El poder la influencia

Estamos rodeados de procesos electorales. Austria se pronuncia sobre quién debe ser el Presidente de la República. El crecimiento de la extrema derecha es el dato objetivo y el síntoma. El Brexit en el Reino Unido es la incógnita. Ni en uno ni en otro caso, Europa sale beneficiada. Mientras tanto, en España, las “cartas” están echadas.

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 10.23.25

En el PP, como era de prever -eso indican las encuestas conocidas hasta el momento- la caída electoral se ha detenido. La abstención puede ayudarle. Ha engullido la corrupción, las consecuencias de la gestión de la crisis y se presta a “no seguir haciendo nada”: le ha ido bien así. El discurso es similar, casi idéntico al de los últimos años, afirmar en público lo que niega en privado y lo que hace en las instituciones que gestiona. Decir una cosa en Europa y hacer otra en España. Su fuerza es el suelo electoral, a la baja, pero aún estable. Algo pasa entre los votantes españoles para que la impostura y la sinergia de la corrupción no generen consecuencias más rotundas.

El PSOE no crece por el centro -Ciudadanos le ocupa ese espacio-; tampoco por la izquierda -Unidos Podemos se hace cargo de él-, perdió voto de las grandes ciudades y se va retirando hacia el Sur de España, con el peligro de ser un partido bien implantado en esas regiones, pero con apoyos débiles en el resto. La entente IU+Podemos recoge los frutos de su acuerdo. Influye pero –por sí misma- no puede gobernar. Ciudadanos parece que se asienta, pero con las limitaciones conocidas.

La cuestión clave de las elecciones en España es “la revelación” que, paradójicamente, ya se conocía, los cuatro grandes partidos tienen influencia pero ninguno -por sí mismo- puede gobernar. Las cuestiones abiertas son: quiénes pueden, cómo pueden, sobre qué y para qué. Me temo que no es la política de bloques la que define el curso  de las elecciones, sino los pactos del día después. Los que no estén en los “cuatro reinos” a mantener posiciones. No es poco. Tendrán tiempo y espacio para exhibir su influencia.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *