Las ciudades invisibles

El poeta Ángel González decidió dejar el circuito turístico de Londres y sumergirse en sus barrios. Uno de los elegidos fue Brixton, al sur, zona urbana deprimida. Tras el recorrido se desorientó y le preguntó a  una señora cómo volver a Londres. La señora le respondió: “Esto es Londres, señor”. He recordado la anécdota asistiendo a la presentación del libro de Marc Andreu Les ciutats invisibles, esos barrios periféricos de Barcelona de los que apenas sabemos nada. Y son Barcelona.

Marc Andreu
Marc Andreu

Un pensament a “Las ciudades invisibles”

  1. En efecto Martí, no tengo la menor duda que “era Londres”, pero las ciudades cuando se cruzan determinados límites, acostumbran a “perder su nombre”. Nos lo recordaba en los años sesenta del siglo pasado nuestro inolvidable Paco Candel.
    Gonçal Évole

Els comentaris estan tancats.