Las ciudades invisibles

El poeta Ángel González decidió dejar el circuito turístico de Londres y sumergirse en sus barrios. Uno de los elegidos fue Brixton, al sur, zona urbana deprimida. Tras el recorrido se desorientó y le preguntó a  una señora cómo volver a Londres. La señora le respondió: “Esto es Londres, señor”. He recordado la anécdota asistiendo a la presentación del libro de Marc Andreu Les ciutats invisibles, esos barrios periféricos de Barcelona de los que apenas sabemos nada. Y son Barcelona.

Marc Andreu
Marc Andreu

Un pensament a “Las ciudades invisibles”

  1. En efecto Martí, no tengo la menor duda que “era Londres”, pero las ciudades cuando se cruzan determinados límites, acostumbran a “perder su nombre”. Nos lo recordaba en los años sesenta del siglo pasado nuestro inolvidable Paco Candel.
    Gonçal Évole

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *