Mucho más que pan y tomate

Le he robado el título a Cristina Jolonch.

Hoy, en La Vanguardia, publica un artículo sobre el pan con tomate. Tema catalán y transcendente.
Nos dice que el pan con tomate está documentado literariamente desde hace ciento treinta años. Se apoya ampliamente en Leopoldo Pomés y cita autoridades varias. Se pasea por los últimos cincuenta años y por varios locales catalanes de aquí y del extranjero. Llega, citando a las dichas autoridades, a conclusiones sencillas pero irrebatibles: “Nada tan apetitoso como saborear la memoria de la infancia”. “No hemos sabido promocionarnos en el extranjero seguramente porque somos tímidos y nos cuesta vender lo nuestro”. “Ni tan sólo hemos logrado que pasara la frontera de Cataluña”. “También hay que decir que en la Península a muchos les toca las narices que sea nuestro”.

En resumen, pasa uno por unos por los temas del día. Sólo que hablando del pan con tomate. Y diciendo cosas serias y ciertas.
Tenía yo en la cabeza que hoy tocaba hablar con paz y distanciamiento, pero sin alejarnos de la realidad ni tratar de mayo y las flores. Incluso había pensado en referirme al melancólico otoño, preludio de un probablemente largo, frío y chejoviano invierno. Pero esta mujer me ha hecho ver la luz.

P.S.- Ni que decir que los habituales trolls la han frito a improperios…