Los sindicatos hacen la ‘pirula’ a los granadinos

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez
Licenciado en Ciencias de la Empresa

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, anunció el pasado jueves día 15 en el Parlamento que va a  “impulsar una medida para dar más estabilidad a la plantilla del Servicio Andaluz de Salud (SAS)”. Medida que va a “beneficiar a 15.000 eventuales sanitarios estructurales para que tengan estabilidad dentro del sistema público de salud”. Dos días antes, los sindicatos de sanidad, con CCOO y UGT a la cabeza, se habían descolgado de la masiva reivindicación de la ciudad de Granada de dos hospitales completos.

El martes 13,  como a río revuelto ganancia de pescadores, los sindicatos se reunieron con la nueva gerente Cristina López  y, otra vez más, se pusieron de perfil al tiempo que colocaron una bomba en la línea de flotación de la reivindicación ciudadana. Esta vez, tiene bemoles, subidos en la espalda de decenas de miles de granadinos que en tres ocasiones han salido a la calle  en favor de una sanidad pública digna y exigiendo que no se les tome el pelo.

Jamás de los jamases estos sindicatos, que le han hecho la pirula a la ciudadanía, ni por separado ni juntos han sido capaces, ni lo serán, de reunir ni a la cuarta parte de las personas que han salido a la calle en Granada por tres veces consecutivas.

Los sindicatos firmantes han sido CCOO, UGT, CSIF, SATSE Y USAE. Los dos grandes sindicatos, otrora de clase, clandestinos y militantes, y tres sindicatos corporativistas. Hay que señalar que USAE se descolgó posteriormente y que el Sindicato Médico se negó en redondo desde el principio. “Desde el sindicato –dijeron después desde Comisiones- queremos dejar claro que lo hemos firmado porque creemos que el espíritu del acuerdo es fiel, idéntico y refleja íntegramente el inicio de la negociación sobre dos hospitales completos; con cartera de servicios diferenciadas y urgencias finalistas”. Añaden que el diseño de los dos hospitales completos supone “un gran reto” y se hará “escuchando a todas y todos los profesionales y CCOO estará como garante de que así sea”, subraya el sindicato.

Si la cuestión es tan clara y tan acertada, si el documento firmado es  fiel, idéntico ¿cuál es la razón para  firmar el acuerdo de espaldas a la ciudadanía? ¿porqué no se tomaron unas horas y, en una reunión, explicaron a plataformas, asociaciones de enfermos, en definitiva, a la ciudadanía que había salido a la calle, sus razones para firmar tal documento?  ¿Por qué en asunto tan serio, como ellos mismo reconocen que es, no hicieron una asamblea para que el personal sanitario se pronunciase al respecto antes de firmarlo?

Dada la actuación de estos sindicatos, llevada a término con precipitación, alevosía y premeditación, surge inevitable la pregunta  ¿a cambio de qué han firmado?  Tal vez a cambio de nada y sólo lo hayan hecho por cariño. Son muchos años de concertación. Siete acuerdos de concertación social seguidos (1993-2013)  son muchos años de roce entre Junta, CCOO y UGT más la CEA. Y, ya se sabe, el roce hace el cariño. El roce y muchos miles de euros a gastar que acompañaban esos acuerdos. Por cierto aprovecho para decir que según un  estudio del profesor Marcial Sánchez Mosquera de la Universidad de Sevilla sobre los acuerdos de concertación social en Andalucía se puede concluir: La inoperancia de la concertación social para cambiar y fortalecer las estructuras económicas de la región, que en la actual crisis económica han mostrado una vulnerabilidad muy parecida a la revelada en otros periodos de estancamiento económico, primera mitad de la década de 1980 y entre 1993 y 1996. Y que “se puede afirmar que los pactos sociales andaluces, fuertemente influidos por las directrices emanadas de la política regional europea, se han mostrado inoperantes para fortalecer las estructuras económicas de la región y contribuir a su desarrollo y modernización”.

La táctica empleada por la Junta para dar respuesta a la reivindicación ciudadana,  es la clásica de divide y vencerás. A parte de su probada utilidad, desde el poder es fácil de instrumentar. Y desde un  poder de corte clientelar aún más. Es más rápido, más cómodo y más menos costoso, indisponer entre sí a los reclamantes. Mucho mejor  atender a cada uno por separado. Sindicato por un lado, cada una de las asociaciones  por otro y a los ciudadanos, usuarios y paganos de la sanidad, ignorarlos. Por el contrario siempre es difícil indisponerse con el poder establecido. Y más si con ello se pone en riesgo la subvención anual o la concesión del servicio de la que vive la organización o asociación. Sea esta política, sindical, social, de usuarios, de prensa…De ahí el tan conocido dicho: no muerdas la mano que te da de comer.

Otro bofetada: El informe PISA

Pero aunque no está todo dicho en el lío sanitario que se vive en Granada, ni en el desgaste que ello pueda o no pueda suponer para sindicatos y Psoe, ha habido  otros temas estos días. Tampoco la política educativa, la otra joya de la corona que le gusta decir a la Sra. Susana da muchas satisfacciones. Más bien lo contrario. La última bofetada que se ha llevado Andalucía se la ha dado el Informe PISA.

2016 Plantilla WEB

No es que yo dé mucho crédito a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Es desde este club desde el que se  recomienda a España medidas como: subir los impuestos indirectos, IVA y otros, para poder rebajar las contribuciones empresariales a la seguridad social para los trabajadores con menor cualificación; subir el IBI; suprimir las deducciones fiscales por la compra de vivienda habitual que solo beneficia a unos pocos (le falta decir que además de pocos son unos pobres de mierda); bajar el impuesto de sociedades (¡aún más!); etc. etc. Entiendo que lo que diga  una organización formada por las élites de los 35 países más desarrollados, es decir, más capitalistas del mundo, a la gente que todos los días se gana el pan con el sudor de su frente no debiera merecerle consideración alguna.

Pero ahí está el Informe Pisa que cada tres años, según la opinión publicada mayoritaria, sonroja al Estado español. España  siempre se sitúa en el furgón de cola. Aunque este año ha mejorado ligeramente a causa de que otros países han empeorado y bajado la media. Y ¿dónde queda Andalucía según este último PISA?  Pues, siguiendo nuestra querencia inveterada, Andalucía aparece en la cola de la cola. Sí. España queda, aunque algo mejor, mal y, dentro de España, Andalucía, junto a Canarias, Extremadura y Murcia, queda peor. La reacción de la Junta y, en concreto, de la Sra. Adelaida de la Higuera, Consejera de Educación, ha sido cargar la culpa a la OCED. Aquí las culpas siempre están de Despeñapedros para arriba.

Cuando aún no existía la OCDE, allá por el 1860, según el catedrático Julio Carabaña al que cita Juan Santaella en una columna, Andalucía en PISA, las regiones españolas que tenían más analfabetos eran, mire usted por dónde, Andalucía, Baleares, Canarias Extremadura y Murcia. Y añade Santaella  que en 1978, ciento diez años después, los analfabetos españoles se encontraban mayormente en las mismas regiones que en 1860 y que estas regiones, como usted está pensando,   son las que hoy ocupan las últimas posiciones en el PISA.  No creo que ustedes crean en las maldiciones divinas. Yo tampoco.

José Luis Rodríguez Zapatero abraza a Susana Díaz, durante el mitin de este 16 de diciembre en Jaén. Foto: EFE
José Luis Rodríguez Zapatero abraza a Susana Díaz, durante el mitin de este 16 de diciembre en Jaén. Foto: EFE

Mientras, la Sra. Presidenta de Andalucía se pasa 14 horas diarias luchando a brazo partido para que los desbocados elementos del populismo, el independentismo, el sanchismo y los Spiriman no se lleven por delante a España, la unidad de España y hasta la espada de Don Pelayo. Menos mal que de tanto en tanto los suyos le proporcionan un viajito a Estepa, Bruselas, Madrid o vienen a estar con ella, darle un descansito e insuflarle ánimos. Hace unos días, por ejemplo, viajó de Zaragoza a Umbrete (¡) un tal Javier Lambán a verse con ella y a decirle cositas como que “los dioses del socialismo la cubren con un manto más poderoso del que la cubrían hace un año” y que “Vas a ser requerida en los próximos meses para parar, templar y mandar” (1).  Hace tres días, el viernes pasado, vino a verla el señor Zapatero. Se encontraron en Jaén. Allí estaban todos sus consejeros, los ocho delegados provinciales, al frente cada uno, de su respectivo autocar o autocares y hasta Antonio Miguel Carmona. El Sr. Zapatero, el Bamby de otros tiempos, se portó:   “La fuerza del PSOE y la fuerza de ganar la representan el PSOE de Andalucía y Susana Díaz” le dijo delante de todos y todas y no satisfecho añadió endulzando la voz: “Tienes todo mi apoyo, afecto y cariño”.

Spiriman traslada las movilizaciones de Granada a Jaén para protestar contra Susana Díaz
Spiriman traslada las movilizaciones de Granada a Jaén para protestar contra Susana Díaz

Pudo ser, la del viernes, una  gran tarde para Susana Díaz. Lástima que ese mindundi de Jesús Candel, el médico a media jornada, el Spiriman, a unos centenares de metros, a cielo a vierto y con amenaza de lluvia,  tuviese más gente alrededor que ella en el interior del pabellón “Activa Jaén” de la Institución Ferial de la ciudad.

(1) El Sr. Javier Lambán, parece que empatiza bastante con la Sra. Díaz. Empezó a trabajar de político a los 25 años y en ello sigue a sus 59 años. Es actual Presidente de Aragón gracias a los  populistas radicales de Podemos, Chunta e IU. Sublime su tuit del 29 de octubre pasado a las 9:53 “Demos por concluida la Operación Triunfo que empezó en julio de 2014. Empecemos a tomarnos en serio a España y al PSOE.” ¡Que bonhomía, que altura de miras, que honradez en el comportamiento!  Con amigos así no se necesita enemigo alguno.

 

Foto de portada: El doctor Jesús Candel en el centro, conocido como ‘Spiriman’, encabezando la manifestación de Jaén. Foto: EFE

2 pensaments a “Los sindicatos hacen la ‘pirula’ a los granadinos”

  1. Buena la tenéis montada.Precisamente en la sanidad. La sanidad que Granada, tanto cuida y aprecia. Cómo un político puede ponerse de espaldas al pueblo con tan poco tacto, acaso no son empleados de el.En fin….
    Y los sindicatos. Ya les vale. Hace tiempo que no se les ve ni paseando. Están situados tan ricamente al amparo de papá estado , que les da pereza salir a la calle, no sea que los conozcan y les hagan pedir justicia al que les da el sueldo.
    Que valla mi apoyo por la sanidad Granadina y toda la sanidad de España.

Els comentaris estan tancats.