A la prensa deportiva no le gustan las mujeres

M. Eugenia Ibáñez
Periodista

Biblioteca Bonnemaison. Acto incluido en el programa que conmemora el 25 aniversario de la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Cinco mujeres en la mesa redonda comentan la relación deporte femenino-medios de comunicación. Las cinco conocen perfectamente el tema, son periodistas,  han investigado los contenidos de prensa, radio y televisión o son deportistas de élite en activo. Así que saben de qué hablan y exponen lo siguiente.

La mujer en el deporte tiene la consideración de complemento informativo y no de protagonista; el atractivo físico es utilizado como reclamo; los logros deportivos femeninos solo obtiene minutos basura; en excesivas ocasiones resultan grotescos los comentarios de algún que otro periodista graciosillo; no hay criterios periodísticos que justifiquen la escasísima presencia de las competiciones y logros de las mujeres deportistas; la presencia de la mujer en la prensa deportiva diaria suele quedar reducida en la mayoría de los casos a aspectos extradeportivos, a su relación de compañera, amante, esposa o seguidora del hombre famoso de turno…

En resumen, nada nuevo bajo el sol. Año tras año, mesa redonda tras mesa redonda, los argumentos sobre la relación mujer deportista-medios de comunicación son exactamente los mismos, un ejercicio de masoquismo para quienes, hombres y mujeres, tienen una consideración más rigurosa de los contenidos informativos del deporte. Sugiero que en la próxima mesa redonda se sienten, por ejemplo, el director del diario Sport para que explique por qué la única presencia femenina en la sección El balón rosa de su página web se reduce a mujeres jóvenes siempre en ropa interior, o los responsables de los informativos de TV3 para que aporten argumentos profesionales a la marginal presencia del deporte femenino en la cadena, un 3,9% según el último informe elaborado por el Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC), o el director de AS, diario que cada día muestra una mujer, siempre en paños menores, en su contraportada.

No hay deporte femenino en los medios de comunicación, pero llegan los Juegos Olímpicos de Londres (11 de las 17 medallas conseguidas fueron femeninas), o los últimos de Río de Janeiro (9 de 17) y las mujeres salvan con holgura el papel de la delegación española. Si nos atenemos a los medios de comunicación las mujeres solo se ponen el bañador para lucir palmito en la playa, pero en el mundial de natación del 2013 la totalidad de las 12 medallas españolas fueron de ellas. Prensa, radio y televisión justifican por cuestiones de audiencia o desinterés del lector su silencio hacia las deportistas pero se juega un Atlético de Madrid-Barça femenino y al Vicente Calderón acuden 15.000 espectadores, y 8.500 en un Levante-Valencia…

¿No será que su silencio es parte del problema del deporte femenino?

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *