Elecciones en Andalucía: una aproximación

“Nunca he sido una revolucionaria profesional, sino una mujer que ha vivido acorde con sus ideas, pero que también ha tenido que sacar adelante una familia haciendo a la vez de padre y madre”. Teresa Pàmies

e-Mail de Andalucía
Jesús Páez

17-3-2012 (9:00)

Antes de nada parece conveniente refrescar tres cuestiones que hacen, juntas y mezcladas, de telón de fondo de las próximas elecciones en Andalucía.

Por un lado, estarán conmigo, que de ese fondo forman parte  los 30 años que, en Andalucía, lleva gobernando el PSOE-A. ¡30 años! sí. Y no puede negarse que 30 años seguidos, aunque sean de gloria bendita, son muchos años.  Si se detienen a pensar caerán en la cuenta de  que  los jóvenes andaluces que fueron a votar por primera vez  al cumplir sus 18 años, allá en el año 82 del siglo pasado,  hoy,   algunos, tienen  nietos.     Aún yendo bien las cosas, 30 años seguidos aunque sea  de algo bueno, es  realmente estomagante.

Y de este mismo telón de fondo forma parte, con distintas nominaciones el PP y con el mismo nombre el Sr Javier Arenas.  Hace un par de días una joven auxiliar de clínica  expresaba este rasgo  del siguiente modo: “Me da un soponcio si gana las elecciones el rancio de Arenas”  No dijo el PP.  El  “rancio  de Arenas”  y su capataz el Sr. Sanz, menos conocido  por el gran público pero igual de rancio que él,  aportan  al telón de fondo de  las elecciones andaluzas  la imagen más retrógrada, folklórica y arquetípica  de Andalucía.

El tercer componente del telón de fondo no es otro que la administración de justicia representada, en esta ocasión, por la jueza señora  Ayala que lleva el tema de los ERE y de Mercasevilla.  Coincidencias que tiene la vida.

Ese es el telón de fondo. Y por delante  los actores: PSOE, PP, IU,  PA, UPyD, etc. ;  los electores, a priori, unos 6,5 millones de ciudadanos residentes en Andalucía; y las circunstancias entre las que  se incluyen los MCS.

Simplificando mucho, y dejando a un lado a aquellas personas  para las que el  mundo no existe más allá de su yo, y de estas hay bastantes en todas las varillas del abanico social, los electores, a día de hoy,  se pueden agrupar bajo cuatro rasgos distintivos.

Hablo de rasgos generales, de trazos gruesos. Dentro de cada grupo hay de todo.  Pero para situarse antes del 25M (hacerlo después no tiene gracia), creo que se puede hacer este ejercicio de identificación.

–          Por goleada.

Este es el rasgo que primero se pudo detectar y alrededor del cual se agruparon más personas: el PP ganará las elecciones por goleada. Era y todavía para muchas personas lo es, como poner un 1 en la quiniela para el partido Barça-Gramanet. Apareció con fuerza con los resultados de las elecciones municipales y se reforzó con el hundimiento del PSOE en las elecciones  generales del 20N. “Por mucho que me repatee creo que el resultado va a ser muy favorable para el Partido Popular  (PP). Para  mí, reflexiona mi amigo Gustavo, la causa es que la gente de hoy en día somos como borregos y apostamos a caballo ganador, aunque este nos muerda o nos pisotee”.   “En el entorno que me muevo (tanto en las empresas como en los trabajadores de estas) la sensación es que va a ganar el PP por goleada” me comenta un joven asesor.

En las dos últimas semanas esta posición parece perder fuerza. Ahora se habla más de una mayoría ajustada del PP. Este cambio de tendencia no sé si será debido a oír los discursos del “rancio de Arenas”; de conocer la situación catastrófica de la Comunidad  Valenciana a la que el Sr. Arenas venía poniendo  de modelo a seguir por Andalucía;  o/y de ver los tajos que el gobierno presidido por el Sr. Rajoy está dando a los salarios y, en general, al Estado de Bienestar, mediante las distintas Reformas justas, equilibradas y necesarias -véase la Reforma Laboral- que  está haciendo el PP. Y que seguirá haciendo desde el Gobierno  Central, los autonómicos o los municipales.

–          Virgencita, Virgencita, que me quede como estoy.

