Grupos ecologistas, contra el nuevo Bulli

photo : vicens gimenez info@vicensgimenez.com www.vicensgimenez.com +34 609273270 BarcelonaM. Eugenia Ibáñez
Periodista

El nuevo proyecto de Ferran Adrià, el Bullifoundation, ha provocado el rechazo de grupos ecologistas, entidades que defienden la conservación del territorio y ciudadanos diversos. Todos ellos consideran inadmisible que la ampliación de las instalaciones del restaurante en Cala Montjoi, en el municipio de Roses (Girona), vulnere ampliamente la legislación vigente, altere un entorno natural protegido del Cabo de Creus y goce de inusuales privilegios políticos y legislativos.

La Generalitat ha convertido el nuevo Bulli poco menos que en una cuestión nacional, hasta el extremo de que ha dado al proyecto la consideración de “actuación de interés público de primer orden” e impulsará la aprobación de una ley que incorporará el proyecto arquitectónico y deberá ser aprobada por el Parlamento catalán. Esta vía es imprescindible para dar visos de legalidad a los nuevos edificios de la Fundación El Bulli, que, si se construyen, vulnerarán varias disposiciones legales también aprobadas en su día por el Parlamento. Es decir que, si el Govern consigue su objetivo, los diputados catalanes habrán aprobado unas leyes y, poco tiempo después, su contraria: cuatro leyes (*) para proteger el parque natural del Cap de Creus y otra para alterar y vulnerar esa protección. Por segunda vez en la historia de la planificación urbanística en Catalunya, la Generalitat recurrirá al Parlamento para conferir excepcionalidad a una tramitación de este tipo. La primera fue para el parque temático de Port Aventura. Los privilegios del nuevo Bulli se explican, quizá, por el hecho de que, además de estar promovido por Ferran Adrià y Juli Soler, cuenta con el apoyo económico de Telefónica.
El restaurante de las tres estrellas Michelin cerró sus puertas el 30 de julio del 2011 al mismo tiempo que se anunciaba la creación de una fundación que se dedicaría a la investigación y creación gastronómica. Desde entonces, y a pequeñas dosis, fue filtrándose el detalle de lo que pretendía ser el nuevo emporio de la gastronomía que, finalmente, se ha concretado en el derribo y rehabilitación de edificios existentes y la construcción de otros nuevos. El proyecto en su conjunto supondrá un incremento del techo edificable actual en torno al 250%, aumento que puede considerarse abusivo si se considera que los cuatro planes de protección aún vigentes en la zona permiten, excepcionalmente, ampliar las construcciones existentes hasta un máximo el 50%.

Fue un miembro del gobierno catalán, el conseller de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila, quien en rueda de presa informó con detalle del proceso que seguirá el proyecto hasta su aprobación. Vila destacó que la inversión rondará los nueve millones de euros y que Telefónica será el “socio tecnológico”. Comentó que la complejidad de la operación, “de interés público de primer orden”, y su ubicación en el parque natural del Cap de Creus exigen la modificación del “planeamiento urbanístico, territorial y medioambiental”. El conseller recordó que el proyecto se someterá a información pública, a audiencia en el ayuntamiento de Roses y, una vez aprobado por el Consell Executiu de la Generalitat, se remitirá al Parlament para el visto bueno final, “lo que equivaldrá a la licencia para el inicio de las obras”. Es decir que la licencia de obras no la aprobará un ayuntamiento, como es habitual, sino el máximo órgano legislativo catalán. Si se cumplen los plazos previstos, las máquinas empezarán a moverse en ese rincón de la Costa Brava en julio próximo.

el-bulli-foundationGrupos ecologistas y vinculados al territorio han abierto varios frentes contra ese cúmulo de privilegios y tramitación urbanística excepcional y está en marcha una recogida firmas para solicitar al Parlamento que no apruebe una ley exprés que atenta contra un espacio natural cuya integridad debe ser un legado para las generaciones futuras. Esa petición expone la contradicción que supone la inversión cuantiosa realizada por la Administración pública para desmantelar el Club Mediterranée en el Cap de Creus –unas construcciones de los años 60-, y pocos años después plegarse a intereses privados y promover una serie de edificios que destruirán un paraje protegido en la misma zona. La misma línea de rechazo al Bulli es mantenida por IAEDEN-Salvem L’Empordà (institución que desde hace años defiende el rigor urbanístico en esa comarca catalana) y Ecologistas en Acción. Esta asociación ha incluido elBulliFoundation en Cala Montjoi entre los 79 puntos del litoral español actualmente en peligro y considera que el proyecto exigirá modificaciones legales inusuales lo que demuestra, en opinión de la asociación, “que la ley no es igual para todos”.

