Fútbol y corrupción

Hace años, el sabio Boskov pronunció la frase “fútbol es fútbol”, que ha quedado como paradigma de todo lo irracional y pasional que rodea el mundo del fútbol. Desde hace muchos años, el fútbol, como otros muchos deportes profesionales, empezando por el Comité Olímpico Internacional a partir de los años de Samaranch en su presidencia, es también sinónimo de corrupción.

La detención del ex presidente el Barça Sandro Rosell viene a completar la larga lista de dirigentes del fútbol procesados e incluso encarcelados por sus negocios fraudulentos. Vila Reyes, Del Nido, Núñez, Lopera, Fariña entre los más conocidos del repertorio español, sin olvidar a Villar, con una causa judicial pendiente lo que no ha sido óbice para ser reelegido presidente de la Federación Española de Fútbol.

En el extranjero, los casos de Blatter en la FIFA, Platini en la UEFA y Teixeira, presidente de la Federación Brasileña de Fútbol, son los casos más escandalosos. Tan escandalosos que acabaron con la carrera de los tres en los organismos que presidían. Todavía está por aclarar cómo compró Qatar, a quién untó para conseguir el próximo mundial de fútbol.

Las grandes estrellas del fútbol no van a la zaga de la corrupción de sus dirigentes. El contrato fraudulento de Neymar, la sentencia a Messi y la investigación abierta a Cristiano Ronaldo son tres casos de actualidad.

La irracionalidad y pasión que rodea el mundo del fútbol hace que el ciudadano que, con razón, pide condenas severas para los empresarios y políticos corruptos, se muestre irracionalmente indignado con la condena a uno de sus ídolos. Según sea el equipo que defienda, sus seguidores siempre verán maniobras arteras de la Justicia para hundir a su ídolo.

Dicho esto, me voy a seguir apasionadamente lo que dice pericosonline sobre los fichajes de mi equipo comprado por un chino, y es que desde hace unos años, salvo pocas excepciones, los seguidores de muchos clubs europeos han perdido el control de sus equipos, hoy en manos de jeques árabes, millonarios asiáticos o rusos, e incluso inversores ligados a empresas norteamericanas.

2 pensaments a “Fútbol y corrupción”

  1. Comparto con usted la idea de que muchos de los casos de empresarios con problemas judiciales tenían su origen al margen del fútbol en sí, pero el fútbol les sirvió de escaparate a lo largo de los años que ejercieron cargos directivos. Recordemos a Jesús Gil en el Atlético de Madrid, por ejemplo, o a la familia Ruiz Mateos en el Rayo Vallecano.
    Respecto a Alejandro del Toro no creo que tuviese mucha actividad en el Tribunal Supremo, donde creo que se refugió tras su separación matrimonial en Barcelona. Que yo sepa no ha dejado escritas sus memorias aunque pensaba escribir sobre El Arropiero, cosa que no acabo haciendo.

  2. Bon dia:
    Crec que hi ha algun d’aquests casos que, tot i corresponent al que, propiament, responen al “dibuix” de corrupció, no responen a negocis vinculats amb l’esport: Núñez, Vila Reyes, etc.
    Per cert, una pregunta, ¿coneix quina ha estat la trayectoria del fiscal Del Toro al Suprem?; ¿Sap si s’han publicat memòries o alguna cosa similar?

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *