Cómo vivir de los libros sin venderlos

Librerías que no venden libros. Más bien ejercen de puntos de intercambio. Los recogen (gratis) y los regalan (por la voluntad). 

M. Eugenia Ibáñez
Periodista

¿Negocio milagro? Tal como andan los niveles de lectura (casi el 40% de los españoles no leyó ni un libro el año pasado) así se puede considerar la existencia de tres librerías –cuatro a partir de septiembre— que invierten cero euros en la adquisición de volúmenes, los regalan a sus clientes a cambio de un insignificante donativo y obtienen beneficios con los que pagan alquileres, los sueldos de diez personas y aún queda un rinconcito para donaciones a bibliotecas y países en situación cultural más precaria que el nuestro. ¿Dónde está el truco?

libros gratis
Tuuulibrería, un punto de trueque. FOTO: M. E. I.

En el número 17 de la calle Planeta del barrio barcelonés de Gràcia llama la atención un pequeño local cuyo uso se identifica en el frontis como TUUU librería, con una aclaración a pie de calle: “Tu decides cuánto valen tus libros”. La librería en cuestión es, de hecho, un punto de trueque, un lugar donde el lector dona ejemplares de los que quiere desprenderse y, si le apetece, se lleva volúmenes para sus ratos de agradable ocio.

libros gratis
La cajita-hucha donde se depositan los donativos. FOTO: M. E. I.

Las dos actividades, dejar y coger, son independientes, una no implica la otra. La primera, donar libros, es voluntaria y la segunda exige un donativo de cantidad no determinada, si bien los gestores del local agradecen que no sea inferior a un euro.

En general, los ejemplares que se reciben son de segunda mano, algunos en mal estado que exigirán restauración, pero también llegan libros nuevos de trinca, regalos de editoriales que desean liberar espacio en sus almacenes. La idea y el desarrollo de la misma llevan la firma de Alejandro de León, un madrileño de 34 años, gestor de diversos proyectos sociales como programas de microcrédito en Nicaragua, vinculados a la empresa Anima Ventures.

La primera Tuuu librería nació casi como réplica de un establecimiento similar de Baltimore, Estados Unidos, The Book Thing. Los dos primeros locales en Madrid se abrieron en torno al 2012 en Covarrubias, 38 y Padilla, 78, y en septiembre se abrirá el tercero en la calle de Embajadores.

¿Por qué librerías de intercambio, casi gratuitas? De León dice que porque le gusta leer, porque le molesta que se pierdan libros que tanta gente no puede comprar. Cuando las librerías del grupo abren por primera vez sus puertas el local muestra un aspecto que presagia el más estrepitoso de los fracasos: estanterías completamente vacías, publicidad nula, luminosidad justita y una cajita-hucha a modo de caja registradora donde el cliente deposita voluntariamente el importe que quiera pagar por los libros que se lleve.

libros gratis
Los libros se acumulan en las estanterías. FOTO: M. E. I.

Las estanterías se han ido llenando porque desde el 2012 han entrado en las tres librerías en marcha unos dos millones de libros, con un ritmo aproximado de mil volúmenes recibidos por otros 700 vendidos. Los excedentes van a parar a bibliotecas y grupos con déficits de lectura.

La cajita-hucha también ha crecido porque la facturación oscila en torno a los 200.000 euros, con un crecimiento mensual del 2%. Alejandro de León asegura que el proyecto solo recibe ayudas de socios simpatizantes que llegaron a ser un millar y que pagan 10 euros al año para colaborar en el proyecto. No hay más subvenciones porque, insiste, no cree en proyectos que necesiten ayudas exteriores para sobrevivir.

¿Alegan competencia desleal los libreros que responden al modelo clásico? Si nos ajustamos a la respuesta de los gestores de TUUU librería, no hay nada mejor para atraer a los lectores que la proximidad de muchas librerías: “Un libro siempre es complementario de otro, nunca es excluyente”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *