El agua

Sergi García
Galanthus

Para Jospeph Brodsky el agua es el tiempo, un tiempo que se detiene en la imagen reflejada, pero que también se manifiesta, para el poeta, en una onda, en una ola que se deshace en la orilla. Estamos con un grupo de observadores naturalistas frente a uno de los muchos canales que cuartean el núcleo agrícola del Baix Llobregat, siempre sorprendentemente cercano a Barcelona. Estamos esperando también un reflejo, una onda, una marca en el agua. Estamos esperando encontrar murciélagos de agua.

Pipistrellus en un dedo. Murciélago de Cabrera
Pipistrellus en un dedo. Murciélago de Cabrera

Estos extraños y noctámbulos seres son el objetivo de la actividad que han organizado varias entidades proteccionistas del delta del Llobregat. Como por la noche todos los gatos son pardos y además los murciélagos son de tonos oscuros, para saber si realmente hemos visto lo que queremos ver tenemos que corroborarlo con la ayuda de un detector de ultrasonidos. A bote pronto, el nombre del artilugio nos podría resultar esotérico, un utillaje del cuarto milenio y nada más lejos, pues es un interesante y útil dispositivo para el estudio de los quirópteros (mano alada en griego, un nombre precioso), además el que estamos manejando es made in Catalonia. Los murciélagos emiten sonidos cuyo eco, el rebote de las ondas sonoras que chocan con los objetos, una vez captado, es probablemente procesado como una imagen. Una sinestesia congénita: ellos, sin necesidad de consumir drogas de diseño, pueden oír formas, ver con los oídos. Esos sonidos que emiten son ultrasónicos, es decir, están fuera del umbral de nuestra capacidad auditiva, por tanto, se puede decir que los tenemos en otra dimensión, su mundo ruidoso no es el nuestro, a esos efectos, respecto a nosotros, viven constantemente con la mano puesta delante de la boca, como los futbolistas.

Pues en esas estábamos, buscando encontrar murciélagos sobre el agua. En Catalunya tenemos tres especies vinculadas a los medios acuáticos: una bastante ubicua pero con una especial predilección por ese medio, el murciélago de Cabrera, las otras dos más estrictamente ligadas a los ríos y humedales, a saber, el murciélago ratonero ribereño y el murciélago ratonero patudo, cuyo nombre remite a las desarrolladas extremidades posteriores, que le sirven para capturar pequeños peces y otros organismos. Son especies que necesitan que el medio acuático esté en buenas condiciones ecológicas. Seguimos expectantes a la concurrencia de alguna de ellas. La más probable que aparezca es la primera mencionada, con algo de suerte la segunda, la tercera ni está, ni se la espera.

Myotis Cappacini. Murciélago ratonero patudo.
Myotis Cappacini. Murciélago ratonero patudo.

La noche, desleída por el resplandor de focos, faroles, farolas y luces que inundan la plana deltaica, se nos ha echado encima ya, pero en el agua nada se divisa ni el detector detecta nada. El agua quieta, como agua que no desemboca, no parece agua. Alguien nos hace notar que tampoco se oyen ranas, cuando por la época y el lugar, tendrían que estar voz en grito todo tipo de batracios.

Myotis daubentoni. Murciélago ratonero ribereño
Myotis daubentoni. Murciélago ratonero ribereño

La sesión concluye sin éxito, detectamos murciélagos sí, pero no los que buscamos. A pesar de la mejoría que sin duda muchos de nuestros ríos han experimentado gracias a la legislación ambiental desplegada en los últimos decenios, lo cierto es que queda mucho recorrido por hacer. Por ejemplo, dotar a nuestros cauces de más caudal ecológico, en ese sentido es una buena noticia la propuesta al Gobierno de España que hace la Comissió per la Sostenibilitat para aumentar los caudales del tramo final del Ebro y con ello, un aumento de la calidad del agua. Del mismo modo, un aumento de los flujos de agua en los centenares de canales de la plana agrícola del Baix Llobregat, redundaría en un beneficio ambiental innegable. Lo que sucede es que, en este caso, bombear más cantidad de agua, procedente de depuradoras, parece ser que es caro, sin duda no tanto como otras cosas menos importantes, más superfluas. Tiempo al tiempo.

 

__________________

En la foto superior, salida para observar los murciélagos en el delta del Llobregat. (Fotos del autor)