Las cuentas opacas de Unió Democràtica

Diada_ofrena_Unio
Miembros de Unió Democràtica durante la ofrenda floral del pasado 11 de septiembre

Carlos Jiménez Villarejo
Jurista. Ex Fiscal Anticorrupción

Como es sabido, el Tribunal de Cuentas(TCU), por fin, ha actualizado su información sobre las cuentas de los partidos políticos en los ejercicios 2009-2011. Ha sido, sin duda, consecuencia de la presión de la opinión pública ante las permanentes noticias sobre la financiación irregular del PP y su contabilidad B.

Pero, hoy, en Catalunya, deseamos resaltar el estado de las cuentas de los partidos que gobiernan Catalunya y, en particular, de Unió Democrática. Porque parece advertirse un elevado grado de opacidad que, siguiendo el análisis del TCU podríamos calificar de deliberada. Eso sí, mientras, participa, con mayor o menor intensidad, en el proceso sobre el llamado derecho a decidir.

 

Derecho que debería haberse dedicado hace tiempo a sanear las oscuras cuentas del partido; porque, ciertamente, no se sabe muy bien quien “decide” en dicha formación, si sus dirigentes o sus acreedores. Por otra parte, el TCU continúa ocultando cuales son las entidades de crédito que tan generosamente financian a los partidos y especialmente a UDC.

Llama poderosamente la atención el elevadísimo grado de endeudamiento financiero de UDC:

2009                                                      13.602.518,27 euros

2010                                                      14.110.547,27  euros

2011                                                      16.276.780,13  euros

Ello refleja una actividad política y electoral que, por razones que desconocemos, está muy por encima de su capacidad económica y genera esta subordinación respecto de los poderes financieros. Pero, además, el TCU describe una operación en la que es preciso detenerse.UDC, en el ejercicio 2011, “concertó una operación crediticia por importe de 5.847.338,74 euros, con la que se canceló una operación de 3,6 millones de euros de principal y 1.085.457,19 euros por intereses devengados y no vencidos, intereses de demora y comisión de cancelación, sin embargo el día siguiente a la concertación de la citada operación crediticia la entidad financiera realizó un abono de 489.170,50 euros a favor del partido… sin que el partido haya facilitado el motivo de este abono”, que en el extracto bancario figura como “regularización operación préstamos”. Sin que se haya aportado documentación suficiente sobre la citada operación de “refinanciación”, continua el TCU que UDC ha incumplido lo dispuesto sobre los acuerdos de los partidos “respecto de las condiciones de la deuda mantenida con entidades de crédito”. Aunque en el texto donde el TCU  describe dicha operación no es precisamente un modelo de información transparente, es decir inteligible para cualquier ciudadano, según expertos consultados, parece deducirse que UDC ha conseguido, de una entidad de crédito que el TCU no precisa, un crédito de 4,3 millones con el que ha cancelado otro  por el que debía en total 4,7 millones y la diferencia la han cancelado con cargo a  una misteriosa “regularización operación préstamos”,de alcance desconocido, operación que, si no se justifica debidamente podría encubrir una donación. Es Durán Lleida quien debía acarar algo que ni el TCU es capaz de exponer con nitidez.

Pero el TCU desvela un dato mas que podría vincularse a supuestos de corrupción y que en los respectivos Parlamentos debería aclararse, con independencia de que la Fiscalía  actuase. El TCU dice que “Dos de los donantes (a UDC) (por un importe total de 270.000 euros) tenían contratos suscritos o percibían subvenciones de las Administraciones Públicas, incumpliendo lo establecido en el Art. 4.2.c) de la L.O…”, de financiación de partidos.Las preguntas que se plantean son obvias. Son supuestos similares a las donaciones investigadas y perseguidas en el caso Gürtel.

Además de otras muchas irregularidades advertidas por el TCU, es muy preocupante que la sociedad civil catalana desconozca que uno de los partidos que gobierna Catalunya y la propia coalición gobernante, que malgastan el tiempo y el dinero público estudiando supuestos  agravios de siglos atrás procedentes de España, están  absolutamente endeudados, muy por encima del resto de los partidos catalanes y españoles.El Patrimonio neto negativo de ambos es el siguiente:

UDC       

2009                   -8.044.676,69  euros

2010                    -10.239.151,31 euros

2011                    -11288.910,58 euros

CiU  

2009                     -10.694.893,96 euros

2010                      -12.214.854,08 euros

2011                       -10.184.954,65  euros

Ello expresa que lo que deben es mayor que lo que tienen. O dicho de otra manera, que su pasivo: las deudas con los bancos, con la seguridad social, con hacienda, etc. es superior a su activo: al dinero que tienen, sus depósitos en los bancos, al valor de sus inmuebles, lo que le deben terceros, etc.

Y, quiere decir, que ambas formaciones que se proponen salvar a Catalunya de una supuesta catástrofe financiera, están sumidos en un cataclismo económico a causa de su desastrosa gestión económica de la que solo salen adelante gracias a su estrecha alianza con los poderes financieros. Desearía con todas mis fuerzas que los ciudadanos catalanes derrotaran democrática y definitivamente las proclamas derechistas y, por tanto, engañosas de esos dirigentes. Porque, ciertamente, esos ciudadanos saben o deben saber que nunca recibirán de los Bancos el trato privilegiado que otorgan a los dirigentes de CiU y de UDC.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un pensament a “Las cuentas opacas de Unió Democràtica”

  1. Oligarquía de partidos y sindicatos estatales.No hay representación de la sociedad civil en la sociedad política monopolizada por los partidos políticos estatales.Tienen el poder absoluto,son los dueños del Estado.

Els comentaris estan tancats.