Lamentable adiós

Seis años y tres meses después de iniciar su aventura, cuando más arrecia la mentira ahora llamada postverdad, La Lamentable baja la persiana

Seis años y tres meses. Ese es el tiempo que La Lamentable ha permanecido en contacto con sus lectores, desde el primer momento fieles a su contenido y con un crecimiento lento, pero constante: 477.988 visitas en 2014; 483.890 en 2015 y 489.299 en 2016. El blog nació en el seno de una peña de amigos y contertulios semanales que un buen día decidieron que aún tenían algo que decir sin necesidad de permanecer encorsetados por las normas e imposiciones de los medios de comunicación al uso. Y así, el día de Sant Jordi del 2011 nos lanzamos a una aventura libre y difícil, un modelo de información y opinión abierta y plural, progresista y crítica…o por lo menos eso hemos creído que hacíamos.

Pero el modelo era difícil. Se basaba en el voluntarismo de los colaboradores –la mayoría de los cuales no solo no cobraban, si no que pagaban la cuota de socios–, que dedicaban su valioso y siempre escaso tiempo libre a La Lamentable. El blog, que nació motivado por las facilidades de internet para crear un medio de comunicación y del entusiasmo de un grupo de promotores, ha languidecido cuando ese sentimiento inicial ha aflojado, la oferta de medios similares se ha multiplicado, y los textos de los colaboradores han dejado de fluir -se supone que porque han decidido dedicar su tiempo libre a otros menesteres-. Nuestro único capital ha sido el talento de los colaboradores, su voluntad de participar en ese proyecto común y plural, el esfuerzo sin límite horario de los editores, y las aportaciones económicas de una veintena de socios que han permitido afrontar los costes técnicos de la gestión del blog.

Cuando el cansancio, la situación política polarizada que se vive en el país, la efectividad del medio condicionada por las plataformas de información y opinión inmediata como Facebook o Twitter, ha hecho mella en el funcionamiento cotidiano, la profesionalización o el cierre se presentaban como únicas salidas. Una encuesta realizada entre la veintena de socios que sostenían económicamente el blog ha revelado que allí donde hubo entusiasmo ahora gana el cansancio –al que no es ajeno la edad de los colaboradores– y en muchos casos el pesimismo. Así que nos hemos planteado la conveniencia de una retirada digna, satisfechos por la tarea que hemos realizado con tan escasos medios. Si hemos generado controversia, removido inercias y aportado alternativas ideológicas daremos por bien empleado tiempo y esfuerzos realizados.

Ha sido un placer habernos conocido.

La Lamentable

32 pensaments a “Lamentable adiós”

  1. Siento no haber podido llegar a enviar mi siguiente compromiso antes de la despedida por querer pulir al máximo mi aportación y adaptarme a vuestra efectiva fórmula de transmisión comunicadora.

    La tenía, la quería mejorar, pero sencillamente debido a todo lo que decís y a la complejidad del cada vez más difícil día a día, no me ha permitido hacerlo.

    Os agradezco sinceramente vuestra confianza, sabéis dónde me tenéis para todo lo que necesitéis; sólo me queda decir hasta pronto y salud, que falta hace.

  2. Os he conocido hoy, ya con el cierre echado. No suelo encontrarme con sitios con tan buen gusto y tan alto nivel literario, no ya periodístico. Gracias, me he dado un atracón como hacía tiempo no me daba.

  3. ¡Qué pena¡. Os admiro a todos. Sois un referente, cuando cada vez me faltan más referentes. Busco vuestra opinión en todos aquellos temas en los que no tengo competencias, que son casi todos en los que vosotros sois unos expertos.
    Fue una idea estupenda y tambien comprendo la situación.
    Muchísimas gracias por vuestra sabiduría, que seguirá estando al alcance de todos en la red…supongo ¿verdad? y todo el esfuerzo de estos años.

  4. Os descubrí tarde, pero he aprendido y disfrutado mucho de vuestro blog. Una lástima que un medio de información tan digno como éste sucumba al zumbido de Facebook y Twitter… Moltes gràcies per la vosta feina, que vaya todo bien. Un fuerte abrazo de un agradecido lector.

  5. Es una gran pena. Como lector habitual y colaborador ocasional echaré de menos esta plataforma y lamento de verdad que no haya espacio para la reflexión tranquila en el imperio de los likes.
    En cualquier caso deben estar muy orgullosos del trabajo realizado.
    Saludos.

  6. me habia acostumbrado a vuestra lectura,complices de pensamiento parejo.
    Gracias por todo
    salud
    Gonzalo Flecha

  7. La muerte de los blogs a manos del cabrón pájaro azul y la burbuja narcisoide de FB es un síntoma muy preocupante de la deriva de la Red. Síntoma y acaso también el réquiem de un mundo.

  8. Qué pena. Os conocí gracias a unos artículos que publicasteis del también desaparecido Paco Bobillo.

  9. Lamentable, perderos. Llegué tarde a este espacio y solo he podido disfrutaros un escaso tiempo, pero lo he disfrutado enormemente. Desde el sur, entendiendo el cansancio que a todos nos asalta, muchas gracias por vuestra contribución. Salud y República.

  10. Qué pena.Os conocí por algún artįculo que publicasteis del también desaparecido Paco Bobillo.
    A ver si os podeis reinventar con energía renovada dentro de un tiempo .
    Gracias.

  11. Cómo lo siento. Es tan difícil encontrar buenos periodistas que dejáis un hueco difícil de llenar. Gracias por vuestra generosidad.

  12. La amistad, la valentia y la dignidad han sido los pilares de este proyecto, incluso en el momento de comunicar el final. Gracias por remover mi conciencia y principios … y por mantener vivo el espiritu crítico.

  13. ¡Qué pena! ¡Cuando más os necesitamos! Pero…¿qué vamos a leer ahora? Después de la manipulación continua de El País, después de que Gregorio Morán ya no pueda escribir sus Sabatinas intempestivas en La Vanguardia….¡cómo vamos a informarnos / a respirar otro aire distinto?
    Completamente descorazonada. Gracias, no obstante.

  14. Mil gracias por vuestra mirada y por poner el foco en lo que importaba. Estoy convencida de que os seguiremos leyendo y escuchando

  15. Os echaré de menos. Muchas gracias a todo el equipo y colaboradores.
    El domingo fué Antoni Domenech. Ahora La Lamentable. Que acabe pronto la semana…

  16. Lo siento mucho, compañeros, porque leer los artículos de La Lamentable es un placer y, en algunos casos, una obligación.
    Además, hay buenos amigos y colegas entre vuestros socios, de los que podíamos seguir disfrutando a través de este blog.
    Lo del cansancio y el pesimismo es más que comprensible.
    Un fuerte abrazo!

  17. Tantos cierres generan vacíos irremediables. Lo siento mucho. Pero su ejemplo es inolvidable. Muchas gracias por todo. Y salud.

  18. Ortega sigue teniendo razón:
    La Lamentable muere del virus más común, la falta de un objetivo ilusionante; la nostalgia y la autosatisfacción (“¡Yo ya lo dije!”) son malos remedos de objetivo ilusionante. España se muere por falta de un objetivo ilusionante; mantener una unidad que garantice seguir muñendo a los catalanes y además despreciarlos e injuriarlos es un canallesco substituto de objetivo ilusionante. Europa se muere; enarbolar el lema de ‘no queremos emigrantes’ no puede ser un objetivo ilusionante para una unión que se basó en la colaboración confiada entre antiguos enemigos.
    A Europa la mata el egoísmo soberbio de los europeos. A España la mata la envidia palurda de los españoles. A La Lamentable la mata la senectud mental de sus padres y madres y la falta de compromiso de sus lectores.
    Requiescant in pace.

    Miguel Aznar

  19. Algo se muere en el alma cuando un amigo se va….
    Moltes gràcies per tota la vostra feina, us trobarem a faltar.

  20. Os conocí no hace mucho. Me perdí la etapa inicial que, por lo que parece, debió ser la más fructífera. Aun así, he disfrutado leyendo vuestras opiniones y comentarios.

  21. No hay nada mejor que el trabajo de quienes no tienen nada que perder. Vuestra condición y edad os honra. ¿Será que la mediana edad es la peor de las edades? Cada vez parece más que no ser parte del tejido productivo es un sinónimo de calidad y coherencia. Periodismo amateur hecho por profesionales. Qué cerca de la utopía y qué lejos del mainstream. Lamentable vuestra pérdida.

  22. Gracias por vuestros artículos . Os he seguido durante esta etapa. muchas tardes leyendo vuestros artículos ,amimo y
    hasta pronto

  23. Me cuesta creerlo. ¡Que desaparezcan otros! Los que no aportan nada, los desagradecidos, los intolerantes, los dogmáticos, los superficiales, en fin. Entiendo las sensaciones y sentimientos, a mí me ocurre también en mi órbita personal. El país da para lo que da, de momento poco y nada estimulante, aburre, no clarifica y no nos genera esperanza a muchos. Y las personas somos limitadas en fuerza y dinámica, sobre todo si ya somos mayores. Fue refrescante y útil seguir vuestra página plural. De todo nos alimentamos. Salud, paciencia y calma.

  24. Lo siento mucho , os he seguido durante estos años, os conocí a través de Maria Eugenia Ibañez. Para mi creo que eran artículos informatívos y plurales.
    Entiendo vuestra opción. Gracias por todo lo que nos habeis regalado durante este tiempo.
    Os deseo lo mejor
    Un abrazo.

    Paquita.

  25. ¡Cuánto lo siento! Entiendo perfectamente vuestras sensaciones de cansancio y desánimo, aunque contareis siempre con el agradecimiento de quienes, como yo, os hemos seguido en este tiempo.
    ¡Muchas gracias!

  26. Lo siento, yo me lo leía. No solo se vive de información, la opinión y el análisis también cuenta. Y por supuesto la edad. Esperemos que vengan mejores tiempos-

  27. Sentiré mucho vuestra ausencia. Gracias por vuestros artículos, gracias por ser buen periodismo. Os deseo lo mejor y bien merecido. Un abrazo de una lectora agradecida.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *