Lo sabe hasta el que asó la manteca

Botín pide que se "frene el tren" de la excesiva regulación bancaria
Emilio Botín

Jesús Páez  
Asesor en cooperativismo

Parece evidente  que las medidas adoptadas para salir de la crisis empiezan a dar resultado. El otro día D. Emilio Botín lo expresaba exultante: “¡Es un momento fantástico! El dinero llega por todas partes”. En estos mismos días se van conociendo los resultados del tercer trimestre de la banca y el banco de Botín ha ganado 1.100 millones por trimestre. Son 3,  pues 3.300 millones del ala. El BBVA ha alcanzado, a la misma fecha, un beneficio del 86 %; CaixaBank, un 164 %; el Ibex alcanza su máximo anual y el bueno del filántropo Bill Gates,  cofundador de Microsoft,  ha adquirido un 6% del capital social de FCC, participación por la que ha pagado 113,5 millones de euros. Será el segundo accionista después de Esther Koplowitz, que controla el 53,9% a través de B-1998. El sr. Botín se referirá a que están viniendo buitres carroñeros a quedarse con lo mejor de las asfixiadas empresas españolas y dar, en el momento oportuno, el correspondiente pase y su “pelotazo”. ¡Sí señor es un momento fantástico! Como decía el ego mayor del reino: gato negro, gato blanco no importa, lo que importa es que cace ratones.

Por otro lado, los empresarios españoles, esta vez, a través de su Instituto de Estudios Económicos,  siguen haciendo propuestas que contribuyan a salir de la crisis.  Y las dos últimas son de nota. Primera: que la edad mínima para la jubilación sea los 70 años cumplidos; segunda: que la prestación por desempleo se rebaje. Pero no la cuantía total, explican, sino las mensualidades. Que se prevé que usted va a estar 3 años parado pues el paro que le corresponda, por ejemplo de un año, se divide en 36 meses y esa es la cuantía mensual que usted cobra desde el primer mes. Que  a los 10 meses fray Leopoldo le encuentra un trabajo, pues usted se va a trabajar y deja de cobrar; que fray Leopoldo no está para favores, pues usted, cumplido el año que le corresponde, seguiría cobrando la misma mísera cuota hasta cumplir los 36 meses. Aunque yo no me explique bien es, qué quiere que le diga, ¡una genialidad! del instituto de estudios mamporreros.

Con la alegría del Sr. Botín y las ideas del IEE, ha coincidido que el Príncipe ha entregado sus premios en Oviedo y ha aprovechado para hablar de la crisis. Pero no lo ha hecho para decirnos que la cosa sigue a peor y que pasemos de botines e institutos agoreros y que digamos ¡hasta aquí hemos llegado y se acabó la fiesta! No, lo que ha hecho es alabarnos la capacidad de sacrificio, fuera de toda duda, que mostramos los españoles y las españolas y que sigamos haciendo frente a la adversidad con coraje. Creo que donde dijo coraje debía decir resignación.

Y entiendo, que es verdad. Los hombres y mujeres de España están  hasta los mismísimos de una crisis que ellos no han generado y estamos mostrando una resignación y pasividad que nos iguala a una piara de ovejas con la cabeza baja y las orejas gachas. Y el Príncipe ha perdido una oportunidad de oro para advertirnos que tenemos que espabilar o de lo contrario nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, en vez de ciudadanos seremos  esclavos de un sistema que no tiene  hartura o “fartura” como se dice en Asturias.

Todo lo anterior viene a coincidir con la elaboración y debate de los Presupuestos Públicos para el año 2014. Tanto del Gobierno Central como el de cada Comunidad Autónoma. Así el Presupuesto para 2014 de la Junta de Andalucía es igual al de 2007. El del 2015 será igual al del 2006 y así sucesivamente hasta que lleguemos a igualar el  presupuesto de Plácido Fernández Viagas presidente de la Junta Preautonómica de Andalucía desde el 27 de mayo 1978, hasta junio de 1979 en que dimitió y se retiró de la política.

Y así no puede ser. Querer salir de esta situación  que llamamos crisis, en la que el pueblo, dicho sea de paso,  no ha tenido nada que ver, disminuyendo los Presupuestos hasta no tener déficit público y, a la vez, querer mantener el estado de medio bienenstar en el que íbamos entrando, no puede ser. Pagar, a la vez, los platos rotos de la banca, de las cajas y todos los desaguisados de las grandes empresas,  no puede ser y, además, es imposible. Y aún menos en una Comunidad Autónoma. Y no puede ser si no se corta con el fraude fiscal, los paraísos fiscales, las Sicav,  la economía sumergida, etc. Es decir si no hay ingresos. Esto lo sabe hasta el que asó la manteca. Sin embargo y a pesar de que las estadísticas sobre la desigualdad, la pobreza, la exclusión social, el montante de la deuda y de los intereses, etc. ponen de manifiesto que la situación de la mayoría empeora,  hay todavía muchos españoles y españolas que nos creemos lo de los brotes verdes, la luz al final del túnel, que los salarios no están  bajando sino que moderan  la subida, que las pensiones suben  y tantas y tantas chorradas más. Y con esa ilusión… vamos yendo a peor.

Nota 1. Por tercera vez el Gobierno Central va a llevar al Constitucional la subasta de medicamentos de la Junta de Andalucía que podría rebajar el coste de medicamentos en más de 200 millones euros.  Cuando el Tribunal Constitucional ha dado ya dos veces la razón a la Junta ¿volver a recurrir no es hacer un uso torticero de la justicia?

Nota 2. El Gobierno Central prepara la venta de la finca La Almoraima. Finca que forma parte del Parque Natural de Los Alcornocales (Cádiz) y es un tesoro natural que cayó en manos del Gobierno con la primera expropiación de Rumasa en el año 1983. En esa finca está el pueblo de Castellar de la Frontera. ¿Quién es el Gobierno para privatizar esta joya? ¿La Junta y los andaluces no tenemos derecho a decir y decidir nada sobre ello?

Nota 3. Ante una llamada seria de la Audiencia de Sevilla, la juez Alaya contesta con una resolución en la que pide tranquilidad y añade que esa tranquilidad que reclama es necesaria para “poder en suma culminar con dignidad el trabajo que iniciamos hace menos de tres años unos pocos incansables”  ¿La juez Alaya se echa flores?