Milagrosa Martínez: la ‘perla’ valenciana de la trama Gürtel

Milagrosa Martínez, vestida de fallera
Milagrosa Martínez, vestida de fallera

e-Mail del País Valenciano
Javier Andrés Beltrán
Periodista

El tsunami mediático que han levantado las últimas revelaciones sobre las prácticas del ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, ha minimizado el alcance de esa otra tormenta que sacude al PP valenciano. El escrito de calificación de la fiscalía anticorrupción en la causa que investiga el chiringuito de la trama Gürtel en la Comunidad Valenciana es demoledor para el partido que preside Alberto Fabra. Destaca sobre todo que se pidan penas de prisión para dos ex consejeras populares, Milagrosa Martínez i Angélica Such, que siguen siendo diputadas en el parlamento autonómico, por su implicación en el presunto saqueo de cinco millones de euros de las maltrechas arcas de la Generalitat Valenciana mediante la adjudicación a Orange Market de los expositores de Fitur entre los años 2005 a 2009. Es la trama valenciana del Caso Gürtel, en la que aparecen algunos de los personajes más singulares de la variopinta fauna que anida en este ecosistema mediterráneo repleto de sastrecillos valientes, conseguidores de caviar y bolsos de lujo, políticos agradecidos, amiguitos del alma y toda clase de perlas.

Entre ellas la referida María Milagrosa Martínez Navarro, coloquialmente conocida como La Perla. Nacida en Córdoba en 1958, esta licenciada en Derecho por la Universidad de Alicante inició su carrera política como militante de base en Alianza Popular. Ya refundada al PP, en 1995, fue la primera alcaldesa de Novelda (Alicante) tras acabar con cuatro legislaturas de mayorías del PSPV-PSOE. Una de sus primeras decisiones fue retirar la senyera con las cuatro barras del balcón del ayuntamiento. Eso enfadó a los nacionalistas del Bloc y dos años más tarde una moción de censura con los socialistas la apartó del cargo que volvió a recuperar en las urnas en 1999.

En 2004 dimitió al ser requerida por Francisco Camps para dar el salto a la política del Cap i Casal, dicen que como premio al apoyo prestado en el duro enfrentamiento que Camps mantuvo con el entonces presidente de la diputación de Alicante, el zaplanista José Joaquín Ripoll, por el control del partido cuando Eduardo Zaplana marchó a Madrid. Alicante fue una batalla que Camps libraba en tierra hostil y Milagrosa fue siempre una fiel aliada.

Por aquel entonces era conocida ya como La Perla, tanto en las filas de su propio partido como fuera de él, por su afición a utilizar ese apelativo en su hablar coloquial y siempre cercano. En Milagrosa se obró el milagro de ser la primera consejera de Turismo en un sector clave que nunca antes había merecido el rango de Consellería. Habría más milagros, y más perlas. En 2007 pasó a presidir las Cortes Valencianas y, por tanto, a ser investida como segunda autoridad de esa Comunidad. De aquella época se recuerdan sus llamadas a la austeridad –acabó con varios privilegios de los diputados y de los miembros de la Mesa- y destaca su sentencia al explicar la doctrina que marcaría su acción a la hora de manejar el dinero público: “Aplicar la política del ama de casa: no gastar más de lo que se ingresa“.

Una perla dialéctica de quilates que choca con esa otra que la policía grabó en una intervención telefónica a Álvaro Pérez, el Bigotes, en diciembre de 2009: “Le voy a comprar un bolso de la colección nueva y a tomar por culo, me voy a gastar menos que el año pasado, pero se lo compro. Luego tenemos que comprar un reloj a la consejera…, se lo compré a la hija de puta de La Perla, ¿no se lo voy a comprar ahora a la de Turismo?….

Las dos están hoy imputadas. La Perla se enfrenta a una pena de 11 años de cárcel que solicita para ella la fiscalía por, presuntamente, beneficiar a la trama Gürtel en las adjudicaciones millonarias de los stands de Fitur en sus años como consellera. El Ministerio fiscal considera que la expresidenta de las Cortes y exconsellera de Turismo pudo cometer un delito continuado de malversación de caudales públicos, por el que le reclama 7 años de prisión, otro de cohecho, por el que pide 4 años de cárcel, y otro delito continuado de prevaricación administrativa por el que solicita 9 años de inhabilitación. En su escrito la acusación pública destaca el papel clave que jugaron tanto Milagrosa como su jefe de gabinete, Rafael Betoret, (autocondenado por la pieza separada de los trajes en la que se exculpó a Camps, y para el que se piden tambien 11 años de cárcel) para la adjudicación de los contratos a Orange Market en los años en que esa empresa pasó a ser una proveedora de servicios para la dirección regional del PP.

María Milagrosa Martínez Navarro, alias La Perla, continúa presidiendo el ayuntamiento de Novelda, -en cuyo balcón nunca más volvió a colgarse la cuatribarrada- tras ganar con mayoría absoluta las muncipales del 2011. Continúa también en les Corts Valencianes que un día presidió, pero ahora sólo como diputada de a pie. Es suficiente para mantener su condición de aforada. Su partido, que acaba de abrirle el expediente de rigor tras conocer el escrito de la fiscalía, ha anunciado que sólo le exigirá el acta de diputada en caso de que sea condenada por la Justicia.

Es lo que hay, ¡Perla!

 

Un pensament a “Milagrosa Martínez: la ‘perla’ valenciana de la trama Gürtel”

  1. Por lo menos, como triste consuelo nos queda el impagable repertorio de apodos que utilizaban los espabilaos éstos de la Gürtel: el Bigotes, el Curita, la Perla, el Cabrón… No quiero ni pensar en cómo apodaban a altos miembros de la Nomenklatura del PP valenciano, como Carlos Fabra o Rita Barberá… aunque claro, igual con éstos ni siquiera se atrevían.

Els comentaris estan tancats.