Ecos de anticatalanismo de intensidad variable

Antología de sandeces políticas (42)

rajoy_mas_efe
Mariano Rajoy y Artur Mas, durante su último encuentro en La Moncloa. Foto: EFE

Ángel Sánchez de la Fuente
Periodista

 Desde que en este país se empezó a hablar del proyecto de un referéndum para decidir el futuro político de Cataluña no han cesado de mezclarse, con mayor o menor intensidad, las voces y los ecos anticatalanistas. La consulta informal sin permiso del Gobierno celebrada el pasado 9 de noviembre ha disparado las alarmas en los ámbitos partidarios de un Estado monolítico y antiplurinacional.

Además del lógico protagonismo político del Gobierno, acusado de debilidad por no impedir la votación a la fuerza, destaca el papel del frente judicial (con la fiscalía dividida a la hora de querellarse contra la Generalitat), del frente militar (roto el silencio nada menos que por el jefe del Estado Mayor del Ejército) y del frente periodístico (sobre todo por la mayor parte de la prensa madrileña, alineada con la tesis de máxima dureza contra el presidente Artur Mas).

Rajoy-Sanchez-Camacho-moderacion-necesaria-Cataluna_TINIMA20121025_0063_18
Mariano Rajoy, junto Alicia Sánchez-Camacho

Rajoy: “Más catalanes que independentistas”

Aunque pretenda disimularlo al máximo, no hay duda de que al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le saca de sus casillas el problema catalán. Su ominoso silencio el 9-N desencadenó críticas en algún sector de su partido, que le acusó de impotencia y laxitud. Después de la celebración de la consulta catalana, tardó tres días en decir esta boca es mía. Y cuando lo hizo, pronunció esta frase: “En Cataluña hay muchísimos más catalanes que independentistas.” Lo que quiso decir fue que los independentistas eran una minoría, pero lo que en realidad dijo fue que los independentistas no son catalanes. Lo que todos dimos por hecho que era un lapsus, no lo fue para el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano. Este, tres días después de la pifia de Rajoy, viajó a Barcelona a inyectar moral a su tropa. Además de afirmar que el independentismo “ha tocado techo” e ironizar sobre que “algunos parecen abonados a los 1,8 millones,” concluyó: “Los catalanes son mayoría y los independentistas son minoría.” Así las cosas, ¿qué son los independentistas? ¿Acaso seres extraterrestres demoniacos? Si es así, no nos extraña que el extremeño Floriano les dijera también a sus compañeros del PP catalán: “Me siento orgulloso de vosotros, porque dais la cara pese a que se os ha aislado socialmente, como en Euskadi y Navarra.” O sea, que la omnipresente Alicia Sánchez-Camacho está aislada y nosotros sin enterarnos.

1038610803_740215_0000000000_noticia_normal
José María Aznar y Artur Mas se saludan en Sitges en 2002. Foto: Vicenç Giménez

 Aznar querría cinco años de cárcel para Mas

Una prueba evidente de que Rajoy ha estado presionado en el tema catalán desde hace mucho tiempo la tenemos en una frase que hace un año soltó José María Aznar, precisamente el hombre que lo colocó en la Moncloa. El expresidente del Gobierno sentenció con esa prepotencia joseantoniana tan suya: “Aprobamos una ley que penaba con cinco años de cárcel a quien convocara un referéndum ilegal. En Cataluña la aplicaría con todas sus consecuencias.” (19-11-2013). Pocas coñas, pues. Si por Aznar fuese, Artur Mas tendría sobre sí la espada de Damocles de cinco años de cárcel por encabezar iniciativas como la del derecho a decidir.

Sigamos. Cuando todavía era eurodiputado del PP, el inefable (no tenemos palabras para calificarlo) Alejo Vidal-Quadras –que ha acabado yéndose del PP porque no le daban cuartelillo— no tuvo ningún escrúpulo en proclamar: “El referéndum sobre la independencia sería un acto criminal. La policía retirará las urnas de los colegios electorales.” (17-6-2013) Por su parte, el presidente de las Cortes Aragonesas, José Ángel Biel, del Partido Aragonés que gobierna junto al PP en aquella comunidad, también se apuntaba públicamente a la idea de evitar la votación. Estas fueron sus palabras: “Cuando saquen las urnas, habrá que requisarlas.” (1 -3-2014)

En septiembre pasado, un día antes de la Diada, al presidente de La Rioja, el pepero Pedro Sanz, se le calentó la boca tanto al descalificar a los políticos favorables a la consulta, ya convocada para el 9-N, que hubo de matizar diciendo que hablaba metafóricamente. Lo que había dicho fue esto: “Aquellos que se creen más que los otros y que pueden forzar y amenazar, morirán.” Ojito, ojito: se empieza hablando de muertes políticas y se acaba en las biológicas.

MINISTERIO DE DEFENSA
El jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, el general Jaime Domínguez Buj

 El general Domínguez Buj y la “metrópoli débil”

Estaba más o menos silencioso el estamento militar cuando, de pronto, el martes 18 se oyó la voz del jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, general Jaime Domínguez Buj, equiparando la pérdida de las colonias en 1898 (después matizó que quería decir en 1808, cuando la guerra del francés propició la independencia de los países latinoamericanos) con el actual proceso soberanista catalán. “Cuando la metrópoli se hace débil se produce la caída,” fue una de sus frases, pero hubo más. Insistió en que históricamente los procesos independentistas surgían “cuando el poder central es débil” y en referencia concreta a Cataluña afirmó que “a todos nos duele España,” aunque también “duele ver cómo cada día aparecen casos de corrupción.” Cuando alguien le inquirió sobre el papel de las Fuerzas Armadas, respondió: “Son una herramienta más del Estado, a las órdenes del Gobierno, preparadas para cumplir sus misiones constitucionales […] Estamos preparados para intervenir en la forma que el Gobierno decida en cada escenario interior o exterior, para ir a Afganistán o a Valencia.” No, no dijo Barcelona. Dijo Valencia porque él es de allí, donde nació el 15 de marzo de 1952. El nombramiento para tan importante cargo se lo debe al Gobierno de Rajoy. Por cierto, en junio de 2013, en su primer desfile de las FFAA, expresó el agradecimiento a todos los españoles: “Pese a las compleja situación que atravesamos, tienen un día para acordarse de nosotros, sus soldados.”

Losantos-ok
El periodista Federico Jiménez Losantos

 Jiménez Losantos: “Esto sí es un desastre y no el del 98”

 Pero, lo que son las cosas, resulta que una semana antes de que el general Domínguez Buj asociara la pérdida de las colonias con el proceso soberanista catalán, el columnista del diario El Mundo Federico Jiménez Losantos publicó un artículo en que ya se aludía al tema.  Así rezaba el último párrafo: “Unos jueces, interpretando adecuadamente la deserción del Gobierno, dijeron ayer [el 9-N] a la Fiscalía que no retiraban las urnas en que se escenificaba la independencia de Catalunya y la ruptura de España porque «sería una medida desproporcionada». Cierto. Lo proporcionado a la traición del Ejecutivo es la prevaricación del Judicial. Solo falta -pero en eso está ya Soraya Cebrián de Santamaría- que el Legislativo vote la abolición de la soberanía nacional. Debe de ser la primera vez en que España cae derrotada porque no la dejan combatir. Esto sí que es Desastre y no el del 98”. Lo del apellido Cebrián aplicado a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría no es una errata de Federico Jiménez Ultrasantos, sino su manera dicharachera de decirnos que la segunda de Rajoy está en la onda de Juan Luis Cebrián, presidente de la empresa editora de El País. Sí, ¡qué país!

 

 

3 pensaments a “Ecos de anticatalanismo de intensidad variable”

  1. Lo que el autor llama anticatalanismo es simplemente la pugna histórica entre el nacionalismo español y el nacionalismo catalán, dos ideologías que nacieron juntas en el siglo XIX, que se alimentan mutuamente y que sirven, como todos los nacionalismos para defender los intereses de los que mandan.

    Todos estas elucubraciones identitarias tienen bastante hastiada a una parte importante de la sociedad de Catalunya y de España. En el caso de Catalunya, después de tres años seguidos de propaganda machacona y monolítica de los medios de la CCMA, de anulación del pluralismo informativo y de una política salvaje de destrucción de políticas sociales realizadas tras las respectivas banderas, ni siquiera la noticia del procesamiento de Artur Mas y las dos conselleras es capaz de provocar una reacción que vaya más allá de los profesionales de la política y sus periodistas a sueldo.

  2. ¡Cómo está el patio, amigo Angel! A un error le sucede otro más retorcido y asi nos hacen un traje de luces. Hasta hace un tiempo estaba convencido que los independentistas se “fabricaban” en la “Catalunya endins”. Craso error el mio. La “fábrica” está instalada y bien apoltronada en el Paseo de la Castellana con ciertos destellos en un Palacio de los Horrores llamado Moncloa desde donde cree “gobernar” un hombre taciturno, dominado por sus constantes pesadillas. En mi fuero interno siempre tuve el temor de que crearan un mártir: ya lo tienen. Y la fábrica sigue funcionando a tope…
    Un saludo cordial
    Gonzalo Évole

Els comentaris estan tancats.