“Una insoportable desigualdad social”

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez Narváez
Licenciado en Ciencias de la Empresa

Aún con olor a incienso, velas y legionarios, secuela de la macro fiesta anual de la Semana de Pasión cristiana, el pasado día 18 de abril, el Defensor del Pueblo Andaluz presentaba en el Parlamento de la Comunidad su Informe Anual 2016. Jesús Maeztu daba cuenta de  que la ciudadanía ha presentado un 15% más de quejas y consultas respecto al año anterior. En total  21.446 actuaciones entre “consultas” y “quejas”. En general, las cuestiones que llegan al Defensor, consulta o queja, tienen que ver, en su mayoría,  con vivienda, educación, menores, igualdad, dependencia, servicios sociales. El Defensor, Jesús Maeztu, parecía abrumado en la presentación del Informe. No tanto por el volumen de trabajo que llega a la Defensoría, cuanto por el tipo de cuestiones que le llegan.

Jesús Maeztu es el Defensor del Pueblo Andaluz

Se le veía realmente preocupado por  “la tremenda brecha de desigualdad” existente. “No somos conscientes -se lamentaba- de la desigualdad que se está creando; la brecha económica se ha convertido en una insoportable desigualdad social”.  Y hacía pedagogía: “La evolución de la economía tiene un veneno dentro que se llama desigualdad que va unida a la pobreza”. “Probablemente vivamos en la era de mayor desigualdad de nuestra historia presente. El tsunami de la crisis económica puede que haya pasado pero ahora toca recomponer los daños y prepararnos ante una posible réplica”. “Tenemos que atajar la desigualdad”, repetía. “Los pobres son cada vez más pobres”. Precisaba: “Cojamos el índice que cojamos, observamos desigualdad”. Y denunciaba: “No hay calidad del trabajo porque hay gente que trabaja por 324 euros”. Y podía haberse extendido el Defensor. Pero tal vez no le pareció prudente hablar de las penalidades de los miles de andaluces que no pueden acceder a un puesto de trabajo ni siquiera aceptando ese sueldo indecente.

En este sentido la situación de los parados de larga duración es algo ignominioso.  Sobre todo si sobrepasan los 45 años.

Ejemplo de la zona de Algeciras:

a) Casi el 45% de los inscritos en demanda de trabajo en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) son mayores de 45 años.

b) En 2006, el número de desempleados de más de 45 años sumaban 7.741; en 2016 dicha cifra asciende a 15.311. Un incremento del 97,7%.

c) Prácticamente la mitad de los inscritos en el SAE llevan más de un año esperando una oferta de trabajo.

Otro ejemplo. Este sobre calidad del empleo con datos referidos a la provincia de Málaga:

a) En 2016 se formalizaron 719.303 contratos, casi los mismo que se firmaron en 2006 (720.783).

b) Tan sólo el  6,6% de esos contratos tuvieron carácter indefinido. En 2006 tuvieron  carácter indefinido cerca del 12%.

c) La duración de los 444.190 (68,5%) contratos temporales con duración determinada que se firmaron en 2016 en Málaga tuvieron una duración inferior al mes. Sí, ni un mes de contrato. En 2007 se situó en el 56,%.

d) En 2016, los contratos por horas supusieron  el 42% del total de contratos firmados en Málaga; antes de iniciarse  la estafa llamada crisis  esa tasa no superaba el 25%. En en el sector de hostelería, la contratación a tiempo parcial puede alcanzar fácilmente el 60% de las contrataciones.

Otro ejemplo: En  el estudio Análisis de la precariedad en el empleo juvenil, elaborado por UGT, se denuncia que en el último trimestre de 2016 la tasa de paro en los menores de 25 años alcanzó el 43%. La Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, señalaba en la presentación de dicho estudios que “se está explotando a la juventud trabajadora de nuestro país y se está ninguneando a la que no tiene un empleo. Para UGT esto es inaceptable. No vamos a asumir que la precariedad se asiente como forma de vida para los jóvenes españoles”.  Tal vez ya estén tardando en hacer algo pues no creo que hiciese falta estudiar mucho para saber que esa realidad existe desde hace años.

En el mismo acto  el Responsable de Juventud de UGT, Eduardo Magaldi, explicó que el trabajo para jóvenes tiene una serie de características que lo hacen inestable, pobre y que merma las condiciones de vida de los jóvenes. “La temporalidad ha crecido un 3% para este colectivo, situándose en el 57%; el 36% de los contratos tienen una duración inferior a 6 meses; el 28% de los contratos son a tiempo parcial y, de ellos más de la mitad lo tienen por no haber encontrado otro empleo; un alto volumen de jóvenes realizan horas extras; y la mayoría de este colectivo tiene sueldos bajos, a pesar de que hay sectores que están aumentando su producción de manera considerable”. Los menores de 25 años son quienes tienen los salarios más bajos respecto al resto de población. “Concretamente, la brecha salarial de los menores de 25 años es del 50%, lo que significa que los jóvenes cobran la mitad del salario que cobran los mayores de dicha edad, debido a la fuerte precariedad laboral que padecen.”

