El Algarrobico, 11 años con la razón a cuestas 

Pilar Marcos
Responsable de costas de Greenpeace España

Era obvio, pero hemos tardado 11 años en que sea oficial. Y desde el principio lo sabían los constructores y los políticos que autorizaron la construcción de esa aberración urbanística de hormigón en una playa sin urbanizar, destruyendo el Parque Natural del Cabo de Gata. Ahora, después de un sinfín de juicios, informes, denuncias, protestas y movilizaciones, el Tribunal Supremo ha confirmado lo que para todos era evidente: el hotel de El Algarrobico se construyó en terrenos no urbanizables. Ante la resolución del Supremo no cabe ya recurso, lo que supone que termina un culebrón que ha durado más de una década.


Ley-de-costasEl hotel de El Algarrobico, en Almería, es un monstruoso edificio a pie de playa de 411 habitaciones y 21 plantas. El complejo era ilegal desde el mismo momento en el que se puso el primer ladrillo. Y ahora, después de 11 años luchando para deshacer este sinsentido, la ciudadanía y el medio ambiente podemos celebrar que se ha hecho justicia. Ha sido más de una década caminando juntos por esa playa, pintando, escalando, protestando, presentando recursos, recurriendo autos, sentados en el banquillo, manifestándonos y firmando peticiones.

Mientras muchas personas y organizaciones luchábamos por defender este entorno natural del Parque Natural del Cabo de Gata, algunos políticos decían aquello de “me parece un horror, pero es legal” y, cómo no, nos caía en el camino algún que otro insulto. También en el tiempo que ha durado esta lucha hemos recibido muchísimo apoyo, de infinidad de personas que han estado ahí, defendiendo el patrimonio natural de todos, y a todos les damos las gracias por ello.

El Algarrobico ha sido uno de los máximos exponentes de la época del ladrillazo en la costa, en la que todo valía y donde las leyes ambientales quedaban relegadas a un segundo plano. Hay muchos ‘algarrobicos’ salpicando nuestro litoral y destruyendo enclaves que deberían estar protegidos. Todos conocemos algún ejemplo de barbaridades de hormigón levantadas en nuestras playas con la complacencia de políticos y administraciones. La lista es interminable. Por eso esta victoria es tan importante. Ya no quedan flecos jurídicos para que los responsables políticos de esta barbaridad, la Junta de Andalucía y el Gobierno del Estado, puedan agarrarse para evitar el derribo de este edificio ilegal.

Greenpeace junto con el gabinete de arquitectos n’Undo realizó en un informe en 2012 que desvelaba el coste real del desmantelamiento del hotel, unos 7,3 millones de euros. Esto supondría una oportunidad de empleo para la zona en torno a 400 empleos, el reciclaje del 98 % de los materiales del edificio y la restauración ambiental del entorno.

Y con la demolición del hotel se abre también la oportunidad de apostar por un futuro sostenible, alejado del turismo masivo de sol y playa que representaba El Algarrobico.

Gracias por acompañarnos durante estos largos 11 años. Gracias si te uniste en el camino y gracias por luchar con nosotros hasta el final. Hoy, nadie nos puede quitar esta victoria que es de tod@s.

2 pensaments a “El Algarrobico, 11 años con la razón a cuestas ”

  1. La noticia debe alegrar a cualquiera con visión a largo plazo del desarrollo de un territorio. Siempre supondrá un ejemplo de que cualquiera no está capacitado para un cargo público. Crear unos pocos puestos de trabajo precarios no merecen la pena en geografía alguna. Esos alcaldes… En este caso, es digno de estudio el papel de las leyes y del ámbito judicial sometido a ellas. Y el papel de la Junta de Andalucía, abominable. La ínclita señora presidenta actual podría declarar algo al respecto. En todo caso, ya veremos cómo se lleva a cabo la demolición.

Els comentaris estan tancats.