Bàrbara Schmitt, portavoz de IAEDEN, afirma que el impacto visual del nuevo complejo de edificios será considerable, incluso si se soterra alguno de ellos, una medida que exigirá un gran movimiento de tierras y, en consecuencia, una mayor destrucción del espacio original protegido. A esta asociación le preocupa el acceso al nuevo complejo que hasta ahora se ha hecho a través de siete kilómetros de una carretera estrecha, pero suficiente para el tráfico que exigía el restaurante. El nuevo complejo, que incluirá un museo, aumentará la afluencia de visitantes lo que podría implicar la llegada de autocares, la consiguiente ampliación de la carretera y, en consecuencia, la afectación del paraje. El proyecto conocido hasta ahora no incluye ni la ampliación de la carretera ni tampoco el imprescindible aparcamiento, pero IAEDEN no descarta que ambas obras se realicen para completar las necesidades del complejo.
Los grupos ecologistas están conformes con la continuidad de El Bulli en el término municipal de Roses, pero no en un espacio protegido, sino en otras zonas. En el inicio del proceso se llegó a plantear la posibilidad de que el nuevo complejo gastronómico se instalara en el reconstruido castillo de la Poncella, en un extremo de la bahía de Roses, pero esa posibilidad ni siquiera fue considerada por los promotores del restaurante.
IAEDEN-Salvem l’Empordá ha dirigido una carta abierta a los diputados del Parlament instándoles a una profunda reflexión antes de votar la ley que permitirá la construcción del nuevo Bulli. La entidad recuerda a los diputados que el gobierno de la Generalitat plantea un proyecto “que no es compatible con varias figuras legislativas de planeamiento urbanístico y ambiental” y que El BulliFoundation puede ser un proyecto de gran interés para Catalunya pero, de mantenerse en la Cala Montjoi, tendrá “una ubicación errónea”.
_____________________________________________________
(*) Las figuras urbanísticas que protegen la zona donde se desarrollará el proyecto del nuevo Bulli son las siguientes:
. Plan Territorial Parcial de les Comarcas de Girona.
. Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN). Espacio de Interés Natural Cap de Creus.
. Plan Director Urbanístico del sector de la Costa.
. Ley de Protección que desarrolla el Plan Especial de Protección del Medio Natural y del Paisaje del Parc Natural del Cap de Creus.
. Directiva europea relativa a la conservación de los espacios naturales de la fauna y flora silvestres. Figura de protección de espacios naturales a escala europea.
. Plan de Ordenación Urbanística Municipal de Roses. Suelo no urbanizable. Paraje Natural de Interés Nacional.

Un pensament a “Grupos ecologistas, contra el nuevo Bulli”

  1. Juli, Fernando:

    Mira que os lo dijimos mil veces. Durante los largos años en que la carretera que llegaba hasta vosotros era un podrido camino de piedras que vuestro Ayuntamiento no estaba dispuesto a arreglar por que ‘no erais nadie’. Largaos de aquí, que aquí no os los agradecen y, encima, se burlan de vosotros. Pasad la frontera, que allá os pondrán arcos de triunfo y os darán todas las facilidades.

    Y que os lo volvimos a repetir cuando quisisteis añadir cuatro habitaciones para invitados a las dos existentes en el chalet de Marketta, de forma que alguna gente no tuviera que regresar a las tantas por aquellas trochas. Y os enviaron a la mierda, mientras una hectárea de barracones emporcaba cala Montjoi. Que os vayáis a Francia, aquí al lado, que os harán un monumento. Y los bancos se pelearán por daros los créditos que aquí os niegan. “Esto se arreglará” decíais. Inocentes.

    Os lo explicamos bien claro: Que somos un país de cainitas. Que ahora todo son gracias… pero a la primera que puedan saldrán de debajo de tierra toda esa turba de mediocres paranoicos y envidiosos que están dispuestos a arruinar al país para salir en los periódicos y, para conseguirlo, no pararán en embustes y en demagogias mientras en los medios les den cuerda (y se la darán, que eso da audiencia): Denuncias, juicios… Tú, Juli, tienes que cuidarte la salud, que los años pasan para todos. Y tú, Fernando, necesitas tranquilidad para dar de ti mismo todo lo que aún puedes dar.

    Juli, Fernando, las cosas han cambiado. Ahora os decimos: idos a América que allá tendréis el reconocimiento y la tranquilidad que os merecéis. Mi mujer y yo lo sentiremos, porque estamos demasiado viejos y demasiado arruinados por la crisis para poder ir a veros. Pero seremos felices pensando en que ya no tendréis que aguantar a tanto mamón.

    Juli, Fernando, en recuerdo de tantos buenos ratos con todos vosotros, a veces solos y a veces siendo cuatro gatos, sólo deciros que os queremos. Un abrazo de parte de Carmen.

    Miguel

Els comentaris estan tancats.