De modo que sin entrar en muchas profundidades, de desigualdad, pobreza, riesgo de exclusión, desahucios, escasez de alimentos, etc. etc. parece lógico que al Sr. Don Jesús Maeztu, Defensor del Pueblo Andaluz,  se le abran las carnes ante la realidad que le llega día a día a su propia puerta.

4 pensaments a ““Una insoportable desigualdad social””

  1. Su articulo da luz al drama cotidiano de los jovenes de este pais .Ningun politico habla de estas cifras, y por supuesto menos de soluciones o estrategias para resolverlo (que las hay) .Generaciones “sin proyecto vital” que o no trabajan o si lo hacen con temporalidad, horas extras sin cobrar, sueldos bajos, cotizacion ni te hablo y prespectivas cero de desarrollo profesional conllevan noticias como descenso de natalidad y exodo masivo de estas generaciones. España continua siendo una productora de emigrantes economicos para los paises ricos, Mientras los informes de la desesperación economica de muchas familias y del pais se acumulan en las mesas de los despachos justificando honorarios, los politicos se entretienen con los juzgados y dando frases para titulares. Y la ciudadania a sobrevivir como puede.

  2. Nada nuevo,bajo el sol…!
    Desgraciadamente es una situación endémica,constante, machaconamente resistiendo por quedarse en Andalucía y otros lugares de nuestro mundo…
    El amigo Sr. Páez describe perfectamente la situación. La Junta no tendrá nada que decir en relación a la problemática????
    Yo soy andaluzada,y vivo en Catalunya.
    Que nos venga la presidenta a cantarnos las cuarenta, llamándonos insolidarios y creando malestar entre los que vivimos aquí…!
    Las elecciones son una buena herramienta,utilicémosla adecuadamente…!
    En fin gracias al Sr. Páez por las excelentes crónicas sociales del territorio y sus gentes.
    Agradecido.Un saludo

  3. Apreciado Jesús,
    Aprovecho esta último artículo tuyo para recoger una opinión relevante sobre la inefable presidenta de Andalucia. Dice Quim Monzó:

    “Un caradura en Barcelona ( La Vanguardia 25 abril 2017)
    No me gusta escribir sobre política. Porque todo lo que puedas decir de algo ya lo habrá dicho alguien antes que tú, y probablemente mejor. Pero hay casos que hacen que los dedos se vayan a toda prisa hacia el teclado. Es lo que me pasa ahora, lunes por la tarde, con las declaraciones que ha dado en Barcelona el expresidente del Gobierno español y ex secretario general del PSOE, el señor José Luis Rodríguez Zapatero…
    Según Zapatero, en Catalunya hay “prejuicios” hacia Susana Díaz: porque es mujer y andaluza. Alça, Manela! Dice Zapatero que los prejuicios no están en el PSC, sino en Catalunya. De lo que debemos concluir que el PSC no es parte de Catalunya y que a todo el PSC (o lo que queda de él) se le cae la baba con la señora Díaz, empezando por Iceta, que ha pasado de mostrar un fervor exultante por Pedro Sánchez a agachar la cabeza y ahora ser tan susanista como los más fieles susanistas de toda la vida.
    A mí, este rollo de sacar cada dos por tres el santcristo gros de los supuestos prejuicios me empieza a hartar. A falta de un buen razonamiento, dices que no la quieren porque es mujer y andaluza, y santas pascuas. No hace falta que lo argumentes. Lo dices y, si la burrada es suficientemente grande, al cabo de unas horas los titulares extenderán la falsa verdad. Con tantas cosas pasa lo mismo… ¿Eres un delincuente que se dedica a vender productos falsificados en la costa catalana y te hacen quitar la manta? ¡Racismo! ¿Por qué? Porque eres africano y pobre quien ose poner en duda lo que haces. ¿Que robas cobre de las catenarias de las vías ferroviarias y te detienen? ¡Racismo! Si eres sudamericano es una coartada perfecta. ¿Que no te quieren para tal cargo político? Si eres mujer, da inmediatamente la culpa al machismo imperante. Si además eres andaluza, pues ya sabes a quién cargarle el mochuelo: a los catalanes, que odiamos a los andaluces como si la mitad de nosotros no lleváramos sangre andaluza en las venas. No es necesario que demuestres nada, tú suéltalo y, al cabo de poco, media ciudadanía se lo creerá. ¿Y los andaluces –conozco a bastantes– que no soportan a Susana Díaz? ¿Tampoco la aprecian porque es andaluza? Zapatero no dice ni mu de los ERE, ni de la malversación de caudales públicos ( a.k.a. fraude de los cursos de formación), ni de… No hay que olvidar que es el hombre que se ganó el desprecio de la mayoría de catalanes después de que prometiera “¡Apoyaré la reforma del Estatuto de Catalunya que apruebe el Parlamento de Catalunya!” para, luego, pasarse no sólo la reforma sino el Estatut entero por el forro de los cojones. Supongo que considerará que fue un “prejuicio” porque en Catalunya todos somos feminazis.”

  4. Gracias por su artículo, sí, escalofría esa ignominia de la que usted habla, pero, a quién le importa?

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *