La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad

En el año 98 el pueblo español, por enorme mayoría, entre gritos de entusiasmo generados por la propia palurdez, de odio hacia los ciudadanos de las provincias que se querían separar y de desprecio a la opinión internacional, enardecido por las soflamas de una prensa infame y patriotera, se suicidó. La flota se fue a Cuba sabiendo que iban a la muerte con más certeza aún que la Brigada Ligera. El país se hundió en la miseria económica y moral. Todo eso dio lugar al regeneracionismo de la generación del 98. Unamuno dijo: “me duele España”. Ortega escribió la España Invertebrada.

El general Buj, jefe del Estado Mayor del Ejército, preguntado por la situación en Cataluña, ha dicho que “cuando la metrópoli, el poder central, se hace débil”, es cuando “se produce la caída” y los “procesos” de este tipo, como ocurrió cuando España perdió sus últimas colonias en 1898. Ortega puro. El general ha continuado: “Nos duele España, nos duele Cataluña y los casos de corrupción que cada día vemos en la prensa”. Unamuno puro.

Más aún: Ante la fuerza del movimiento soberanista, ha dicho: “Las cosas se pueden parar pero no cambiar con el uso de la fuerza” y “los problemas se resuelven ganándose los corazones y las mentes de los españoles” para que comprendan que “tenemos un futuro mejor juntos”.

Cuando le han tirado de la lengua sobre el papel del ejército ha añadido: “Nosotros no somos garantes de nada. Somos una herramienta del Gobierno y el Parlamento para hacer cumplir la ley y la Constitución”. “Estamos preparados para intervenir en la forma que el Gobierno decida, en el interior o el exterior”. Encima resulta que su interpretación del artículo 8 de la Constitución es especialmente progresista: Si tienen que garantizar algo no lo harán por iniciativa propia, sino a las órdenes del Gobierno. Sólo le ha faltado añadir ‘por bestias que sean el Gobierno, la prensa y la gente, como en 98’. Pero el general Buj es un hombre leído y esas cosas no las dice. ¿Qué más se le puede pedir a un general español?

El PSOE exige una rectificación urgente porque considera esas palabras “profundamente inadecuadas e impropias de una persona con esas responsabilidades”. El PP dice que son palabras “difíciles de entender”. Los comunistas, que se ha “extralimitado”. Escándalo de fariseos analfabetos. ¿O es cosa de generales promover que se anule el artículo 8?