Eulalia Abaitua, la fotógrafa vasca costumbrista

Colita
Fotógrafa

Eulalia Abaitua (Bilbao, 1853-1943) nació 3 años antes de que se inventara oficialmente  la fotografía.  Perteneciente a una familia de la alta burguesía vasca, siempre estuvo al cargo de ella, y de su hermano Felipe, una nodriza, ya que durante el parto murió su madre. La bautizaron como Elvira, pero en recuerdo a  su madre, siempre la llamarían Eulalia.

Retrato de Eulalia

Eulalia es de las contadas pioneras españolas de finales de siglo XlX  y principios del XX. Aun siendo una aficionada, su interés era absolutamente periodístico, retrataba a sus contemporáneos en sus oficios y quehaceres diarios.

Estudió en Cataluña, en el Colegio del Sagrado Corazón, un colegio de élite donde preparaban a las jovencitas para el matrimonio. A los 21 años Eulalia se casó con el joven naviero Juan Narciso de Olano, con el que tuvo cuatro hijos: Carlota, Andrés, Luis y Concha.

Cuando estalló la 2ª Guerra Carlista en Catalunya (provocada, al menos en teoría, al fracasar los intentos de casar a la reina Isabel ll con Carlos Luis de Borbón), el matrimonio se traslada a vivir a Liverpool, donde la naviera de su marido poseía una delegación, y mientras el obtenía  una titulación en ingeniería, ella se interesó muy seriamente por la fotografía, estudiando y  aprendiendo la técnica. Adquirió  también un equipo completo de laboratorio y cámaras. Tenía 36 años. En 1851 se presentó en Londres un aparato que realiza fotografía estereoscópica, y a Eulalia le pareció un maravilloso invento.

La guerra duró del 1846 a 1849 y la  pareja regresó a España, a Bilbao, donde se construyeron una lujosa residencia junto a la Basílica de Begoña. Los materiales, el mobiliario e incluso los árboles y plantas del jardín, fueron traídos de Inglaterra. En los sótanos instaló Eulalia su laboratorio fotográfico .Y para hacer fotos, la cámara estereoscópica que le había fascinado en Londres.

Sus primeras fotos consistían en placas estereoscópicas en blanco y negro, retratando sobre todo personajes y vida cotidiana, su tema preferido, sin olvidar también a familiares y amigos, en paseos y excursiones por el bello paisaje de la Anteiglesia de Begoña.

Las fotos de Eulalia revelan que estimaba y se interesaba  por el pueblo y su gente, su tema favorito eran las campesinas, lavanderas, sardineras, lecheras, aunque también retrataba ferias, procesiones y fiestas, no buscaba el arte,  sino al ser humano en su trabajo. Sin olvidar las grandes efemérides, como  la llegada de los monarcas españoles, los representantes eclesiásticos y los peregrinos. Sus  primeros negativos datan de 1873, y los últimos  de aproximadamente 1936.

Visitaba con frecuencia al fotógrafo profesional de Casa Amado, con el que discutía y comentaba los avances de la fotografía, y continuaba aprendiendo las nuevas técnicas e inventos que llegaban a España. Una mujer avanzada que deseaba atesorar  todo aquello que los nuevos tiempos pudieran ofrecerle. En 1941, dejó  la casa de Begoña y se trasladó  a un piso de Bilbao, y dos años mas tarde falleció  a la edad de 90 años.

Nadie se preocupó por su fondo artístico, olvidado en algún sótano o trastero acumulando polvo, hasta que recientemente, alguien, no sabemos quién, se acordó y lo rescató.  Al tratarse de una fotógrafa amateur, de una artista doméstica,  la conservación del material ha creado problemas a causa de su mal estado. Actualmente está en el Museo Vasco de Bilbao en fase de restauración. Un fondo de un valor antropológico enorme, que refleja el paso del mundo rural al mundo urbano. Y del que hay mucho por descubrir.

Eso sí, nada queda de la Begoña que ella fotografió, y hasta su casa se ha convertido en una clínica privada.  

Bibliografía recomendada

2005.  Begoña 1900. Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico   Vasco

1992. Mujeres Vascas de Ayer. Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco

2 pensaments a “Eulalia Abaitua, la fotógrafa vasca costumbrista”

  1. Soy Maite Jimenez Ochoa de Alda, técnica del Museo Vasco de Bilbao y responsable, entre otros, del archivo fotográfico de Eulalia Abaitua que se conserva en esa institución.
    La perplejidad y el asombro me hacen escribir este comentario para corregir, matizar e intentan subsanar errores y valoraciones que se vierten en el texto sobre Eulalia Abaitua.
    Pongamos por ejemplo las primeras palabras con las que da comienzo este escrito: “Eulalia Abaitua (Bilbao, 1853-1943) nació 3 años antes de que se inventara oficialmente la fotografía.” Debemos recordar que la presentación pública del primer procedimiento fotográfico tuvo lugar el 7 de enero de 1839 en la Academia de las Ciencias de Francia, en su sede central de París, cuando Louis Jacques Mandé Daguerre, desarrollando las experiencias inéditas de Joseph Nicéphore Niépce, mostró una imagen sobre una placa de cobre plateado, el daguerrotipo. Siendo así, Eulalia Abaitua nació 14 años después de este acontecimiento.
    A continuación, el escrito dice que Eulalia Abaitua se casó a los “21 años” cuando el registro de su matrimonio está fechado el 16 de mayo de 1871, y por lo tanto tenía 18 años.
    Y sigue: “Adquirió también un equipo completo de laboratorio y cámaras. Tenía 36 años. En 1851 se presentó en Londres un aparato que realiza fotografía estereoscópica, y a Eulalia Le pareció un maravilloso invento.” Sin entrar en el juicio que a Eulalia Abaitua le hubiera merecido ese invento, habría que recordar que ella nació en 1853, justo dos años después de la presentación en Londres a la que se alude. ¡Qué precocidad la de esta mujer¡
    A continuación otro grave error, pues escribe “La guerra duró del 1846 a 1849 y la pareja regresó a España, a Bilbao, donde se construyeron (…)”. Las fechas que cita corresponden a la II Guerra Carlista, momento en el que la pareja ni tan siquiera había nacido. La guerra que ellos vivieron fue la III, que se desarrolló entre 1872 y 1876.
    Luego dice: “Sus primeros negativos datan de 1873, y los últimos de aproximadamente 1936”. Y yo me pregunto sobre las fuentes manejadas para las cronologías que cita.
    Finalmente el párrafo que Colita redacta respecto al fondo fotográfico de Eulalia Abaitua es absolutamente lamentable y falso pues nunca estuvo, como ella dice, “en algún sótano o trastero acumulando polvo” sino en manos de sus descendientes que eran plenamente conscientes del material que guardaban.
    Como responsable del archivo de Eulalia Abaitua en el Museo Vasco de Bilbao tengo que decirle que este archivo está en avanzada fase de catalogación, prueba de lo cual son las siete exposiciones que se han llevado a cabo en el Museo, desde 1990 a 2016, y los correspondientes catálogos editados, información que se puede consultar en la página web del Museo (www.euskal-museoa.eus)
    Y para acabar, señalar que una de las imágenes que publica no es de Eulalia Abaitua. Sobre el resto de las fotografías que ha editado, le informo de que es norma habitual solicitar autorización para la publicación de imágenes a la entidad depositaria de las mismas, el Museo Vasco de Bilbao.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *