Évole, Otegui y la caverna

Debió ser en la frontera de la década 80-90. Inglaterra e Irlanda del Norte vivían la tensión de los atentados terroristas del IRA y un grupo de presos iniciaba una huelga de hambre que llevaría a la muerta a alguno de ellos. Debió ser por entonces, si la memoria me es fiel, que Margaret Thatcher, inflexible, prohibió que se emitiesen las palabras que diputados del Sinn Féin, brazo político del IRA, pronunciaban en el Parlamento de Wenstmister defendido su causa.

Sigo recordando que la BBC consideró que el terrorismo era condenable pero que dejar sin voz a unos diputados también lo era y encontró un resquicio para hacer frente a la prohibición que se refería a prohibir las voces pero dejaba la posibilidad de reproducir lo que los diputados decían imprimiendo sus palabras en un texto bajo las imágenes en silencio.

He recordado esta historia viendo como un sector de la caverna española critica, condena y amenaza a Jordi Évole por su entrevista a Arnaldo Otegui. No debió ser para Évole una entrevista fácil. Diría que le debió resultar tensa. Pero no hubo entreguismo. Hubo periodismo. Periodismo es dar la voz a gente, aunque no estés de acuerdo con sus ideas. La BBC no estaba a favor del Sinn Féin pero consideraba que las opiniones de sus parlamentarios no debían censurarse. Censurarlas era acotar espacios de libertad.

Mucha gente de este país tiende a condenar todas las ideas que no comparte. Eso es un error. Dejemos hablar a Otegui, con su calculada ambigüedad. A la postre, ¿cómo acabo el IRA? Disolviéndose tras una ardua, difícil negociación a través del Sinn Féin, dos de cuyos máximos dirigentes habían sido líderes del terrorismo. Cierto que queda el dolor de las víctimas, allí y aquí. Pero las de aquí, Évole supo planteárselas a Otegui.

El periodismo es arriesgar. Recuerdo con tristeza que cuando empezaba la cuenta atrás del asesinato de Miguel Ángel Blanco, Jaime Mayor Oreja invitó a un grupo de periodistas de todos los medios a un desayuno en el ministerio del Interior. Ramoneda y yo nos miramos perplejos cuando uno de aquellos periodistas dijo “danos la consigna, ministro” y muchos repitieron “sí, si, danos la consigna”.  El chantaje terrorista  es una cosa que se ha de combatir. Pero no a partir de  las consignas del gobierno ni de la supresión de voces que no nos gusta escuchar sino del trabajo periodístico sobre el terreno. Dejando hablar a víctimas y verdugos para tratar de encontrar un punto de encuentro que evite que se vuelva a matar.

26 pensaments a “Évole, Otegui y la caverna”

  1. El tipo de periodismo más habitual que se practica en la capital del Estado en la actualidad es el denominado “canalla” basado en el compadreo con los políticos de turno, los dueños del corral. Hay excepciones, pero son escasas. Una de esas excepciones es el señor Jordi Évole que, desde una productora propia, efectúa programas de “investigación”, tomando en ocasiones como hilo conductor a una personalidad reconocida.

    Recientemente el señor Jordi Évole ha fijado su atención en el señor Arnaldo Otegui, que ha salido de la cárcel tras seis años y medio de prisión por “tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna”. Esa condena, sobre la que el señor Évole ha pasado de puntillas, resultó ya en su día esotérica e injusta, pues la reconstrucción de Batasuna no era más que el intento de proponer una vía alternativa al conflicto violento que se desarrolló en Euzkadi durante casi cincuenta años.
    El señor Évole acudía una y otra vez en el programa a testimonios de personas afectadas por los atentados de ETA, pero ni una sola a los afectados por lo que los tratados internacionales definen como “terrorismo de Estado”. Y en el País Vasco se practicó con asiduidad también este tipo de terrorismo. El señor Évole insistía en que el señor Otegui, como representante de la izquierda abertzale, debía pedir perdón y condenar la violencia del pasado, sin darse cuenta de que la violencia fue recíproca y el Estado Español nunca ha pedido ni va a pedir perdón. El señor Évole parecía no entender que la violencia no pertenece a una etnia particular ni a un espacio geográfico determinado. En todo el programa sólo hubo una cita puntual sobre las torturas a los militantes y simpatizantes etarras, hechos que en su momento alcanzaron proyección y condena internacional. Aquí quedó en anécdota en un océano de confusión.

    Lo más interesante fueron las reflexiones de Arnaldo Otegui, como las siguientes:
    • Hace cinco años que ETA abandonó la lucha armada, pero hay un intento permanente de recrear una situación que ya no existe.
    • Hay gente en el País Vasco que considera que su país todavía está sometido a un tipo de presión que legitima el recurso a la lucha armada… y la situación de Cataluña demuestra es que no existen vías democráticas para acceder a nuestros objetivos.
    • La paz no es un buen negocio para los sectores que en el Estado consideraban que era posible de instrumentalizarla para conseguir sus objetivos políticos… Así tapaban otros problemas: la monarquía, el bipartidismo, la corrupción, el proceso catalán, la nueva izquierda.
    • Si en una consulta sobre la independencia –que el Estado Español impide– ganaran los vascos que quisieran continuar siendo españoles, nosotros aceptaríamos el resultado porque habríamos ganado. Habríamos ganado porque sería nuestra gente la que habría tomado la decisión. Evidentemente, continuaríamos tratando de conseguir la independencia por vías democráticas.

    El señor Évole es un excelente periodista, pero está condicionado por el medio que lo contrata y posiblemente por el relato oficial sobre el terrorismo en el País Vasco. Pero su obligación es salirse de los cauces habituales y hacer un análisis crítico global, teniendo en cuenta todas las variables implicadas.

  2. En España existe la ultraderecha que ensalza a Franco, muchos del PP son ultraderechistas, existe la Fundación Francisco Franco,…. ¿Necesita Otegi una nueva “transición” para dejar de ser peor que esos ultraderechistas? ¿cuantos años han de pasar para que los asesinatos, ejecuciones con y sin juicio, ensalzamientos de terroristas y asesinos queden impunes? ¿Quien es el juez que considera una petición de perdón como honesta y sincera?

  3. Existe alguna condena a Otegui por asesinato?
    No dijo bien claro que está en contra de la lucha armada?

  4. No se compara a ETA y a IRA, quien así lo deduce no lee con atención, pero con prejuicio. Lo que se compara es la prohibición de dar voz, a cargo de la Tatcher, con las amenazas de la caverna contra Évole, por haber dado voz.

  5. Me hace mucha gracia oír a algunos hablar de terrorismo cuando al mismo tiempo pensarán que debe gobernar el Pp, porque el resto son un hatajo de rojos y que con Franco se vivía mejor. ¿Y qué era Franco, sino un terrorista?
    Reflexionad sobre las ejecuciones que autorizó y la mano férrea que impuso sobre algunas zonas.
    No defiendo a Otegui NI MUCHÍSIMO MENOS. Pero un poco de perspectiva histórica, por favor.

  6. Totalmente de acuerdo con el señor José Martí, escuchar a los protagonistas es parte fundamental del oficio. Al igual que al señor Martí me provoca un gran hartazgo de ver a tanto periodista que tiene su faceta como tertuliano una dedicación casi exclusiva. Se olvidan que su papel como periodistas es estar en el lugar de la noticia, darle voz a los protagonistas y aportar todos los elementos necesarios para que los espectadores, lectores y oyentes puedan extraer sus propias conclusiones.

  7. Que no hable la derecha, por ser el brazo político de la patronal. Ni la izquierda, por revolucionarios. Que no hablen los independentistas, ni los de la España federada, ni los de la España. Que no hablen los gayo, ni las lesbianas, ni la iglesia.
    Que no se hable de futbol, ni ponga teléfono más famoso tes. Que no hablen de toros, ni de tortura animal… simplemente que se hable.
    Mejor que el rebaño siga bajando mientras come hierba, no vaya a ser que escuchen algo y les de por pensar.

  8. No he visto la entrevista y por tanto no puedo opinar sobre ella (tampoco me interesa mucho la opinión del entrevistado en este caso), pero en principio soy más partidario de dar voz que de quitarla, porque cada cual se retrata con sus palabras. Eso sí, he leido el articulo de José Martí y pienso lo siguiente:
    1. IRA y ETA no son comparables.
    2. Espero que los que han amenazado a Évole estén ya denunciados. Me parece lamentable.
    3. ¿Todos los que critican a Évole en esta entrevista en concretoson de la “caverna”? ¿Lo ha constatado vd. uno por uno? Lo digo porque me preocuparía que todo aquel que simplemente critica y da una opinión desfavorable sea catalogado de forma tan categórica. Si yo veo el programa y opino que Jordi lo hizo mal por motivos X, ¿seré también de la “caverna”?
    4. Por último, creo que vd. se equivoca al pensar que las víctimas y los verdugos han de hablar para que no se vuelvan a repetir asesinatos. Lo principal y básico que ha de ocurrir es que los verdugos no maten y respeten a su prójimo. Así de simple y por lo visto, asi de complicado de entender.
    Un saludo!

  9. El único comentario acertado, en mi opinión, es el de Juan (soy ignorante). Aprendamos a escuchar y luego saquemos nuestras propias conclusiones. Nada más.

  10. No entiendo como se puede criticar el conocimiento. Jordi Évole nos da la oportunidad de conocer la realidad desde todos los puntos de vista, aunque esos puntos de vista sean feos o desagradables. ¿Acaso porque veamos un unicornio vamos a decidir que no caga? Señoras y señores, un unicornio es un caballo muy bonito con un cuerno en la frente, pero caballo al fin y al cabo, y desde luego siembra de boñigas el suelo que pisa. Soy vasco, he visto muy de cerca el terrorismo y por fortuna no he sido víctima. Pero si he conocido el miedo; miedo a los avisos de bomba, miedo al ver una bolsa bajo mi coche…También he conocido guardias civiles que me han transmitido sus sentimientos y sensaciones sobre mi tierra. No todos han sido negativos, pero lo que siempre me quedó claro es que quien vilipendiaba a mi tierra y sus gentes jamás había conocido toda la verdad sobre ello. Hay que ser muy mezquino para juzgar algo sin conocerlo y mucho peor negar la realidad sólo por el hecho de que sea desagradable u horrible. Jordi Évole nos enseña la verdad y saberla es bueno, porque sólo sabiendo la verdad es posible avanzar en la vida.

  11. Mire como se mire Otegui es responsable de todas esas muertes.Y creo que lo volvería a repetir.Es mala persona…pero que muy mala persona.Esta es mi opinión.

  12. Equiparar el IRA, con ETA, en si ya es un error.
    Dejar hablar a un parlamentario o diputado, es totalmente legítimo, pero que es Otegui?, un expresidiario, con las manos manchadas de sangre, por su complicidad en la masacre de ETA. Esto, igual no lo pueden entender aquellos que no estuvieron e la diana de ETA, ni e aquello que lo sufrieron aunque fuese de manera indirecta, pero dar voz a un terrorista, es un grandísimo error y por muy bien que me caiga Jordi, lo siento pero en ese aspecto, se ha equivocado.
    Defendéis lo indefendible, escudándolo en un trabajo periodístico y la noticia es, “ETA, mato durante años a cientos de personas, que ahora no podemos escuchar su voz y durante años se escondieron detrás de los brazos políticos de la izquierda Abertzale, hoy damos la voz a los asesinos”.

  13. Oír a uno del PP si que me da dolor de oídos. Y el olfato me lo deja fatal. Otegui fue un preso político. Y eso es terrorismo de estado.

  14. Jorge Hernández, no se puede comparar un violador con un asesino. Pero es que tampoco se puede meter en la misma saca a los asesinos. Pero es que tampoco se puede meter en la saca a los que tienen unas ideas y otros las ejecutan. Como no se puede llamar a todos los ciudadanos estadounidenses asesinos, porque su presidente mande matar a civiles y sus soldados ejecuten esa orden sin pestañear. No se puede.

  15. Soy un ignorante: no leo, no veo las noticias, y me hago una idea preconcebida de las cosas por lo que oigo de fuentes poco fiables y que no me preocupo de contrastar. Aun así el otro día ví a Evole y me valió para confirmar que no estoy ni estaré a favor de las palabras de Otegui y que su discurso suena a palabrería barata que ni se molesta en disfrazar de verdad. Gracias Evole por darme la oportunidad de, en este caso, corroborar lo que ya me imaginaba y en otros muchos por acercarnos la realidad.

  16. “Dejando hablar a víctimas y verdugos para tratar de encontrar un punto de encuentro que evite que se vuelva a matar”

    Si la culpa va a ser de las victimas, que se visten como dianas y van provocando!!
    Poner a victimas y verdugos en el mismo plano es un error que solo una sociedad enferma aceptaría!
    Imagine por un momento que cambia la palabra “verdugos” por “violadores….¿a que ya no lo ve “normal”?
    Un asesinato no se puede maquillar por, teóricas, cuestiones políticas!

  17. Al parecer la escucha activa no es aplicable en estos casos….no lo se..dudo..Se debe escuchar todo? Se puede negar uno a escuchar a los que son intolerantes? Pero no obstante si tengo una cosa clara y es que el periodista si que debe saber escuchar y preguntar pues es en la propia contradicción cuando uno si que puede reflexionar sobre lo que piensa y dice…y esto es una labor que solo un profesional puede llegar a hacer. Yo quiero a periodistas así. ..que sepan sacar de nosotros nuestros pensamientos y nos hagan pensar y escuchar nuestras propias contradicciones

  18. Una cosa es la libertad de expresión y otra el oportunismo periodístico. El lenguaje del tal asesino es obsoleto y su discurso un insulto y Évole ha vendido una moto a sabiendas de que no funcionaría, ni el personaje ni la entrevista. Además, la edición no aprobaría ni primero de periodismo. Patético.

  19. “El periodismo es arriesgar” Lo de Otegui está claro que no lo es. En los años oscuros dejó que otros tomaran los riesgos por el. Otros sacudían el árbol para que el recogiera los frutos. Ahora sigue igual. Algunos toman el riesgo de pedir perdón y arrepentirse, el sigue en la cómoda ambigüedad. Todo esto me viene a la cabeza porque esta semana escuché a un antiguo terrorista que reconocer que no era capaz de explicar a su hijo de seis años lo que había hecho. La comparación es sencilla. Esta bien la entrevista porque deja al personaje en su lugar.

  20. Interesantísima reflexión de José Martí con la que estoy de acuerdo y agradezco.

  21. Qué casualidad que los que critican la entrevista son los mismos que dejaron de ser periodistas por ser mariachis.

  22. La excelente entrevista de Évole ciertamente no hubiera contado con el apoyo de la Sra. Thatcher. Ella hubiera calificado la censura anticipada de la retransmisión de dicha entrevista como necesaria para no dar “oxígeno” al enemigo (recuerden que ella se refería a los sindicalistas mineros como al “enemigo dentro”). Todos aquellos que no coincidían con ella y su visión del mundo eran calificados, sin mesura y total arrogancia, como enemigos. Cierto que la BBC no se puso de rodillas (pero casi, casi). Afortunadamente, en la España de hoy, un Évole no es censurado anticipadamente. Desafortunadamente, hay muy pocos Évoles.

  23. A ver cuando entrevistas a un guardia civil o cualquier otro ciudadano víctima del terrorismo! O cualquiera que haya sufrido atentados con bomba en su barrio!Que justifique la muerte de niños y civiles por una causa!

  24. Antes de ver la entrevista muchos ya fueron a atizar a Évole. En este, España, no se entiende la vida -ni el periodismo- si no es con etiquetas. Aquí todo es cuestión de bandos, de trincheras… Y eso hace mucho daño.

    Jordi Évole es periodismo a pesar de todo.

  25. Tienes toda la razón, pero recordar la muerte de Miguel Ángel Blanco, entre otras, da pie a cerrar la boca de esos asesinos y que no la abran jamás, ni siquiera para una entrevista objetiva de este estupendo periodista.

  26. No me cabe en la cabeza que yo tuviera que ejercer el derecho de defensa de un asesino y no pudiera hablar con él.

Els comentaris estan tancats.