Un libro para recuperar a Pasqual Maragall

M. Eugenia Ibáñez
Periodista

Fue un acto social en toda regla. Un encuentro de algo más de cuatrocientas personas que, quizá, hacía mucho tiempo que no se hablaban, bien porque no habían tenido ocasión, bien porque, simplemente, con el paso de los años optaron por ignorarse. Pero el motivo de la convocatoria –la presentación del libro sobre Pasqual Maragall– facilitó reencuentros efusivos y justificó saludos de compromiso.

Si el personaje que aglutinó ese acto multitudinario hubiera podido participar en la confección de la lista de invitados seguro que hubiera reducido el grupo a la mitad, y si ese día se hubiera levantado con el ceño fruncido el listado no hubiera sobrepasado el tercio de los presentes en el auditorio de RBA, la editora de Pasqual Maragall, pensament i acció, publicación cuya presentación convocó a políticos en activo y pasivo, empresarios, arquitectos, socialistas en el pasado o en el presente, funcionarios, exfuncionarios, altos cargos de ayer y de hoy y curiosos varios. ¿Algo en común en ese grupo? Su relación, próxima o lejana, con el que fuera alcalde y president de la Generalitat y, además, la alta edad media de la mayoría, en especial la de los situados en el bloque de asientos VIP. Bien parecía la despedida de una generación con pasado influyente en la historia de Barcelona y Catalunya con el testimonio de un silencioso Pasqual Maragall, probablemente el político que con sus luces y sombras mayor carisma ha conseguido en este país. Y quizá por eso mismo, por las huellas que Maragall dejó, por el liderazgo que ejerció, se echaba en falta en el auditorio la presencia de una generación joven que tomara nota, para lo bueno y para lo malo, de lo que allí estaba presente. Pero el acto no tenía vocación ejemplarizante, de lo contrario muchos de los presentes no hubieran debido ir. Solo se trataba de presentar un libro. Pasqual Maragall, pensament i acció es un trabajo colectivo de cinco hombres, cuatro en condición de autores –Jaume Badia, Jaume Bellmunt, Quim Brugué, Joan Fuster-Sobrepere y Oriol Nel·lo– y un coordinador, Jaume Claret. El libro se ha basado en textos, entrevistas y declaraciones del propio Maragall para recuperar así su discurso político, reflexiones, ideología, gestión y capacidad para ofrecer soluciones quizás no comprendidas en su momento pero necesarias hoy. El acto consistió en una conversación entre Josep Ramoneda, periodista y filósofo, y Milagros Pérez Oliva, periodista, que fueron más allá del mero análisis del contenido del libro y ofrecieron una visión más personal de lo que significó la figura de Maragall, los problemas a los que debió enfrentarse y la escasa ayuda que encontró en su propio partido.

Media hora después de concluido ese diálogo, Pasqual Maragall, discretamente sentado en la terraza del auditorio, le dijo a su esposa, Diana Garrigosa, que quería irse a casa. Poco antes había abandonado el auditorio Narcís Serra cuya entrada por el acceso reservado a los VIP había sido recibido por el silbido de uno de los presentes, alguien que hubiera preferido evitar el sonrojo que causaba la desinhibida presencia del exalcalde y exministro, con dos causas judiciales pendientes, acusado de administración desleal y gestión ruinosa de Catalunya Caixa durante su presidencia. Pero solo se trataba de la presentación de un libro.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *