El partido de Ortega Lara, de Alejo y de ‘Nacho de Noche’

Santiago-Abascal-Ortega-Lara-Vox_ECDIMA20140116_0005_4
Vox, el nuevo partido político de Ortega Lara

Antología de sandeces políticas (36)
Ángel Sánchez de la Fuente
Periodista

Al PP le acaba de salir un ultraforúnculo llamado Vox, un proyecto político que proclama la regeneración total de España a base de recentralizar el Estado, otorgar mayor carácter decisorio a la Monarquía, reforzar la familia con la supresión total del aborto y cambiar la ley electoral para optar por un sistema mayoritario mixto. Para que nadie se llame a engaño en el tema autonómico, uno de los principales impulsores del nuevo partido, Santiago Abascal, ha resumido así el objetivo: “Un solo Gobierno, un solo Parlamento y un solo Tribunal Supremo.”

Aunque Vox ha salido a la palestra utilizando la figura en primer plano del exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, secuestrado por ETA en 1996, las riendas del partido las llevan políticos profesionales como José Luis González Quirós, un profesor de Filosofía antiguo seguidor de Adolfo Suárez y luego asesor de la FAES y muy amigo de José María Aznar, a quien le editó el libro titulado La España en que yo creo. En el liderazgo compartido, también destaca el citado Abascal, exparlamentario vasco del PP, hijo y nieto de políticos franquistas y fundador y presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denae). En los últimos años, ha llegado a la conclusión de que el único modo de conservar “la unidad nacional” es a través de “la eliminación de las nacionalidades de la Constitución.”

A pesar de la importancia de Abascal y de González Quirós, en este artículo vamos a referirnos en primer lugar al símbolo del partido, que no es otro que Ortega Lara; después al exvicepresidente del Parlamento Europeo Alejo Vidal-Quadras, que si bien no apareció en la foto de presentación le faltó tiempo para afiliarse en cuanto supo que el PP no contaba con él para las próximas elecciones europeas, y por último, hablaremos del cofundador e ideólogo Ignacio Camuñas, efímero ministro de Suárez en 1977, demócrata en tiempos de Franco y liberal en su vida anterior (ahora parece estar en una segunda reencarnación).

ortega-lara-normal-672xXx80
José Antonio Ortega Lara es uno de los impulsores de Vox. Foto: Qué

Ortega Lara: “El PP está perdido en el limbo de las taifas”

Cuando José Antonio Ortega Lara (Madrigalejo del Monte, Burgos, 1958) fue secuestrado por ETA el 17 de enero de 1996, trabajaba de funcionario en el centro penitenciario de Logroño y militaba en el PP desde 1987. Resistió un cautiverio de 532 días a base de verdura y fruta. El ministro del Interior de entonces, Jaime Mayor Oreja, gran amigo suyo, pudo celebrar la liberación después de que la Guardia Civil localizase el zulo en Arrasate/Mondragón y detuviera a los cuatro secuestradores. Era el 1 de julio de 1997. Nueve días más tarde, llegó la represalia: ETA secuestró y asesinó al concejal del PP en Ermua (Vizcaya) Miguel Ángel Blanco.

Decepcionado del PP por el tema terrorista, Ortega Lara se dio de baja en 2008 y ahora ha alentado un nuevo partido. ¿Por qué ahora? Así lo explicó hace un mes: “El día que mi hijo de 20 años me dijo ‘papá, mira cómo nos estáis dejando el país,’ me dije que tenía que actuar.” Y actuando está. Considera que el Gobierno es blando con los etarras: “El Estado de derecho no puede estar bajo la tiranía de unos asesinos.” Y, por supuesto, arremete contra sus excompañeros del PP, que “están perdidos en el limbo de las taifas” yse comportan con los independentistas como “la gacela reclamando consenso al león.” Se comprende que a este señor le vaya la marcha españolista de Vidal-Quadras.

vidal-quadras
Alejo Vidal-Quadras

El lenguaje “coloquial” de Vidal-Quadras

No sabemos si Alejo Vidal-Quadras (Barcelona, 20-5-1945) creía que había hecho suficientes méritos anticatalanistas como eurodiputado para ser de nuevo candidato del PP, pero esta vez no ha colado. Ya en el año 2000 había quien discrepaba claramente de él en su partido. Josep Piqué, por ejemplo, llegó a decirle: “Si no existieras, Pujol te tenía que inventar.” Y, chistes aparte, había quienes jugaban con su nombre diciendo: “De Vidal-Quadras me alejo.” Pero, ojo, pese a que en su día (agosto de 1996) fue sacrificado porque el PP necesitaba pactar con CiU al no haber conseguido la mayoría absoluta, Aznar y Vidal-Quadras comparten la misma sangre imperialista corriendo por sus venas.

A raíz de la gigantesca manifestación del Onze de Setembre de 2012, a Vidal-Quadras se le calentó la boca más de lo normal en Intereconomía TV y soltó esto: “Quiero decirle a la señora vicepresidenta del Gobierno algo que seguro que ha pensado ya: que el Gobierno vaya preparando un general de brigada de la Guardia Civil […] y que prepare la intervención de Cataluña […] El Parlamento se disuelve, el Gobierno de la Generalitat se va a su casa, la Delegación del Gobierno toma el poder en Cataluña y el general de brigada toma el poder de los Mossos d’Esquadra.” En enero pasado, nada más dejar el PP, una periodista de El País le recordó lo de la intervención del general de la Guardia Civil y él respondió: “Fue una forma coloquial de hablar. Se soluciona aplicando el artículo 155 de la Constitución” [suspensión de la autonomía].

El coloquial Alejo también dijo algo por el estilo en 1994, cuando la ya fallecida Mercedes de la Merced mostró su temor a que “cualquier loco” que presidiera la Generalitat pudiera dar órdenes a la Guardia Civil. Entonces, Vidal-Quadras calificó de “lenguaje colorista y coloquial” la burrada de su compañera de partido. También le debe parecer coloquial “llamar cretino integral” al andalucista Blas Infante. O quizá sea puro colorismo aquello que dijo en 2011 de que “ETA habría dejado de ser un problema” si se hubiesen aplicado a los etarras “las reglas de la guerra, igual que a Bin Laden.” El fichaje de Vidal-Quadras por Vox, vocablo latino que significa voz, es pura afonía.

estado-autonomias
Nacho Camuñas

Nacho Camuñas, aquel ministro-botones de Suárez

 Nada más aguantó 85 días Ignacio Camuñas (Madrid, 1-9-1940) como ministro de Suárez. El 6 de julio de 1977, el escritor Francisco Umbral firmó este sarcástico análisis: “De ser Nacho de Noche asciende a ministro adjunto para las Relaciones con las Cortes, una especie de ministro-botones, un correveidile o zarandillo que tiene que pasar recados de las Cortes al Gobierno y a la viceversa. Para lo cual seguro que el señor Fuentes Quintana le comprará una [moto] guzzi y un casco.”

Lo de Nacho de Noche fue todo un hallazgo, porque el diplomático en excedencia, impulsor de revistas de prensa como Guadiana y Gentleman y fundador del Partido Demócrata Popular (PDP) integrado en la UCD, tenía merecida fama de frívolo noctívago solterón (no se casó hasta 1986, y lo hizo con una hija del también exministro Enrique de la Mata). Antes de acceder al Gobierno, se le habían adjudicado algunas novias, como la cantante Massiel y la aspirante a actriz Paula Pattier (compañera de piso y juergas de Tita Cervera, años después omnipotente baronesa). El caso es que Camuñas, quizá consciente de que no tenía demasiado trabajo ministerial, declaró públicamente que su vida iba a continuar igual: “Frecuentaré cuando pueda las discotecas.” ¿Y de ligues, qué tal?, le preguntaron. “Más de lo que quiero y menos de lo que puedo. Me gustan las mujeres guapas.” No es extraño que él mismo advirtiera: “Yo puedo llegar a ser el pimpampum del Gobierno.” Y lo fue, pero solo hasta septiembre, en que dimitió y no fue sustituido por nadie.

El ahora dirigente de Vox aterrizó en la política encabezando el mencionado PDP que fundó en 1974, cuando aún los partidos estaban prohibidos, y la prensa se refería a ellos como presuntos. Pues bien, al presunto PDP se le definía como “de centro derecha liberal” y “neocapitalista con planteamientos de cogestión.” En noviembre de 1976, ya legal, manifestó: “Aspiro a una sociedad sin clases, pero no comparto los postulados marxistas.”

Curioso personaje este Camuñas, que ahora afirma que, para afrontar el problema vasco y catalán, “no basta con las formulaciones jurídicas. Esta es una batalla ideológica, política y cultural. Y el Gobierno de España ha tenido una mayoría holgada para hacer frente a esta situación.” Con compañeros como el físico atómico Vidal-Quadras no le faltarán soluciones.

 

 

 

3 pensaments a “El partido de Ortega Lara, de Alejo y de ‘Nacho de Noche’”

  1. ¿Qué tienen en común Tamames, Velarde, Lasuén, Ángel Alcaide, Tip y Coll, Carandell, Marcuse, Raúl Morodo, Dionisio Ridruejo, Areilza, Manuel Jiménez de Parga, Mª Aurèlia Campmany, Raimon Pàniker, Miguel Ángel Asturias, José Luis Martín Vigil, Fernando Díaz-Plaja, Vicente Molina Foix, Enrique Miret Magdalena, Pedro Altares, Antoni Jutglar y Ramón Chao?

    A todos ellos, y a muchos más por ese estilo, les publicó Editorial Guadiana, de Ignacio Camuñas – quien, por cierto, estuvo en la creación de Cuadernos para el Diálogo -. Y también publicó la revista Guadiana, que no fue tanto como Cuadernos, pero hizo lo que pudo por el país, que fue bastante.

    Siempre que se le llamó, en los primeros años setenta, para dar un mitin prodemocrático donde fuera (yo se lo pedí desde mi cátedra, en la escuela de ingenieros) aceptó, aún a riesgo de compartir discusiones con gente que se declaraba abiertamente comunista, con los riesgos que esa colaboración podía representar.

    No es mi amigo. Sólo coincidimos en un par de ocasiones: esa y cuando formó parte de la poco gloriosa comisión de las Cortes sobre Guinea Ecuatorial, de triste recuerdo. Me consta que ha hecho algunas tonterías en la vida. Colaborar en el montaje de Vox, sin ir más lejos.

    Pero fue una pieza importante en la llegada de la democracia a este país. Mucho más importantes que tantos otros ‘demócratas de toda la vida’ que hoy presumen de lo que no fueron y se burlan de él.

  2. Sí, sí, he estado en Lourdes, querido Gonzalo, y es verdad que los milagros cada vez están más caros. Por eso creo que la derechona española no tiene cura (curas, sí, claro) y que no desasna ni con agua milagrosa.

  3. Buenas tardes Angel: Después de leer tu magnífico artículo, se me viene a la cabeza aquella frase, atribuida al Conde de Romanones u otro personaje -no lo recuerdo ahora con exactitud-: “¡Joder, qué tropa!” O bien otra ya más popular, de aquel deshauciado al comprobar que el agua de la gruta no obraba el milagro implorado: ¡”Virgencita de Lourdes, que me quede como estoy!”. Por cierto, ¿has estado alguna vez en ese Santuario? Te lo digo porque a estos no los cura ni la Virgen que allí se venera y eso que dicen que obra auténticas maravillas.

Els comentaris estan tancats.