La doble moral

La Conferencia Episcopal andaba de documento sobre la inmoralidad reinante en al sociedad española cuando la inmoralidad de unos curas pederastas de Granada estalló en el conciliábulo. Prietas las filas, tibio comunicado de condena. La nefasta herencia de Juan Pablo II sigue viva entre nuestros prelados: denunciar la inmoralidad de la sociedad y de lo nuestro si te he visto no me acuerdo. Una política que es una pesada cruz de llevar para los sacerdotes honestos. Que los hay a miles.