Este también es un grupo importante. Conforman el “fondo de armario” del PSOE-A. Después de 30 años de habitar la misma casa el fondo de los armarios, para lo bueno y menos bueno, es grande.  Este grupo lo conforman variados y, en bastantes casos contrapuestos, perfiles.  Desde personas que se sienten socialistas de toda la vida (sobre todo personas mayores),  hasta los “colocados”   durante estos largos 30 años de gobierno único. Hay verdaderas sagas familiares que arrancan de tiempos del  primer Gobierno socialista presidido por Rafael Escuredo.  Aquel primer Presidente que hablaba de la Reforma Agraria. Y que duró dos años en el cargo. Y  a estos hay que añadir, los agradecidos, los “clientes”, ¿quién puede resistirse a practicar el clientelismo gobernando durante 30 años seguidos?. Y hay que sumar también a este grupo los del “voto útil” : yo no quiero votar al PP pero no voy a votar a nadie a la izquierda del Psoe que me dan repelús.

Este grupo, que hace unos meses estaba  realmente mermado, experimenta un cierto ascenso durante las últimas semanas, aunque no parece que el impulso sea suficiente como para llegar ganador al 25M. Por lo cual para que la Virgencita les pueda ayudar van a necesitar sumar a otros.

–          Los ciudadanos cumplidores y los castigadores

Este  grupo en Andalucía  fluctúa bastante. Me refiero a aquellas personas que quieren cumplir con su deber de ciudadano de ir a votar y que, a la vez, no le gusta ninguna de las opciones mayoritarias. Y aquellos otros que quieren castigar a “los de  siempre” sin dejar de votar. Casi siempre se apuntan a la novedad, sin preocuparse mucho o nada de informarse un poquito. De este grupo “pillan” votos partidos como UPyD, ahora EQUO y parecidos. Este grupo de electores es relativamente pequeño pero son importantes porque, a veces, dan lugar a las famosas bisagras.

–          Una  oportunidad deseada… por algunos.

Ustedes saben, sino estarían leyendo otro blog, que lo de aglutinar las formaciones, movimientos, partidos,  etc  que se sitúan a la  izquierda el PSOE es algo recurrente, sobre todo en tiempos de elecciones. También saben que  nunca se llega a nada concreto ni eficiente. O casi nunca.

Estas elecciones andaluzas no van a ser menos y desde hace unos meses estas formaciones, una vez más, se reúnen, hablan, suscriben manifiestos, protocolos de intenciones. La diferencia –no digo la ventaja-  de esta vez respecto a otras es que se ve Andalucía como el último bastión que defender. ¡No se puede consentir que toda España  sea pintada de azul! Hay que preservar un territorio en el que se puedan ejercer algunas libertades, al que escapar para cargar las pilas. Si el PP ocupa todo el Estado ¡nos caerá la mundial! Para el PP será la prueba del algodón: no solo sacamos mayoría en donde producimos más corrupción cuando gobernamos sino que ganamos donde no gobernamos y cuando los estamos dejando sin resuello y sin futuro con los ajustes y los recortes.

Cuál es la posibilidad deseada?  Lo ha acertado usted, que el PSOE no saque mayoría suficiente para gobernar solo y necesite de IU. Quiénes integran este grupo? Muchas personas   que están hastiadas, hartas, aburridas de 30 años de gobierno del PSOE pero que le entran sudores fríos de pensar que gane el PP.  “… creo que la esperanza de muchos es que no gobierne PSOE en solitario, quizás si tienen que pactar y acordar lo hagan mejor” Este comentario de Alejandro expresa con total claridad lo que piensan muchas personas  y lo que sustenta esa “posibilidad deseada” .

Aunque también esta posibilidad puede encontrar  sus dificultades en la concreción práctica y en la estabilidad de un gobierno compartido.  Una buena parte del Psoe no traga a IU y, esta, tiene sus problemas tanto de cara al Psoe como hacia dentro de su organización. En esta línea  comenta esta posibilidad mi amigo Felipe: “Si no gana el PP por mayoría  absoluta,  tendrá  influencia política real IU. Veremos que hace IU en esta ocasión. Si repite la experiencia de la famosa “Pinza PP-IU” de la legislatura del  94-96, se perdería una gran oportunidad ”.

A modo de conclusión:

No creo que ocurra, de hecho no está ocurriendo ahora y no ocurrirá, desgraciadamente, después de conocer los resultados del día 25M. Pero ojalá me equivoque y sí se empiece a  reflexionar sobre por qué se ha llegado a esta situación; por qué no  reacciona la clase trabajadora, las clases populares, ante ataques tan duros y de tan largo recorrido; por qué no se ven los 5,5 millones de personas  desempleadas; qué hacen el millón de familias que tienen todos sus miembros sin trabajo, a dónde acuden a comer, cómo pagan la luz, el agua, el butano… Y si todo lo que nos cuentan es verdad  ¿por qué no nos rebelamos?

El otro día leía en un trabajo de González Faus[1] una frase que me parece acertadísima. Dice así: “qué pasaría si un millón de parados se concentran silenciosos en el edificio de Presidencia del gobierno … y se quedaran allí día tras día sin más armas que unas pancartas en las que se leyeran cosas como: “no tenemos ingresos”, “tenemos derecho a un trabajo digno”…

En mi opinión  los trabajadores, las clases populares o si les gusta más, los ciudadanos de a pié, los que no tenemos otra alternativa que cambiar nuestra capacidad de trabajo por unos recursos para subsistir,  estamos fagocitados por el sistema neoliberal. Sufrimos, respecto a este, el síndrome de Estocolmo.

Para nuestra desgracia compartimos con ellos,  los poseedores, una cultura –la cultura patriarcal occidental-  que interiorizamos sin darnos ni cuenta  y que nos lleva a ser permeables a sus ideas,  argumentos, planteamientos y también a querer y desear lo que los poseedores tienen y desean.  De ello se han aprovechado y se aprovechan los poderosos para hacer y organizar la sociedad a su conveniencia.  A conveniencia de una minoría a la que la mayoría solo le importa en la medida que le pueda sacar una rentabilidad. Ya no se trata de que se salven los bancos con el dinero que aportan los que trabajamos y pagamos impuestos y se deje sin trabajo, es decir, sin ingresos, a miles de trabajadores. Se trata de nuestra dignidad.

El miedo, además de un reflejo que nos  “avisa” de un posible peligro,  en este ecosistema  neoliberal que nos envuelve es un arma, en principio no cruenta, en manos de los que tienen poder y riqueza para asustar a los que  no tienen ni poder ni riqueza. Es decir a los trabajadores, a los pueblos, a la mayoría de los ciudadanos. Cuanto mayor es el peligro mayor es nuestro miedo y a más miedo más transigimos, más nos doblegamos. Por el contrario, menos digno es nuestro comportamiento, menor nuestro vigor en  defensa de nuestra  dignidad.

¿Tiene esto que ver con las elecciones andaluzas? En mi opinión  tiene que ver con las andaluzas y con todas las  elecciones donde y cuando y se hagan. Las elecciones –entendidas como expresión de una participación informada-  son un elemento fundamental en democracia.  Y la democracia, algo obvio que vino a recordar  el 15M,  cuanto menos informada menos democracia y  menos real. Y parece obvio que se necesita una  regeneración democrática  ¡YA!  Algunos lo supieron hace muchas décadas y se jugaron la vida y todavía hoy  otros se la  juegan,  en su empeño por conseguir  un orden social basado en la justicia, la equidad, la igualdad, el interés común y la convivencia armónica entre las personas, entre los pueblos y de unos y otros con  la naturaleza. Es, por ejemplo, el caso de  Teresa Pàmies que  no dejó de hacerlo hasta anteayer, cuando esta mujer luchadora desde los diez años y  memoria literaria pura, falleció a los 92 años en Granada, donde pasaba parte del año con uno de sus cuatro hijos.



[1] El naufragio de la izquierda. Cristianisme y Justicia, nº 177. José I. González Faus. La negrita es mía

 

Un pensament a “Elecciones en Andalucía: una aproximación”

  1. Deseos muy bien intencionados, pero el PSOE debe renovarse o morir, y no estoy seguro de que la segunda no sea la mejor opción. ¿Que lo que se no viene encima es mil veces peor? Ya lo se! Pero después de 30 años no hay terapia que valga, hay que pasar por quirófano y extirpar. Como dijo Popper, la democrcia no consiste tanto en elegir a los gobernantes como en echarles del poder.

Els comentaris estan tancats.