Joaquim Carbó

El periodismo te permite conocer a gente entrañable. Una de esas personas es Joaquim Carbó, un tipo tranquilo al que he de agradecer sus libros, las memorables jornadas teatrales de Cavall Fort para niños y adolescentes en el Romea, su invariable buen humor y su pasión por escribir cartas, larguísimas algunas de ellas, en las que comenta cosas que ha visto.

Un día, en un coloquio sobre literatura infantil vio a una joven  elogiada por los organizadores del acto porque, le dijeron, explica a los niños cosas de Carles Riba y le escuchan embobados.

Ofelia Dracs–Creo que el interés de los niños más que en Carles Riba estaba en la señorita, una rubia monísima que les hubiese  cautivado aunque fuese explicándoles el listín telefónico –me explicó Carbó, hombre que sabe bastante de erotismo porque fue uno de los miembros del colectivo que escribía novelas eróticas bajo el seudónimo  Ofelia  Dracs.

Carbó, que hace muchos años se prejubiló como empleado de La Caixa para poder dedicar todo su tiempo a escribir gusta del contacto con sus lectores, niños y adolescentes. No como Roald Dahl, que veía a sus lectores como pequeños bastardos que se lo tragan todo. Carbó se ha pateado multitud de colegios hablando de sus libros, escuchando las preguntas de sus lectores, que un día me especificó en 111 preguntas, que lo abarcaban todo. Buena la pregunta de por qué los libros para niños siempre terminan bien.

719llibrecarbo1Escribo hoy sobre Joaquim Carbó, autor de La gorra, historia de una niña con cáncer que se impuso como mensaje de solidaridad más allá del cuento, porque acaba de publicarse una edición especial de La casa sota la sorra i altres aventuras d´en Pere Vidal, edición especial para conmemorar el medio siglo  de la primera edición de un libro mítico en la literatura juvenil en catalán.

Debe andar ya por los 84 años y sigue vital. Hace un año publico Va com va, novela en la que sin dejar de lado la ironía que caracteriza su prosa, ofrecía una visión descarnada del mundo insolidario de hoy, de nuestro mundo concretamentre. A veces, cuenta en alguna de sus cartas,  recuerda lo que en su casa le explicaron sobre las penalidades de la posguerra, lo mal que lo pasaron los que fueron al exilio,  el olvido de los que murieron en campos de concentración. Lo recuerda sin rencor, pero lo recuerda. La memoria antes que el olvido.

Me temo que los adolescentes de hoy no están por la lectura como lo estaban los de hace medio siglo. Pero esta edición homenaje es un buen enganche para que este verano niños y adolescentes que no lo han hecho lean las aventuras  del señor Ti y Pere Vidal.

'La casa sota la sorra', el musical d'Egos Teatre basat en la novel·la de Joaquim Carbó
‘La casa sota la sorra’, el musical d’Egos Teatre basat en la novel·la de Joaquim Carbó

Un pensament a “Joaquim Carbó”

  1. Continua endavant Joaquim Carbó. !

    De part de la mama de l’explorador entre els abrics.

Els comentaris estan tancats.