Hilarante… pero drama

violencia-de-géneroJosé Martí Gómez
Periodista

“Esto parece sacado de un guión de Torrente“, se dijo perpleja la abogada cuando acabó de leer el sumario. “Es hilarante…pero es un drama”, añadió para sí.
La sinopsis del sumario nos dice que, harta de su marido, la esposa contacto con un hombre y le encargó que le matase. Siguiendo la lógica capitalista imperante, el hombre subcontrató a otro y este subcontrató a un tercero, un pringado tan torpe como los demás: primero se les encasquilló la pistola y después le dispararon a la víctima cuatro tiros, le patearon, le golpearon la cabeza con una piedra y no consiguieron matarle, y eso que les decía “ya estoy muerto”.

Para cerrar el círculo de lo que debía ser un crimen perfecto los frustrados asesinos debían dejar el lugar del crimen en un coche, pero no habían puesto gasolina y el automóvil no arrancó. Tuvieron que marchar andando y llamar posteriormente a la grúa mientas la víctima se presentaba por su propio pie en una comisaría y denunciaba que habían querido matarle.

A lo largo de la instrucción sumarial no ha aflorado toda la verdad. Han habido demasiados silencios por parte de los que debían matar. Todos han negado haber cobrado dinero (de haberse probado la pena se hubiese agravado) y todos vinieron a decir que actuaron por amistad hacia la mujer.

La esposa, 49 años, educada, correcta, atractiva, con un nivel cultural medio bajo, ha soportado veinte años de vida marital sujetos a la violencia física y psicológica. Un drama de vida como el de muchas mujeres que soportan, sin que trascienda, insultos, golpes, amenazas, ver como los platos con la comida el marido los arroja al suelo porque le da la gana…. Hasta que un día, harta, la mujer toma la peor de las decisiones: matar al marido, chulo matonesco, agresivo, con varios conflictos laborales y apartado de su cargo de médico forense en La Bisbal tras justificar por tres veces y en épocas distintas su no presentación al trabajo alegando la muerte de su madre, defunción que llamó la atención porque madre solo hay una y la judicatura encontró extraño que al forense la madre se le muriese tres veces. Fue apartado del cargo porque se demostró que había falsificado el certificado.

A lo largo de la instrucción sumarial la fiscal abrió a su vez un sumario separado con tanto de culpa para el marido por la violencia de género ejercida sobre su esposa, a la que amenazaba con matar cada vez que ella decía que se quería separar. Ahora ella ya tiene el divorcio, ha llevado un buen comportamiento en los años que permanece en prisión pero él la sigue intimidando.

La iba a ver a la cárcel para decirle que la seguía queriendo y que sabía que era mentira que ella le intentase matar y cuando ella pidió que se le impidiesen las visitas empezó a enviarle cartas diciéndole que la quería y en las cartas dibuja flores y envía versos que riman y escribe frases de amor propias de adolescentes.

Es la suya una dependencia psicológica enfermiza. La psicología  propia del hombre que golpea a la mujer y luego le dice te quiero y nuca la deja marchar. Hay algo de hilarante en la actitud de este hombre que se debe sentir despechado y mientas se recupera psicológicamente del peor paso que ha dado en su vida, la mujer debe sentir en su interior un ramalazo de angustia cada vez que tiene noticias del hombre que la maltrató delante de sus dos hijos

__ __ __ __ __ __ __ __

El juicio oral no se celebró en Girona porque las partes, la mujer y los tres hombres acusados de intento de homicidio, llegaron a un acuerdo previo al juicio aceptando siete años de condena. El juicio al marido se celebrará en el futuro. El autor de la crónica agradece a la abogada María Luisa Fernández y el letrado Benet Salelles los datos facilitados.

 

 

 

2 pensaments a “Hilarante… pero drama”

  1. Benvolgut Josep: Avui, de cop, s’han evaporat no sabria dir-te quans anys de la meva vida de lector impenitent, de quan anva impacient al quiosc per adquirir El Correo Catalán a la recerca d’aquelles cròniques impagables que publicaves, amb un estil que no ha envellit, en la teva secció de “El salón de los pasos perdidos”. Com enyoro aquell periodisme que feia mans i mànigues per esquivar una censura fèrria sense cap bri de pietat.
    Una abraçada.
    Gonçal Évole

Els comentaris estan tancats.