El guapo Arturo Fernández y el rencor de las mujeres feas

Gobernantes, políticos, banqueros, empresarios, militares, jueces, eclesiásticos, intelectuales y personajes influyentes de nuestro país caen a menudo en excesos dialécticos que podrían definirse como sandeces. Esta serie pretende dejar constancia de algunas de ellas difundidas tanto en el presente como en el reciente pasado.

Antología de sandeces políticas (6)

Ángel Sánchez de la Fuente
Periodista

No hay duda de que la derecha española está más que crecida. De no ser así, ¿se habría atrevido el actor Arturo Fernández a escarnecer a la gente que hace huelga y se manifiesta porque quiere vivir mejor de lo que vive? Animado por la caverna tabernaria de un programa televisivo de Intereconomía, se mofó obscenamente de los ciudadanos que ejercieron su derecho de manifestación el pasado 14-N con estas palabras: “Cuando se sale a la calle, se sale con gente guapa. En las manifestaciones, yo en mi vida he visto gente tan fea, me cago en la leche, ¡pero cómo es posible! A estos no los veo por la calle, deben de tenerlos en campos de concentración, porque no lo puedo entender. Y dicen: ‘Que salga la manada’. Y ahí van…” Y para que no decayese el jolgorio fascistoide, el gracioso comediante añadió: “Hay que poner gente guapa, porque la gente guapa siempre funciona.”

Tales disparates trascendieron a las redes sociales, y cuando el rey Arturo se alejó de sus caballeros de la cama redonda metidos a palmeros y cayó en la cuenta de lo que había dicho, quiso arreglarlo (“lo dije en clave de humor”) y aseguró que manipularon sus palabras porque había afirmado que “la izquierda nunca le perdonaba a la derecha que gobernara” y que “España nunca ha prosperado cuando ha gobernado la izquierda.”

No es casualidad que Arturo Fernández asocie la fealdad física a la ideología de izquierdas. Él, que se confiesa guapo, conecta muy bien con el pensamiento único de ciertos falangistas vencedores de la guerra civil. Basta acudir a la hemeroteca y leer un vomitivo artículo de José Vicente Puente aparecido el 16 de mayo de 1939 en el diario Arriba, órgano de Falange Española y de las JONS. Se titulaba El rencor de las mujeres feas (por supuesto se refería a las mujeres republicanas y de izquierdas) y decía así: “Eran feas, bajas, patizambas, sin el gran tesoro de la vida interior, sin el refugio de la religión. Se les apagó de repente la feminidad y se hicieron amarillas por la envidia. El 18 de julio [de 1936] se encendió en ellas un deseo de venganza, y al lado del olor a cebolla y fogón del salvaje asesino quisieron calmar su ira en el destrozo de las que eran hermosas. Y delataron a los hombres que nunca las habían mirado…”

Arturo, chatín, ¿considera al repulsivo falangista Puente uno más de su gente guapa que siempre funciona?

Doña Inmaculada Autonomía

En estas fechas en que se celebra la festividad de la Inmaculada queremos tener el detalle de felicitar a Inmaculada Autonomía Albiñana Luján, hija de José Luis Albiñana, ex presidente del Consell del País Valencià, organismo preautonómico aprobado en marzo de 1978 por el Gobierno de Adolfo Suárez. Entrevistado aquel año, el entonces dirigente socialista valenciano confesó su fervor autonomista con estas palabras: “El poner a mi hija el nombre de Autonomía era cosa mía. Mi mujer quería que se llamase Inmaculada. Ella puso el que quería [Inmaculada] y yo el mío [Autonomía]. Mi hija nació en el momento en que iniciábamos conversaciones con Clavero Arévalo [ministro adjunto para las Regiones]. A mí me pareció oportuno un nombre de futuro que fuese eco de las aspiraciones y exigencias de nuestro pueblo. Por eso mi hija lleva el nombre de Autonomía, porque se trata de un futuro que entre todos tenemos que conseguir.”

El anhelado futuro se consiguió, pero al cabo del tiempo unos cuantos políticos corruptos convirtieron la autonomía valenciana en todo menos en inmaculada. Hace tres años, doña Inmaculada Autonomía en persona declaró: “Me gusta pensar que mis padres han querido algo con tanta fuerza que me han llamado así y, además, creo que ese nombre es fruto de una época en la que la gran mayoría de la sociedad estaba comprometida con la política y con el cambio”. En aquel entonces los Camps y compañía eran unos quinceañeros.

El sedicioso Tejero denuncia sediciones

Al golpista Antonio Tejero, condenado a 30 años de cárcel por haber tomado por la fuerza el Congreso de los Diputados el 23-F de 1981, no se le ha ocurrido otra cosa que denunciar al presidente catalán Artur Mas por “provocación, conspiración y proposición para la sedición.” Con toda la jeta, sí señor. Y argumenta: “Ni el Rey ni el presidente del Gobierno ni los tribunales de justicia ni el Ejército han tomado la menor medida para acabar con este contubernio formado por Arturo [textual] Mas y parte de los catalanes.” Estos –agrega– “han sido envenenados” en su etapa educativa. No especifica si el veneno era cicuta barata o qué, pero sí imputa a Arturo (no el Fernández, sino el Mas) “sus continuas y reiteradas pretensiones secesionistas de una parte importante de España como es el Principado de Cataluña.” Echamos en falta que el sedicioso Tejero no aplique al contubernio el adjetivo de judeomasónico al que tan acostumbrados nos tenía el aún más sedicioso Caudillo de El Pardo.

En fin, que no nos imaginamos a Mas con una barretina en forma de tricornio gritándoles “¡Tothom al suelo!” a los nacionalistas españoles ni a su comparsa Felip Puig diciéndoles “¡Se sienten, collons!”

Perlas con apostilla

–“Madrid fue comunidad autónoma por expulsión. No la querían ni Castilla-La Mancha ni Castilla y León. Me tuve que inventar incluso la bandera y el himno.”
(Joaquín Leguina, presidente madrileño desde 1983 a 1995, entrevistado por Jordi Évole en La Sexta)
Improvisando banderas e himnos, qué vergüenza, pero al final, el café para todos ha sido café para Madrid y malta para los demás.

“No tener pagas extra me tiene mártir, las he tenido toda mi vida y las echo de menos en Navidad y en verano. No es que haga números a final de mes, es que muchas veces no llego.”
(Frase de Esperanza Aguirre en el libro biográfico La presidenta, editado en noviembre de 2006, cuando su sueldo oficial al frente de la Comunidad de Madrid era de 8.395,24 euros al mes, o lo que es igual: 1.396.850 pesetas)
¿Que va a pasar con doña Espe las próximas Navidades siendo una funcionaria más de Turespaña? Por favor, que alguien de ese Instituto de Turismo de España, del que dependen el Palacio de Congresos de Madrid, los Paradores Nacionales, etcétera, le facilite una paga extra para que no se sienta mártir, la pobre.

“El pueblo de Cataluña ha optado por la extinción.”
(Alfons López Tena, candidato a la Generalitat por Solidaritat per la Independència, partido que tenía cuatro escaños y ahora no ha conseguido ninguno)
Verdad es que los catalanes han optado por la extinción, pero por la extinción de Solidaritat per la Independència.

“Nosotros [los catalanes] no tenemos la posibilidad de una Liga competitiva. Habría muy pocos equipos. [En el supuesto de una independencia] sería necesario adherirse a otra Liga como la española o la francesa”.
(Xavier Trias, alcalde de Barcelona, a la agencia France Press)
Trias se estaba refiriendo al FC Barcelona. ¿Quién le manda hablar como si en vez del alcalde de toda Barcelona fuera el alcalde del Barça?

 

 

Un pensament a “El guapo Arturo Fernández y el rencor de las mujeres feas”

  1. Un señor de provecta edad con la cara llena de botox debería de callarse antes de hablar de quien es guapo y quien feo. Y los que suelen salir en la tertulia de Intereconomía, deberían mirarse al espejo antes de reírse… en fin, será el vino ése que les ponen.
    Inmaculada Autonomía se estará acordando de su señor padre todos y cada uno de los días de su vida. Más aún cuanto que esa “Inmaculada Autonomía” a la que se refiere su nombre es la valenciana. Manda huevos.
    A Felip Puig no me lo imagino diciendo “se sienten collons!”. Me imagino a los diputados sentándose de motu propio cuando el mosso d’esquadra que fuera con Felip Puig sacara el rifle de las pelotas de goma.

Els comentaris estan tancats.