamente se ve el dinero a corto plazo. Y eso es lo que excita a usuarios y profesionales.

Nadie sensato discute que se ha de reestructurar la sanidad para contener un gasto que crece exponencialmente superando en casi cuatro puntos al PIB.

Nadie sensato discute que hay abusos en la utilización del sistema sanitario; que hay exceso de gasto en farmacia y en transporte sanitario; que tenemos récord europeo, por habitante y año, en visitas a asistencia primaria; que es tan absurdo como costoso mantener en Barcelona cuatro servicios cardiovasculares de urgencia…

Pero nadie sensato acepta el plan que nos presentan el capitán y el grumete de un gobierno desnortado a los cien días. No se acepta ese plan porque por ser incoherente y precipitado puede llevar a la sanidad catalana a consecuencias irreversibles de pérdida de calidad asistencial.


 


Utilització de cookies

La Lamentable utilitza cookies. Si continua navegant està donant el seu consentiment a les cookies i acceptant la nostra política de cookies, cliki l'enllaç per a major informació.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies