Marrakech: suma y sigue, pero ¿llegaremos a tiempo?

Pep Puig
Doctor ingeniero industrial

Tras el acuerdo climático logrado en París, hace un año, la cumbre de Marrakech se ha centrado en lo que se denomina una etapa de implementación y acción por el clima, como lo muestra la Proclama de Acción acordada, en la que los gobiernos de todo el mundo reconocen el “deber urgente de responder” al calentamiento global. Por otra, esos gobiernos no solo reafirman su compromiso con la movilización de 100.000 millones de dólares para combatir el cambio climático, sino que, además, piden unánimemente “más acción climática mucho antes de 2020″.

En el marco de la cumbre del clima de Marrakech (1) se presentaron numerosas iniciativas e informes. Cabe destacar la Under 2 Coalition, un grupo de 165 Gobiernos por debajo de los estados-nación que se han comprometido a reducir las emisiones entre un 80% y un 95% de aquí al 2050. Catalunya y Euskadi forman parte de esta coalición. También se presentó el muy interesante informe Climate Change Performance Index (CCPI-2017). Este ya anual informe, que en castellano se podría traducir como Índice de Actuación del Cambio Climático, es un instrumento para mejorar la transparencia en la política climática internacional, realizado por las ONG internacionales Germanwatch y Climate Action Network Europe – CANEurope. El objetivo de este informe es fomentar la presión política y social sobre los países que hasta ahora no han adoptado medidas ambiciosas en materia de protección del clima, así como para destacar a los países que cuentan con mejores prácticas en materia de políticas climáticas.

Protesta de Greenpeace a les portes de la Cimera de Marràqueix. Foto: YOUSSEF BOUDLAL (REUTERS)
Protesta de Greenpeace a les portes de la Cimera de Marràqueix. Foto: YOUSSEF BOUDLAL (REUTERS)

El índice evalúa y compara la actuación de protección climática de 58 países que son, conjuntamente, responsables de más del 90% de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía. El 80% de la evaluación se basa en indicadores objetivos de la tendencia y el nivel de emisiones. El 20% restante se basa en las evaluaciones nacionales e internacionales de la política climática de unos 300 expertos de los respectivos países.

Con el histórico Acuerdo de París que recientemente entró en vigor, el informe Índice de Actuación del Cambio Climático 2017 confirma el impulso para las energías renovables y una evolución positiva en la eficiencia energética. Si bien estas tendencias alentadoras se están produciendo a escala mundial, la revolución energética necesaria sigue transcurriendo con demasiada lentitud. Jan Burck, de Germanwatch, co-autor del CCPI-2017, considera que las condiciones para una revolución energética global nunca han sido mejores, debido a la caída de los costos de las tecnologías de energía renovable y eficiencia. Añade Burck que los gobiernos nacionales no tienen más excusas para no consagrar el Acuerdo de París en una ley en sus respectivos países y que el gran desarrollo de la energía renovable parecen adelantar que los defensores de combustibles fósiles están cada vez más a la defensiva. Desde el punto de vista político, el CCPI-2017 sigue registrando una falta de ambición en muchos países, pero algunos están avanzando.

Principales resultados del informe CCPI-2017

Ficha de evolución actual de España en políticas climáticas
Ficha de evolución actual de España en políticas climáticas

Marruecos (ocupa la octava posición en la clasificación), el anfitrión de este año ha continuado con su tendencia al alza en el CCPI-2017. Con inversiones masivas en energía renovable y objetivos ambiciosos de medio y largo plazo, Marruecos es un líder en África. También se observan tendencias positivas entre las economías emergentes del G20 como India (posición 20), Argentina (36) y Brasil (40), que han mejorado su clasificación en el CCPI-2017.

Todavía ningún gran emisor está actuando para no superar los 1.5/2º C de incremento de temperatura, por lo tanto los tres primeros lugares de esa clasificación se han dejado vacíos. Francia, en cuarto lugar, está liderando la clasificación por primera vez, aprovechando el trabajo de la diplomacia que permitió el Acuerdo de París el año pasado. Suecia (posición 5) y el Reino Unido (6) se benefician de políticas climáticas prometedoras establecidas por gobiernos anteriores.

Según Wendel Trio, Director de Climate Action Network Europa: “El CCPI-2017 confirma que muchos países de la UE, entre ellos Reino Unido, Suecia, Dinamarca y Alemania, se arriesgan a perder su liderazgo en el desarrollo de las energías renovables. Varios estados miembros de la UE han recortado sus inversiones en energías renovables y eficiencia y han fracasado en el establecimiento del marco político necesario para cumplir sus metas a corto plazo. Wendel Trio ha recordado que Dinamarca, el líder del índice de los últimos cuatro años, ya está experimentando las consecuencias de su cambio en la política climática con una caída dramática en el ranking y ha descendido a la posición 13.

Canadá (posición 55), Australia (57) y Japón (60) figuran en el grupo de cola del índice (calificados como “muy pobres”). Japón ha vuelto a caer dos lugares y expertos de ese país han criticado a ese gobierno por su política climática. La actuación de los dos mayores emisores del mundo, Estados Unidos (posición 43) y China (48), sigue siendo calificado como “pobre” en el CCPI-2017. Los resultados de las elecciones en Estados Unidos podrían poner en riesgo la velocidad de la transición en curso. Sin embargo, la elección de Donald Trump como presidente todavía no ha influido en la evaluación de políticas presentada en el CCPI-2017. La evolución de China se considera positiva gracias a la disminución global del consumo de carbón, que dio lugar el año pasado a la paralización de la construcción de 30 centrales de carbón. El Estado español ocupa la posición número 33, la peor en los últimos cinco años).

La cuestión clave es que para tener una gran probabilidad de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados se necesita un nivel de inversión diez veces superior al citado en la Proclama de Acción. El nivel de inversión actual en tecnologías renovables es del orden de 250.000 millones anuales, y se debería llegar al billón de dólares anuales de inversión para alcanzar el objetivo acordado en París. Pero de momento solo el Foro de Vulnerabilidad Climática, un grupo de más de 40 naciones vulnerables, hizo pública una declaración para limitar la subida de la temperatura media mundial a lo más cerca de 1,5ºC. El objetivo es lograr que el 100% de la energía sea renovable entre 2030 y 2050.

________
(1) Oficialmente la 22ª Conferencia de las partes firmantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático – UNFCCC COP22

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *