El doctor Domingo y el general

–¿Por qué está muriendo gente de forma rara? –le preguntó.

–Hemos encontrado ratas muertas en un barco e investigamos si es un caso de peste bubónica –le dijo el doctor.

–Investigar, que pérdida de tiempo… Yo tuve un caso en África y lo solucioné en un día incendiando el poblado  con sus habitantes dentro.

–El problema, mi general, es que Barcelona no es un poblado africano –osó decirle el joven doctor antes de ser despedido a cajas destempladas por el militar.

Ya anciano, siendo presidente de la Real Academia de Medicina de Cataluña, el doctor Domingo me decía que brutos como aquel quedan pocos pero investigar sigue siendo un calvario en este país y en el programa uno de los investigadores invitado ha explicado que en el mundo de la ciencia brutos los hubo hasta no hace mucho: el ministro de Educación Ibáñez Martin habló de la ciencia como objetivo para cristianizar a los españoles.